¿ANI­MA­LES O CRIMIRIMI NA­LES? Una fá­bu­la con­tem­po­rá­nea, por Emilia mi­lia Par­do Ba­zán.

SE PO­DRÍA AFIR­MAR QUE EMILIA PAR­DO BA­ZÁN LLE­GÓ A TO­MAR­SE LA JUS­TI­CIA POR SU MANO, EN EL ME­JOR SEN­TI­DO. SU PLU­MA EVI­DEN­CIÓ LA PO­CA EFI­CA­CIA LE­GAL CON­TRA LOS CRÍ­ME­NES MA­CHIS­TAS Y SU LI­TE­RA­TU­RA ATA­CÓ EL CÓ­DI­GO PE­NAL.

Marie Claire España - - CONTENTS - por Ma­rio Gar­cés

Ni Ote­lo ni Wert­her. Ni ase­si­nos con­su­mi­dos por los ce­los ni ro­mán­ti­cos de­pre­si­vos dis­pues­tos a mo­rir des­pués de ma­tar, siem­pre que no sean pre­sos de su mal­di­ta co­bar­día. Par­do Ba­zán se in­tro­du­ce en la ca­ver­na de lo po­si­ble, pe­ro a la vez de lo in­de­sea­ble, con un cuen­to ani­mal sin pa­rá­bo­la ni mo­ra­le­ja ti­tu­la­do Pi­ña, en los al­bo­res del si­glo XX. Una bue­na fa­mi­lia, o no, adop­ta una mo­na a la que lla­man Pi­ña. Co­mo no quie­ren que se críe en so­le­dad, le dan a co­no­cer y la aso­cian con otro mono, de

nom­bre Co­co. El mono re­pre­sen­ta el pres­ti­gio de la mas­cu­li­ni­dad, el mo­no­po­lis­ta de la obe­dien­cia de­bi­da de la hem­bra, es­cla­va por de­re­cho y por de­ber. Trans­cu­rri­do un tiem­po de abu­sos, de esen­cia de fel­pu­do y de tes­tos­te­ro­na de ju­rá­si­co en flor del ma­cho, la fa­mi­lia que "ha­bía desem­pe­ña­do el pa­pel de la so­cie­dad, que no gus­ta de mez­clar­se en cues­tio­nes do­més­ti­cas y de­ja que el ma­ri­do aca­be con su mu­jer si quie­re, ya que al fin es co­sa suya", in­ter­vie­ne fi­nal­men­te y se­pa­ra a la pa­re­ja. Pro­duc­to o no de la an­gus­tia, Pi­ña se fu­ga una no­che de frío ga­lai­co y aca­ba mu­rien­do de neu­mo­nía si­mia. Tras cien­to vein­te años, y a pe­sar de los avan­ces, aún hoy pe­sa cier­to fa­ta­lis­mo in­do­len­te y una con­si­de­ra­ble pa­si­vi­dad so­cial, aca­so arrai­ga­da en la con­cien­cia ani­mal del hom­bre, no muy ale­ja­da en oca­sio­nes a la del pla­ne­ta de los si­mios.

UN FE­NÓ­MENO COM­PLE­JO

A lo lar­go de to­da la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo an­te­rior, Emilia Par­do Ba­zán con­fie­sa, al rit­mo con el que la so­cie­dad del mo

