¿PUE­DE AL­GUIEN SER FE­MI­NIS­TA Y EXIS­TIR SO­LO A TRA­VÉS DEL PRO­PIO CUER­PO?

ES­TA ES LA PRE­GUN­TA QUE SE HA­CÍA NUES­TRA PE­RIO­DIS­TA SO­BRE LA MO­DE­LO Y FE­NÓ­MENO DE INS­TA­GRAM. AN­TE LA IM­PO­SI­BI­LI­DAD DE VIA­JAR PA­RA ENTREVISTA­RLA, VALENTINE LE SU­GI­RIÓ A SU MA­RI­DO, EL ES­CRI­TOR THO­MAS CHATTERTON WI­LLIAMS, QUE LA REEMPLAZAR­A. ¿EL RE­SUL­TA­DO? M

Marie Claire España - - COOLTURA - por Valentine Fau­re y Tho­mas Chatterton Wi­lliams

Valentine: Me ofre­cí vo­lun­ta­ria pa­ra en­tre­vis­tar a Emily Ra­taj­kows­ki, 27 años, "mo­de­lo, ac­triz, fe­mi­nis­ta, di­se­ña­do­ra", bá­si­ca­men­te pa­ra di­ver­tir a mi es­po­so, Tho­mas, quien –¿la ado­ra, la ad­mi­ra…? – en cual­quier ca­so, la si­gue en Ins­ta­gram. "Es la úni­ca per­so­na a la que si­go sin co­no­cer­la en la vi­da real", di­ce él, por lo que de­be te­ner un es­ta­tus es­pe­cial. Y no es el úni­co: su cuen­ta @EmRa­ta, que so­lo con­tie­ne fotos de ella ("¡No! A ve­ces pu­bli­ca imá­ge­nes de sus ami­gas nor­ma­les", me co­rri­ge mi ma­ri­do) re­gis­tra 18 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Cuan­do le pi­do a Tho­mas que me ex­pli­que su fas­ci­na­ción, me res­pon­de: "Su per­so­na­li­dad. Es sim­pá­ti­ca, le en­can­ta leer. Y es bue­na en lo que ha­ce". Cuan­do tu­ve que ir a entrevista­rla, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ocho meses y no po­día vo­lar, así que él se ofre­ció a entrevista­rla por mí.

Tho­mas: En Nueva York o Pa­rís es normal cru­zar­te con mo­de­los. Cria­tu­ras que in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen ét­ni­co, pa­re­cen to­das cor­ta­das por el mis­mo pa­trón. Como si per­te­ne­cie­ran a una sub­es­pe­cie di­ver­gen­te de ho­mo sa­piens. Pe­ro Emily Ra­taj­kows­ki es di­fe­ren­te; con­for­ma la ver­sión más sexy exis­ten­te de una cria­tu­ra hu­ma­na. Lo que la dis­tin­gue –y no soy el úni­co que lo pien­sa, ya que lo he es­cu­cha­do en va­rios con­tex­tos cul­tu­ra­les: des­de mis ami­gos de Brooklyn has­ta a mi pa­dre, de 81 años, que vi­ve en Nueva Jer­sey–, es su per­so­na­li­dad. Pue­de so­nar ton­to de­cir es­to de al­guien cu­ya vi­da es una ac­tua­ción co­reo­gra­fia­da pa­ra al­re­de­dor de 18 mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro Emily real­men­te pa­re­ce au­tén­ti­ca. No es fría y ela­bo­ra­da como Be­yon­cé, o de­ma­sia­do tra­ba­ja­da, como Kim Kar­das­hian. Su se­xua­li­dad es om­ni­po­ten­te y ani­mal. La ma­yor par­te de no­so­tros la des­cu­bri­mos en el ví­deo – hoy, en la era post #MeToo, im­pen­sa­ble– Blu­rred Li­nes, de Ro­bin Thic­ke. Va­rias chi­cas sa­lían bai­lan­do en to­pless, pe­ro fue Ra­taj­kows­ki, con sus pa­sos no tan se­gu­ros pe­ro más en­tra­ña­bles, quien des­ta­có. El día que leí que era fa­ná­ti­ca del no­ve­lis­ta chi­leno Ro­ber­to Bo­la­ño, mi ce­re­bro se cor­to­cir­cui­tó. Po­co im­por­ta si real­men­te se ha to­ma­do el tiem­po pa­ra leer, el me­ro he­cho de que su­pie­ra su nom­bre ya pa­re­cía in­creí­ble, como si de­ci­di­da­men­te es­tu­vié­ra­mos he­chos pa­ra lle­var­nos bien. Cuan­do mi mujer me pi­dió que la sus­ti­tu­ye­ra pa­ra la en­tre­vis­ta, fue fran­ca­men­te di­fí­cil li­be­rar mi agen­da, pe­ro hi­ce una ex­cep­ción.

