QUE CIEN AÑOS NO ES NA­DA

Marie Claire España - - MAGAZINE ANÁLISIS - por Ma­rio Gar­cés

LA ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA CRE­CIEN­TE EN NUES­TRO PAÍS NOS REGALA CA­DA VEZ MÁS TIEM­PO. YA VA­MOS POR LOS 100 AÑOS, A LA ES­PE­RA DE QUE LA CI­FRA SIGA CRE­CIEN­DO. SIN EM­BAR­GO, EN LU­GAR DE HA­CER­NOS MÁS SA­BIOS, PA­RE­CE QUE LA LON­GE­VI­DAD SO­LO PRO­ME­TE MI­NU­TOS EX­TRA PA­RA EL TRA­BA­JO Y LOS PLA­CE­RES BANALES.

Me ju­ras­te fi­de­li­dad por ca­da alien­to que die­ras mien­tras es­tu­vie­ses des­pier­to y acep­té tu pro­me­sa. Así sea. Mien­tras te man­ten­gas des­pier­to po­drás res­pi­rar, pe­ro si al­gu­na vez lle­gas a dor­mir­te, mo­ri­rás." Con es­tas pa­la­bras la be­lla nin­fa On­di­na, se­gún la mi­to­lo­gía ger­má­ni­ca, con­de­na­ba a muer­te se­gu­ra a su adúl­te­ro es­po­so, sir Law­ren­ce, tras des­cu­brir có­mo el in­fiel re­zon­ga­ba en el re­ga­zo de otra mu­jer. El mal­di­to que ha­bía ju­ra­do amor eterno a su mu­jer-pez mal­de­cía aho­ra su suer­te, a sa­bien­das de que su frá­gil con­di­ción de hu­mano no re­sis­ti­ría el pe­so de la mo­do­rra ter­mi­nal, por mu­cho que no se cul­ti­va­se la sies­ta en la tie­rra de los Ni­be­lun­gos. Pa­ra evi­tar que la muer­te lle­ga­se, el no­ble se afa­nó pro­di­gio­sa­men­te en el tra­ba­jo, en la bús­que­da de una intensidad de vi­da que ahu­yen­ta­ra el fin. Pe­ro fue con­tra­pro­du­cen­te por­que el afán fre­né­ti­co aca­bó ex­te­nuan­do al in­fa­me, quien du­dó ra­zo­na­ble­men­te que tu­vie­se tiem­po de com­par­tir nue­va­men­te le­cho con na­die.

Y el fe­lón aca­bó muer­to y en­te­rra­do, por­que ya se sa­be que "de aque­llos pol­vos, es­tos lo­dos". No des­car­to que esta le­yen­da ha­ya po­di­do alum­brar la sed an­gus­tio­sa de ven­gan­za de más de al­gu­na mu­jer bur­la­da o de al­gún va­rón desai­ra­do, pe­ro no de­ja de ser un mi­to y no­so­tros, la­men­ta­ble­men­te, vi­vi­mos del ti­mo, al me­nos en lo que a la in­fi­de­li­dad se re­fie­re. Y el bri­bón, ya sea rey o pai­sano, dor­mi­rá a pier­na suel­ta, sin san­ción ni re­den­ción, por­que el tiem­po, a de­cir ver­dad, no po­ne a ca­da uno en su si­tio. Aun­que, si es por ha­blar de tiem­po, ten­go la sen­sa­ción de que nos han re­ga­la­do tiem­po en las úl­ti­mas dé­ca­das y no sa­be­mos qué va­mos a ha­cer con él. Es más, evi­ta­mos ce­rrar los ojos, co­mo sir Law­ren­ce, víc­ti­mas del mis­mo he­chi­zo, por­que en la ca­rre­ra es­tá la vi­da y, si te de­tie­nes y pier­des el pa­so, a buen se­gu­ro mue­res.

LAR­GA VI­DA A... ¿TO­DOS?

En 2060, in­clu­so con un Go­bierno en fun­cio­nes, en España ha­brá más de 200.000 per­so­nas con más de 100 años, de mo­do que las fo­to­gra­fías en se­pia de los años 60 de las fa­mi­lias nu­me­ro­sas con vein­te chu­rum­be­les ali­nea­dos por es­ta­tu­ra a se­rá sus­ti­tui­da por la fo­to de cinn­co ge­ne­ra­cio­nes de his­pa­nos ju­nun­tos, de la ta­ta­ra­bue­la al in­fan­te, te con fon­do de bi­ki­ni es­te­la­do en Sa­lou o con za­ma­rra de la­na en Fuen­te­rra­bía. La lon­ge­vi­dad y la es­pe­ran­za de vi­da nos ha­cen igua­les y has­ta nos de­ben ha­cer li­bres. Li­bres pa­ra tra­ba­jar o no, pe­ro so­bre to­do, li­bres pa­ra des­can­sar y pa­ra po­der dis­fru­tar el ocio. En el si­glo IX, el rey Al­fre­do de In­gla­te­rra pro­pu­so di­vi­dir el día en tres sec­cio­nes de ocho ho­ras de­di­ca­das al tra­ba­jo, al des­can­so y al ocio. Los tres ochos. En España, no fue has­ta el 3 de abril de 1919, un si­glo atrás, cuan­do el Con­de de Ro­ma­no­nes fir­ma­ba el de­cre­to por el que pro­mul­ga­ba la jor­na­da de ocho ho­ras pa­ra to­dos los es­pa­ño­les. Fue fir­mar la nor­ma y di­mi­tir, to­do en uno.

