POR BU­LE­RÍAS EN SI­LLA DE RUE­DAS

Marie Claire España - - SUMARIO - por Da­vid Ló­pez Ca­na­les fotos Su­sa­na Gi­rón

Co­no­ce la pri­me­ra com­pa­ñía pro­fe­sio­nal de fla­men­co que in­te­gra a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

EN EL UNI­VER­SO SIEM­PRE COM­PLE­JO Y CA­DA DÍA MÁS TÉC­NI­CO DEL BAI­LE FLA­MEN­CO, EL BAI­LAOR JO­SÉ GA­LÁN SE HA PRO­PUES­TO EL MÁS DI­FÍ­CIL TO­DA­VÍA: CREAR LA PRI­ME­RA COM­PA­ÑÍA PRO­FE­SIO­NAL QUE IN­TE­GRE A PER­SO­NAS CON DIS­CA­PA­CI­DA­DES. LO­LA LÓ­PEZ, LA PRI­ME­RA BAILAORA EN SI­LLA DE RUE­DAS, ES EL ME­JOR EJEM­PLO DEL RE­TO. AM­BOS INI­CIAN AHO­RA UNA GI­RA A DÚO POR ES­PA­ÑA Y OTRAS PAR­TES DEL MUN­DO PA­RA PO­DER HA­CER REAL EL SUE­ÑO.

Lo­la Ló­pez tie­ne 55 años y es de Te­rras­sa. "Des­de que na­cí que­ría ser bai­la­ri­na o ac­triz, pe­ro a los seis me­ses con­tra­je el vi­rus de la po­lio", arran­ca ella su bio­gra­fía. Es el co­mien­zo de una his­to­ria con una in­fan­cia en la que su ma­dre le de­cía que no te­nían di­ne­ro co­mo ex­cu­sa pa­ra no lle­var­la a la aca­de­mia de ba­llet en la que no la hu­bie­ran ad­mi­ti­do; en la que en el Ins­ti­tut del Tea­tre de Ca­ta­lu­ña, cuan­do te­nía 18 años, la ani­ma­ron a no pre­sen­tar si­quie­ra su so­li­ci­tud de ac­ce­so y en la que en­ton­ces se ol­vi­dó de­fi­ni­ti­va­men­te de su sue­ño y se de­di­có al ma­gis­te­rio. Una his­to­ria en la que con 40 años em­peo­ra­ron las se­cue­las de la en­fer­me­dad, se re­du­jo su mo­vi­li­dad, la pre­ju­bi­la­ron, se de­pri- mió y cuan­do sa­lía por fin de aquel tú­nel os­cu­ro, fa­lle­ció su ma­ri­do Pa­co.

DES­CU­BRIEN­DO LA DAN­ZA IN­TE­GRA­DA

Pe­ro tam­bién es una his­to­ria en la que su abue­lo, char­ne­go de Al­me­ría, le can­ta­ba co­plas, la lla­ma­ba gi­ta­ni­lla y le pe­día que bai­la­ra pa­ra él. En la que Lo­la, que era aún en­ton­ces Do­lors, veía a Lo­la Flo­res en la tele y se emo­cio­na­ba, y en la que esa es­pi­na cla­va­da ha­bía de­ja­do una he­ri­da que aún san­gra­ba. Has­ta que cua­tro años des­pués de mo­rir su ma­ri­do, cuan­do vol­vió por fin a aso­mar la ca­be­za, cuan­do to­da su vi­da ha­bía cam­bia­do ra­di­cal­men­te en tan po­co tiem­po, des­cu­brió al co­lec­ti­vo ca­ta­lán Liant la Tro­ca, que ha­cía dan­za in­te­gra­da. Pro­bó un día de en­sa­yo, llo­ró so­la en si­len­cio al sa­lir y fue cons­cien­te de nue­vo de que eso es lo que siem­pre so­ñó ha­cer. "Yo no sa­bía to­da­vía que en si­lla de rue­das se pu­die­ra bai­lar", con­fie­sa hoy. Pe­ro aún fal­ta­ba el giro fi­nal. Seis años bai­lan­do con ellos des­pués, a co­mien­zos de 2017, vio un anun­cio en Fa­ce­book de un ta­ller de fla­men­co que el bai­laor Jo­sé Ga­lán im­par­tía en el Fes­ti­val de Je­rez. Se apun­tó.

