Vé­RO­NI­QUE DE VI­GUE­RIE Y KA­TIE BREEN

LA FO­TO­RRE­POR­TE­RA FRAN­CE­SA VÉ­RO­NI­QUE DE VI­GUE­RIE NO TIENE MIE­DO A MAL­VA­DOS, ASE­SI­NOS O VIO­LA­DO­RES. HA VI­VI­DO MIL BA­TA­LLAS EN­TRE TA­LI­BA­NES Y RE­BEL­DES. HA­BLA­MOS CON ELLA SO­BRE LO QUE LA EM­PU­JA HA­CIA LAS SI­TUA­CIO­NES MÁS VIO­LEN­TAS, DE SUS MIE­DOS Y DE QUÉ SE S

Marie Claire España - - INVITADOS - FO­TÓ­GRA­FA Y EDI­TO­RA JE­FA

La edi­to­ra je­fa de Ma­rie Clai­re In­ter­na­cio­nal nos co­lo­ca fren­te a la his­to­ria y las pa­la­bras de la fo­to­rre­por­te­ra fran­ce­sa Vé­ro­ni­que de Vi­gue­rie. Una mujer te­me­ra­ria y au­daz que trans­mi­te con sus fo­to­gra­fías lo que el mun­do no quie­re ver de las zonas don­de la tra­ge­dia es el día a día.

Véé­ro­ni­que de Vi­gue­rie sien­te cu­rio­si­dad po por to­das las co­sas y le gus­ta­ría cam­biar el mun­do, m ima­gen tras ima­gen. Pe­ro el as­pec pec­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo de su per­so­na­li­dad es su audacia. Es una te­me­ra­ria. De ni­ña, que­ría unir­se al ejér­ci­to, pe­ro su pa­dre pu­so fin a esa idea. 12 años des­pués de co­men­zar a ha­cer fotos, se ha con­ver­ti­do en una fo­tó­gra­fa ga­lar­do­na­da con va­rios pre­mios y ha pu­bli­ca­do su tra­ba­jo en mu­chos me­dios in­ter­na­cio­na­les. Vé­ro­ni­que ha pro­du­ci­do al­gu­nas his­to­rias des­ta­ca­das pa­ra Ma­rie Clai­re con su ami­ga pe­rio­dis­ta y co­le­ga Ma­non Que­rouil-Bru­neel. Cuan­do nos en­con­tra­mos, las dos aca­ba­ban de re­gre­sar de pa­sar diez días en Iraq. Diez días so­por­tan­do la ac­ti­tud se­ve­ra y de­gra­dan­te de los chií­tas ira­quíes: a am­bas se les pi­dió que usa­ran ve­lo, bur­ka, guan­tes e in­clu­so cal­ce­ti­nes ne­gros pa­ra es­con­der sus pies. Re­gre­sa­ron de ese re­por­ta­je sin­tien­do que las mu­je­res ira­quíes su­ni­tas, re­cién li­be­ra­das del go­bierno de Daesh, aho­ra están en pe­li­gro de caer ba­jo el con­trol del ex­tre­mis­mo an­ti­mu­jer chii­ta...

MC: Has co­no­ci­do a al­gu­nos de los hom­bres más te­rri­bles de la Tie­rra. ¿Qué te atrae de es­te ti­po de re­por­ta­je?

No me gus­ta ver el mun­do en blan­co y ne­gro, odio la idea de "bue­nos" y "ma­los". La pri­me­ra vez que fui a Af­ga­nis­tán, lo hi­ce jun­to con las tropas es­ta­dou­ni­den­ses. Lle­gué lle­na de ideas pre­con­ce­bi­das ne­ga­ti­vas so­bre el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se y la for­ma en que tra­ta­ba al pue­blo af­gano. Pe­ro so­lo eran ni­ños, de en­tre 17 y 18 años. Al­gu­nos se ha­bían alis­ta­do pa­ra pa­gar­se la uni­ver­si­dad y nun­ca qui­sie­ron en­trar en com­ba­te... De re­pen­te, me di cuen­ta de que no eran más que chi­cos nor­ma­les. Y jus­to des­pués, fui a pa­sar unos días con los ta­li­ba­nes, y real­men­te es­pe­ra­ba en­con­trar­me con mons­truos del mal pu­ro, y una vez más me en­con­tré con jó­ve­nes de en­tre 17 y 18 años a quie­nes les ha­bían la­va­do el ce­re­bro, que no co­no­cían na­da me­jor y a los que les ha­bían con­ven­ci­do de que es­ta­ban li­bran­do una gue­rra jus­ta. Y fue un shock dar­se cuen­ta de que, a pe­sar de sus ho­rren­das ac­cio­nes, eran agra­da­bles. Ju­ga­ban con sus te­lé­fo­nos, te­nían to­nos de lla­ma­da de Brit­ney Spears, nos in­vi­ta­ron a zu­mo de na­ran­ja e in­ten­ta­ron co­mu­ni­car­se con no­so­tros uti­li­zan­do las tres o cua­tro pa­la­bras en in­glés que sa­bían. Co­no­cer a es­tos dos gru­pos de sol­da­dos uno tras otro fue una re­ve­la­ción. No voy a jus­ti­fi­car a los ta­li­ba­nes, pe­ro des­pués de es­te re­por­ta­je, te­nían ca­ra...

