PO­NER EL ACENTO

DAR­SE UN ATRA­CóN DE ESES O PO­NER­SE HAS­TA ARRI­BA DE JO­TAS MOLDEAN LA IMA­GEN QUE EMITIMOS. INDAGAMOS EN LA IN­FLUEN­CIA DEL ACENTO EN LA OFI­CI­NA.

Marie Claire España - - BUSINESS RR. HH. - por Cha­ro La­ga­res

LA LLU­VIA EN SE­VI­LLA

En Lon­dres un gru­po de in­gle­ses se re­fu­gia­ba de la llu­via en el pór­ti­co de San Pablo. Tras un par de fra­ses, el pro­fe­sor Hig­gins sa­bía dón­de se ha­bían cria­do. Con un cam­bio de acento, po­dría lle­var a la flo­ris­ta a la fies­ta de cual­quier em­ba­ja­dor y con­ven­cer­lo de que era una du­que­sa. La va­rie­dad del in­glés que en­se­ñó a Eli­za Doo­little en My Fair Lady, el

Queen’s En­glish, en cas­te­llano ad­quie­re el apellido neu­tro. Se tra­ta de una va­rian­te, ano­ta la pro­fe­so­ra de Len­gua Ma­ría del Ro­sa­rio Llo­ren­te Pun­to, que no aco­ge ras­gos del sur. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la en­se­ñan­za de la len­gua, ex­pli­ca Mª An­to­nie­ta An­dión He­rre­ro, doc­to­ra en Fi­lo­lo­gía, "irra­dian" el mo­de­lo es­tán­dar. Se­gún la Uni­ver­si­dad de Pu­tra Ma­lay­sia, a aque­llos que se ex­pre­sen se­gún lo es­tán­dar se los pre­juz­ga­rá más in­te­li­gen­tes.

DE CÓR­DO­BA A NEW­CASTLE

En TheAc­cen­tis­mP­ro­ject.com re­co­pi­lan his­to­rias de dis­cri­mi­na­ción por acento. En sus ar­chi­vos hay aca­dé­mi­cos de New­castle vi­li­pen­dia­dos por sus alum­nos, cor­do­be­ses abu­rri­dos de que su je­jeo arran­que acu­sa­cio­nes de anal­fa­be­tis­mo y se­seos que en lla­ma­das la­bo­ra­les son nin­gu­nea­dos, con­fun­di­dos con te­le­ope­ra­do­res.

¿DÍGAMELO?

Si los fi­gu­ran­tes de la obra de Ber­nard Shaw hu­bie­ran si­do ex­tran­je­ros, Hig­gins ha­bría iden­ti­fi­ca­do sus acen­tos, se­gún la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma, en mi­li­se­gun­dos. El so­cio­lin­güis­ta John Baugh des­cu­brió al­go pa­re­ci­do. En un ex­pe­ri­men­to, te­le­fo­neó a va­rios pi­sos en al­qui­ler. Cuan­do lla­ma­ba con acento es­tán­dar, los apar­ta­men­tos es­ta­ban aún de­socu­pa­dos. Cuan­do se des­pe­ga­ba de la va­rian­te de pres­ti­gio, la dis­po­ni­bi­li­dad se re­du­cía. De acuer­do con el con­cep­to de la fin­lan­de­sa To­ve Skut­nabb-Kan­gas, Baugh ha­bía su­fri­do dis­cri­mi­na­ción por

su acento. O sea, lin­güi­cis­mo.

EL PO­DER DE LAS FOR­MAS

En la Uni­ver­si­dad de Je­na, en Ale­ma­nia, con­fir­ma­ron tam­bién las sos­pe­chas de Baugh. Pa­ra in­ves­ti­gar so­bre las im­pre­sio­nes que cau­sa­ban los acen­tos en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo, exa­mi­na­ron en un si­mu­la­cro las per­cep­cio­nes que crea­ban ale­ma­nes con acen­tos re­gio­na­les y otros con acento es­tán­dar. Los dos gru­pos re­pi­tie­ron las mis­mas res­pues­tas, pe­ro de los pri­me­ros se asu­mie­ron ma­yo­res ap­ti­tu­des.

UN CA­MA­LEÓN EN LA LEN­GUA

En­tre sus his­to­rias, hay tam­bién al­me­rien­ses de aten­ción al clien­te que neu­tra­li­za­ban su acento al co­ger el te­lé­fono. "Un hán­di­cap la­bo­ral pue­de re­sul­tar de di­fi­cul­ta­des co­mu­ni­ca­ti­vas, no de un me­ro acento", apun­ta Jor­ge Guel­ben­zu, di­rec­tor ge­ne­ral de In­foem­pleo. A al­gu­nos, va­riar el acento les re­sul­ta na­tu­ral. En la ciu­dad, sin pre­ten­der­lo, lo sua­vi­zan. Se tra­ta de un me­ca­nis­mo de adap­ta­ción que, pa­ra el psi­có­lo­go de la per­so­na­li­dad Gor­don All­port, cons­ti­tu­ye la for­ma de de­fen­sa más sen­ci­lla de los desaven­ta­ja­dos. En la lin­güís­ti­ca ac­tual, es­cri­be An­dión He­rre­ro, se re­co­no­ce la len­gua es­tán­dar sin con­si­de­rar­la por en­ci­ma de las res­tan­tes. Se de­fien­de la va­li­dez de las va­rian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.