EL LEN­GUA­JE DE LOS NÚ­ME­ROS

Marie Claire España - - EDITO - MA­RÍA PARDO DE SANTAYANA DI­REC­TO­RA mpar­[email protected]­net­me­dia.es p @ ma­ria­par­do­san­ta ma­ria­par­do­de­san­ta­ya­na

Se­gún mi ex­pe­rien­cia, hay una edad en la vi­da en la que los nú­me­ros enamo­ran. Sue­le ser en los pri­me­ros años, cuan­do se apren­de a con­tar y a su­mar y el con­cep­to abs­trac­to co­bra sen­ti­do; se des­cu­bre el in­fi­ni­to, los jue­gos nu­mé­ri­cos y una me­di­da de or­den que uno ni ima­gi­na­ba. Es en­ton­ces cuan­do las ma­te­má­ti­cas se trans­for­man en jue­go y pa­sa­tiem­po, mues­tran su me­jor ca­ra y to­do es des­cu­bri­mien­to y di­ver­sión. La­men­ta­ble­men­te, lle­ga­da la ado­les­cen­cia, ese pri­mer amor se con­so­li­da en du­ra­de­ro so­lo pa­ra unos po­cos. Pa­ra el res­to, la com­pli­ca­ción de los con­cep­tos abs­trac­tos, las du­das, las in­cóg­ni­tas, la apa­ri­ción de otras dis­ci­pli­nas que quie­ren con­vi­vir... en de­fi­ni­ti­va, la in­com­pren­sión, aho­ga la pa­sión y la tor­na en odio. Y más si ca­be en el ca­so de las mu­je­res. Quie­nes his­tó­ri­ca­men­te re­cha­za­mos las ca­rre­ras STEM (cien­cias, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­rías y ma­te­má­ti­cas) y hui­mos des­pa­vo­ri­das an­te una pers­pec­ti­va nu­mé­ri­ca de la vi­da. Pe­ro he­te aquí que la vi­da es ma­te­má­ti­ca pu­ra y to­do se ri­ge ba­jo sus co­man­dos. Y es im­po­si­ble ne­gar­lo y ne­gar­se a en­ten­der, a par­ti­ci­par, a cons­truir. Y en­ton­ces in­ten­tas re­to­mar la re­la­ción. Al prin­ci­pio tí­mi­da­men­te. Con tu eco­no­mía per­so­nal. De ma­ne­ra bá­si­ca, ca­si con la cuen­ta de la vie­ja. El si­guien­te pa­so lle­ga con los nú­me­ros aso­cia­dos a tu tra­ba­jo (de­sen­gá­ña­te: to­do tra­ba­jo lle­va apa­re­ja­do nú­me­ros). En ma­yor o me­nor me­di­da. Y con suer­te, la vi­da va en­ca­jan­do y por mu­cho mind­ful­ness que prac­ti­ques, lle­ga el mo­men­to de pen­sar en “el fu­tu­ro”. Y per­so­nas fun­cio­na­les, con pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad e hi­jos a nues­tro car­go (co­mo yo mis­ma), de­be­mos au­to-re­co­no­cer­nos que no sa­be­mos qué ha­cer con el di­ne­ro (más allá de gas­tar­lo; esa dis­ci­pli­na la te­ne­mos ele­va­da a la ca­te­go­ría de ar­te). Y no so­lo eso. Sino peor. Nos da vér­ti­go equi­vo­car­nos. Y así es co­mo ter­mi­na­mos de­le­gan­do nues­tras fi­nan­zas en un “adul­to res­pon­sa­ble” que en la ma­yo­ría de los ca­sos to­ma la for­ma de ma­ri­do/her­mano/pa­dre. Y co­mo es evi­den­te que eso no pue­de ser y el si­glo XXI es el de las mu­je­res, y va­mos lle­nan­do to­das las par­ce­las de la vi­da que nos fal­ta­ban por ocu­par, des­de Ma­rie Clai­re he­mos de­ci­di­do cen­trar nues­tros es­fuer­zos en que vo­so­tras, nues­tras que­ri­das lec­to­ras, y no­so­tras mis­mas a la par, nos gra­due­mos con ho­no­res en la ges­tión de nues­tros aho­rro/pa­tri­mo­nio/fi­nan­zas. ¿Có­mo? Con la me­jor com­pa­ñía po­si­ble. Des­de es­te nú­me­ro y du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro me­ses ire­mos des­en­tra­ñan­do de la mano de Tres­sis los se­cre­tos que es­con­den in­ver­sio­nes y fi­nan­zas pa­ra cul­mi­nar en una jor­na­da pre­sen­cial en la que ase­gu­rar­nos el fu­tu­ro que me­re­ce­mos. Por­que a par­tir de aho­ra te­ne­mos la fir­me con­vic­ción de que los nú­me­ros nos ha­blen y no­so­tras por fin los en­ten­da­mos. ¿Te apun­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.