ES­TA­DO DE BIE­NES­TAR

EL NUE­VO CON­CEP­TO DE LU­JO PA­SA POR SEN­TIR­SE A GUS­TO, PE­RO MÁS ALLÁ DE MAN­TAS Y 'LEGGINGS' HAY TO­DO UN MUN­DO.

Marie Claire España - - 101 IDEAS HE AQUÍ LA CUESTIÓN -

Cuan­do em­pe­zá­ba­mos a con­si­de­rar des­fa­sa­do el ca­mi­són ( ves­ti­do len­ce­ro), el pi­ja­ma ( tra­je pan­ta­lón), el ba­tín ( ki­mono) y las za­pa­ti­llas ( slip­pers), la ro­pa de ho­gar co­bra un au­ge inusi­ta­do. El bol­so más ven­di­do de la co­lec­ción pre-fall de Ba­len­cia­ga pa­re­cía una fun­da de co­jín, en un pre­lu­dio de lo que ve­re­mos en pri­ma­ve­ra-ve­rano: los que pro­po­ne An­ya Hind­march tie­nen pinta de al­moha­do­nes, y los de Mai­son Mar­gie­la, de edre­do­nes; en Cal­vin Klein y Fenty x Pu­ma, las mo­de­los des­fi­la­ron con man­tas; en The Row, pa­re­cían ir en ba­ta; y Pa­lo­mo Spain y Va­que­ra subie­ron al­bor­no­ces a la pa­sa­re­la. Po­co an­tes, Guc­ci, Hou­se of Ho­lland y Rick Owens lan­za­ron lí­neas de ho­gar; Sel­frid­ges y Saks Fifth Ave­nue inau­gu­ra­ron es­pa­cios

con­sa­gra­dos al bie­nes­tar; y ca­da vez más ca­sas de mo­da po­seen sus pro­pios ho­te­les y res­tau­ran­tes, co­mer­cia­li­zan ac­ti­ve­wear y lan­zan lí­neas de be­lle­za. En pa­la­bras del di­se­ña­dor Al­ber El­baz, confort "es la pa­la­bra que me­jor de­fi­ne el mo­men­to. No en el sen­ti­do de ro­pa có­mo­da, sino de una mo­da que te ha­ce sen­tir bien con­ti­go mis­mo".

LA PA­RA­DO­JA DEL PLA­CER

La in­cli­na­ción por el cui­da­do per­so­nal sue­le pro­du­cir­se en épo­cas tur­bu­len­tas co­mo es­ta, en la que los di­se­ña­do­res de mo­da tam­bién re­sul­tan afec­ta­dos: "El tiem­po de re­fle­xión ha dis­mi­nui­do de for­ma dra­má­ti­ca. Hu­bo una épo­ca en que la crea­ti­vi­dad es­ta­ba li­ga­da a ex­ce­sos, al­cohol, dro­gas, et­cé­te­ra; hoy, es­tá li­ga­da a la sa­lud, a sen­tir­se bien, a las die­tas,

la mo­de­ra­ción. En re­su­men, la crea­ción se ha con­ver­ti­do en re­crea­ción", ad­mi­te El­baz. Lo cier­to es que, en ge­ne­ral, "las per­so­nas bus­can más ex­pe­rien­cias, cui­dan más qué ha­cen, co­men y se po­nen. Tam­bién se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia de mo­da. Hoy en día, es muy co­mún ir al gim­na­sio y cui­dar­se", afir­ma Fflur Ro­berts, je­fa de ar­tícu­los de lu­jo en Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal. Pe­ro es­ta pro­fe­sio­nal no lo acha­ca a la cri­sis, sino a un "au­men­to de la ri­que­za glo­bal". "En cuan­to al as­pec­to lu­jo­so [del cui­da­do per­so­nal], tam­bién es una cues­tión de es­ta­tus. La gen­te quie­re mos­trar que se preo­cu­pa por sus cuer­pos y la au­to­pre­ser­va­ción", aña­de.