LA TÍA 'GUAY' PER­SO­NI­FI­CA­DA"

Valentine: "Es real­men­te sim­pá­ti­ca", me es­cri­be Tho­mas des­de el sur de Fran­cia. Y es cier­to que tiene un ai­re agra­da­ble; na­da pe­sa­da ni pre­ten­cio­sa. En su obra Per­di­da, Gi­llian Flynn in­tro­du­jo el con­cep­to "cool girl": "Ser una tía guay sig­ni­fi­ca que soy una mujer sexy, in­te­li­gen­te y di­ver­ti­da a la que le en­can­ta el fút­bol, el pó­ker, los chis­tes gua­rros y que eruc­ta, que jue­ga a los vi­deo­jue­gos, be­be cer­ve­za ba­ra­ta, le gus­tan los tríos y el se­xo anal, y se ati­bo­rra de pe­rri­tos ca­lien­tes y ham­bur­gue­sas como si pro­ta­go­ni­za­ra la ma­yor or­gía cu­li­na­ria del mun­do, mien­tras, de al­gu­na for­ma, con­si­gue man­te­ner una ta­lla XS. Por­que las tías guay son por en­ci­ma de to­do sexy. Están bue­nas y son com­pren­si­vas. Las tías guay

nun­ca se en­fa­dan; so­lo son­ríen con desa­zón, de una for­ma en­can­ta­do­ra, y de­jan a sus hom­bres ha­cer lo que les dé la ga­na […]" La "tía guay" se ha co­la­do en el mol­de de los de­seos mas­cu­li­nos y en­ci­ma con buen co­ra­zón. Iró­ni­ca­men­te, fue en la adap­ta­ción del li­bro al ci­ne ( Per­di­da, de Da­vid Fin­cher) don­de "EmRa­ta" tu­vo su pri­mer pa­pel. De he­cho, bien po­dría ser l a en­car­na­ción última de la "tía guay" , en su ver­sión más lo­gra­da y tal vez más per­ver­sa. Por­que la pues­ta en es­ce­na de su cuer­po es­tá acom­pa­ña­da por un dis­cur­so fe­mi­nis­ta que, en ge­ne­ral, con­sis­te, gros­so mo­do, en asu­mir su des­nu­dez y no preo­cu­par­se por el de­seo y la frus­tra­ción que sus­ci­ta en los de­más. ¿Có­mo no es­tar de acuer­do con la idea de que una mujer pue­de ha­cer lo que quie­ra, o no in­dig­nar­se cuan­do se le pre­gun­ta si des­de una edad tem­pra­na tu­vo que man­te­ner un per­fil ba­jo por re­sul­tar de­ma­sia­do sexy? Las chi­cas de­ma­sia­do gua­pas su­fren to­do ti­po de ve­ja­cio­nes, son tra­ta­das como ob­je­tos, cul­pa­bi­li­za­das o to­ma­das por idio­tas.

Ella re­cla­ma su de­re­cho a ser sexy y ser to­ma­da en se­rio. En­tre tan­to, es­ta per­fec­ta "tía guay", lu­cha con­tra el se­xis­mo pro­du­cien­do imá­ge­nes que se re­pro­chan a una in­dus­tria do­mi­na­da por hom­bres. Se que­ja de que se le nie­gan cier­tos pa­pe­les por te­ner de­ma­sia­do pe­cho, po­nien­do en evi­den­cia a los cul­pa­bles de cier­ta in­co­mo­di­dad con la se­xua­li­dad de las mu­je­res. Es­ta pue­de ser una ex­pli­ca­ción un po­co bá­si­ca. Tam­bién ca­be pre­gun­tar­se de qué se­xua­li­dad ha­bla Emily, ella, que po­sa siem­pre so­la (y di­ce que lo ha­ce por ella, no por los de­más) y usa el tér­mino "par­tes pri­va­das" ¿No hay una enor­me di­fe­ren­cia en­tre ser sexy y se­xual? ¿No se ba­sa su ima­gen pú­bli­ca en la su­pues­ta con­tra­dic­ción que exis­te en­tre su in­creí­ble fí­si­co y el he­cho de que le gus­te leer ( pa­ra mues­tra sus re­cu­rren­tes fotos con ga­fas de ver, como un ac­ce­so­rio di­ver­ti­do)? Pa­re­ce que hay una gran di­fe­ren­cia en­tre ha­cer lo que a uno le gus­ta y re­cla­mar­lo como un ges­to fe­mi­nis­ta.

