GUE­RRA Y MAS­CU­LI­NI­DA­DES Así afron­tan el fe­mi­nis­mo los hom­bres de la Fran­ja de Ga­za.

ES­TA­MOS ACOS­TUM­BRA­DOS A HA­BLAR DE LA CUES­TIÓN DE GÉ­NE­RO DE FOR­MA UNI­LA­TE­RAL. ¿Y SI LA CLA­VE ES­TU­VIE­RA EN IN­CLUIR LA VER­SIÓN MAS­CU­LI­NA EN LOS FU­TU­ROS PRO­YEC­TOS? AC­CIÓN CON­TRA EL HAM­BRE LO PO­NE A PRUE­BA.

Marie Claire España - - JULIO SUMARIO - por He­nar lan­ga

En los úl­ti­mos años el fe­mi­nis­mo ha co­gi­do fuer­za en nues­tra so­cie­dad gra­cias al tra­ba­jo de las per­so­nas que se han vol­ca­do en ello. La bús­que­da de la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res es la ba­se so­bre la que tra­ba­ja es­te con­cep­to, y to­da­vía que­da una gran la­bor por ha­cer pa­ra que pue­da lo­grar su pro­pó­si­to. La di­fi­cul­tad de es­te pro­ce­so re­si­de en la gran can­ti­dad de fac­to­res que afectan al com­por­ta­mien­to de los gé­ne­ros. No es lo mis­mo ha­blar de fe­mi­nis­mo en un país eu­ro­peo que en Pa­les­ti­na; la re­li­gión y la tra­di­ción, en­tre otros, es­tán muy arrai­ga­das en al­gu­nas re­gio­nes y ra­len­ti­zan el apren­di­za­je.

En los paí­ses que se en­cuen­tran en "si­tua­cio­nes de con­flic­to" es más di­fí­cil lo­grar la au­to­no­mía de las mu­je­res, tal y co­mo ha des­cu­bier­to el es­tu­dio Mas­cu­li­ni­da­des en la Fran­ja de Ga­za rea­li­za­do por Ac­ción con­tra el Ham­bre; pe­ro un nue­vo en­fo­que, pre­sen­ta­do en es­ta in­ves­ti­ga­ción, po­dría cam­biar­lo to­do "com­pro­me­tien­do a l os hom­bres con el fe­mi­nis­mo" en­ten­dien­do su pun­to de vis­ta y "reorien­tán­do­lo ha­cia el apo­yo de las ac­ti­vi­da­des de las mu­je­res".

RE­VE­LA­CIÓN 'IN SI­TU'

Los pro­gra­mas de gé­ne­ro, en su ma­yo­ría, se han di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te a las mu­je­res "ig­no­ran­do así los as­pec­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les de los hom­bres" y al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res han de­ci­di­do dar­le la vuel­ta a la tor­ti­lla pa­ra es­tu­diar el pun­to de vis­ta des­de el otro la­do, el del se­xo mas­cu­lino. A raíz de es­te de­ba­te so­bre la mas­cu­li­ni

dad y el fe­mi­nis­mo la ONG Ac­ción con­tra el Ham­bre ha ana­li­za­do a los hom­bres en la Fran­ja de Ga­za pa­ra des­cu­brir cuáles son sus ro­les, ac­ti­tu­des y las ac­cio­nes so­cia­les que desem­pe­ñan.

Con los datos re­co­pi­la­dos se han es­tu­dia­do las cau­sas que lle­van a los ma­ri­dos a re­cha­zar el fe­mi­nis­mo y a coar­tar la au­to­no­mía de sus es­po­sas, im­pi­dien­do que pue­dan rea­li­zar tra­ba­jos re­mu­ne­ra­dos re­ser­va­dos, tra­di­cio­nal­men­te en su país, pa­ra los hom­bres.