MONETIZAR LA EX­PE­RIEN­CIA

Más allá de to­do lo se­ña­la­do, el sal­to de la mo­da al well­ness es­tá di­ri­gi­do por una opor­tu­ni­dad co­mer­cial. Se­gún The Sta­te of Fas­hion 2017, el in­for­me glo­bal elaborado por BOF y McKin­sey & Com­pany, se tra­ta de un seg­men­to de rá­pi­do cre­ci­mien­to, en es­pe­cial, cuan­do los con­su­mi­do­res de­jan de com­prar pro­duc­tos pa­ra gas­tar en ex­pe­rien­cias. Fi­ján­do­nos en los da­tos de Eu­ro­mo­ni­tor: en 2016, el mer­ca­do glo­bal de la sa­lud y el bie­nes­tar se va­lo­ró en 701 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y se es­pe­ra que la ci­fra au­men­te un 17% en los pró­xi­mos cin­co años, has­ta 833 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2021. El con­tras­te es tre­men­do con el len­to cre­ci­mien­to del mer­ca­do de bie­nes per­so­na­les de lu­jo, que so­lo au­men­tó un 1% en 2015 res­pec­to al año an­te­rior, se­gún un in­for­me de Bain & Com­pany.

MÁS CÓ­MO­DA QUE EN VA­QUE­ROS

Por de­trás del ti­rón eco­nó­mi­co, los mi­llen­nials ac­tua­rían co­mo fuer­za im­pul­so­ra del bie­nes­tar. Se­gún Ha­rris Group, el 72% de ellos pre­fie­re gas­tar en ex­pe­rien­cias an­tes que en bie­nes ma­te­ria­les. Ade­más, ado­ran lle­var ro­pa de de­por­te en cual­quier cir­cuns­tan­cia, y es­to a las fir­mas les en­can­ta. ¿El mo­ti­vo? Su fi­lón con el e-com­mer­ce, don­de el gas­to se in­cre­men­ta: te­ne­mos más pro­ba­bi­li­da­des de com­prar su­da­de­ras on­li­ne por­que no ne­ce­si­ta­mos pro­bár­nos­las, de ahí que las pro­pias mar­cas po­ten­cien el ath­lei­su­re y el loun­ge­wear por en­ci­ma del lu­jo.

Lo que qui­zá no ima­gi­na­mos es que el boom de la mo­da de­por­ti­va no so­lo afec­ta al lu­jo: por pri­me­ra vez, mu­chos con­si­de­ran los leggings tan bá­si­cos co­mo los va­que­ros, pa­ra la­men­to de es­ta ca­te­go­ría de pro­duc­to. Mu­chas mar­cas de jeans han in­no­va­do con fi­bras elás­ti­cas y te­ji­dos trans­pi­ra­bles pa­ra com­ba­tir la si­tua­ción, en un in­ten­to de con- ver­tir el ath­lei­su­re en su pro­pia opor­tu­ni­dad de mer­ca­do. Se­gún Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal, la tác­ti­ca re­sul­ta po­si­ti­va, pe­ro el mer­ca­do glo­bal de va­que­ros ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to más len­to de lo ha­bi­tual.

VAN­GUAR­DIA CHANDALERA

Los he­chos apun­tan a que es­ta fa­ce­ta con­for­ta­ble de la mo­da aún es fuer­te, y se so­fis­ti­ca­rá más to­da­vía, im­pac­tan­do so­bre otras ca­te­go­rías e in­dus­trias. Ber­na­det­te Kis­sa­ne, ana­lis­ta de ro­pa y cal­za­do en Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal, pre­di­ce que la con­ti­nua ex­plo­ra­ción de los lí­mi­tes en­tre la ro­pa de ca­lle y la de­por­ti­va pro­vo­ca­rá el acer­ca­mien­to en­tre am­bas in­dus­trias, lo que desem­bo­ca­rá en una for­ma com­ple­ta­men­te nue­va de ves­tir. "Pien­so en Ste­ve Jobs", de­cla­ra El­baz. "Al ana­li­zar su for­ma de ves­tir, se de­cía que era una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Nos equi­vo­cá­ba­mos. Su ro­pa re­ve­la­ba la ne­ce­si­dad de es­tar bien con­si­go mis­mo pa­ra pen­sar y crear me­jor". Aun­que qui­zá cam­bie­mos sus va­que­ros por otro ti­po de pan­ta­lón.

«NO SE TRA­TA DE RO­PA Có­MO­DA, SINO DE MO­DA QUE TE HA­CE SEN­TIR BIEN» AL­BER EL­BAZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.