EL TA­MA­ÑO IM­POR­TA

EL TA­MA­ñO DEL PENE ES UNO DE LOS TE­MAS QUE MÁS AM­PO­LLAS Y DO­LO­RES DE CA­BE­ZA LE­VAN­TA. POR ESO MIS­MO, HE­MOS DE­CI­DI­DO ESTUDIARLO A FON­DO PA­RA QUE OB­TEN­GAS LAS RES­PUES­TAS QUE NE­CE­SI­TAS.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Ra­quel Graña

To­do lo que siem­pre ha­bías que­ri­do sa­ber so­bre el... pene.

Si se­rá el ta­ma­ño de su miem­bro vi­ril el co­rrec­to o no es al­go que los hom­bres se cues­tio­nan más a me­nu­do de lo que nos po­da­mos ima­gi­nar. Mu­chos acu­den a mi con­sul­ta pa­ra pre­gun­tár­me­lo, ob­se­sio­na­dos por dón­de co­men­zar a me­dir­lo y por la pe­que­ña di­fe­ren­cia de unas dé­ci­mas. Por es­to mis­mo, de­be­mos dar­le la im­por­tan­cia que tie­ne y no to­mar­lo a bro­ma. Oca­sio­na mu­chos pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma, ma­les­tar y an­sie­dad an­te las re­la­cio­nes de pa­re­ja.

La re­vis­ta mé­di­ca BJUIn­ter­na­cio­nal pu­bli­có un es­tu­dio so­bre el ta­ma­ño del pene, en una mues­tra de 15.521 hom­bres. El ob­je­ti­vo de la in­ves­ti­ga­ción era de­ter­mi­nar cuál era la me­dia. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, la pro­por­ción pro­me­dio del miem­bro en es­ta­do de erec­ción es de 13,12 cen­tí­me­tros, mien­tras que en es­ta­do de re­po­so es de 9,16 cen­tí­me­tros.

En di­cho es­tu­dio, so­la­men­te se en­con­tra­ron 5 de ca­da 100 hom­bres que lle­ga­ban a los 16 cen­tí­me­tros en erec­ción.

¿Y en Es­pa­ña? La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de An­dro­lo­gía de­cla­ra que la me­dia del pene en erec­ción en nues­tro país es de 13,58 cen­tí­me­tros, con un diá­me­tro de 3,82. Pa­ra ave­ri­guar es­tas me­di­das lle­va­ron a ca­bo un es­tu­dio en 582 va­ro­nes de 22 a 75 años. Te­nien­do en cuen­ta es­tos da­tos, sur­ge una pre­gun­ta in­tere­san­te: ¿Qué es lo que pre­fe­ri­mos las mu­je­res?

Un es­tu­dio rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos con 75 mu­je­res de eda­des en­tre los 18 y 65 años po­ne de ma­ni­fies­to que pre­fie­ren un pene li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la me­dia. Es de­cir, sus gus­tos sue­len si­tuar­se en torno a los 15 o 16 cen­tí­me­tros.

En otra in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo pa­ra ave­ri­guar las opi­nio­nes de am­bos se­xos con res­pec­to a las di­men­sio­nes del miem­bro, se en­con­tra­ron otros da­tos. Pa­ra ello se reali­zó una en­cues­ta en in­ter­net a 52.031 per­so­nas he­te­ro­se­xua­les en­con­tran­do que el 66% de los hom­bres con­si­de­ra­ba su pene co­mo pro­me­dio, el 22% co­mo gran­de y el 12% co­mo pe­que­ño. Por su par­te, las mu­je­res, un 85% es­ta­ba sa­tis­fe­cha con el ta­ma­ño de su pa­re­ja, in- de­pen­dien­te­men­te de con­si­de­rar­se den­tro de la me­dia o no.

¿A qué pue­de de­ber­se es­to? Es­te 85% de sa­tis­fe­chas con el ta­ma­ño de sus pa­re­jas pue­de de­ber­se a que sus re­la­cio­nes son pla­cen­te­ras, a que se cen­tran en otros aspectos di­fe­ren­tes al coi­to o a que los mo­vi­mien­tos y la fric­ción son los ade­cua­dos. No so­lo im­por­ta el ta­ma­ño, tam­bién la des­tre­za con la que se uti­li­za el miem­bro.

¿Se pue­de al­can­zar el or­gaS­mo ME­DIAN­TE LA PE­NE­TRA­CIÓN?