«VA­MOS A ROM­PER MU­CHOS MOL­DES Y TAM­BIÉN VA­MOS A RE­CI­BIR MU­CHAS CRí­TI­CAS»

Allí co­no­ció a Jo­sé y le "ma­ra­vi­lló su ar­te, su ener­gía y la es­te­la que de­ja", co­mo cuen­ta emo­cio­na­da. El fle­cha­zo fue mu­tuo. Él le pro­pu­so que se fue­ra con él a Se­vi­lla y ella no lo du­dó. En aquel ta­ller de Je­rez, Do­lors se con­vir­tió en Lo­la, el nom­bre de su ma­dre. "Va­mos a ser pio­ne­ros", le di­jo Jo­sé en­ton­ces. "Va­mos a rom­per mu­chos mol­des", con­ti­nuó. "Y tam­bién va­mos a re­ci­bir mu­chas crí­ti­cas", le avi­só.

Jo­sé Ga­lán si­gue sien­do hoy, con al­gu­nos años más, el pe­que­ño Pe­pe. Aquel ni­ño mo­reno y tra­vie­so de Ca­mas, Se­vi­lla, que em­pe­zó a bai­lar con sie­te años jun­to a sus tres her­ma­nos. El pe­que­ño Pe­pe que cre­cía, co­mo cuen­ta, apren­dien­do a vi­vir ajeno a las crí­ti­cas, sin im­por­tar­le "un pi­to" lo que otros di­je­ran de él por ser gay, por sa­lir, co­mo lo re­cuer­da, "con mi bi­ci­cle­ta con mi 'oso amo­ro­so' en la ces­ta". Y con­ti­núa sien­do tam­bién aquel ni­ño que per­dió a uno de sus her­ma­nos, Eduar­do, por un cáncer con so­lo diez años y que ya de­cía en­ton­ces que él, cuan­do fue­se ma­yor, lo que que­ría era po­der ayu­dar. Ga­lán con­ti­nuó cre­cien­do. Tam­bién en el fla­men­co. Com­ple­tó el con­ser­va­to­rio y con 18 años en­con­tró tra­ba­jo en un ta­blao en Se­vi­lla. "Lo me­jor pa­ra apren­der", co­mo di­ce, pe­ro tam­bién lo peor pa­ra "es­tro­pear­se", co­mo tam­bién con­fie­sa. A pe­sar de eso, de las ma­dru­ga­das fes­ti­vas fla­men­cas, du­ran­te el día si­guió es­tu­dian­do. Que­ría te­ner una sa­li­da al bai­le y se ma­tri­cu­ló en Pe­da­go­gía. Tam­bién en esa épo­ca de Se­vi­lla se fue a Ma­drid pa­ra bai­lar du­ran­te cin­co años con la com­pa­ñía de Sara Ba­ras. Pe­ro fue en la uni­ver­si­dad don­de, tras cur­sar una asig­na­tu­ra op­ta­ti­va que se lla­ma­ba 'La edu­ca­ción en la dan­za', re­cu­pe­ra­ría, co­mo Lo­la el su­yo de bai­lar, aquel sue­ño de ayu­dar que tu­vo des­de ni­ño y que ha con­ver­ti­do hoy en su gran vo­ca­ción jun­to al bai­le.