MC: Cuan­do co­no­cis­te a es­tos "chi­cos ma­los", ¿hu­bo mo­men­tos en los que vis­te pe­li­grar tu vi­da?

Sí, por su­pues­to... Cuan­do Ma­non y yo fui­mos a en­con­trar­nos con los pi­ra­tas en So­ma­lia, sa­bía­mos que ha­bía­mos in­ves­ti­ga­do a fon­do y ase­gu­ra­do el lu­gar de reunión, pe­ro siem­pre hay ele­men­tos ines­pe­ra­dos. En ese mo­men­to, los pi­ra­tas so­ma­líes es­ta­ban en los ti­tu­la­res a dia­rio. Ese re­por­ta­je fue muy in­tere­san­te por­que, cuan­do co­men­za­mos a ha­blar con el lí­der de los pi­ra­tas, nos con­tó có­mo na­ció su pi­ra­te­ría: So­ma­lia no te­nía es­ta­do des­de 1991, y mu­chos bar­cos pes­que­ros en­tra­ban en sus aguas na­cio­na­les pa­ra ro­bar su pes­ca. Así que los pes­ca­do­res se or­ga­ni­za­ron, ar­man­do una mi­li­cia de guar­da­cos­tas pa­ra pro­te­ger sus aguas. Tam­bién en esa épo­ca se aban­do­na­ban im­pu­ne­men­te desechos ra­diac­ti­vos a lo lar­go de su cos­ta, y al­gu­nos ni­ños so­ma­líes es­ta­ban mu­rien­do de cán­cer. A na­die le im­por­ta­ba. El mun­do co­men­zó a pres­tar­les aten­ción so­lo cuan­do em­pe­za­ron a apo­de­rar­se de los bar­cos. ¿Por qué na­die in­ter­vino an­tes?

MC: Es in­tere­san­te in­ves­ti­gar el otro la­do de un con­flic­to, pe­ro ¿eso no ha­ce que pa­rez­cas un es­pía?

Jus­to eso nos su­ce­dió ha­ce po­co. Fui­mos al nor­te de Ye­men, en el área de Hout­hi (con­tro­la­da por los re­bel­des chii­tas que desafían el po­der ofi­cial su­ni­ta) e in­sis­ti­mos en co­no­cer a al­gu­nas per­so­nas que no ha­bían si­do se­lec­cio­na­das por los hu­tís. In­me­dia­ta­men­te nos tra­ta­ron como es­pías es­ta­dou­ni­den­ses, y es­tu­vi­mos a pun­to de ser en­via­das a la cár­cel. Al fi­nal, es­tá­ba­mos en la ha­bi­ta­ción de nues­tro ho­tel, ro­dea­das por vein­te hom­bres ar­ma­dos que no nos de­ja­ban sa­lir. El ex­dic­ta­dor Sa­leh (que ha­bía si­do de­rro­ca­do en 2012) vino a nues­tro res­ca­te: nos sa­có de allí ne­go­cian­do con los hu­tís. Es­tá­ba­mos ate­rro­ri­za­das.

MC: ¿Qué pa­sa por tu men­te en mo­men­tos como es­tos? Sien­tes que no va­lía la pe­na ir allí pa­ra ha­cer eso; sien­tes que tus hi­jos no te ve­rán en mu­cho tiem­po y que ten­drían ra­zón en no per­do­nar­te. Pe­ro, so­bre to­do, pien­sas en to­do lo que tie­nes que ha­cer pa­ra sa­lir de esa si­tua­ción, a quién de­be­rías lla­mar, etc. Lo peor que po­dría ha­ber pasado hu­bie­ra si­do que des­apa­re­cié­ra­mos y las au­to­ri­da­des francesas per­die­ran meses bus­cán­do­nos.

