UN MUNDO CA­SI PER­FEC­TO

SU NOM­BRE REAL ES IRENE. SU ORI­GEN, BIL­BAO. SU EDAD, 29. SU FOR­MA­CIÓN CO­MO DI­REC­TO­RA DE CI­NE, LA APRENDIDA CO­MO AYU­DAN­TE EN 'SETS' DE RO­DA­JE. SU FU­TU­RO, CLA­RO CO­MO EL AGUA.

Marie Claire España - - COOLTURA - por Cha­ro La­ga­res

Con las uñas de Ali­ce Wad­ding­ton se pue­de di­sec­cio­nar una ra­na. Son pun­tia­gua­das, trans­pa­ren­tes y bri­llan­tes, ro­sa­lies­cas. En diez de­dos se le­van­ta una va­lla. "Es un men­sa­je de que te tie­nen que ha­cer las co­sas en vez de ha­cer­las tú. Son una ex­pre­sión cor­po­ral ar­tís­ti­ca y una ba­rre­ra so­cial". En Pa­ra­di­se Hills, a la es­té­ti­ca se le en­co­mien­da uni­fi­car. El ves­tua­rio puen­tea los cor­sés eduar­dia­nos, la mi­ra­da ga­mer de Fi­nal Fan­tasy y las hom­bre­ras de Gra­ce Jo­nes. El rosa ti­ñe el pe­lo, pin­ta la pa­red, cu­bre los ojos, em­pol­va las flo­res. En la is­la a la que lle­ga Uma (Em­ma Ro­berts), las ni­ñas, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes, vis­ten co­mo sol­da­dos fu­tu­ris­tas de la Rei­na de Co­ra­zo­nes. Han si­do in­ter­na­das en un cen­tro de bie­nes­tar. Mi­lla Jo­vo­vich es su ca­be­za. An­te ella se con­fie­san. Es­tán ahí pa­ra cam­biar. La chi­ca con so­bre­pe­so de­be­rá per­der­lo y la tí­mi­da de­be­rá ca­mi­nar ha­cia la ex­tro­ver­sión. Uma ten­drá que acep­tar la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio de un hom­bre con di­ne­ro. Es el de­seo de sus pa­dres. A su re­gre­so se ce­le­bra­rá su bo­da. Si sa­le ella con vi­da, pri­me­ro, de la is­la. Des­pués de que Dis­co In­ferno, su pri­mer cor­to, pa­sa­ra por más de se­sen­ta fes­ti­va­les, Wad­ding­ton ex­pu­so el plan­tea­mien­to de Pa­ra­di­se Hills en el Fan­tas­tic Fest. Mas­ca­ba la idea des­de ha­cía tiem­po. Por una par­te, en los li­bros que le­yó en el co­le­gio no en­con­tró una pan­di­lla de hé­roes que se pa­re­cie­ra a la de sus ami­gas. Por otra, que­ría res­pon­der al com­por­ta­mien­to que veía en sus pri­mos pe­que­ños fren­te a Ins­ta­gram. La idea lla­mó la aten­ción de Gui­ller­mo del To­ro. Su ma­na­ger y su pro­duc­tor en­cen­die­ron la red de con­tac­tos. Las ac­tri­ces acep­ta­ron. To­dos los días no se en­cuen­tra una con una dis­to­pía re­tro­fu­tu­ris­ta y fe­mi­nis­ta de aven­tu­ras y acción.

CON SU PRI­ME­RA PE­LÍ­CU­LA, WAD­DING­TON ES LA SE­GUN­DA ES­PA­ÑO­LA EN SUNDANCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.