UGAN­DA INS­TIN­TO ANI­MAL

Marie Claire España - - LIFESTYLE - por Ja­co­bo de Ar­ce fotos Gon­za­lo Gimeno

ATRA­VE­SA­MOS ÁFRI­CA PA­RA ADEN­TRAR­NOS EN LAS SA­BA­NAS Y LAS SEL­VAS DEL PAÍS DON­DE LOS GO­RI­LAS Y LOS CHIMPANCÉS, ADE­MÁS DE UNOS PAI­SA­JES ES­PEC­TA­CU­LA­RES, SON EL TE­SO­RO MÁS PRE­CIA­DO. UN VIA­JE DI­SE­ÑA­DO CON LAS AR­TES DE UN SAS­TRE PA­RA QUE NO LO PUE­DAS OL­VI­DAR JA­MÁS.

El la­go Vic­to­ria es el prin­ci­pio y el fi­nal de es­ta his­to­ria. A su ori­lla se aso­ma el ae­ro­puer­to de En­teb­be, y allí aca­ba­mos de ate­rri­zar ocho ho­ras des­pués de des­pe­gar de Es­tam­bul y so­bre­vo­lar Egip­to y Su­dán, con una bre­ve es­ca­la en Ki­ga­li (Ruan­da). Po­dría­mos ser una ver­sión aé­rea, más lim­pia y me­nos malherida, de Burton, Spe­ke o Stan­ley, aque­llos ex­plo­ra­do­res que, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, re­co­rrie­ron Áfri­ca Cen­tral en bus­ca de las fuen­tes del Ni­lo pa­ra aca­bar en­con­trán­do­las en es­ta gi­gan­tes­ca ma­sa de agua, de un ta­ma­ño pa­re­ci­do a Cas­ti­lla La Man­cha. Ama­ne­ce cuan­do, al lle­gar a un ho­tel cer­cano, nos da­mos de bru­ces con la su­per­fi­cie cal­ma­da del la­go y la luz me­lo­sa del al­ba. A unos cien­tos de me­tros, aguas aden­tro, cru­za la lí­nea del Ecua­dor. En es­ta ori­lla es­ta­mos en el he­mis­fe­rio nor­te y es in­vierno, pe­ro di­vier­te pen­sar que pa­ra aque­lla bar­ca le­ja­na es ve­rano.

CA­MINO DE LO SAL­VA­JE

Al nor­te y al in­vierno, que aquí es cá­li­do y se­co, po­ne­mos rum­bo en la avio­ne­ta que nos lle­va al Par­que Na­cio­nal de Ki­de­po Va­lley, muy cer­ca de la fron­te­ra con Su­dán del Sur. Ugan­da es un país de ca­rre­te­ras im­po­si­bles. Si­tua­do en el pues­to 162 del Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano y con una co­rrup­ción en­dé­mi­ca, las in­fra­es­truc­tu­ras se en-

cuen­tran en un es­ta­do pé­si­mo. En una ho­ra re­co­rre­mos lo que en co­che ha­bría si­do un día y me­dio. Ele­fant, la agen­cia de via­jes a me­di­da con la que he­mos em­pren­di­do es­ta aven­tu­ra, sa­be que el tiem­po es im­por­tan­te y que hay que con­cen­trar­lo en las ex­pe­rien­cias que me­re­cen la pe­na. La que co­rres­pon­de aho­ra es ins­ta­lar­nos en el ex­clu­si­vo Apo­ka Lodge y dis­fru­tar, ca­si en so­le­dad – en tres días so­lo nos cru­za­re­mos una vez con otro co­che–, de las vas­tas lla­nu­ras sal­pi­ca­das de pe­que­ñas mon­ta­ñas ro­co­sas por las que se des­plie­ga el par­que.

En el pe­que­ño com­ple­jo ho­te­le­ro las ha­bi­ta­cio­nes son cons­truc­cio­nes de ma­de­ra y te­chos de pa­ja, do­ta­das de to­do el lu­jo, ver­sión rús­ti­ca, que un lu­gar tan re­mo­to co­mo es­te pue­de ofre­cer. El pue­blo más cer­cano es­tá a de­ce­nas de ki­ló­me­tros, y a tra­vés de los gran­des ven­ta­na­les, nos ve­mos ro­dea­dos de bú­fa­los, ja­ba­líes y an­tí­lo­pes que des­can­san tran­qui­la­men­te ba­jo

el sol del me­dio­día. La in­mer­sión en la na­tu­ra­le­za es to­tal.