"Los hom­bres se sien­ten desem­po­de­ra­dos, no lo­gran cum­plir con su iden­ti­dad mas­cu­li­na y se frustran", ex­pli­ca Suz­za­ne Tak­ken­berg, di­rec­to­ra de la de­le­ga­ción de Ac­ción con­tra el Ham­bre en lo que de­no­mi­nan Te­rri­to­rios Pa­les­ti­nos Ocu­pa­dos. Su tra­ba­jo de cam­po su­po­ne una par­te fun­da­men­tal del es­tu­dio de Ac­ción con­tra el Ham­bre. "Esa frus­tra­ción", aña­de, "se li­be­ra, en gran par­te, en for­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca con­tra las mu­je­res". El aná­li­sis, que se ha lle­va­do a ca­bo en cin­co re­gio­nes de Ga­za, ha en­con­tra­do res­pues­tas si­mi­la­res en los par­ti­ci­pan­tes: hay cier­tas obli­ga­cio­nes que se re­ser­van a los hom­bres, des­de pe­que­ños se les in­cul­ca que de­ben ser el sus­ten­to eco­nó­mi­co de los su­yos y pro­te­ger a su fa­mi­lia. "Cuan­do un hom­bre apo­ya fi­nan­cie­ra­men­te a su es­po­sa, ali­men­ta su vi­ri­li­dad" de­cía uno de los en­tre­vis­ta­dos.

«HAY QUE EN­MAR­CAR EL MA­TRI­MO­NIO O LA FA­MI­LIA CO­MO UN EQUI­PO CRU­CIAL»

NA­die di­Jo Que Fue­rA FÁ­cil

El es­tu­dio en cues­tión acla­ra que los pro­yec­tos fe­mi­nis­tas que es­tán in­vo­lu­cran­do a las mu­je­res en el mun­do la­bo­ral van cam­bian­do, po­co a po­co, el pa­ra­dig­ma del país. La in­ser­ción la­bo­ral es­tá pro­vo­can­do el re­cha­zo del gé­ne­ro mas­cu­lino a es­te ti­po de prác­ti­cas in­clu­si­vas pa­ra la mu­jer, por­que se sien­ten re­cha­za­dos por la so­cie­dad.

"Vi­mos que cer­ca de la mi­tad de las be­ne­fi­cia­rias de nues­tro pro­yec­to su­frían vio­len­cia do­més­ti­ca, y qui­si­mos so­lu­cio­nar­lo tra­tan­do de en­ten­der qué su­ce­de en los ho­ga­res", se­ña­la Tak­ken­berg.

Los tra­ba­jos re­ser­va­dos pa­ra las mu­je­res en es­ta re­gión son, bá­si­ca­men­te, los del ho­gar. En el ca­so de que ten­gan otra obli­ga­ción re­mu­ne­ra­da pa­ra sus­ten­tar a la fa­mi­lia, en prin­ci­pio, de­ben cum­plir igual­men­te con sus “obli­ga­cio­nes” de la ca­sa en su tiem­po li­bre. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, va­rios hom­bres afir­ma­ron que no po­dían ha­cer las ta­reas del ho­gar por­que de­no­ta de­bi­li­dad. Por eso, la ex­per­ta se­ña­la que, a la ho­ra de tra­ba­jar en en­tor­nos con­ser­va­do­res, es fun­da­men­tal dar a los hom­bres "la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar lo que sien­ten y lue­go re­con­du­cir­lo".

"No es­ta­mos de­jan­do de tra­ba­jar con mu­je­res, pe­ro aho­ra cree­mos que tam­bién es im­por­tan­te com­pro­me­ter a los hom­bres co­mo par­te de un equi­po", re­mar­ca la res­pon­sa­ble. Des­de 2016, la or­ga­ni­za­ción ha lo­gra­do es­ta­ble­cer en Ga­za unas 479 em­pre­sas di­ri­gi­das por mu­je­res.