ME SEN­TÍ COMO UN SU­CIO MI­SÓ­GINO”

Tho­mas: Mi pri­mer vis­ta­zo a EmRa­ta –que se­rá el ros­tro del nue­vo per­fu­me de Pa­co Ra­ban­ne– tu­vo lu­gar una no­che en Vi­lla Ei­len­roc, en Cap d’An­ti­bes. Los pe­rio­dis­tas in­vi­ta­dos al even­to y el equi­po de Pa­co Ra­ban­ne es­ta­ban to­man­do cham­pán en la te­rra­za cuan­do lle­gó un Rolls- Roy­ce con con­duc­tor, del que des­cen­dió Ra­taj­kows­ki. "Bon­soir!", di­jo en fran­cés. Una co­sa que ha­ce que te cai­ga bien in­me­dia­ta­men­te es que, pe­se a ser mi­nús­cu­la, tiene una voz gu­tu­ral muy se­duc­to­ra y co­me pas­te­les sin nin­gún ti­po de res­tric­ción. Apren­dí que pro­vie­ne de una fa­mi­lia de in­te­lec­tua­les: su ma­dre re­ci­bió una be­ca Ful­bright, su pa­dre es ar­tis­ta. Men­cio­na que aca­ba de leer la última no­ve­la de Ro­xa­ne Gay y en­cuen­tra su men­sa­je de "cuer­po po­si­ti­vo" muy li­be­ra­dor. Ha­bla­mos de eso otra vez al día si­guien­te du­ran­te la en­tre­vis­ta. Ella des­cri­be su per­so­na­je de Ins­ta­gram como un ti­po de ac­tua­ción ar­tís­ti­ca: "Mi ob­je­ti­vo es ser tan in­cons­cien­te como sea po­si­ble. No quie­ro pen­sar en có­mo me ven otros. Tan pron­to como ha­gas eso, pier­des tu ver­da­de­ra au­ten­ti­ci­dad". Le­van­té una ce­ja, es­cép­ti­co, y me atre­ví a res­pon­der­le: "Se­gu­ra­men­te sea más fá­cil pa­ra ti abo­gar por la acep­ta­ción del cuer­po que pa­ra Ro­xa­ne, que pe­sa más de cien ki­los y de­be te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra ol­vi­dar­lo". Pe­ro ella in­sis­te: "Yo no de­jo que la be­lle­za me de­fi­na. Lo que real­men­te es se­xis­ta es que la gen­te se sor­pren­da de que yo ten­go una po­si­ción fe­mi­nis­ta". Y con eso me hi­zo sen­tir como un su­cio mi­só­gino por sim­ple­men­te se­ña­lar la con­tra­dic­ción. "Ab­so­lu­ta­men­te", le res­pon­dí, con­tri­to. Y así pa­sa­mos a ha­blar de su ju­ven­tud. Que­ría sa­ber cuán­do se dio cuen­ta de que era "es­pe­cial": "¿Cuán­do co­men­zó la gen­te a pres­tar­te una aten­ción es­pe­cial?" De­bo agre­gar aquí que en­ton­ces ella ar­ti­cu­ló un pen­sa­mien­to bas­tan­te in­te­li­gen­te mien­tras lu­cía un es­co­te ex­tra­or­di­na­ria­men­te pro­fun­do y sin su­je­ta­dor, apa­ren­tan­do no ser cons­cien­te de lo ab­sur­do y con­fu­so de su atuen­do, in­clu­so fran­ca­men­te con­tra­dic­to­rio con su dis­cur­so. Ella son­ríe y pre­gun­ta: "¿ Qué ti­po de aten­ción?" "A tu apa­rien­cia", le con­tes­to im­pre­sio­na­do por su gra­do de to­le­ran­cia a la di­so­nan­cia cog­ni­ti­va. "No sé, yo me sien­to muy es­pe­cial por mi es­pí­ri­tu, pe­ro por mi apa­rien­cia, no lo sé". En su ins­ti­tu­to de Ca­li­for­nia, nos si­gue con­tan­do Emily, « las chi­cas po­pu­la­res no eran las gua­pas. Más im­por­tan­te era quién es­ta­ba es­cu­chan­do a Joy Di­vi­sion » , di­ce con la ca­ra im­pa­si­ble, mien­tras yo tra­to de man­te­ner­me en­fo­ca­do pa­ra no de­jar que mis ojos via­jen ha­cia su es­co­te – un es­fuer­zo que no ne­ce­si­té el día que en­tre­vis­té a Ber­nard-Hen­ri Levy, con un es­co­te pa­re­ci­do. "¡Muy bien! Con­clu­yo. Nos es­tre­cha­mos la mano, ella me fe­li­ci­tó, a mi es­po­sa y a mí, por el pró­xi­mo na­ci­mien­to de nues­tro be­bé y sa­lí a to­mar­me un ca­fé fren­te al mar. Ahí fue don­de me di cuen­ta de que nun­ca ha­bía si­do tan po­co in­sis­ten­te o tan con­tra­dic­to­rio en una en­tre­vis­ta. El po­der de neu­tra­li­za­ción de la be­lle­za es real­men­te sor­pren­den­te y crea una ca­pa­ci­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra con­ven­cer. Pe­ro, aun así, hay que con­ce­dér­se­lo: Emily tiene un dis­cur­so, una po­si­ción, y se man­tie­ne allí im­pla­ca­ble­men­te, in­clu­so cuan­do prác­ti­ca­men­te desafía a su in­ter­lo­cu­tor pa­ra re­du­cir­lo a un ob­je­to. Le en­vío un men­sa­je de tex­to a mi mujer: "Ella es real­men­te im­pre­sio­nan­te".