EL JUE­GO DEL SA­FA­RI

A los sa­fa­ris, ga­mes en la jer­ga lo­cal (en el pa­sa­do ha­bía al­go de jue­go, un tan­to si­nies­tro, en sa­lir de ca­za ma­yor por la sa­ba­na), hay que par­tir muy tem­prano por la ma­ña­na, o bien cuan­do el sol em­pie­za a caer. En las ho­ras cen­tra­les del día los ani­ma­les des­can­san y se re­fu­gian del sol, lo que tam­bién es un buen con­se­jo pa­ra los vi­si­tan­tes. A las cin­co de la ma­ña­na ya es­ta­mos en pie pa­ra su­bir­nos a los to­do­te­rre­nos des­ca­po­ta­bles. Na­da más sa­lir a los sen­de­ros que re­co­rren el par­que nos en­con­tra­mos con un gru­po de ji­ra­fas que cru­za par­si­mo­nio­so a po­cos me­tros de los co­ches. Muy cer­ca, unos bú­fa­los pas­tan aje­nos al mun­do. A pe­sar de que es­ta­mos en la es­ta­ción se­ca, Ki­de­po es una zona ri­ca en pas­tos y mu­chos to­da­vía tie­nen un cier­to tono ver­de. Pe­ro la vi­da aquí no

siem­pre es tran­qui­la. Uno de los guías nos ad­vier­te, tra­tan­do de no al­zar la voz: "Chee­tah, chee­tah!". Cuan­do en­fo­ca­mos los pris­má­ti­cos don­de se­ña­la ve­mos un gue­par­do aga­za­pa­do a unos 30 me­tros de un gru­po de an­tí­lo­pes. Du­bi­ta­ti­vo, a los po­cos se­gun­dos se da la vuel­ta y des­apa­re­ce. Le he­mos amar­ga­do el desa­yuno, pe­ro él nos ha ale­gra­do el nues­tro: cuan­do re­gre­sa­mos al lodge, en la me­sa no se ha­bla de otra co­sa. El res­to del tiem­po que pa­sa­mos en Apo­ka trans­cu­rre en­tre ba­ños en la pis­ci­na ex­ca­va­da en la ro­ca y la ca­ta in­ten­si­va de cer­ve­zas lo­ca­les –Ni­le y Club son dos du­ros con­ten­dien­tes–, la vi­si­ta a la al­dea cer­ca­na de Lo­ru­kul, don­de nos re­ci­ben con dan­zas tra­di­cio­na­les de em­pa­re­ja­mien­to, y más sa­fa­ris. En el de la tar­de los guías si­guen las hue­llas de los ani­ma­les y nos to­pa­mos con ce­bras, cai­ma­nes y has­ta con una spit­ting co­bra: el ve­neno que es­cu­pe te pue­de de­jar cie­go. La jor­na­da se re­ma­ta con un sundowner, el clá-

si­co píc­nic/ape­ri­ti­vo pa­ra ver la pues­ta de sol, so­bre una gi­gan­tes­ca ro­ca que de­ja la sa­ba­na a nues­tros pies. A la ma­ña­na si­guien­te des­cu­bri­mos los ru­di­men­tos del sa­fa­ri a pie. Pa­trick, un sim­pá­ti­co ran­ger ar­ma­do, nos ad­vier­te de que si un ani­mal nos ata­ca, nun­ca se nos ocu­rra co­rrer. En es­ta oca­sión to­dos son cor­dia­les y co­rre­tean por el cam­po co­mo si no­so­tros ni si­quie­ra exis­tié­ra­mos.

SAS­TRE­RÍA DE VIA­JES

Gon­za­lo Gimeno fun­dó Ele­fant ha­ce 15 años, des­pués de pa­sar me­dia vi­da en di­fe­ren­tes paí­ses y tra­ba­jar en mul­ti­na­cio­na­les.

LA JOR­NA­DA SE RE­MA­TA CON UN 'SUNDOWNER', UN PIC­NIC VIEN­DO LA PUES­TA DE SOL.

Los via­jes eran su pa­sión y vio que ha­bía un ni­cho de mer­ca­do en el que podía ha­cer­se hue­co, aquel en el que se cru­zan las eti­que­tas "lu­jo" y "a me­di­da", pro­po­nien­do ex­pe­rien­cias úni­cas que ellos prue­ban pre­via­men­te. "A la pri­me­ra ci­ta con mis clien­tes no voy con un ca­tá­lo­go, sino con un bo­li y una li­bre­ta –nos cuen­ta–. Es­cu­cho sus pre­fe­ren­cias, mi­ro los li­bros de sus es­tan­te­rías o lo que tie­nen en la ne­ve­ra. Veo a qué jue­gan los hi­jos". Cuan­do se ha he­cho una idea cla­ra de ellos, les pro­po­ne un des­tino y lo ajus­ta a su me­di­da, co­mo un sas­tre. El País lo bau­ti­zó con bas­tan­te acier­to co­mo "el men-

