TO­DA­VÍA FAL­TAN

RA­QUEL YOT­TI, DIRECTORA DEL CEN­TRO DE SA­LUD CAR­LOS III Y CON UNA DES­TA­CA­DA CA­RRE­RA IN­VES­TI­GA­DO­RA A SUS ES­PAL­DAS, DE­NUN­CIA LAS DI­FI­CUL­TA­DES QUE TO­DA­VÍA TIE­NEN QUE AFRON­TAR LAS MU­JE­RES PA­RA TE­NER PUES­TOS DE RES­PON­SA­BI­LI­DAD EN LA CIEN­CIA.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Glo­ria Váz­quez

Vo­ces acre­di­ta­das de­nun­cian la fal­ta de mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en la cien­cia.

Las mu­je­res apor­tan un va­lor úni­co a los equi­pos de tra­ba­jo". Ese es el men­sa­je esen­cial que la doc­to­ra Yot­ti nos de­ja cla­ro du­ran­te la en­tre­vis­ta. Mu­jer que to­do lo quie­re, to­do lo pue­de y, so­bre to­do: to­do lo con­si­gue. Es­fuer­zo, tra­ba­jo y vo­lun­tad de hie­rro son sus prin­ci­pa­les ras­gos. Unas ca­rac­te­rís­ti­cas que to­das las mu­je­res que han que­ri­do rom­per con las re­glas es­ta­ble­ci­das –so­cio-cul­tu­ral­men­te ha­blan­do– has­ta día de hoy, han de­bi­do po­seer.

Pa­ra con­se­guir cre­cer y rom­per el te­cho de cris­tal de la cien­cia nos sen­ta­mos en el des­pa­cho de Ra­quel Yot­ti, directora del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III, pa­ra que nos ex­pli­que có­mo po­de­mos trans­for­mar ese "ma­má quie­ro ser mé­di­co" y con­ver­tir­lo en un "ma­má quie­ro ser je­fa de ser­vi­cio de car­dio­lo­gía". Por­que en­tre que­rer y po­der... ca­da día hay me­nos obs­tácu­los. Eso sí, mien­tras exis­tan y la so­cie­dad no abra sus mi­ras en aras de una igual­dad y be­ne­fi­cio mu­tuo, aquí per­de­mos to­dos. Por­que es­tá de­mos­tra­do: in­clu­yen­do a mu­je­res se ga­na com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do.

¿Có­mo de grue­so es el te­cho de cris­tal en la cien­cia? ¿Có­mo po­de­mos rom­per­lo? To­car las ma­nos con el te­cho es ya com­pli­ca­do, y rom­per­lo va a lle­var to­da­vía tiem­po. En es­tos días ha­bla­mos mu­cho de es­tos te­mas, se ha­bla de edu­ca­ción tem­pra­na en las es­cue­las y no so­lo por par­te de los pro­fe­so­res, sino tam­bién de las fa­mi­lias; es­to es fun­da­men­tal. Es­ta­mos ha­blan­do de mo­de­los de mu­jer. Cues­ta tra­ba­jo de­cir­lo por­que pro­po­ner­se co­mo mo­de­lo no es una cues­tión de ejem­pla­ri­dad, sino de po­si­bi­li­da­des. Mos­trar que es po­si­ble, y que los te­chos se pue­den rom­per y que es al­go que no de­be ser una ta­rea de las mu­je­res, sino de la so­cie­dad. Es la pro­pia so­cie­dad la que va a ga­nar con la igual­dad y con el re­co­no­ci­mien­to de la di­fe­ren­cia, la so­cie­dad en su con­jun­to.

Se­gún da­tos del úl­ti­mo in­for­me PI­SA, las ni­ñas se creen me­nos ca­pa­ces que los ni­ños a la ho­ra de al­can­zar ob­je­ti­vos que re­quie­ran ha­bi­li­da­des cien­tí­fi­cas. Es­ta si­tua­ción

AVI­SA: «LA AU­SEN­CIA DE MU­JE­RES EN LOS EQUI­POS DE IN­GE­NIE­ROS ES­TÁ GE­NE­RAN­DO UNA FAL­TA DE VA­LOR»

EDU­CAR «ES NE­CE­SA­RIO QUE DES­DE LA ES­CUE­LA SE LES DI­GA A LAS NI­ÑAS QUE ELLAS PUE­DEN Y QUE SUS CA­PA­CI­DA­DES SON IGUA­LES A LAS DE SUS COM­PA­ÑE­ROS»