MC: Cuan­do ese mie­do te aga­rra, ¿có­mo lo man­tie­nes ba­jo con­trol?

Hay va­rios ti­pos de mie­do. El ti­po de mie­do que aca­bo de men­cio­nar au­men­ta tus sen­ti­dos, te vuel­ve más rá­pi­da, más cen­tra­da; al­gu­na vez, ese mie­do me ha sal­va­do mi vi­da. Es un ti­po de mie­do que te ha­ce más agu­da, más in­te­li­gen­te, te da el im­pul­so que ne­ce­si­tas pa­ra sa­lir de esa si­tua­ción. Pe­ro en mi vi­da dia­ria, ten-

«ES­PE­RA­BA CO­NO­CER EL RE­FLE­JO PU­RO DEL MAL Y ME EN­CON­TRÉ CON CHI­COS DE 17 AÑOS A LOS QUE LES HA­BÍAN LA­VA­DO EL CE­RE­BRO»

go otros mie­dos que no son ni úti­les ni va­lio­sos. Por ejem­plo, ten­go mie­do a lo des­co­no­ci­do. ¡Có­mo lo odio! Pe­ro lle­ga un mo­men­to en el que tie­nes que lan­zar­te. Y lue­go es­tá, en mi opi­nión, el peor, el mie­do a mo­rir o a re­sul­tar he­ri­da. Es un mie­do que te pa­ra­li­za, te im­pi­de vi­vir. En­ton­ces me di­go: "Tie­nes mie­do, ¡así que sim­ple­men­te si­gue ade­lan­te y haz­lo!"

MC: Pa­ra es­tos re­por­ta­jes en en­tor­nos tan hos­ti­les, ¿jue­gas el pa­pel de ru­bia ton­ta?

No ne­ce­sa­ria­men­te. Una de las ven­ta­jas de ser mujer es que esos hom­bres no nos tie­nen mie­do. Son más abier­tos, creen que so­mos es­tú­pi­das y quie­ren ayu­dar. Les per­mi­te a es­tos ma­chos pre­su­mir, nos di­cen: "Pue­do ha­cer que su­ce­da cual­quier co­sa que quie­ras, no hay pro­ble­ma". Los re­por­te­ros mas­cu­li­nos tie­nen otro ti­po de re­la­ción con ellos, ba­sa­da en la ca­ma­ra­de­ría: se ha­cen ami­gos de es­tos ti­pos, se ríen jun­tos. Pa­ra no­so­tras, la ca­ma­ra­de­ría es im­po­si­ble.

MC: ¿Al­gu­na vez Ma­non o tú ha­béis si­do aco­sa­das se­xual­men­te?

Hi­ci­mos una his­to­ria so­bre los pi­ra­tas del pe­tró­leo en el del­ta del Ní­ger. To­do el mun­do nos ha­bía di­cho: "¡Te­ned cui­da­do con el je­fe pi­ra­ta, Ate­ke Tom, es un vio­la­dor!" Y lue­go agre­ga­ron: "Es­tos pi­ra­tas be­ben mu­cho, con­su­men dro­gas. No es­téis con ellos cuan­do co­mien­cen a be­ber". Pe­ro es­tá­ba­mos atra­pa­das en el man­glar con ellos, así que nues­tra úni­ca for­ma de sa­lir de esa si­tua­ción era pre­sen­tar­nos como las tí­pi­cas tías abu­rri­das y sin di­ve­rsión. El pro­ble­ma fue que Ate­ke Tom se enamo­ró de Ma­non... Le di­jo: "Me gus­tas. Es­ta no­che voy a tu ha­bi­ta­ción". En ese mo­men­to tie­nes que pen­sar muy rá­pi­do, pa­ra in­ven­tar­te una ex­cu­sa. Le di­je a Tom Ate­ke: "En Fran­cia, no ha­ce­mos es­te ti­po de co­sas. Si quie­res acos­tar­te con al­guien, pri­me­ro de­bes ca­sar­te". En­ton­ces él res­pon­dió: "No hay pro­ble­ma, ca­sé­mo­nos". De nue­vo, pen­sa­mos rá­pi­do y Ma­non res­pon­dió: "Ge­nial, es­toy fe­liz de ca­sar­me con­ti­go. Pe­ro ne­ce­si­to un ves­ti­do bo­ni­to y un ani­llo, y te­ne­mos que traer a nues­tros pa­dres aquí". Él es­tu­vo de acuer­do. Pri­me­ro hi­ci­mos las fotos y des­pués, sus mu­cha­chos nos lle­va­ron de vuel­ta a la ciu­dad, pa­ra que pu­dié­ra­mos com­prar el ves­ti­do y to­do lo que ne­ce­si­tá­ba­mos pa­ra una bo­da a la fran­ce­sa. Tra­ba­ja­mos du­ran­te dos días, pe­ro to­das las no­ches las pa­sá­ba­mos