ta­lis­ta de los via­jes". Pa­ra es­ta oca­sión ha di­se­ña­do dos días de sa­fa­ri en Ki­de­po, dos en la selva de Semliki y el la­go Al­ber­to y dos en el bos­que im­pe­ne­tra­ble de Bwin­di. To­do medido pa­ra que el vi­si­tan­te re­ci­ba la ra­ción jus­ta de ca­da es­tí­mu­lo y no ha­ya ni un so­lo mi­nu­to de so­bra.

HA­CIA EL REINO 'CHIMP'

A Semliki lle­ga­mos atra­ve­san­do el nor­te del país. Des­de el ai­re he­mos vis­to el Ni­lo, y he­mos pa­sa­do del do­ra­do de la sa­ba­na al ver­de de pas­tos y bos­ques, pa­ra lle­gar de nue­vo a una zona de la­gos. Ya ca­mino del par­que na­cio­nal de la selva de Ki­ba­le, la ca­rre­te­ra es un fres­co con to­dos los cli­chés de la po­bre­za afri­ca­na, de las ca­sas de ado­be a me­dio ter­mi­nar a las mo­tos con los cua­tro miem­bros de una fa­mi­lia a cues­tas. Tam­bién nos en­con­tra­mos con un des­fi­le es­co­lar en me­dio de la ca­lle. Los ni­ños lu­cen uni­for­mes im­pe­ca­bles acom­pa­ña­dos de una ban­da de mú­si­ca. Las plan­ta­cio­nes de ma­to­ke, un plá­tano ver­de que es el pla­to na­cio­nal, flan­quean la ca­rre­te­ra: mien­tras las mu­je­res tra­ba­jan los cam­pos, a los hom­bres los ve­mos sen­ta­dos en la puer­ta de ca­sa, en el bar o sa­can­do bri­llo a la mo­to. Ki­ba­le es uno de los diez par­ques na­cio­na­les que hay en Ugan­da, y en él vi­ven 1.500 de los más de 6.000 chimpancés con­ta­bi­li­za­dos en el país. Esa ci­fra le ha valido el so­bre­nom­bre de ca­pi­tal mun­dial de los chimps, y el me­jor lu­gar pa­ra ver­los en es­ta­do sal­va­je. Ar­ma­dos con chu­bas­que­ro –en la selva el tiem­po es muy va­ria­ble– y bo­tas de trek­king, nos aden­tra­mos con un ran­ger en el tu­pi­do bos­que de la re­ser­va. La co­mu­ni­dad chimp que va­mos a vi­si­tar se com­po­ne de 120 miem­bros y es­tá ha­bi­tua­da a la pre­sen­cia hu­ma­na. Lle­van 20 años sien­do vi­si­ta­dos por cien­tí­fi­cos y re­du­ci­dos gru­pos de tu­ris­tas. Cuan­do lle­va­mos me­dia ho­ra de ru­ta, apar­tan­do ra­mas y hier­bas y so­por­tan- do chu­bas­cos in­ter­mi­ten­tes, ve­mos por fin al­gu­nos de los pre­cia­dos pri­ma­tes. Los que más se acer­can son los más an­cia­nos. Hay tam­bién be­bés, y los ma­chos al­fas no pa­ran de mo­ver­se de un la­do pa­ra otro. Suben a las co­pas de los ár­bo­les an­tes de que po­da­mos ver­los y se des­pla­zan cen­te­na­res de me­tros en cues­tión de se­gun­dos. El ran­ger San­yu nos des­cri­be las pe­leas que hay en­tre las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des cuan­do se di­ri­me el te­rri­to­rio o los re­cur­sos. La vio­len­cia es tal que al­gu­nos lle­gan a ser ca­ní­ba­les pa­ra de­mos­trar su po­de­río. Hoy la co­sa no va más allá de los gritos y ca­rre­ras. Re­gre­sa­mos a los co­ches ca­la­dos, pe­ro tam­bién en­tu­sias­ma­dos por el es­pec­tácu­lo pre­sen­cia­do.