En otros ar­tícu­los he­mos ha­bla­do de que el pun­to de pla­cer fe­me­nino es el clí­to­ris. Si bien, co­mo pro­fe­sio­nal de la se­xo­lo­gía tra­ba­jo en con­sul­ta con mu­je­res pa­ra que lo­gren al­can­zar el or­gas­mo me­dian­te la es­ti­mu­la­ción va­gi­nal, y he de de­cir que sí es po­si­ble ex­pe­ri­men­tar­lo. Lo que de­be­mos ha­cer es cam­biar el chip que nos ha trans­mi­ti­do la so­cie­dad de que el "se­xo" o las re­la­cio­nes eró­ti­cas so­la­men­te son coi­tos, pe­ne­tra­cio­nes con mo­vi­mien­tos de vai­vén de den­tro afue­ra.

Es­to mu­chas ve­ces lo que ha­ce es ma­cha­car a la per­so­na, en lu­gar de ha­cer­la dis­fru­tar. Hay que ir más allá y prac­ti­car los gi­ros de ca­de­ra, más len­tos, más pe­que­ños. En pa­la­bras de Ro­sa, una pa­cien­te que tu­ve en con­sul­ta pa­ra tra­tar es­ta si­tua­ción: "Pen­sa­ba que era im­po­si­ble te­ner or­gas­mos va­gi­na­les. Nun­ca los ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Es­ta­ba can­sa­da de rea­li­zar el coi­to por­que la so­cie­dad de­cía que eso era

la me­di­da en eS­Ta­do de erec­ciÓn eS de

13,12 cen­Tí­me­TroS, y de 9,16 en re­po­So

una re­la­ción se­xual. Dis­fru­ta­ba con el clí­to­ris y otras par­tes del cuerpo, pe­ro el coi­to era un su­pli­cio". El pro­ble­ma re­cae mu­chas ve­ces en la pre­sión so­cial, co­mo ella co­men­ta. Por suer­te, se pue­de sa­lir de ahí, sen­si­bi­li­zar la zona, ju­gar con otras par­tes del cuerpo pa­ra sentir un gran pla­cer e in­clu­so, ir más allá, co­mo tra­ba­jar la ener­gía se­xual co­mo fuen­te de pla­cer o más co­no­ci­do co­mo"se­xo tán­tri­co". Pe­ro so­bre es­to, ha­bla­re­mos en de­ta­lle en otro ar­tícu­lo.Por otra par­te, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que hay pos­tu­ras ade­cua­das pa­ra pe­nes pe­que­ños y pa­ra pe­nes gran­des. No to­do se pue­de ha­cer con to­dos, por lo que siem­pre hay que tra­tar de bus­car la me­jor for­ma de es­ti­mu­la­ción pa­ra am­bos.

4 POS­TU­RAS PA­RA PE­NES PE­QUE­ÑOS

La bi­blio­gra­fía mé­di­ca mues­tra que hay mi­cro­pe­nes que no lo­gran su­pe­rar el cen­tí­me­tro de ta­ma­ño en erec­ción. Es de­cir, se­rían si­mi­la­res vi­sual­men­te al clí­to­ris de la mu­jer. Sue­le ir aso­cia­do con anomalías re­la­cio­na­das con la de­fi­cien­cia de an­dró­ge­nos o in­sen­si­bi­li­dad a es­tos. Si bien, res­pi­ra. Es muy di­fí­cil que te en­cuen­tres con uno de es­tos ca­sos. Lo ha­bi­tual es que el pene es­té por los 10 o 12 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud.

La ex­pe­rien­cia de Ce­ci­lia es muy re­ve­la­do­ra: "Le pre­gun­té si ya es­ta­ba den­tro, por­que no sentía na­da. Así que ima­gi­né que igual ha­bía me­ti­do la pun­ta y na­da más. Cuan­do me di­jo que es­ta­ba to­do den­tro pu­se los ojos en blan­co y pen­sé, Oh my God!, es­to no me pue­de es­tar pa­san­do a mí'. Pues sí, me pa­só, y mis ami­gas se rie­ron un mon­tón cuan­do se lo con­té… Voy a te­ner que pe­dir­les una ficha téc­ni­ca an­tes de acos­tar­me con ellos", de­cla­ra.

