EN ES­PA­ÑA SO­LO RECICLAMOS EL 29% DE NUES­TROS DESECHOS

Marie Claire España - - MAGAZINE SOCIEDAD -

Ves­ti­mos con pren­das de muy ba­jo cos­te y ca­li­dad. Nos can­sa­mos de ellas rá­pi­do y las sus­ti­tui­mos por otras sin ha­ber es­ta­ble­ci­do víncu­lo emo­cio­nal más allá del im­pul­so ini­cial. Nues­tras abue­las com­pra­ban tan so­lo dos ve­ces al año, verano e in­vierno, y te­nían que de­di­car tiem­po a ele­gir qué iban a ne­ce­si­tar de ver­dad. "Si una pren­da cues­ta 2,99 eu­ros, es que al­go es­ta­mos ha­cien­do mal", afir­ma Ni­co­la Ce­ren­to­la, di­rec­to­ra crea­ti­va de Eco­lo­ging. Ya no es so­lo el ma­te­rial con el que las pren­das se crean, sino las per­so­nas que hay de­trás, quie­nes las fa­bri­can. Ha­ce cin­co años del de­rrum­ba­mien­to de las fá­bri­cas de Rana Pla­za en Ban­gla­dés, un he­cho que dio la voz de alar­ma so­bre las con­di­cio­nes la­bo­ra­les a las que es­ta­ban so­me­ti­dos mu­chos tra­ba­ja­do­res del tex­til en Asia, ha­cien­do que el mun­do pen­sa­se en la ca­ra que ha­bía tras su com­pra. Pe­ro los gi­gan­tes de la mo­da si­guen sien­do ca­pa­ces de ofre­cer pro­duc­tos a pre­cios im­pen­sa­bles.

Y lle­ga­mos al cuar­to lu­gar: los re­si­duos. Es­pa­ña es uno de los paí­ses de la Unión Eu­ro- pea con un por­cen­ta­je más ba­jo de re­ci­cla­je, se­gún da­tos de Eu­ros­tat. En­tre los ob­je­ti­vos eu­ro­peos se ha­bía pro­pues­to que Es­pa­ña lle­ga­se al 50% de re­ci­cla­je de to­dos sus re­si­duos mu­ni­ci­pa­les, pe­ro la ci­fra es­tá muy ale­ja­da de la cru­da reali­dad: so­lo reciclamos un 29% de nues­tros desechos.

Por úl­ti­mo, el trans­por­te. Abu­sa­mos de los co­ches a la ho­ra de que­rer des­pla­zar­nos a cual­quier lu­gar. ¿Las con­se­cuen­cias? Con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, ni­ve­les al­tos de rui­do, pér­di­da de es­pa­cios públicos, cam­bio cli­má­ti­co y un lar­go et­cé­te­ra de efec­tos ne­ga­ti­vos que se están in­ten­tan­do fre­nar. Es­tos cin­co pun­tos fun­da­men­ta­les se­rían el fo­co de mi ac­tua­ción a la ho­ra de in­ten­tar lle­var una vi­da sos­te­ni­ble, pe­ro ¿se pue­de con­se­guir al 100%?

MIS RE­GLAS

Pa­ra pro­bar si es po­si­ble vi­vir te­nien­do en cuen­ta los pun­tos an­te­rio­res, qui­se ha­cer una mi­cro­pro­tes­ta que se­ría to­do un ex­pe­ri­men­to. Mi­cro por­que tan so­lo lo ha­ría una se­ma­na y de for­ma lo­cal, y por su­pues­to una pro­tes­ta an­te t odo lo es­ta­ble­ci­do en es­te mun­do tan fast y po­co con­cien­cia­do con el me­dioam­bien­te y, en de­fi­ni­ti­va, con la vi­da.

Ya sa­bía que la sos­te­ni­bi­li­dad iba más allá del amor por la na­tu­ra­le­za y por tan­to no iba a ser fá­cil, pe­ro era ne­ce­sa­rio com­pro­bar de pri­me­ra mano el gra­do de fa­ci­li­dad con el que po­de­mos ayu­dar a nues­tro pla­ne­ta.