DOS ECO­SIS­TE­MAS

Semliki Sa­fa­ri Lodge es un cam­pa­men­to com­pues­to por nue­ve ha­bi­ta­cio­nes que son un hí­bri­do de tien­da de cam­pa­ña y ca­ba­ña

de lu­jo, y se en­cuen­tra muy cer­ca del la­go Al­ber­to. Allí va­mos al día si­guien­te a na­ve­gar pa­ra avis­tar al­gu­nas de las es­pe­cies de aves en­dé­mi­cas de la re­gión, y en par­ti­cu­lar al Pi­co­za­pa­to, un ti­po de pe­lí­cano muy di­fí­cil de ver. De vuel­ta en tie­rra, vi­si­ta­mos una co­mu­ni­dad lo­cal que vi­ve de re­co­ger la pa­ja pa­ra ha­cer los te­ja­dos de las vi­vien­das tí­pi­cas de la zona. Tam­bién hay tiem­po pa­ra ha­cer sa­fa­ri por la sa­ba­na que ro­dea la pro­pie­dad. La co­exis­ten­cia de un eco­sis­te­ma se­co y otro hú­me­do a es­ca­sos ki­ló­me­tros es una de las co­sas que ha­ce es­pe­cial a es­te lu­gar. Vol­ve­mos a ver ele­fan­tes, bú­fa­los y an­tí­lo­pes, y re­ma­ta­mos con un sundowner en el que se apu­ra al­gún vino sud­afri­cano. Es nues­tro úl­ti­mo pa­seo por las pla­ni­cies do­ra­das, por­que nos es­pe­ran las mon­ta­ñas y un pai­sa­je de co­li­nas sem­bra­das de té.

GO­RI­LAS SIN NIE­BLA

En las es­tri­ba­cio­nes de la selva im­pe­ne­tra­ble de Bwin­di es­tá Clouds, el úni­co ho­tel de los que vi­si­ta­mos cons­trui­do en pie­dra y ce­men­to y con un wi­fi que se acer­ca a lo de­cen­te. Ca­da ha­bi­ta­ción es una sui­te en una pe­que­ña ca­sa, tie­ne sa­lón con chi­me­nea y uno o dos dor­mi­to­rios y ba­ños. Con un pai­sa­je de vol­ca­nes de fon­do y ca­si to­can­do la fron­te­ra con Con­go, el ho­tel es­tá en tie­rra de go­ri­las, que son la ver­da­de­ra ra­zón por la que he­mos em­pren­di­do es­te via­je. La ex­cur­sión pa­ra ver­los, una vez más, arran­ca muy tem­prano. Se pue­de tar­dar en­tre una y seis ho­ras en en­con­trar­los, y eso si es que de­ci­den apa­re­cer. Nos va­mos de nue­vo per­tre­cha­dos con bo­tas de trek­king y pan­ta­lón largo –im­pres­cin­di­bles an­te po­si­bles pi­ca­du­ras de in­sec­tos y serpientes–, man­ga lar­ga y guan­tes pa­ra li­diar con las ra­mas de la selva, al­gu­nas lle­nas de es­pi­nas. Tam­bién con bo­ca­di­llos y dos li­tros de agua: ade­más del sol y las ho­ras de ca­mi­na­ta, el fac­tor cues­ta, por­que aquí se suben y ba­jan mon­ta­ñas, es de­ci­si­vo. Ele­fant ha con­vo­ca­do pa­ra la ex­cur­sión a Gladys Ka­le­ma-Zi­ku­so­ka, una repu­tada ve­te­ri­na­ria que es la má­xi­ma au­to­ri­dad en go­ri­las del país y que ha pro­ta­go­ni­za­do do­cu­men­ta­les de la BBC. Ha­cer es­ta ru­ta con ella es el lu­jo ver­da­de­ro.

Tras re­co­rrer sen­de­ros en­tre co­li­nas de té que re­cuer­dan a Tai­lan­dia o Viet­nam, un mu­ro de ma­le­za se plan­ta an­te no­so­tros. Es la lí­nea don­de co­mien­za la selva, y en un mi­nu­to los machetazos de un ran­ger la ha­cen pe­ne­tra­ble. Den­tro es di­fí­cil ca­mi­nar. Raí­ces y ra­mas caí­das se en­re­dan en los pies, y hay tan­tas lia­nas que uno es­pe­ra que apa­rez­ca Tar­zán. Al­guien su­su­rra la nor­ma bá­si­ca de se­gu­ri­dad: si un go­ri­la car­ga, nun­ca co­rras. Hay que re­tro­ce­der un po­co, mi­rar al sue­lo en se­ñal de su­mi­sión y, si es ne­ce­sa­rio, hin­car la ro­di­lla.