se re­pi­te en la eta­pa uni­ver­si­ta­ria don­de, pe­se a ser ma­yo­ría las mu­je­res que ac­ce­den a es­te ni­vel de es­tu­dios, úni­ca­men­te el 20 por cien­to se de­can­tan por ca­rre­ras cien­tí­fi­cas. ¿Es res­pon­sa­bi­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo? Es una cues­tión de edu­ca­ción fun­da­men­tal­men­te. De una edu­ca­ción que le di­ga a las ni­ñas que ellas pue­den y que sus ca­pa­ci­da­des son igua­les a las de sus com­pa­ñe­ros. Es­ta­mos vien­do có­mo so­bre to­do las ca­rre­ras más téc­ni­cas co­mo las in­ge­nie­rías, fí­si­ca o ma­te­má­ti­cas, no so­lo no es­tá au­men­tan­do el nú­me­ro de mu­je­res que se de­can­ta por es­ta op­ción, sino que es­tá dis­mi­nu­yen­do. Tam­bién pue­de afec­tar un se­gun­do fac­tor: las mu­je­res bus­can pro­fe­sio­nes con más apli­ca­ción so­cial, y es otro de los mo­ti­vos por los cua­les las mu­je­res pue­den de­can­tar­se más por pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias. Pe­ro las in­ge­nie­ras, ma­te­má­ti­cas y la fí­si­ca tie­nen tam­bién una di­men­sión so­cial. Si so­mos ca­pa­ces de ex­pli­car en la edu­ca­ción co­mo a tra­vés de las ca­rre­ras STEM (acró­ni­mo en in­glés pa­ra cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas) se pue­de cam­biar la so­cie­dad, es­toy se­gu­ra de que lle­ga­re­mos a más ni­ñas.

La Me­di­ci­na, la Far­ma­cia y, por su­pues­to, la En­fer­me­ría, son pro­fe­sio­nes muy fe­mi­ni­za­das. ¿Por qué no la Cien­cia? Es una reali­dad que las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias es­tán aho­ra mis­mo do­mi­na­das en nú­me­ro por las mu­je­res, y tam­bién es cier­to que es muy di­fí­cil den­tro de las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias com­pa­gi­nar la asis­ten­cia, que es a lo que es­tán di­ri­gi­das, y una ca­rre­ra cien­tí­fi­ca. Es­to es di­fí­cil pa­ra hom­bres y pa­ra mu­je­res, pe­ro con las di­fi­cul­ta­des adi­cio­na­les que tie­ne el ejer­ci­cio de una pro­fe­sión sa­ni­ta­ria sien­do mu­jer. Creo que es uno de los ele­men­tos que ha­ce que las mu­je­res que se de­di­can a las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias no sean ca­pa­ces de dar ese pa­so adi­cio­nal que re­quie­re ha­cer una ca­rre­ra cien­tí­fi­ca.

¿Qué he­rra­mien­tas, in­di­vi­dua­les o co­lec­ti­vas, son más ne­ce­sa­rias pa­ra fa­vo­re­cer la con­ci­lia­ción o pa­ra eli­mi­nar los ses­gos in­cons­cien­tes que to­da­vía pue­dan exis­tir res­pec­to a las mu­je­res cien­tí­fi­cas? Hay va­rios ni­ve­les. Hay que ac­tuar en dis­tin­tos fren­tes. Uno es a ni­vel in­di­vi­dual: re­co­no­cer que las di­fe­ren­cias, y en es­pe­cial la ma­ter­ni­dad, es al­go que es una res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va den­tro de la pa­re­ja y de la fa­mi­lia. Y cuan­do reivin­di­ca­mos las di­fi­cul­ta­des que tie­nen las mu­je­res pro­fe­sio­na­les en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio o cien­tí­fi­co por ser ma­dres, la pro­pia per­so­na que lo reivin­di­ca tie­ne que pen­sar que esa di­fi­cul­tad sur­ge tam­bién en la fa­mi­lia, cuan­do no se con­si­de­ra que la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad cons­ti­tu­yen una res­pon­sa­bi­li­dad fi­nal. A ni­vel co­lec­ti­vo, sin du­da se de­be fa­vo­re­cer con me­di­das de con­ci­lia­ción pa­ra los pa­dres y pa­ra las ma­dres, pa­ra am­bos. Esa di­men­sión so­cial de so­por­te so­cial se de­be per­ci­bir con cla­ri­dad.

La in­fra­rre­pre­sen­ta­ción de la mu­jer en pues­tos de li­de­raz­go es un he­cho, ¿ qué agen­tes fa­ci­li­ta­do­res se­ría ne­ce­sa­rio in­tro­du­cir? Un agen­te fa­ci­li­ta­dor, de nue­vo, es la vi­si­bi­li­za­ción. Creo que en los ám­bi­tos de de­ci­sión, in­clu­so cuan­do se in­ten­ta de for­ma cons­cien­te pen­sar en el nom­bre de una mu­jer pa­ra ocu­par un pues­to di­rec­ti­vo, al no es­tar pre­via­men­te vi­si­bi­li­za­do el va­lor pro­fe­sio­nal del tra­ba­jo de las mu­je­res, es di­fí­cil que apa­rez­ca ese nom­bre en­ci­ma de la me­sa. Con lo cual, vi­si­bi­li­zar el tra­ba­jo, mu­chas ve­ces anó­ni­mo, de mu­chas pro­fe­sio­na­les de enor­me va­lía.

Ra­que Yot­ti, directora del Cen­tro de Sa­lud Car­los III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.