MI­LLO­NA­RIOS CO­MO A MO­CHI­LE­ROS QUE HA­CEN KI­TE-SURF

«LOS HO­TE­LES Y LAS CA­SAS DE HUÉS­PE­DES AL­BER­GAN TAN­TO A

Marie Claire España - - LIFESTYLE ESCAPADA -

Al ate­rri­zar en el ar­chi­pié­la­go de Zan­zí­bar, el ai­re se res­pi­ra car­ga­do por las fra­gan­cias de es­pe­cias afri­ca­nas que se mez­clan con los perfumes de Ara­bia. Olo­res que tam­bién im­preg­nan los es­tre­chos ca­lle­jo­nes de Sto­ne Town ("ciu­dad de pie­dra"), la par­te an­ti­gua de la ca­pi­tal, bau­ti­za­da con tan­to acier­to. Sus la­be­rin­tos de vi­vien­das de pie­dra de co­ral em­bal­sa­ma­da en sal y pol­vo, y sus pa­la­cios con es­ti­los ins­pi­ra­dos en Bag­dad o Bom­bay, evo­can cuen­tos y le­yen­das en el pun­to en que Áfri­ca se en­con­tró por pri­me­ra vez con Ara­bia y lue­go con Asia. Allí, los co­lo­ri­dos ve­los –los khan­gas– en­vuel­ven a las mu­je­res de piel iri­dis­cen­te y las pro­te­gen del vien­to, dan­do vi­da a una mul­ti­tud de gen­te ocu­pa­da. To­dos se mue­ven de for­ma rít­mi­ca, des­de las pe­que­ñas tien­das has­ta las bou­ti­ques tu­rís­ti­cas jun­to al gran mer­ca­do de Da­ra­ja­ni, don­de los pues­tos han cam­bia­do po­co du­ran­te si­glos: el olor de los pe­ces fres­cos o se­cos se mez­cla con la ca­ne­la, el car­da­mo­mo y, es­pe­cial­men­te, el cla­vo. Las plan­ta­cio­nes de cla­vo –des­pués del flo­re­cien­te co­mer­cio de si­glos de mar­fil, ébano y ca­rey in­ter­cam­bia­dos por por­ce­la­nas y se­das de Orien­te– son el más re­cien­te y lu­cra­ti­vo ne­go­cio de es­tas is­las. Fue­ron tra­ba­ja­das por es­cla­vos cu­yo trá­fi­co en­ri­que­ció a los sul­ta­nes de Omán, que co­lo­ni­za­ron es­tas ori­llas y a su gen­te des­de el si­glo XVII, an­tes de trans­fe­rir su ca­pi­tal dos­cien­tos años más tar­de. Fue en esa épo­ca cuan­do los grandes pa­la­cios se le­van­ta­ron: Mah­ru­bi y Mto­ni Pa­la­ce, cu­yas rui­nas son aún es­pec­ta­cu­la­res, o Beit el-Ajaib y Beit el-Sahel, res­plan­de­cien­tes des­pués de su re­cien­te res­tau­ra­ción. Al­ber­ga­ban cien­tos de fa­vo­ri­tas en sus ha­re­nes, con su des­cen­den­cia y sus eu­nu­cos, con­vir­tien­do la ciu­dad bu­lli­cio­sa en un es­pe­jis­mo de Las mil y una no­ches pa­ra ex­plo­ra­do­res del con­ti­nen­te ne­gro que la hi­cie­ron su ba­se. Hoy, los dhows, unos bar­cos de ve­la pe­sa­dos y len­tos, lle­van a los via­je­ros a ex- plo­rar los ban­cos y ri­be­ras de are­na in­ma­cu­la­da. Por to­dos se ex­tien­den ho­te­les y ca­sas de hués­pe­des que aco­mo­dan tan­to a mi­llo­na­rios co­mo a mo­chi­le­ros que to­man el vue­lo ba­jo las alas de sus ki­te-surf. En ma­rea ba­ja, pug­nan por la pla­ya con las "ma­mas", re­co­lec­to­ras de al­gas ma­ri­nas co­se­cha­das en coo­pe­ra­ti­vas co­mo el Sea­weed Cen­ter, que re­co­lec­ta Eu­cheu­ma spi­no­sum, el se­gun­do in­gre­so del ar­chi­pié­la­go des­pués del tu­ris­mo. Al­gas que pres­ta­rán sus bio­mo­lé­cu­las pa­ra en­ri­que­cer con sus vi­ta­mi­nas to­do ti­po de pro­duc­tos alimentici­os y que ser­vi­rán pa­ra dar for­ma en to­do el mun­do a cos­mé­ti­cos con "prin­ci­pios ac­ti­vos ma­ri­nos". En su tie­rra, las "ma­mas" las usan pa­ra ha­cer ja­bo­nes vi­go­ri­zan­tes y pre­pa­rar sor­pren­den­tes ge­la­ti­nas. Gra­cias a es­tas ini­cia­ti­vas, el fu­tu­ro eco­ló­gi­co de es­tas is­las ya no es un es­pe­jis­mo y las nue­vas ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras se es­fuer­zan por pre­ser­var el oro blan­co de sus pla­yas, ase­gu­rán­do­se de no mo­les­tar a los del­fi­nes que jue­gan en­tre las olas del Océano Ín­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.