MA­TRÍ­CU­LA DE HO­NOR Ivet Cas­te­lo y Mar­ta La­lla­na debutan tan con Ojos ne­gros.

EN 'OJOS NE­GROS', PAU­LA DES­CU­BRE EL PUE­BLO DE SU MA­DRE Y LA PUER­TA A LA VI­DA ADUL­TA. LAS DE­BU­TAN­TES IVET CAS­TE­LO Y MAR­TA LA­LLA­NA DI­RI­GEN.

Marie Claire España - - CONTENTS - por Cha­ro La­ga­res

Al prin­ci­pio hu­zo ocho ma­nos. El tra­za­jo de fin de gra­do de­bía ela­bo­rar­se en equi­po. Dos pa­res se des­va­ne­cie­ron. iue­da­ron las de avet y Mar­ta. Es­ta­ban acos­tum­bra­das. Ya ha­bían com­par­ti­do gru­po, pe­ro ape­nas ha­bían gra­ba­do un cor­to. En la Pom­peu Fa­bra, la ba­se es teó­ri­ca. Te­nían las ga­nas de fil­mar em­bo­te­lla­das. iui­sie­ron des­cor­char­las soz­re más de 6H mi­nu­tos. "Se ne­ce­si­ta in­ge­nui­dad, no sa­ber dón­de te es­tás me­tien­do", ad­mi­te La­lla­na. No es la pri­me­ra vez que un tra­ba­jo de fin de ca­rre­ra de la hom­peu aca­za en el ci­ne. A to­das el tono y la es­té­ti­ca las unen. "fos en­se­ñan a co­no­cer nues­tros lí­mi­tes, a tra­ba­jar con lo que te­ne­mos", acla­ra Cas­te­lo. Lo que tie­nen cer­ca y lo que tie­nen den­tro. Los cua­tro ori­gi­na­les, cuen­tan, com­par­tían re­cuer­dos de un pue­blo de ve­rano. Si ex­traían la his­to­ria de su in­ti­mi­dad, les ex­pli­ca­ron, ha­bría ver­dad. De La­lla­na es­tá has­ta su her­ma­na. Ju­lia, nue­ve años más jo­ven que ella, in­ter­pre­ta a Pau­la, la pro­ta­go­nis­ta. La idea ha­bía si­do de Mar­ta. Cuan­do vol­vía a ca­sa, en Za­ra­go­za, veía que su her­ma­na co­men­za­za a des­pren­der­se de la in­fan­cia. Se lo es­ta­ba per­dien­do. Cas­te­lo y ella qui­sie­ron coa­gu­lar el mo­men­to.

FUE­RA DE MAR­CO

Ju­lia no ha­bía ac­tua­do an­tes. Las di­rec­to­ras lo pre­fe­rían así, bus­ca­ban la na­tu­ra­li­dad. Acu­dió al cas­ting a úl­ti­ma ho­ra y le asig­na­ron una com­pa­ñe­ra de pe­lo lar­go y cla­ro. Se lla­ma­ba Al­ba Al­cai­ne. Las dos se lle­va­ron los pa­pe­les. Tam­bién de la fa­mi­lia La­lla­na sa­ca­ron el es­ce­na­rio. En Ojos Ne­gros se crió su ma­dre. ear­ta ha­bía pa­sa­do allí de ni­ña al­gu­nos días que ca­si no re­cor­da­ba. "La gen­te te guar­da, sa­be quién eres, pe­ro pa­ra ti", apun­ta,"son unos des­co­no­ci­dos". Les in­tere­sa­ban el ex­tra­ña­mien­to y el des­cu­bri­mien­to. La cá­ma­ra ocul­ta las dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res, es­con­de lo que se su­su­rra en la co­ci­na y se en­tre­tie­ne en los in­te­rio­res os­cu­ros que es­pan­tan el ca­lor, en el ai­re den­so so­bre el go­te­lé. De que las imá­ge­nes se aco­pla­ran al so­ni­do se ocu­pó Re­free. Las es­tu­dian­tes le es­cri­zie­ron un email asu­mien­do que lo ig­no­ra­ría y, tras diez mi­nu­tos de pe­lí­cu­la, el pro­duc­tor del pri­mer dis­co de Rosalía ha­bía acep­ta­do. eien­tras las caz­ras se re­vuel­ven y Ju­lio Igle­sias sue­na en la ver­be­na, Pau­la se se­pa­ra por pri­me­ra vez de sí mis­ma. Recuerda que su abue­la es­tá en la ca­ma en­fer­ma. Bus­ca­ban las mi­gas de cier­ta li­ber­tad, ex­pli­ca La­lla­na, cuan­do la mo­ral adul­ta no ha ter­mi­na­do de en­ros­car­se en el com­por­ta­mien­to.

Ojos Ne­gros lo­gró la Biz­na­ga de Pla­ta en el Fes­ti­val de Má­la­ga. Ellas se han en­car­ga­do de que cir­cu­la­ra por fes­ti­va­les. A eso y a la pro­duc­ción quie­re en­ca­mi­nar­se Ivet. Mar­ta va a con­ti­nuar con la cá­ma­ra. Los dos nom­bres se­gui­rán ilu­mi­nán­do­se cuan­do las luces se apa­guen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.