WIKIMODA ¿Cuán­to sa­bes de la his­to­ria de los vo­lan­tes?

CA­PA­CES DE TRANS­FOR­MAR UN DI­SE­ÑO POR COM­PLE­TO Y MO­DE­LAR A PLA­CER LA FI­GU­RA, ES­TOS ELE­MEN­TOS DE ORI­GEN ES­PA­ÑOL FUE­RON IDEA­DOS POR EL SE­XO OPUES­TO.

Marie Claire España - - CONTENTS - por Vio­le­ta Valdés

iem­pre has as aso­cia­do los vo­lan­tes a Es­pa­ña, ¿ ver­dad? Y sin em­bar­go, ya exis­tían n qui­nien­tos años an­tes de que se in­ven­ta­ra a el tra­je de gi­ta­na. En reali­dad, es­te sur­gió ó ha­ce me­nos de un si­glo, en 1929, al­go que ya sa­brás si eres una lec­to­ra fiel de Ma­rie Clai­re, pues lo abor­da­mos en un nú­me­ro úme­ro an­te­rior, a pro­pó­si­to de los lu­na­res. es. Co­lo­ri­da, pla­ga­da de vo­lan­tes y con es­tam­pa­do de to­pos, la ba­ta de fae­na de e las gi­ta­nas que acu­dían a las fe­rias de ga­na­do na­do an­da­lu­zas fue co­pia­do por las da­mas as pa­ra acu­dir ese año a la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal. iver­sal. Su ima­gen se pro­yec­tó en to­do el mun­do, eri­gién­do­se co­mo re­fe­ren­te de la cul­tu­ra es­pa­ño­la y tra­je re­gio­nal de e An­da­lu­cía (4).

DEL PU­ÑO AL CUE­LLO

Los pri­me­ros vo­lan­tes, lan­tes, en cam­bio, fue­ron idea­dos por los sol­da­dos es­pa­ño­les. En el si­glo XV, so­lían an lle­var va­rias ca­pas de ro­pa, y a me­nu­do do se cor­ta­ban los ex­tre­mos de las man­gas ngas ex­te­rio­res pa­ra re­ve­lar la te­la que ue ha­bía de­ba­jo, de­jan­do a la vis­ta unas arru­gas na­tu­ra­les. Los sas­tres se fi­ja­ron en es­te de­ta­lle de ten­den­cia, y co­men­za co­men­za­ron a re­pro­du­cir­lo co­sien­do cuer­das flex fle­xi­bles al ini­cio del pu­ño, con el ob­je­ti­vo de que al ti­rar de ellas se for­ma­ran vo­lan­tes. vol Pron­to se re­pli­ca­ron en el cue­llo, dan­do lu­gar a la gor­guer gor­gue­ra. A di­fe­ren­cia de los hom­bres, las mu­je­res uti­li­za­ron es­ta pie­za blan­ca blanc pa­ra cu­brir el es­co­te. La gor­gue­ra gor­guer evo­lu­cio­nó has­ta que en 1520 to­mó una for­ma de cue­llo ri­za­do muy al­mid al­mi­do­na­do que pa­só a de­no­mi­nar­se le­chu­gui­lla le­chu­gui (1), que tam­bién lle­va­ba pu­ños a jue­go.

El sé­qui­to de Car­los I im­pu­so la mo­da en Es­pa­ña, que go­zó de am­plia aco­gi­da du­ran­te los rei­na­dos de Fe­li­pe II, y Fe­li­pe III (lle­gó a me­dir 30 cm de an­cho). Con Fe­li­pe IV, la le­chug le­chu­gui­lla fue en­co­gien­do has­ta que la su­pri­mió sup ofi­cial­men­te en 1623. A cont con­ti­nua­ción, se pa­só a usar pu­ños y ador­nos de en­ca­je (2) en el es­co­te es­co co­mo una in­ter­pre­ta­ción m más ama­ble. Eso sí, siem­pre com co­mo pie­zas in­de­pen­dien­tes.

A LO G GRAN­DE

Co­mo C gran ele­men­to de­co­ra­ti­vo de fal­das, na­cie­ron en La­ti­noa­mé­ri­ca L en el sigl si­glo XVI, con el tra­je trad tra­di­cio­nal fe­me­nino de G Gua­na­jua­to (Mé­xi­co co), que con­sis­tía en c cua­tro fal­das de vo­la lan­tes su­per­pues­tas ( 6) 6). No obs­tan­te, no se co­si co­sie­ron a las ca­mi­sas has­ta el si­glo XVIII, don­de se

NO FUE­RON EX­PUL­SA­DOS DEL ARMARIO MAS­CU­LINO HAS­TA EL SI­GLO XX

apli­ca­ron dan­do lu­gar a las cho­rre­ras. En Eu­ro­pa, la fal­da de vo­lan­tes (3) sur­gió pro­pi­cia­da por la lle­ga­da del mi­ri­ña­que en 1848, co­mo un di­se­ño que ar­mo­ni­za­ra con es­te ele­men­to. Al­can­zó pro­por­cio­nes exa­ge­ra­das: al fi­nal del pe­río­do, hu­bo fal­das de has­ta vein­te vo­lan­tes.

ECO EN LA ETER­NI­DAD

Du­ran­te el si­glo XIX sur­ge la ba­ta cu­ba­na (5), ins­pi­ra­da en los des­ha­bi­llés o ba­tas de ca­sa que lle­va­ban las da­mas crio­llas de la épo­ca, y que más tar­de re­ci­bió in­fluen­cias de los tra­jes que lu­cían las ar­tis­tas es­pa­ño­las que fue­ron a 'ha­cer las Amé­ri­cas'. Du­ran­te el si­glo XX, se ex­pul­só a los vo­lan­tes del armario mas­cu­lino. So­lo la es­té­ti­ca new ro­man­tic (7) res­ca­tó las cho­rre­ras en los 80, una co­rrien­te que vuel­ve de for­ma si­len­cio­sa. Es­te ve­rano, sin em­bar­go, arra­san en su versión más fe­me­ni­na: de gran for­ma­to y su­per­co­lo­ri­dos en Molly God­dard, Dol­ce & Gab­ba­na o Va­len­tino; es­tam­pa­dos en Er­dem o Marc Ja­cobs; y en sen­ci­llos ves­ti­dos blan­cos en Ro­dar­te o Ca­ro­li­na He­rre­ra. Y to­dos son me­jo­res que el Pho­tos­hop: di­si­mu­lan al na­tu­ral cual­quier com­ple­jo.

5 2 1. Mar­ga­ri­ta de Aus­tria, con le­chu­gui­lla y pu­ños (1606). 2. Ma­ría An­to­nie­ta, con vo­lan­tes en es­co­te, man­gas y fal­da (1783). 3. Ilus­tra­ción de mu­je­res ves­ti­das a la mo­da del s. XIX (1855). 4. Bai­la­ri­nes de ca­mino a Se­vi­lla (1936). 5. Ilus­tra­ción de bai­la­ri­nes cu­ba­nos (1941). 6. Me­xi­ca­nas ves­ti­das pa­ra bai­lar (1942). 7. Ma­don­na, con ca­sa­ca de vo­lan­tes de es­ti­lo new ro­man­tic (1987).

1

6

3

7

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.