APREN­DI­ZA­JE PER­SO­NAL

El bai­laor lle­va des­de 2010 ha­cien­do lo que de­no­mi­na "fla­men­co inclusivo". Ta­lle­res, co­mo al que Lo­la asis­tió en Je­rez, con el fla­men­co co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo e in­te­gra­ción pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos, des­de afec­ta­dos de sín­dro­me de Down o per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da has­ta los pre­sos con en­fer­me­da­des men­ta­les de la pri­sión de Se­vi­lla, con­si­guien­do per­mi­so pa­ra tam­bién po­der im­par­tir­les sus cla­ses. Ca­si una dé­ca­da de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién de apren­di­za­je per­so­nal. Así ha des­cu­bier­to y asi­mi­la­do có­mo tra­ba­jar se­gún las di­fe­ren­tes dis­ca­pa­ci­da­des. Hoy sa­be que con los chi­cos con sín­dro­me de Down no hay un pa­trón co­mún. Que Re­yes Ver­ga­ra, con quien bai­la des­de ha­ce años, tie­ne tan­to ar­te so­bre el es­ce­na­rio co­mo po­ca dis­ci­pli­na pa­ra en­sa­yar. Le cues­ta me­mo­ri­zar los pa­sos. O que su

com­pa­ñe­ro He­lliot Baeza, cuerpo fi­bro­so y al­to de bai­la­rín ex­per­to, que ya ha­cía dan­za con­tem­po­rá­nea y que con­fie­sa ado­rar a Jo­sé "co­mo je­fe y co­mo bai­laor", pa­ra re­pa­sar un pa­so a mi­tad de una co­reo­gra­fía tie­ne que ha­cer­lo siem­pre des­de el co­mien­zo. Ga­lán lo lla­ma pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción. El im­pres­cin­di­ble pa­ra adap­tar el fla­men­co y su tra­ba­jo a esas ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. Des­de aga­rrar por de­trás a una mu­jer cie­ga pa­ra mos­trar­le los mo­vi­mien­tos a des­cu­brir que le­ves ges­tos vi­sua­les o la res­pi­ra­ción mis­ma per­mi­ten mar­car el com­pás a unos bai­la­ri­nes sor­dos que no es­cu­chan la mú­si­ca, co­mo le re­cor­da­ron al bai­laor en uno de los en­sa­yos cuan­do es­te, co­mo cuen­ta en­tre di­ver­ti­do y aver­gon­za­do, se em­pe­ña­ba en su­bir el vo­lu­men y en po­ner una y otra vez el mis­mo te­ma.

EJEM­PLOS HIS­TÓ­RI­COS

Du­ran­te es­tos años, Ga­lán ha tra­ba­ja­do tam­bién, pa­ra dar­le aún más fon­do a su pro­yec­to, en una te­sis doc­to­ral con ca­si una trein­te­na de ca­sos do­cu­men­ta­dos de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das que fue­ron gran­des del fla­men­co, co­mo el bai­laor En­ri­que el Co­jo o la can­tao­ra cie­ga la Ni­ña de la Pue­bla. Aun­que las historias que más le fas­ci­nan son las de dos bai­lao­res de me­dia­dos del si­glo XIX, el se­vi­llano Jo­sé Mi­ra­cie­los, a quien apo­da­ron así por­que un de­fec­to fí­si­co le im­pe­día aga­char la ca­be­za, y el li­na­ren­se En­ri­que El Jo­ro­bao.

Dos nom­bres ha­bi­tua­les en aque­lla épo­ca de los tea­tros y los ca­fés can­tan­tes y que hoy for­man par­te de la his­to­ria de aquel fla­men­co pri­mi­ge­nio co­mo pre­cur­so­res del za­pa­tea­do. Ga­lán va in­clu­so más allá. "Hay teo­rías que sos­tie­nen que co­men­za­ron a za­pa­tear pa­ra lla­mar la aten­ción, por los pro­ble­mas que te­nían de cin­tu­ra pa­ra arri­ba", ase­gu­ra. Sa­be que "no hay prue­bas cien­tí­fi­cas que lo de­mues­tren", pe­ro con­fie­sa que quie­re creer que fue así, "por­que la crea­ti­vi­dad y que­rer ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra sur­gen de la ne­ce­si­dad y de la ad­ver­si­dad".