men­to co­mien­za tam­bién a evi­den­ciar cier­tos sig­nos de re­pro­che co­lec­ti­vo, que el fe­nó­meno es com­ple­jo: "Al­guien lo acha­ca­rá a fal­ta de re­li­gión y creen­cias fir­mes. Al­guien a fal­ta de ins­truc­ción y cul­tu­ra. Al­guien a fal­ta de re­pre­sión y ejem­pla­ri­dad. Y to­dos tie­nen ra­zón". Sin em­bar­go, no fue­ron es­ca­sos to­da­vía los jac­tan­cio­sos y tuer­ce­bra­gue­tas con plu­mi­lla en pe­rió­di­co de la épo­ca, que lle­ga­ron a de­cir con ale­vo­sía y pre­me­di­ta­ción "que aún que­dan en Ma­drid, a es­tas fe­chas, unas die­ci­séis o die­ci­sie­te mu­je­res sin de­go­llar". Pa­ra­le­la­men­te, co­mo una fic­ción con­sen­ti­da tras el es­pe­jo de los vie­jos pre­jui­cios na­cio­na­les, co­mo di­ce la es­cri­to­ra, "el ré­cord de la cri­mi­na­li­dad lo ba­ten (¡qué cas­te­llano tan lin­do que es­cri­bi­mos en es­tos tiem­pos del au­to­mó­vil!) los ro­mán­ti­cos del ho­nor, los ase­si­nos de mu­je­res, los sui­ci­das en com­bi­na­ción, que pri­me­ro des­pa­chan a su no­via y lue­go se vue­lan la ta­pa de lo que no tie­nen". Y eso siem­pre que no sean unos ca­gados que cuan­do apun­tan a su sien, sien­ten te­mor de re­ven­tar­se a sí mis­mos. La­men­ta­ble­men­te, to­da­vía an­dan hoy los ase­si­nos es­con­dién­do­se en su co­bar­día de ma­cho tar­dío, la mis­ma con la que no tu­vie­ron es­crú­pu­los en ma­tar a una mu­jer.

EMILIA CON­TRA LA LEY

Le­jos de li­mi­tar­se al diag­nós­ti­co y al jui­cio na­rra­ti­vo en los pe­rió­di­cos de la épo­ca, la es­cri­to­ra de Co­ru­ña, bus­có so­lu­cio­nes en el De­re­cho Pe­nal. Por un la­do, y sin re­nun­ciar al sar­cas­mo pro­pio de su li­te­ra­tu­ra, as­pi­ra­ba a que el de­li­to se ca­li­fi­ca­ra con la má­xi­ma gra­ve­dad po­si­ble, con el ob­je­ti­vo de zahe­rir en­ten­de­de­ras y agi­tar la in­di­fe­ren­cia de to­da una so­cie­dad: "Es pre­ci­so que el ju­ra­do lo es­ti­me tan pu­ni­ble, al me­nos, co­mo el ro­bo de una ga­lli­na o de un man­tón". Pe­ro, por otro la­do, y a con­tra­co­rrien­te de cier­to idea­rio li­be­ral y avan­za­do so­bre las con­di­cio­nes re­pre­si­vas de los Có­di­gos pe­na­les de la épo­ca, abo­gó por el ca­rác­ter ejem­pla­ri­zan­te de las pe­nas: "Hay to­da una se­rie de crí­me­nes que ya no se cas­ti­gan y por lo tan­to arre­cian; pues, di­gan lo que gus­ten los ter­mó­me­tros de la fi­lo­so­fía be­nig­na y ge­ne­ro­sa, el mie­do al pre­si­dio y al ga­rro­te no de­ja de pro­du­cir cier­ta mo­de­ra­ción sa­lu­da­ble". No en vano, ha­cía ejer­ci­cios dog­má­ti­cos pa­ra equi­li­brar am­bas pos­tu­ras, y, con sor­na de ga­lle­ga ex­ce­si­va, lo ex­pli­ca­ba del si­guien­te mo­do: "No se mo­ra­li­za con el cas­ti­go; se evi­ta, se re­pri­me; la mo­ra­li­za­ción es de otra suer­te. Es­ti­mo la hi­gie­ne más que la me­di­ci­na, el ré­gi­men dia­rio más que el re­me­dio he­roi­co; pe­ro hay oca­sio­nes en que es pre­ci­so en­viar a es­ca­pe por el re­me­dio a la bo­ti­ca más pró­xi­ma, y tra­gar­lo a pu­ña­dos". Así, por la vía rá­pi­da, pues lle­gó a es­cri­bir que de­be­rían de­por­tar­los a las co­lo­nias que nos que­da­sen, que va­ya us­ted a sa­ber cuá­les eran.