No sé có­mo lo ha­ce­mos por­que, a pe­sar de los dió­xi­dos de azu­fre, óxi­dos de ni­tró­geno, mo­nó­xi­dos de car­bono, ar­sé­ni­cos, ben­zo­pi­re­nos, cad­mios, ní­que­les y ben­ce­nos, y del smog so­bre el puen­te de Va­lle­cas y so­bre Vía Laie­ta­na, España se va a con­ver­tir en 2040 en el país con ma­yor es­pe­ran­za de vi­da del mundo de acuer­do con un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, to­da vez que pa­sa­re­mos del pro­me­dio ac­tual de 82,9 años a 85,8 años. Pa­ra los que na­ci­mos en los es­ter­to­res de la muer­te del se­pul­ta­do en el Va­lle de los Caí­dos, nos han re­ga­la­do quin­ce años de vi­da y no que­re­mos ce­rrar los ojos. Y co­mo no­so­tros ejer­ce­mos nues­tro trán­si­to ha­cia la in­mor­ta­li­dad con jac

tan­cia de hi­dal­gos cas­te­lla­nos, te­ne­mos la per­cep­ción de que, aún así, te­ne­mos po­co tiem­po li­bre. Y eso que Aris­tó­te­les de­fi­nía el ocio co­mo "la li­ber­tad ema­na­da de la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar". Eran otros tiem­pos en que no exis­tía el Ban­co Mun­dial, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ni Mu­je­res y hom­bres y vi­ce­ver­sa. Eran tiem­pos en que los fi­ló­so­fos as­cen­dían al Mon­te At­hos pa­ra pen­sar y no pa­ra ver un fi­nal de eta­pa de la vuel­ta ci­clis­ta a Gre­cia.

OCIO NE­CIO

Qué de­cir de un país don­de la ex­pre­sión "es­tar ocio­so" es pe­yo­ra­ti­va cuan­do el ocio es ca­li­dad de vi­da siem­pre que sea sos­te­ni­ble. El gas­to me­dio en ocio y cul­tu­ra en 2018 en España fue de 1.791 €, una ci­fra muy su­pe­rior a la que se des­ti­nó a mue­bles y ar­tícu­los de ho­gar que que­dó en 1.242 €. Prio­ri­za­mos los via­jes, que Gu­lli­ver de­bía ser de To­rre­lo­do­nes, y des­pués le si­gue la tra­di­ción ver­ná­cu­la del cui­da­do in­tes­ti­nal a tra­vés de nues­tro gas­to en res­tau­ran­tes. Y, por su­pues­to, las com­pras, que he­mos des­cu­bier­to que hay di­ver­sión tan­to en la ad­qui­si­ción co­mo en la de­vo­lu­ción, pues de­be­mos ser cam­peo­nes del mundo en el ar­te y la téc­ni­ca de la re­ver­sión de ro­pa. Eso sí, por ca­da cua­tro eu­ros en ta­ber­na cas­ti­za o de hau­te cui­si­ne, un eu­ro en De­li­bes o en He­ming­way, aun­que me te­mo que el ocio mo­derno ha ol­vi­da­do a am­bos, sus­ti­tui­dos por ar­tis­tas del man­ga y del man­go­neo. Cuan­do na­die me ve, y apro­ve­chan­do las obras de El Re­ti­ro, me voy ha­cien­do con una par­ce­li­ta en el par­que ma­dri­le­ño, jun­to al la­go. Y pro­cu­ro no ce­rrar los ojos por­que sien­to so­bre mí el en­sal­mo de On­di­na, so­bre to­do las tar­des de ve­rano en las que pa­sean por la ca­lle cen­tral hor­das de cen­troeu­ro­peos atur­di­dos por el sol ca­pi­ta­lino. Quie­ro aprehen­der mi bo­nus de quin­ce años adi­cio­na­les de vi­da, por­que qui­zá sea el úni­co pre­mio po­si­ble que el tiem­po me pue­da otor­gar. Hoy quie­ro mi pro­pie­dad en ex­clu­si­va pe­ro no des­car­to la mul­ti­pro­pie­dad. Me­dios de ven­cer la so­le­dad.

TE­NE­MOS TAN­TO TIEM­PO QUE NO SA­BE­MOS QUÉ HA­CER CON ÉL

La nin­fa On­di­na, una mu­jer-pez con piel es­ca­mo­sa en lu­gar de co­la, ima­gi­na­da y plas­ma­da en óleo so­bre lien­zo por Giu­sep­pe De Nit­tis (1883).

ES­CRI­TOR En vis­tas de la es­pe­ran­za de vi­da na­cio­nal, se plan­tea si el t tiem­po si­gue sien­do oro. MA­RIO M GAR­CÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.