Si se uti­li­zan pos­tu­ras eró­ti­cas que pro­duz­can ma­yor fric­ción, es­to se pue­de sol­ven­tar pa­ra que am­bos dis­fru­téis de la rel ación. Las más ha­bi­tua­les son l as si­guien­tes:

1 DO­MI­NA­CIÓN DE AFRODITA

Él se sien­ta en una si­lla con los bra­zos caídos a am­bos la­dos y las ma­nos en­tre­la­za­das por de­trás del res­pal­do. Ella se sien­ta en­ci­ma e in­tro­du­ce el pene. Rea­li­za mo­vi­mien­tos de vai­vén, ha­cia de­lan­te o ha­cia atrás con la ca­de­ra, ha­cia arri­ba o aba­jo. El ob­je­ti­vo de es­ta bús­que­da es ha­llar el lu­gar que te pro­vo­ca más pla­cer en tu in­te­rior. Co­mo tú eres la que do­mi­na los ro­ces y la fric­ción, tam­bién eres la en­car­ga­da de ave­ri­guar qué mo­vi­mien­to te ayu­da a lle­gar al éx­ta­sis. Es­ta pos­tu­ra ayu­da a lle­gar más fá­cil­men­te al or­gas­mo en la mu­jer por­que tú tie­nes el con­trol, en to­do mo­men­to, de tu pro­pio dis­fru­te.

2 EL OFRE­CI­MIEN­TO

La pos­tu­ra de ofre­ci­mien­to con­sis­te en co­lo­car­se de es­pal­das a él pa­ra que te pe­ne­tre des­de atrás. Pa­ra que no sea una sim­ple po­si­ción de cua­tro apo­yos, lo que po­déis ha­cer es ju­gar con una me­sa. Súbete en la me­sa, pon­te en los cua­tro apo­yos de tus ma­nos y tus pier­nas y echa el cu­lo pa­ra atrás. De es­ta for­ma, tu ab­do­men que­da­rá en­ci­ma de tus ro­di­llas y es­ta­rás do­bla­da so­bre ti mis­ma. Ase­gú­ra­te de es­tar en el bor­de de la me­sa pa­ra que que­de el hue­co per­fec­to pa­ra la pe­ne­tra­ción. Es una pos­tu­ra muy pro­fun­da, que pro­du­ce un ro­ce y un pla­cer muy in­ten­so.

3 EL MI­SIO­NE­RO ADAP­TA­DO

Es­ta po­si­ción con­sis­te en que tú es­tés acos­ta­da so­bre tu es­pal­da con las pier­nas ce­rra­das y él se co­lo­que en­ci­ma de ti y te pe­ne­tre. El te­ner las pier­nas ce­rra­das ayu­da­rá a sentir una ma­yor fric­ción y se­rá más sen­ci­llo lle­gar al or­gas­mo.

Si os sen­tís ani­ma­dos, po­déis pro­bar la mis­ma po­si­ción de es­pal­das. Tú tum­ba­da bo­ca aba­jo en la ca­ma, o su­per­fi­cie, con las pier­nas ce­rra­das y él pe­ne­trán­do­te des­de atrás.

4 LA ULTRAPROFU­NDA

Una ven­ta­ja de los pe­nes pe­que­ños fren­te a los gran­des es que se pue­de ju­gar con pos­tu­ras muy pro­fun­das pa­ra ge­ne­rar un gran pla­cer. Los cen­tí­me­tros de más en es­te ca­so se­rían muy per­ju­di­cia­les ya que po­drían cau­sar da­ño in­terno. En es­ta po­si­ción te tum­bas bo­ca arri­ba en la es­qui­na de una me­sa o su­per­fi­cie y él te su­je­ta las ca­de­ras y te atrae ha­cia

dos co­ji­nes en las nal­gas. De es­ta for­ma, gra­cias a la ele­va­ción de la ca­de­ra la pe­ne­tra­ción se­rá más in­ten­sa.

Aho­ra que ya co­no­ces cuá­les son las pos­tu­ras pa­ra idea­les pa­ra pe­nes pe­que­ños, ¡ pue­des co­men­zar a prac­ti­car! Eso sí, tam­bién son idea­les pa­ra ta­ma­ños co­mo 13, 14 o in­clu­so 15 cen­tí­me­tros. Prue­ba y ¡cuéntanos cuál te gus­ta más!

