LA ETER­NA BÚS­QUE­DA CREA­TI­VA

PA­RA MAR­CO LA­BOR­DA, EL 'CO­LLA­GE' ANALó­GI­CO ES UNA BRÚ­JU­LA QUE LE GUíA A TRA­VÉS DEL TREPIDANTE CA­MINO DE LA PU­BLI­CI­DAD, LA CREA­TI­VI­DAD Y LA INS­PI­RA­CIóN.

Marie Claire España - - COOLTURA - por Cla­ra Au­ñón

Co­mo mu­chos otros ar­tis­tas, Mar­co La­bor­da (fo­to de la dcha.) se crió en un ho­gar crea­ti­vo. Hi­jo de pin­tor, el ar­te, tan­to plás­ti­co co­mo de otras dis­ci­pli­nas, siem­pre ha si­do una par­te na­tu­ral de su día a día. Ha­ce dos años em­pe­zó ca­sual­men­te a ju­gar con re­cor­tes de re­vis­tas du­ran­te un via­je y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de hacerlo. Aho­ra, com­pa­gi­na su tra­ba­jo co­mo di­rec­tor crea­ti­vo del es­tu­dio Neu­rads con pro­yec­tos más per­so­na­les, co­mo el di­se­ño de los car­te­les de la gi­ra mú­si­co-poé­ti­ca de la es­cri­to­ra El­vi­ra Sas­tre y el can­tau­tor An­drés Suá­rez. Enamo­ra­do de la fo­to­gra­fía y el co­lla­ge analó­gi­co, la he­ren­cia pic­tó­ri­ca de su pa­dre es­tá muy pre­sen­te en su obra. “Mu­chas ve­ces me di­cen que mis co­lla­ges pa­re­cen cua­dros y me gus­ta que sea así, por­que es co­mo los ima­gino en mi men­te an­tes de ma­te­ria­li­zar­los”. Esa vo­lun­tad que­da pa­ten­te en pie­zas co­mo su hom­bre de cha­que­ta azul (dcha., aba­jo), una ver­sión de Re­tra­to de un hom­bre con una sor­ti­ja, de Fran­ces­co de Cos­sa.

En­tre sus pro­yec­tos per­so­na­les, Al­te­ra­do, su pri­me­ra ex­po­si­ción, y Down the Rab­bit Ho­le (dcha., de arri­ba aba­jo) una edi­to­rial pa­ra la re­vis­ta Neo 2 ela­bo­ra­da en co­la­bo­ra­ción con el fo­tó­gra­fo Car­los Vi­lla­re­jo. En ella, la dul­ce Ali­cia se con­vier­te en una jo­ven con­tem­po­rá­nea que vuel­ve a la ma­dri­gue­ra con la mis­ma cu­rio­si­dad y al­go más de es­cep­ti­cis­mo que su ver­sión in­fan­til.

La se­rie es una re­pre­sen­ta­ción fiel del men­sa­je de la no­ve­la ori­gi­nal y de la in­quie­tud prin­ci­pal del ar­tis­ta, for­ma­do en psi­co­lo­gía y ar­te dra­má­ti­co, y cu­yas crea­cio­nes ha­blan siem­pre de “la bús­que­da” y el cre­ci­mien­to per­so­nal. ¿Su pro­pia me­ta? Ex­po­ner en Nue­va York, San Fran­cis­co, Lon­dres o Pa­rís, y se­guir bus­can­do siem­pre nue­vas as­pi­ra­cio­nes crea­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.