LUZ AZUL

Marie Claire España - - BELLEZA INVESTIGAC­IÓN -

Vol­ve­mos a ba­tir ré­cords, aun­que en es­ta oca­sión no sea mo­ti­vo de ale­gría: los es­pa­ño­les so­mos los ciu­da­da­nos eu­ro­peos que más tiem­po pa­sa­mos fren­te a la pan­ta­lla de al­gún ti­po de dis­po­si­ti­vo: 7,2 horas al día. Es­ta so­bre­ex­po­si­ción a la luz ar­ti­fi­cial (ya sea la del mó­vil, ta­blet, or­de­na­dor, te­le­vi­sor, fluo­res­cen­tes o LEDS) pue­de re­sul­tar no­ci­va, no so­lo pa­ra los ojos, sino tam­bién pa­ra la piel (y pa­ra el sue­ño). Aun­que en el ca­so de los da­ños en la piel, aún no exis­ten evi­den­cias su­fi­cien­tes que lo de­mues­tren. "Si nos re­fe­ri­mos a la luz azul den­tro del es­pec­tro vi­si­ble, sa­be­mos que las pan­ta­llas que uti­li­za­mos (or­de­na­do­res, mó­vi­les, etc.) tie­nen un efec­to so­bre la re­ti­na", ex­pli­ca Prie­to, "pe­ro en el ca­so de la piel, la emi­sión que

pro­du­cen no es su­fi­cien­te pa­ra me­dir efec­tos im­por­tan­tes. Sí tie­ne re­le­van­cia, en cam­bio, la luz vi­si­ble que emi­te la luz del sol, ya que es ca­paz de in­du­cir hiperpigme­ntación per­sis­ten­te en los fototipos más os­cu­ros". Y aña­de: "Pa­ra es­tas hi­per­pig­men­ta­cio­nes pro­du­ci­das por la luz vi­si­ble, los fil­tros UV, e in­clu­so los an­ti­oxi­dan­tes, no pa­re­cen ser efi­ca­ces, pe­ro sí son efec­ti­vos los óxi­dos de hie­rro. Esa es la ra­zón por la que los pro­duc­tos so­la­res que más pro­te­gen fren­te a la luz azul son aque­llos que tie­nen co­lor a ba­se de óxi­dos de hie­rro. Mi re­co­men­da­ción es cui­dar­se la piel fren­te a es­tas ra­dia­cio­nes, du­ran­te to­do el año, con fo­to­pro­tec­to­res con co­lor o con ma­qui­lla­jes con fac­tor de pro­tec­ción al­to" con­clu­ye. En cuan­to a los da­ños a la vis­ta que pro­du­cen las pan­ta­llas de los dis­po­si­ti­vos, se­gún el es­tu­dio di­ri­gi­do por la doc­to­ra Ma­ria­na Fi­guei­ro, di­rec­to­ra del pro­gra­ma 'Luz y sa­lud' del Light

Re­search Cen­ter, y que nos pro­por­cio­na Phi­lips, el da­ño en la re­ti­na que pue­de pro­du­cir la luz azul de una pan­ta­lla es me­nor al que pue­de pro­du­cir la lec­tu­ra so­bre un pa­pel en blan­co a ple­na luz del día. "Los po­ten­cia­les pro­ble­mas ocu­la­res pue­den ve­nir por la fal­ta de par­pa­deo e hi­dra­ta­ción del ojo o por el can­san­cio de­ri­va­do de un uso con­ti­nua­do, y no por el co­rrec­to uso de la luz azul de las mis­mas", acla­ra.

LA LUZ VI­SI­BLE DE ORI­GEN NA­TU­RAL INDUCE HIPERPIGME­NTACIÓN EN LOS FOTOTIPOS MÁS OS­CU­ROS

Age Pro­tect flui­do mul­ti­ac­ción, deUria­ge(38,06 ). �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.