Em­pe­za­ría con mi es­ti­lo de vi­da. Si tan rá­pi­da es la vi­da que lle­va­mos, ten­dría en­ton­ces que ba­jar el rit­mo, to­mar­me las co­sas con más cal­ma, dis­fru­tar de los mo­men­tos, pa­sar más tiem­po al ai­re li­bre, dor­mir al me­nos ocho ho­ras dia­rias y aho­rrar­me el ma­qui­lla­je de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. Si que­ría cui­dar mi piel, ten­dría que ha­cer­lo con pro­duc­tos na­tu­ra­les. Por otro la­do, in­ten­ta­ría co­mer to­das las fru­tas y ver­du­ras po­si­bles. Ade­más, mis com­pras de esa se­ma­na se­rían pro­duc­tos or­gá­ni­cos. Lle­vo un po­co más allá la idea de de­jar de con­su­mir plás­ti­co y me apun­to a la ten­den­cia de sa­car los pro­duc­tos de ese ti­po de en­va­se en el su­per­mer­ca­do,

de­ján­do­los en la ca­ja. Se es­ti­ma que so­lo los sú­per ge­ne­ran más de 800.000 to­ne­la­das de en­va­ses de plás­ti­co al año, así que de­jár­se­los a ellos se con­vier­te en su pro­ble­ma. Y, por su­pues­to, me prohi­bi­ría la co­mi­da rá­pi­da. In­ten­ta­ría be­ber tés na­tu­ra­les y mu­chí­si­ma agua, pe­ro las fan­tas de li­món (que tan­to me gus­tan) es­ta­rían tam­bién ve­ta­das.

En cuan­to a las pren­das, no po­dría cam­biar de un día pa­ra otro to­do lo que ten­go en mi ar­ma­rio pa­ra bus­car pren­das fa­bri­ca­das con ma­te­ria­les or­gá­ni­cos, pe­ro sí que in­ten­ta­ría re­bus­car en lo más pro­fun­do de mis ca­jo­nes pa­ra dar otra opor­tu­ni­dad a esa ro­pa que ya no uti­li­zo o, si no, do­nar­la a tien­das de se­gun­da mano pa­ra que las uti­li­za­se otra per­so­na.

Ya te­nía los pa­sos pa­ra em­pe­zar con el es­ti­lo de vi­da, la ali­men­ta­ción y el ves­tua­rio. Tan "so­lo" me que­da­ba li­diar con el te­ma de los re­si­duos y el trans­por­te. En lo que se re­fie­re a la ba­su­ra ge­ne­ra­da, iba a po­ner or­den en mi ca­sa. Mi ma­dre siem­pre nos ha exi­gi­do se­pa­rar lo or­gá­ni­co del vi­drio y los en­va­ses, una teo­ría que mi her­ma­na Car­lo­ta y yo he­mos apren­di­do a la per­fec­ción, pe­ro de lo que no se da­ba cuen­ta mi ma­dre es de la can­ti­dad de ba­su­ra que se­guía­mos pro­du­cien­do a pe­sar de la es­tric­ta se­pa­ra­ción. Iba a in­ten­tar dis­mi­nuir esa can­ti­dad a lo mí­ni­mo y, por tan­to, con­se­guir sa­car la ba­su­ra ca­da dos días. Un ges­to ca­si im­per­cep­ti­ble si te­ne­mos en cuen­ta que un ver­da­de­ro microactiv­ista lo­gra sa­car la ba­su­ra ca­da tres meses.

Por úl­ti­mo (y a es­tas al­tu­ras un po­co ago­bia­da), el trans­por­te. Eso lo iba a te­ner fá­cil: me sue­lo mo­ver en trans­por­te pú­bli­co por­que, con el abono joven a 20 eu­ros men­sua­les en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, es­tá cla­ro que en mi ca­sa el co­che so­lo se co­ge en casos de emer­gen­cia o dis­tan­cias des­co­mu­na­les. Como es­to no su­pon­dría un gran es­fuer­zo pa­ra mí, qui­se aña­dir­me el plus de ir en bi­ci­cle­ta a los si­tios don­de que­da­se con mis ami­gas.

Es­ta­ba, por fin, pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer­lo, pe­ro no sé si lo su­fi­cien­te­men­te con­cien­cia­da como su­po­nía.

Hay una ten­den­cia que con­sis­te en sa­car los pro­duc­tos de los en­va­ses de plás­ti­co y de­jar­los en la ca­ja del su­per­mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.