EL CRO­CHÉ

LAS FIR­MAS DE LU­JO SE APROPIAN DE LA TÉC­NI­CA CON LA QUE TAN­TAS COL­CHAS Y BU­FAN­DAS HE­MOS TE­JI­DO. ES­TA PRI­MA­VE­RA-VE­RANO, VOL­VE­RÁS A SA­CAR LA AGU­JA Y ENGANCHART­E AL GANCHILLO.

Marie Claire España - - LOOKS WIKIMODA -

Hpor Vio­le­ta Val­dés

as­ta un ni­ño pue­de ha­cer ganchillo. So­lo pre­ci­sa una he­bra tan lar­ga co­mo pa­ra en­gan­char­la y pa­sar­la so­bre sí mis­ma; la agu­ja (y el gan­cho que in­cor­po­ra) es op­cio­nal pa­ra quie­nes sa­ben te­jer con los de­dos. Tam­bién se de­no­mi­na cro­ché, ga­li­cis­mo de cro­chet, que sig­ni­fi­ca gan­cho en fran­cés. Pe­ro en reali­dad, es­ta téc­ni­ca tie­ne ori­gen en la cos­tu­ra tra­di­cio­nal asiá­ti­ca y no lle­gó a Eu­ro­pa has­ta el si­glo XIX.

UN MI­LA­GRO CON­TRA EL HAM­BRE

Por lo que sa­be­mos, los li­bros co­men­za­ron a ha­blar del ganchillo en 1812, y des­de 1824 las re­vis­tas han pu­bli­ca­do pa­tro­nes. Tri­di­men­sio­na­les e ins­pi­ra­dos en el en­ca­je ve­ne­ciano, los de cro­ché ir­lan­dés eran los más po­pu­la­res. Di­cen que es­ta va­rie­dad se ori­gi­nó co­mo al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca al en­ca­je, aun­que en cual­quier ca­so, Ma­de­moi­se­lle Rie­go de la Bran­char­diè­re lo im­pul­só gra­cias a sus li­bros, don­de adap­ta­ba vis­to­sos di­se­ños de en­ca­je de bo­li­llos a pa­tro­nes pa­ra agu­ja de ganchillo. Es­ta téc­ni­ca sal­vó de la muer­te a mi­les de per­so­nas du­ran­te la Gran Ham­bru­na de Ir­lan­da (1845 - 1849). Por di­ver­sos mo­ti­vos, la pa­ta­ta cons­ti­tuía el prin­ci­pal ali­men­to de un ter­cio de la po­bla­ción, que se vio con­de­na­da de­bi­do a una pla­ga. Apro­ve­chan­do que el en­ca­je era ten­den­cia, hom­bres, mu­je­res y ni­ños ir­lan­de­ses co­men­za­ron a te­jer sin tre­gua: en­tre las ta­reas de la gran­ja pa­ra apro­ve­char el sol, en la es­cue­la, a la luz de las ve­las... Da­ba igual que la la­bor se en­su­cia­ra de tie­rra o al guar­dar­la ba­jo la ca­ma por­que des­pués se la­va­ba, y los com­pra­do­res no ima­gi­na­ban que sus de­li­ca­dos cue­llos y pu­ños fue­ron ela­bo­ra­dos en con­di­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma. Más de un mi­llón de ir­lan­de­ses mu­rió en aque­lla épo­ca, pe­ro con los be­ne­fi­cios del cro­ché, dos mi­llo­nes emi­gra­ron a EE. UU. A lo largo del si­glo XIX, se­rían en to­tal cua­tro, que lle­va­ron con­si­go sus ha­bi­li­da­des y sa­bi­du­ría, dis­pues­tos a com­par­tir­las con la so­cie­dad ame­ri­ca­na. To­das las mu­je­res se que­rían te­jer su pro­pia li­mos­ne­ra.

RE­CU­PE­RA SU GAN­CHO

TE­JI­DO POR NI­ñOS Y REI­NAS, EL GANCHILLO SAL­VÓ DE LA MUER­TE

A MU­CHOS IR­LAN­DE­SES

Sin em­bar­go, el cro­ché ir­lan­dés es­ta­ba un po­co es­tig­ma­ti­za­do. Al fin y al ca­bo, lo ela­bo­ra­ban ni­ños y mu­je­res en ca­sa, y la emer­gen­te cla­se me­dia, que no se podía per­mi­tir en­ca­je au­tén­ti­co, lo com­pra­ba. Me­nos mal que la Rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra se afi­cio­nó a usar­lo y te­jer­lo, mi­ti­gan­do esa ima­gen. El ganchillo ca­yó en el ol­vi­do has­ta el au­ge de la ar­te­sa­nía en los años 60 y 70. Con la pa­sión de aque­lla épo­ca, Ch­loé, Os­car de la Ren­ta o Jil San­der lo re­con­quis­tan es­ta tem­po­ra­da. A na­die le ca­be du­da de que el ver­da­de­ro lu­jo hoy en día se con­fec­cio­na a mano y a me­di­da.

Te­jer (ganchillo) po­see efec­tos re­la­jan­tes, fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción y ele­va la au­to­es­ti­ma. Haz co­mo es­ta ni­ña de 1945 y ol­ví­da­te del mind­ful­ness.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.