Pe­ro esos ejem­plos his­tó­ri­cos van mu­cho más allá de lo anec­dó­ti­co. Por­que lo más in­tere­san­te y lla­ma­ti­vo de es­te fla­men­co inclusivo que ha­ce el bai­laor y co­reó­gra­fo no son esos ta­lle­res, sino el re­to que él se ha pro­pues­to: crear la pri­me­ra com­pa­ñía fla­men­ca pro­fe­sio­nal que in­te­gre a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y sin ella. Una com­pa­ñía sin ape­lli­do de "fla­men­co inclusivo" en la que se ex­plo­ten los re­cur­sos ex­pre­si­vos y ar­tís­ti­cos de to­dos sus ar­tis­tas, ten­gan o no dis­ca­pa­ci­da­des. Una com­pa­ñía en la que un za­pa­tea­do pue­da ha­cer­se con ta­co­nes, de pie so­bre las dos pier­nas, o con una si­lla de rue­das co­mo la que uti­li­za Lo­la pa­ra bai­lar, que es el más di­fí­cil to­da­vía al que Ga­lán se ha en­fren­ta­do. Una com­pa­ñía en la que, co­mo lo re­su­me, esas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que la in­te­gren sean tam­bién pro­fe­sio­na­les. Por eso, tras aquel ta­ller en Je­rez, le anun­ció a Lo­la que iban a abrir puer­tas y ser pio­ne­ros. Aquel día ella se con­ver­tía así en la pri­me­ra bailaora en si­lla de rue­das.

"A mí me da vuel­tas siem­pre en la ca­be­za la idea de sen­tir­me una in­tru­sa. Ese es mi di­le­ma in­terno. Ya me pa­sa­ba cuan­do ha­cía dan­za con­tem­po­rá­nea, que me pre­gun­ta­ba qué ha­bía he­cho yo pa­ra me­re­cer ese pues­to en la com­pa­ñía. Y aho­ra que ha­go fla­men­co, lo pien­so mu­cho más", con­fie­sa Lo­la. Ella te­nía y tie­ne las ga­nas. Pe­ro a la

«PER­SO­NAS CON DIS­CA­PA­CI­DAD FUE­RON GRAN­DES DEL FLA­MEN­CO CO­MO EL

BAI­LAOR EN­RI­QUE EL CO­JO O LA CAN­TAO­RA CIE­GA LA NI­ÑA DE LA PUE­BLA»

di­fi­cul­tad de bai­lar so­bre una si­lla de rue­das su­ma ade­más aho­ra la de no ve­nir del fla­men­co. Y eso im­pli­ca el es­fuer­zo aña­di­do de apren­der el com­pás de los di­fe­ren­tes pa­los y bai­lar si­guien­do el com­pli­ca­do rit­mo que ha­ce de es­ta una mú­si­ca úni­ca en el mun­do. "Lo­la tie­ne ilu­sión y pre­sen­cia es­cé­ni­ca, pe­ro a ni­vel fla­men­co aca­ba de em­pe­zar. Así que ne­ce­si­to unos años pa­ra pre­pa­rar­la más", ex­pli­ca Ga­lán. Por eso, co­mo cuen­tan am­bos, es du­ro con ella. "¡El com­pás, no te sal­gas de com­pás!", le re­pi­te, una y otra vez en los en­sa­yos, en la que es pro­ba­ble­men­te la frase más re­pe­ti­da en to­das las es­cue­las de fla­men­co. El re­sul­ta­do del tra­ba­jo de am­bos, sin em­bar­go, da ya sus fru­tos: sue­ños reales de cuer­pos po­si­bles es el es­pec­tácu­lo a dúo que ha­cen y con el que han co­men­za­do es­te año a gi­rar por Es­pa­ña y a lle­var­lo a fes­ti­va­les ex­tran­je­ros, en si­tios co­mo Dus­sel­dorf, Fran­cia, Co­rea o Mé­xi­co. "Yo lo veo ge­nial. Una per­so­na con sín­dro­me de Down o en si­lla de rue­das, si tie­ne cons­tan­cia con el ar­te, pue­de ser pro­fe­sio­nal del fla­men­co, co­mo pue­de ser­lo un ja­po­nés". La can­tao­ra se­vi­lla­na In­ma La Car­bo­ne­ra, que for­ma par­te de la com­pa­ñía, es di­rec­ta y ro­tun­da. "Creo que es ne­ce­sa­rio pa­ra el fla­men­co. Los ar­tis­tas pue­den apren­der mu­cho de un pro­yec­to co­mo es­te. Eso de que el fla­men­co tie­ne que ser un gi­tano mo­reno lo veo an­ti­guo. Y sé que los or­to­do­xos lo van a cri­ti­car más que el res­to del pú­bli­co. Pe­ro tam­bién sé que esos or­to­do­xos son la man­za­na po­dri­da del fla­men­co", di­ce.