Des­pués de un ra­to de es­for­za­do pa­seo, lle­ga por fin el mo­men­to. En un cla­ro del bos­que, tres go­ri­las re­to­zan des­pués de un ban­que­te de ho­jas y fru­tas. No es­tán so­los. Tras cru­zar un pe­que­ño ria­chue­lo, nos en­con­tra­mos con el ver­da­de­ro te­so­ro. Ra­fi­ki, un go­ri­la es­pal­da pla­tea­da, un ma­cho al­fa de más de 14 años y 150 ki­los, nos es­pe­ra a una dis­tan­cia de unos seis me­tros, apo­ya­do en un ár­bol mien­tras se co­me una ca­ña. Un po­co más allá es­tá el res­to de la ma­na­da. Una ma­dre con sus crías, que le ha­cen mi­mos en la es­pal­da, una go­ri­la más anciana y un ma­cho jo­ven. La fa­mi­lia re­to­za mien­tras las cá­ma- ras ago­tan ba­te­rías y Gladys re­co­ge mues­tras pa­ra su tra­ba­jo. La bió­lo­ga sa­brá con ellas si al­guno es­tá en­fer­mo. "Si es así, se les pue­de tra­tar, pe­ro con dar­dos, por­que acer­car­se más es pe­li­gro­so".

DU­DAS EN EL PA­RAÍ­SO

No tar­da­mos en re­ti­rar­nos, por­que no se pue­de per­ma­ne­cer con ellos más de una ho­ra. Mien­tras ca­mi­na­mos de vuel­ta nos plan­tea­mos si pa­gar 600 $ (pa­ra los ugan­de­ses el pre­cio es mu­cho me­nor) por en­tro­me­ter­se en es­te pa­raí­so na­tu­ral y de­jar hue­lla en la vi­da co­ti­dia­na de es­ta es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, tie­ne real­men­te sen­ti­do. Pe­ro lo cier­to es que si no se hu­bie­ra pro­te­gi­do el par­que y man­te­ni­do con las en­tra­das de los gui­ris que lo vi­si­ta­mos des­de que se abrió al pú­bli­co en 2004, hoy es­ta es­pe­cie es­ta­ría diez­ma­da o di­rec­ta­men­te des­apa­re­ci­da. Con ese con­sue­lo y un mon­tón de imá­ge­nes en la ca­be­za re­gre­sa­mos al ho­tel. Al día si­guien­te, ya en En­teb­be, da­mos un pe­que­ño pa­seo de des­pe­di­da por el La­go Vic­to­ria. El sol se es­con­de, el cie­lo re­ful­ge na­ran­ja y al­guien pincha en el mó­vil la ban­da sonora de Me­mo­rias de Áfri­ca. No es más que otro tó­pi­co, pe­ro tam­bién el re­ma­te per­fec­to pa­ra un via­je a un con­ti­nen­te, a un país, en el que to­dos los tó­pi­cos son con­mo­ve­do­res.

UN GO­RI­LA ES­PAL­DA PLA­TEA­DA NOS ES­PE­RA A UNOS SEIS ME­TROS DE DIS­TAN­CIA, CO­MIEN­DO UNA CA­ÑA.

Ra­fi­ki, uno de los go­ri­las es­pal­da pla­tea­da que ha­bi­tan en el Par­que Na­cio­nal de la Selva Im­pe­ne­tra­ble de Bwin­di. A la iz­da., una vis­ta de la selva, con los vol­ca­nes de fon­do.

La avio­ne­ta de Ae­roLik so­bre­vue­la los la­gos y mon­ta­ñas del oes­te de Ugan­da. Arri­ba a la dcha., mo­men­to pa­ra el ca­fé du­ran­te el sa­fa­ri a pie en Ki­de­po.

EL HO­TEL CLOUDS

SEMLIKI SA­FA­RI LODGE

A la iz­da., la ve­te­ri­na­ria Gladys Ka­le­ma-Zi­ku­so­ka en Bwin­di. So­bre es­tas lí­neas, pes­ca­do­res en el la­go Al­ber­to, y en­ci­ma, pa­re­ja de ce­bras en Ki­de­po.

La sa­ba­na en el Par­que Na­cio­nal de Ki­de­po, don­de los ani­ma­les con­vi­ven tran­qui­la­men­te con los es­ca­sí­si­mos vi­si­tan­tes. De­ba­jo, pis­ta de ate­rri­za­je en Semliki y una fa­mi­lia de ele­fan­tes en Ki­de­po.

Arri­ba, a la iz­da., el gru­po de vi­si­tan­tes en la selva de Ki­ba­le, en bus­ca de chimpancés. So­bre es­tas lí­neas, el Pi­co­za­pa­to, un ti­po de pe­lí­cano en pe­li­gro de ex­tin­ción por­que, en­tre otras ra­zo­nes, los pes­ca­do­res lo ca­za­ban pa­ra que no les qui­ta­se la pes­ca.

APO­KA LODGE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.