«NO QUIE­RO PEN­SAR EN CÓ­MO ME MI­RAN LOS DE­MÁS». EMILY RA­TAJ­KOWS­KI

DE­FI­NI­DA POR SUS REDONDECES Y SUS HUE­COS"

Valentine: El pri­vi­le­gio de pro­vo­car ter­nu­ra por co­mer mu­chos pas­te­les es­tá re­ser­va­do a po­cas mu­je­res. El mo­vi­mien­to de "acep­ta­ción cor­po­ral" que ella pro­mul­ga va de co­mer to­do lo que una quie­ra sin que na­die re­pli­que, pe­ro en es­te pun­to, ella no quie­re ser con­si­de­ra­da res­pon­sa­ble de las reac­cio­nes que cau­sa.

Ese mis­mo día, un ami­go me en­vía un ar­tícu­lo so­bre una nueva mo­da de Ins­ta­gram: el #To­ble­ro­neTun­nel: el trián­gu­lo que se for­ma en­tre el pu­bis y la par­te su­pe­rior de los mus­los, signo de del­ga­dez, de la que EmRa­ta es un ejem­plo per­fec­to. En­tre el crack ab (la fa­lla en­tre los múscu­los ab- do­mi­na­les, otro de sus atri­bu­tos), el thigh gap (el hue­co en­tre unos mus­los del­ga­dos) y el tú­nel To­ble­ro­ne, me da que a ella la de­fien­den los hom­bres por sus redondeces y las mu­je­res por sus hue­cos. In­clu­so, aun­que ad­mi­ta­mos, como di­ce Ro­xa­ne Gay, que no hay "fe­mi­nis­ta ma­la", con­si­de­re­mos por un mo­men­to la in­fluen­cia de Emily. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos de Goo­gle aso­cia­dos con su nom­bre son "die­ta". Que ella se bur­le del de­seo que des­pier­ta es una co­sa, pe­ro, ¿có­mo no pen­sar en las con­se­cuen­cias que es­te ti­po de mo­de­lo pue­de en­gen­drar? Po­de­mos es­tar de­ses­pe­ra­dos por la cul­tu­ra del sel­fie, por el au­to­már­ke­ting y por la pro­mo­ción de cuer­pos de es­cán­da­lo sin sen­tir­nos mo­ji­ga­tas. Es­te es el lí­mi­te del dis­cur­so de em­po­de­ra­mien­to, que a ve­ces so­lo va­le la pe­na pa­ra el que lo pro­nun­cia. La apa­rien­cia, di­ce, no le in­tere­sa. Y si a ella no le im­por­ta, tam­po­co de­be­ría con­tar pa­ra los de­más. Es­ta cua­dra­tu­ra del círcu­lo – ser una mu­sa sexy mien­tras bus­cas la apro­ba­ción fe­mi­nis­ta– pue­de ser re­suel­ta por la ré­pli­ca de otra pe­lí­cu­la le­gen­da­ria de Da­vid Fin­cher: ("Si hu­bie­rais si­do los in­ven­to­res de Fa­ce­book, ha­bríais in­ven­ta­do Fa­ce­book". En otras pa­la­bras: no ten­dría­mos que de­ba­tir. Si EmRa­ta fue­se fe­mi­nis­ta, se­ría fe­mi­nis­ta. No im­por­ta, ella es se­gu­ra­men­te agra­da­ble de to­dos mo­dos.

1. Con Amy Schu­mer en Qué gua­pa soy, de Abby Kohn y Marc Sil­vers­tein, en Net­flix. 2. Po­san­do pa­ra su mar­ca de tra­jes de ba­ño, Ina­mo­ra­ta. 3. En una ma­ni­fes­ta­ción, en enero de 2017, con­tra el de­cre­to de Do­nald Trump que pa­ra­li­za la con­ce­sión de vi­sas a ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses is­lá­mi­cos. 4. En el vi­deo­clip Blu­rred li­nes, de Ro­bin Thic­ke. 1

4

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.