«EN UN CON­FLIC­TO ES ME­JOR TE­NER AC­CE­SO A AM­BOS LA­DOS. LA IN­FOR­MA­CIÓN PAR­CIAL PRO­VO­CA ERRO­RES».

muer­tas de mie­do, amon­to­nan­do co­sas fren­te a la puer­ta de nues­tro dor­mi­to­rio pa­ra que no pu­die­ran en­trar... El epi­so­dio aca­bó bien, ya que el pi­ra­ta nos de­jó mar­char con al­go de dinero pa­ra nues­tras com­pras fe­me­ni­nas. Tan pron­to como nos de­ja­ron so­las en Port Art­hur, co­rri­mos y nos subimos en el pri­mer vue­lo a Eu­ro­pa.

Ocho años des­pués, tu­vi­mos que vol­ver a Ni­ge­ria pa­ra otra his­to­ria y nues­tro so­lu­cio­na­dor nos di­jo: "Si quie­res al­go en es­ta par­te del del­ta, ten­dréis que pre­gun­tar­le a Ate­ke Tom, ¡aho­ra se ha con­ver­ti­do en miem­bro del par­la­men­to!" Así que tu­vi­mos que re­gre­sar y ver­lo. Pe­ro fue muy cor­tés, y to­dos nos com­por­ta­mos como si na­da hu­bie­ra pasado…

MC: Tie­nes dos hi­jas. ¿Es po­si­ble ser pe­rio­dis­ta de gue­rra y se­guir tra­ba­jan­do du­ran­te el em­ba­ra­zo?

Es cier­to, no de­jé de tra­ba­jar... Una vez, en 2012, HBO me pi­dió que fue­ra a un tra­ba­jo, se­gui­da por un equi­po que es­ta­ba fil­man­do una se­rie so­bre fo­tó­gra­fos de gue­rra. El pro­yec­to era una ex­pe­di­ción a Su­dán del Sur pa­ra ras­trear al LRA (Ejér­ci­to de Re­sis­ten­cia del Se­ñor), una or­ga­ni­za­ción di­ri­gi­da por Jo­seph Kony, un lí­der que sa­quea­ba, vio­la­ba y vi­vía es­con­di­do en un bos­que en­tre Su­dán del Sur y la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. En ese mo­men­to, yo es­ta­ba em­ba­ra­za­da de cin­co meses de mi pri­mer hi­jo y me pre­gun­té: "¿De­be­ría acep­tar­lo? Es­to pa­re­ce un ries­go in­ne­ce­sa­rio". Pe­ro lue­go pen­sé en to­das las mu­je­res que su­fren y me di­je: "Si ellas pue­den, se­gu­ra­men­te yo tam­bién pue­do ha­cer es­to...".

MC: Y lo hi­cis­te...

Las tropas ugan­de­sas que nos lle­va­ban a es­ta ex­pe­di­ción sa­bían que íba­mos a ca­mi­nar diez ho­ras al día, ba­jo un ca­lor de jus­ti­cia, pla­ga­dos de mos­qui­tos, por lo que me ad­vir­tie­ron: "Eres una mujer, no se­rás ca­paz de aguan­tar." Res­pon­dí: "Lo ha­ré, no os preo­cu­péis, soy muy atlé­ti­ca" y me­tía tri­pa tan­to como po­día, pa­ra evi­tar mos­trar­les que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Y to­do sa­lió bien...

MC: Tus hi­jas aho­ra tie­nen 4 y 6 años. Cuan­do vuel­ves a ca­sa des­pués de un re­por­ta­je, ¿ne­ce­si­tas tiem­po pa­ra pa­sar de ser re­por­te­ra de gue­rra a ma­dre?

An­tes de te­ner hi­jos, siem­pre ha­bía un día o dos pre­vios a la par­ti­da cuan­do to­da­vía es­ta­ba fí­si­ca­men­te en ca­sa, pe­ro en mi ca­be­za ya es­ta­ba en ca­mino. Y su­ce­día lo mis­mo cuan­do vol­vía: ne­ce­si­ta­ba tiem­po pa­ra ate­rri­zar en ca­sa an­tes de pa­sar a la si­guien­te eta­pa. Aho­ra no ten­go ese lu­jo: vuel­vo a ca­sa y a las ni­ñas no les im­por­ta si ten­go jet-lag, si no he po­di­do dor­mir en el avión, si mi men­te to­da­vía es­tá en Iraq. Quie­ren mos­trar­me sus últimos di­bu­jos, quie­ren de­cir­me que es­ta per­so­na les dio es­te ves­ti­do y que su maes­tro les di­jo es­to o aque­llo ...

