BILL

Marie Claire España - - COOLTURA -

5. La pri­me­ra vez que Bill Ga­tes la in­vi­tó a sa­lir lo hi­zo en el par­king de Mi­cro­soft pa­ra una ci­ta a dos se­ma­nas vis­ta. Cuan­do ella le di­jo que eso no era su­fi­cien­te­men­te es­pon­tá­neo, la lla­mó dos ho­ras des­pués pa­ra sa­lir a ce­nar esa mis­ma no­che. 6. El re­ga­lo de bo­da de sus sue­gros fue una es­cul­tu­ra de dos pá­ja­ros, que pa­ra ella re­pre­sen­ta una pa­re­ja que mi­ra ha­cia el fu­tu­ro jun­tos. La es­cul­tu­ra es­tá en la puer­ta de su ca­sa. 7. Cuan­do Bill co­men­zó a lle­var a su hi­ja a la guar­de­ría, otros pa­dres le si­guie­ron. Sus mu­je­res les di­je­ron: "Si Bill Ga­tes pue­de lle­var a su hi­ja al co­le­gio, tú tam­bién". 8. Ner­vio­sa, an­tes de dar un dis­cur­so en los pri­me­ros días de su fun­da­ción, le pi­dió a Bill que se fue­ra cuan­do ella ha­bla­ra. Cuan­do Bill Ga­tes aca­bó su dis­cur­so, es­tu­vo con­du­cien­do 15 mi­nu­tos an­tes de vol­ver pa­ra re­co­ger­la e ir­se a ca­sa.

La tar­je­ta iden­ti­fi­ca­ti­va de Me­lin­da Ga­tes en Mi­cro­soft, don­de tra­ba­jó de 1987 a 1996.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.