Ade­más de su cons­tan­te ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca, Par­do Ba­zán re­tra­tó es­tos crí­me­nes en su obra na­rra­ti­va, con di­fe­ren­tes án­gu­los don­de la per­fi­dia se ma­ni­fes­ta­ba y que, con el pa­so de los años, no ha re­mi­ti­do.

BASADO EN HE­CHOS REALES

En Do­ña Mi­la­gros, el mal­tra­ta­dor es el asis­ten­te do­més­ti­co de la pro­ta­go­nis­ta que la tie­ne ate­rro­ri­za­da ba­jo la ame­na­za de ma­tar­la si re­ve­la los abu­sos que acon­te­cen in­tra­mu­ros de la ca­sa. En La pie­dra an­gu­lar, una jo­ven mue­re a ma­nos de su pa­dre, el za­pa­te­ro An­tio­jos, un al­cohó­li­co em­pe­der­ni­do cu­ya in­ges­ta de vino des­pier­ta la in­sa­nia san­gui­na­ria del abu­so y del ase­si­na­to. Pe­ro es en El in­dul­to don­de se re­ve­la, con to­da su in­ten­si­dad, el pá­ni­co ener­van­te y ex­ter­mi­na­dor que aso­la a mu­chas mu­je­res. La pro­ta­go­nis­ta es una la­van­de­ra cu­yo ma­ri­do ha ase­si­na­do a su sue­gra. Con co­ra­je, de­nun­ció a su ma­ri­do y es­te in­gre­só en pri­sión, ju­ran­do ase­si­nar­la na­da más con­clu­ye­se su con­de­na. Co­mo con­se­cuen­cia del es­pon­so­rio del Rey y el na­ci­mien­to de su hi­jo pri­mo­gé­ni­to, se anun­cian in­dul­tos, ca­yen­do la la­van­de­ra en un es­ta­do de an­gus­tia por la even­tua­li­dad de que al­guno de ellos co­rres­pon­die­se al ase­sino. Un buen día, la la­van­de­ra re­ci­be la no­ti­cia de que su ma­ri­do ha fa­lle­ci­do en pri­sión. Li­be­ra­da de preo­cu­pa­cio­nes, lle­va a su hi­jo a co­mer go­lo­si­nas pa­ra ce­le­brar­lo. Pe­ro la no­ti­cia re­sul­tó ser fal­sa. Cuan­do la mu­jer lle­gó a ca­sa, el ma­ri­do es­ta­ba allí por­que lo ha­bían in­dul­ta­do. A la ma­ña­na si­guien­te la la­van­de­ra ya­cía muer­ta en la ca­ma, sin sig­nos de vio­len­cia. Y así fue por­que, se­gún el tes­ti­mo­nio del hi­jo, mu­rió de mie­do. Es la vio­len­cia sub­te­rrá­nea, la vio­len­cia que no co­no­ce de es­ta­dís­ti­cas, la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca. Con to­do, des­de que exis­ten es­ta­dís­ti­cas, son ya mil las mu­je­res ase­si­na­das en Es­pa­ña por sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas. Aho­ra que han ve­ni­do unos va­lien­tes a ex­pli­car­nos que to­do es men­ti­ra, ja­ra­be de pa­lo. Y co­mo no que­dan co­lo­nias, a las Cha­fa­ri­nas.

"NO SE MO­RA­LI­ZA CON EL CAS­TI­GO; LA MO­RA­LI­ZA­CIÓN ES DE OTRA SUER­TE"

En Pi­ña, Par­do Ba­zán equi­pa­ra a los au­to­res de crí­me­nes ma­chis­tas con los ani­ma­les. Con­cre­ta­men­te, con un mono.

MA­RIO GAR­CÉS ES­CRI­TOR Ávi­do bu­cea­dor de hemeroteca, nos recuerda que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue… ¡igual!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.