MIRANDA KERR, EN CUERPO Y AL­MA

A SUS 35 AÑOS, LA MO­DE­LO HA EN­CON­TRA­DO EL EQUI­LI­BRIO PA­RA GES­TIO­NAR SU NE­GO­CIO Y LLE­VAR UNA VI­DA IDÍ­LI­CA JUN­TO A SUS DOS HI­JOS Y SU MA­RI­DO.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Ale­xan­dra Carl­ton y Ro­cío Agui­le­ra fotos Nino Muñoz

De los ne­go­cios a la fa­mi­lia, pa­re­ce que la su­per­mo­de­lo lo ha­ce to­do bien.

Miranda Kerr tie­ne fa­ma de te­ner­lo to­do siem­pre con­tro­la­do: si­gue una die­ta or­gá­ni­ca es­tric­ta, cum­ple re­li­gio­sa­men­te su ho­ra­rio de yo­ga y me­di­ta­ción y has­ta co­rrió el ru­mor (que no es cier­to) de que es­pe­ró has­ta des­pués de ca­sar­se –en 2017– pa­ra con­su­mar la re­la­ción con su se­gun­do es­po­so, Evan Spie­gel, de 28 años y fun­da­dor de Snap­chat. Vi­ve en Los Án­ge­les jun­to a su ma­ri­do y sus dos hi­jos: Flynn, de sie­te años, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Or­lan­do Bloom – con quien es­tu­vo ca­sa­da en­tre 2010 y 2013– y Hart, un be­bé de un año con­ce­bi­do en su re­la­ción ac­tual. En­tre sus pla­nes más cer­ca­nos no des­car­ta am­pliar la fa­mi­lia Spie­ge­lKerr: "Lle­ga­rá en al­gún mo­men­to por­que me en­can­ta ser ma­dre, es una de las co­sas más gra­ti­fi­can­tes", re­ve­la­ba Kerr a una emi­so­ra de ra­dio de Syd­ney a prin­ci­pios de es­te año. A sus 35 años (em­pe­zó co­mo mo­de­lo a los 13) com­bi­na el es­ti­lo de vi­da de la jet set holly­woo­dien­se jun­to a su exi­to­so ne­go­cio, la fir­ma de cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca cer­ti­fi­ca­da Ko­ra Or­ga­nics. La mar­ca aca­ba de ate­rri­zar en Es­pa­ña, pe­ro se lan­zó al mer­ca­do en 2009 y se es­ti­ma que ha in­cre­men­ta­do su ri­que­za per­so­nal en 52 mi­llo­nes de dó­la­res.

¿Có­mo es un día tí­pi­co en su fa­mi­lia? Co­mien­za tem­prano, cuan­do Evan sa­le de ca­sa al­re­de­dor de las cin­co y me­dia pa­ra ir a tra­ba­jar, mien­tras yo me to­mo mi tiem­po pa­ra me­di­tar o es­ti­rar. Des­pués lle­vo a mi hi­jo Flynn a la es­cue­la y me di­ri­jo a las ofi­ci­nas de Ko­ra, que es­tán cer­ca de mi ca­sa. Mi hi­jo Hart tie­ne su pro­pia cu­na en el des­pa­cho; él ya es­tá acos­tum­bra­do a dor­mir la sies­ta mien­tras es­toy tra­ba­jan­do y ten­go reunio­nes. Ten­go mu­cha suer­te al po­der lle­var a mi hi­jo pe­que­ño a tra­ba­jar. ¿Su­per­vi­sa ca­da pa­so de la em­pre­sa? Sí, des­de los in­gre­dien­tes que uti­li­za­mos, has­ta el plan de mar­ke­ting o la pu­bli­ci­dad. ¿Cuál es la par­te más di­fí­cil de ser mo­de­lo, empresaria y ma­dre al mis­mo tiem­po?

Ser ma­dre y di­ri­gir un ne­go­cio es un ma­la­ba­ris­mo. No hay dos días que sean real­men­te igua­les, pe­ro ha­go to­do lo po­si­ble pa­ra in­ten­tar cum­plir con un ho­ra­rio y una agen­da y pa­sar el día con la ma­yor cal­ma po­si­ble. ¿De dón­de vie­nen sus con­vic­cio­nes or­gá­ni­cas y de mind­ful­ness? Fui muy afor­tu­na­da por­que cre­cí en una fa­mi­lia que me en­se­ñó la im­por­tan­cia de la sa­lud, el bie­nes­tar y el cui­da­do per­so­nal des­de una edad muy tem­pra­na. Mis pa­dres y abue­los desem­pe­ña­ron un pa­pel muy im­por­tan­te.