MC: ¿Ha­blas con ellas so­bre lo que ha­ces?

Cuan­do le di­je a la ma­yor que ha­bía es­ta­do en Iraq, ella di­jo: "Pe­ro ese es el lu­gar don­de las co­sas ar­den..." Creo que ne­ce­si­to con­tar­les par­te, pe­ro muy fil­tra­do, muy sua­vi­za­do...

MC: ¿Qué te ha en­se­ña­do tu tra­ba­jo so­bre las mu­je­res? Ha cam­bia­do mi vi­sión. Ten­de­mos a ver a las mu­je­res siem­pre como víc­ti­mas, ca­si con­sin­tien­do, un po­co pa­si­vas, y eso no es exac­to. En Af­ga­nis­tán, hay tan­tas mu­je­res fuer­tes y va­lien­tes que to­man las ar­mas, se con­vier­ten en mu­je­res po­li­cía, lu­chan con­tra los ta­li­ba­nes. Mu­je­res como Ma­la­lai Ka­kar, per­se­gui­da por los ta­li­ba­nes, ca­za­da y ase­si­na­da al fi­nal... Esa vi­sión de las mu­je­res que se de­jan per­se­guir por los hom­bres es tan ma­la, real­men­te me mo­les­ta. Las ves en los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos: con ca­si na­da, tra­tan de ha­cer más có­mo­do el es­pa­cio don­de vi­ven, usan su sua­vi­dad pa­ra tra­tar de com­pen­sar to­dos los ho­rro­res que sus hi­jos han pre­sen­cia­do, los bañan en­tre los es­com­bros, cuel­gan pe­que­ñas flo­res he­chas de te­la pa­ra ani­mar sus co­ber­ti­zos... En los cam­pos de re­fu­gia­dos, a menudo se ven hom­bres que no ha­cen na­da, duer­men, se de­pri­men, mien­tras que las mu­je­res tie­nen que se­guir son­rien­do, cui­dan­do a los ni­ños, in­ten­tan­do man­te­ner tan­ta nor­ma­li­dad como sea po­si­ble. MC: ¿Cuál se­rá tu pró­xi­mo re­por­ta­je?

Real­men­te me gus­ta­ría ir a Co­rea del Nor­te pa­ra en­tre­vis­tar a Kim Jong Un. Se ha con­ver­ti­do en una bro­ma re­cu­rren­te con Ma­non: las co­sas eran tan com­pli­ca­das en Ye­men, ne­ce­si­tá­ba­mos tan­tas au­to­ri­za­cio­nes, ha­bía tan­to true­que, que ca­da vez que tro­pe­zá­ba­mos con un obs­tácu­lo, bro­meá­ba­mos: "¡Apues­to a que se­rá más fá­cil en­trar en Co­rea del Nor­te!" Así que así es como nos lle­gó la idea...

MC: ¿Hay otros in­sur­gen­tes, otros "ma­los" que desea­rías ha­ber co­no­ci­do?

Oja­lá pu­die­ra ha­ber co­no­ci­do a los in­te­gran­tes de Daesh, pe­ro sin­ce­ra­men­te, ¡tam­bién me gus­ta vol­ver a ca­sa al fi­nal! Te­nía tan­tas pre­gun­tas pa­ra los ni­ños que se unie­ron a Daesh: ¿por qué de­jas­te to­das tus co­mo­di­da­des pa­ra ve­nir aquí? ¿Eres fe­liz aho­ra? Si pu­die­ras re­tro­ce­der en el tiem­po, ¿lo ha­rías de nue­vo? MC: Pe­ro eso hu­bie­ra si­do un pa­so de­ma­sia­do le­jos… Sí, to­tal­men­te. ¡No soy una sui­ci­da!

OHOUK, IRAQ, 2014. "Co­no­cí a Gul, una mujer ya­zi­dí de 19 años, que ha­bía si­do cap­tu­ra­da por Daesh, y su ma­ri­do ase­si­na­do. Fue ven­di­da como es­cla­va se­xual a un emir con su be­bé, pe­ro lo­gró es­ca­par. Ella desea per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to, ya que te­me el jui­cio de su co­mu­ni­dad y tam­bién que Daesh la atra­pe de nue­vo".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.