MASCARILLA­S

Marie Claire España - - PLANETA MUJER -

Al ro­jo en un ár­bol de Na­vi­dad le pa­sa co­mo a la fi­gu­ri­ta de un fla­men­co en el sa­lón de un mi­llen­nial: tie­ne que estar pre­sen­te. En un cen­tro de for­ma­ción pro­fe­sio­nal de A Xun­quei­ra, en Pon­te­ve­dra, los alum­nos de un ci­clo de igual­dad de gé­ne­ro le hi­cie­ron al pino un to­tal look en blan­co y car­mín. De­co­ra­ron el ár­bol con tam­po­nes y com­pre­sas em­pa­pa­dos en pin­tu­ra ro­ja. Pro­tes­ta­ban por­que "os mo­les­ta más la san­gre de la mens­trua­ción que la de las mu­je­res ase­si­na­das".

Una ami­ga me pre­gun­tó có­mo lle­va­ba las com­pre­sas des­de el bol­so has­ta el cuar­to de ba­ño del tra­ba­jo. En una bol­si­ta. "¿Ves? Nos han en­se­ña­do a aver­gon­zar­nos". Nin­gu­na ver­güen­za. Mi de­ci­sión la ri­ge la mis­ma ra­zón por la que no anun­cio qué voy a ha­cer en el cuar­to de ba­ño an­tes de ir ni me plan­to un bi­ki­ni co­mo ves­ti­do de no­che. Es­té­ti­ca. Y en la pér­di­da de la es­té­ti­ca a los del ár­bol se les res­ba­ló la éti­ca. El 95,1% de los es­pa­ño­les, se­gún el úl­ti­mo CIS so­bre la per­cep­ción so­cial de la vio­len­cia de gé­ne­ro, cree que los ma­los tra­tos fí­si­cos con­tra las mu­je­res"de­ben ser siem­pre cas­ti­ga­dos". Es­pa­ña, con una de las ta­sas de ho­mi­ci­dios por vio­len­cia de gé­ne­ro más ba­jas de la UE (me­nos del 0,5 por ca­da 100.000, la ONU di­xit), es el se­gun­do país eu­ro­peo que ma­yor re­cha­zo mues­tra ha­cia la vio­len­cia ma­chis­ta. So­lo el 45% de las es­pa­ño­las, se­gún In­ti­mi­na, ve ta­bú en la re­gla. Pe­ro la emo­ción es au­to­má­ti­ca, un re­fle­jo. En­friar­la y fil­trar­la por el co­la­dor del co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­ye un es­fuer­zo sin re­com­pen­sa evi­den­te. Reac­cio­nar tras el im­pul­so, en cam­bio, in­te­gra de in­me­dia­to en un gru­po. Su­pu­rar afir­ma­cio­nes des­de una emo­ción re­men­da­da por el mie­do so­lo ra­ti­fi­ca que en los hu­ma­nos el mecanismo de su­per­vi­ven­cia ani­mal fun­cio­na. Pe­ro la ra­zón de­be do­mes­ti­car­lo. Un po­co. Lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que se es­ca­pe un par de ono­ma­to­pe­yas cuan­do Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez ex­pli­ca que lo im­por­tan­te es estar mo­ral­men­te en lo cier­to, no los fle­qui­llos de los da­tos. En un ví­deo, re­cor­da­ba la eu­ro­par­la­men­ta­ria Mai­te Pa­ga­zaur­tun­dúa que el mie­do y la men­ti­ra se con­ta­gian. Hay una res­pon­sa­bi­li­dad en lo que trans­mi­ti­mos, y en el metro quien no ha si­do cria­do por Bag­hee­ra y Ba­loo se pone la ma­ni­ta fren­te a la bo­ca al es­tor­nu­dar. Pa­ra la his­te­ria tam­bién hay mascarilla­s. Se lla­man pru­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.