«SER MA­DRE Y DI­RI­GIR UN NE­GO­CIO ES UN MA­LA­BA­RIS­MO. NO HAY DOS DÍAS IGUA­LES»

¿Qué le ins­pi­ró pa­ra crear Ko­ra Or­ga­nics? No en­con­tra­ba pro­duc­tos or­gá­ni­cos cer­ti­fi­ca­dos que tu­vie­ran los re­sul­ta­dos que yo que­ría, así que co­men­cé a tra­ba­jar con un equi­po y creé una po­de­ro­sa ga­ma de pro­duc­tos con in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos cer­ti­fi­ca­dos que des­in­to­xi­can la piel y la re­nue­van. ¿Por qué in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos y na­tu­ra­les cer­ti­fi­ca­dos? Por una ra­zón muy sim­ple, lo que po­nes en tu piel se ab­sor­be di­rec­ta­men­te en el to­rren­te san­guí­neo. Nues­tros pro­duc­tos es­tán for­mu­la­dos con in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos cer­ti­fi­ca­dos al­ta­men­te ac­ti­vos y es­tán li­bres de pro­duc­tos quí­mi­cos no­ci­vos y to­xi­nas. Ca­da pro­duc­to tam­bién lle­va un se­llo que ga­ran­ti­za que cum­ple con to­das las nor­mas y re­gu­la­cio­nes or­gá­ni­cas cer­ti­fi­ca­das.

¿ Cam­bió su ru­ti­na de be­lle­za du­ran­te el em­ba­ra­zo? Con­ti­nué uti­li­zan­do los mis­mos pro­duc­tos de Ko­ra Or­ga­nics. Pa­ra man­te­ner la piel del cuerpo sua­ve e hi­dra- ta­da, uti­li­cé el bál­sa­mo cor­po­ral No­ni Glow y el acei­te pa­ra el cuerpo No­ni Glow, dos ve­ces al día. Es­ta com­bi­na­ción es su­per­nu­tri­ti­va y me ayu­dó a pre­ve­nir las es­trías an­tes, du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo.

Se ha­bló mu­cho en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de có­mo ha­bía cam­bia­do su cuerpo du­ran­te el em­ba­ra­zo. Es im­por­tan­te, co­mo mu­je­res, ser ama­bles con no­so­tras mis­mas y no pre­sio­nar­nos pa­ra que ten­ga­mos que vol­ver a es­tar en for­ma des­pués de dar a luz. Pa­san nue­ve me­ses mien­tras cre­ce den­tro de ti un her­mo­so be­bé y po­drías tar­dar diez me­ses, o más, pa­ra sen­tir­te bien en tra­je de ba­ño.

¿Cuál es su pró­xi­mo pa­so? Quie­ro ani­mar y ayu­dar a en­se­ñar a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas po­si­ble lo im­por­tan­te que es uti­li­zar pro­duc­tos or­gá­ni­cos pa­ra el cui­da­do de nues­tra piel. Por ejem­plo, la gen­te aho­ra se preo­cu­pa mu­cho por co­mer alimentos or­gá­ni­cos y no pro­ce­sa­dos, pe­ro no siem­pre pien­san en to­dos los pro­duc­tos quí­mi­cos co­ti­dia­nos que usan y se po­nen en la piel.

«LO QUE PO­NES EN TU PIEL SE AB­SOR­BE DI­REC­TA­MEN­TE EN EL TO­RREN­TE SAN­GUÍ­NEO»

Miranda Kerr lle­va cha­que­ta de Ste­lla McCart­ney; ba­ña­dor de Mat­teau Swim; fal­da de Max Ma­ra, y pen­dien­tes de Tiffany & Co. En la otra pá­gi­na, top de Scan­lan Theo­do­re; pan­ta­lo­nes de Max Ma­ra; za­pa­tos de Ta­ma­ra Me­llon, y pen­dien­tes de Loui­se Ol­sen x Alex and Traha­nas.

La mo­de­lo lle­va cha­que­ta y pan­ta­lón, de Lee Mat­hews; body, de Acne Stu­dios, y pen­dien­tes, de Georg Jen­sen.

Miranda Kerr lle­va ves­ti­do, de De­rek Lam 10 Crosby, y pen­dien­tes y bra­za­le­te, de Tiffany & Co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.