MU­CHO AR­TE

Esa es la fron­te­ra fi­nal que Jo­sé Ga­lán quie­re tras­pa­sar. Lo­grar que se apre­cie el ar­te en esas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des más allá de es­tas. Que al pú­bli­co le gus­te o no y opi­ne co­mo ha­ría con cual­quier otra com­pa­ñía fla­men­co. Sin pa­ter­na­lis­mos ni pre­jui­cios. Pe­ro ahí es­tá, a su fa­vor, la pro­pia his­to­ria de es­ta mú­si­ca. El he­cho de que los fla­men­cos fue­ran, co­mo lo des­cri­bía el gui­ta­rris­ta Pa­co de Lu­cía, "el lum­pen del lum­pen" que era An­da­lu­cía en Es­pa­ña. La reali­dad que cuen­ta có­mo el fla­men­co na­ció de la mar­gi­na­ción y có­mo es­ta no de­ja de ser otra dis­ca­pa­ci- dad. Y tam­bién es­tá el ejem­plo de los pro­pios ar­tis­tas. Tan­to los an­ti­guos so­bre los que Ga­lán es­tu­dia co­mo los con­tem­po­rá­neos. Bai­lao­ras co­mo la Cha­na, que bai­la sen­ta­da, a quien el bai­laor ci­ta re­cu­rren­te­men­te co­mo un ejem­plo pa­ra él. O to­das esas gi­ta­nas ya vie­jas que exu­dan ar­te bai­lan­do a com­pás en cuan­to las pal­mas sue­nan y que re­cuer­dan esa frase del maes­tro Ran­ca­pino que tan­to le gus­ta tam­bién a Ga­lán, la de que el fla­men­co se can­ta con fal­tas de or­to­gra­fía.

Lo­la Ló­pez, bailaora en si­lla de rue­das, so­bre el es­ce­na­rio del Tea­tro Ala­me­da de Se­vi­lla, jun­to a Jo­sé Ga­lán, du­ran­te la Bie­nal de Fla­men­co de Se­vi­lla 2018.

So­bre es­tás lí­neas, la bailaora Re­yes Ver­ga­ra (dcha.), Jo­sé Ga­lán (cen­tro) du­ran­te un en­sa­yo. En la otra pá­gi­na, Ma­ca­re­na Vilches, in­tér­pre­te de len­gua­je de sig­nos, una bailaora en si­lla de rue­das y otra par­ti­ci­pan­te con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual.

So­bre es­tas lí­neas, a la iz­da., la bailaora Pa­tri­cia Gar­cía. A la dcha., de arri­ba aba­jo, He­lliot Baeza en­sa­ya fren­te al es­pe­jo El Apren­diz de Ma­go;los alum­nos de los ta­lle­res de fla­men­co de Jo­sé Ga­lán se des­pi­den emo­cio­na­dos de él al fi­nal de cur­so; y Lo­la Ló­pez, re­pa­san­do el guion. En la otra pá­gi­na, Lo­la Ló­pez y Jo­sé Ga­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.