EL CAM­BIO CUES­TA, PE­RO LLE­GA

El cam­bio es­tá en mar­cha. Las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des y char­las con los gru­pos par­ti­ci­pan­tes del es­tu­dio van cau­san­do efec­to. Los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les del pro­yec­to ta­les co­mo la ca­ta­lo­ga­ción de las mas­cu­li­ni­da­des en la Fran­ja de Ga­za, la pro­mo­ción del tra­ba­jo en equi­po en el nú­cleo fa­mi­liar o la edu­ca­ción de los ni­ños en el fe­mi­nis­mo va ha­cien­do me­lla, así lo de­mues­tra la ex­pe­rien­cia con­ta­da en pri­me­ra per­so­na por uno de los in­te­gran­tes del gru­po: "Yo que­ría ayu­dar a mi es­po­sa, pe­ro te­nía que ocul­tár­se­lo […] pen­sé que se reiría de mí. Pe­ro aho­ra es al­go nor­mal en mi ca­sa. Or­ga­ni­za­mos las ta­reas jun­tos ca­da día y nos pre­gun­ta­mos ¿quién co­ci­na hoy?".

Las ba­rre­ras so­cia­les li­mi­tan la pre­sen­cia de la mu­jer en la vi­da pú­bli­ca, por eso Ac­ción con­tra el Ham­bre cree que es im­por­tan­te con­tar con per­so­nas in­flu­yen­tes en su cul­tu­ra pa­ra trans­mi­tir el men­sa­je del fe­mi­nis­mo. Hay que en­con­trar a lí­de­res que ins­pi­ren al res­to con ac­ti­tu­des mo­dé­li­cas. Pe­ro, so­bre to­do, hay que "en­mar­car el ma­tri­mo­nio o la fa­mi­lia co­mo un equi­po cru­cial" en el que to­dos par­ti­ci­pan pa­ra con­se­guir un fu­tu­ro más bri­llan­te y eli­mi­nar la ri­va­li­dad en­tre ellos.

Mien­tras tan­to, y has­ta que no se pro­duz­can es­tos cam­bios so­cia­les sig­ni­fi­ca­ti­vos en la vi­da los ga­za­tíes, el tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do si­gue sien­do de do­mi­nio mas­cu­lino. Se­gún la ONG, el 83% de los hom­bres y el 70% de las mu­je­res creen que, cuan­do hay es­ca­sez de tra­ba­jo, se de­be­ría prio­ri­zar el ac­ce­so de los hom­bres a los mis­mos, mien­tras que más de la mi­tad de las par­ti­ci­pan­tes de la prue­ba es­tán de acuer­do en que "el pa­pel más im­por­tan­te de la mu­jer es cui­dar el ho­gar".

JUN­TOS SO­MOS MÁS FUER­TES

Lo que ver­da­de­ra­men­te su­pon­drá un avan­ce es la con­tem­pla­ción con­jun­ta de hom­bres y mu­je­res en el ca­mino ha­cia la igual­dad. Ya se ha de­mos­tra­do que es más exi­to­so un pro­yec­to de es­te ca­li­bre cuan­do se desa­rro­lla de for­ma in­clu­si­va con am­bos se­xos. De es­te mo­do, ade­más, se con­si­gue un do­ble be­ne­fi­cio: "le­gi­ti­mar la in­clu­sión de ellas y ali­viar la pre­sión que tie­nen ellos de­bi­do a la res­pon­sa­bi­li­dad de sus­ten­tar a la fa­mi­lia". Pe­se a que la mu­jer de­be se­guir man­te­nien­do el fo­co de aten­ción en el fe­mi­nis­mo no se pue­de per­der de vis­ta el im­por­tan­te pa­pel que jue­gan los hom­bres él, ade­más de los dis­tin­tos ti­pos de mas­cu­li­ni­da­des, pa­ra com­pren­der y desa­rro­llar las cues­tio­nes de gé­ne­ro.

En la Fran­ja de Ga­za, los ro­les de gé­ne­ro se em­pie­zan a di­fu­mi­nar, re­con­ci­lian­do a los hom­bres con el cui­da­do fa­mi­liar y dan­do a las mu­je­res más in­de­pen­den­cia.

Las la­bo­res tex­ti­les y la co­ci­na ya no son so­lo co­sa de mu­je­res.

Un ga­za­tí co­lo­ca las pren­das de una tien­da de ro­pa fe­me­ni­na.

El pas­to­reo, tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­do a los va­ro­nes, de­ja aho­ra es­pa­cio a las mu­je­res.

Una de las be­ne­fi­cia­rias del pro­yec­to, que re­gen­ta su pro­pio ne­go­cio en Ga­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.