4 POS­TU­RAS PA­RA PE­NES GRAN­DES

Un pun­to im­por­tan­te en re­la­ción con los pe­nes gran­des es que hay que te­ner en cuen­ta la fle­xi­bi­li­dad y am­pli­tud de la va­gi­na. Si no hay una co­rrec­ta ex­ci­ta­ción y lu­bri­ca­ción, la pe­ne­tra­ción pue­de lle­gar a do­ler e in­clu­so irri­tar la zona. So­bre el te­ma, Ale­jan­dra nos pue­de con­tar su ex­pe­rien­cia: "Tu­ve re­la­cio­nes con un chi­co que te­nía un pene de unos 17 o 18 cen­tí­me­tros. ¡Me pa­re­ció bru­tal! Y lo cier­to es que me ex­ci­tó mu­cho, pe­ro des­pués, so­lo me en­tra­ba al­go más de la mi­tad. Mi va­gi­na no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra tan­to ma­te­rial".

Es­to es más ha­bi­tual de lo que pue­das ima­gi­nar. Mu­chos miem­bros gran­des no lo­gran en­trar com­ple­ta­men­te por­que pue­den ha­cen da­ño y no hay es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra ellos. Si bien, en al­gu­nos mo­men­tos pun­tua­les de gran ex­ci­ta­ción o me­dian­te el tra­ba­jo de la fle­xi­bi­li­dad va­gi­nal, se pue­de lo­grar ( aun­que no es ne­ce­sa­rio). Acla­ra­do es­to, ¡va­mos a re­pa­sar las pos­tu­ras eró­ti­cas ade­cua­das pa­ra pe­nes gran­des!

1 LA CU­CHA­RI­TA DESCANSADA

Con­sis­te en que os pon­gáis de la­do. Tú de­lan­te de él. De es­ta for­ma, la pe­ne­tra­ción se rea­li­za des­de atrás. Es una bue­na po­si­ción, ya que el pene en­tra más len­ta­men­te y hay que ir con más cui­da­do. Ade­más, se ne­ce­si­ta un ta­ma­ño me­dio o más gran­de pa­ra que se pue­da rea­li­zar có­mo­da­men­te.

2 LA FLOR DE LO­TO

Una po­si­ción vá­li­da so­la­men­te si tu pa­re­ja es un po­co fle­xi­ble ya que, si no, se can­sa­rá fá­cil­men­te. Él se sien­ta con las pier­nas cru­za­das. Es de­cir, la tí­pi­ca pos­tu­ra de "in­dio" en el sue­lo, y tú te co­lo­cas en­ci­ma con am­bas pier­nas a ca­da la­do de él. Es­ta es una mo­da­li­dad. De es­ta for­ma, tú de­ci­des có­mo rea­li­zar los mo­vi­mien­tos y cuán­tos cen­tí­me­tros in­tro­du­cir en tu in­te­rior. Una va­rian­te más pro­fun­da es la de co­lo­car las pier­nas al­re­de­dor de su cuerpo.

3 LA RO­MÁN­TI­CA EN­TRE­LA­ZA­DA

Es una pos­tu­ra un po­co más com­ple­ja que las an­te­rio­res, pe­ro fá­cil de rea­li­zar una vez ad­quie­ras el há­bi­to. En ella am­bos es­táis de la­do, mi­rán­doos. Tú subes una pier­na a la al­tu­ra de la ca­de­ra de él, ro­deán­do­lo. De es­ta for­ma, él te pue­de pe­ne­trar y vues­tras ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res que­dan en­tre­la­za­das. Re­sul­ta per­fec­ta pa­ra ha­cer­se ca­ri­cias o dar­se be­sos a me­di­da que se lle­va a ca­bo la pe­ne­tra­ción.

4 LA EN­TRE­GA DE­LI­CIA

Tú te tum­bas bo­ca­ba­jo, con las pier­nas li­ge­ra­men­te abier­tas mien­tras él te pe­ne­tra des­de atrás. La di­fe­ren­cia es que en es­ta pe­ne­tra­ción el hom­bre no es­tá acos­ta­do so­bre ti, es­tá sen­ta­do. Se sien­ta en­ci­ma de tus pier­nas por la par­te de atrás y rea­li­za mo­vi­mien­tos de vai­vén ha­cia tu in­te­rior. Es una pos­tu­ra muy pro­fun­da que re­quie­re que an­tes reali­céis otra de for­ma pre­via, co­mo la flor de lo­to, pa­ra fa­vo­re­cer la ex­ci­ta­ción y la fle­xi­bi­li­dad in­ter­na.

«LA SO­CIE­DAD SI­GUE SIEN­DO AR­CAI­CA­MEN­TE FA­LO­CÉN­TRI­CA Y COI­TO­CÉN­TRI­CA»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.