¿QUÉ FUE DE LA RE­VO­LU­CIÓN?

LA SA­LI­DA DE DEM­NA GVA­SA­LIA DE VE­TE­MENTS MAR­CA EL FIN DE UNA ERA. SUR­GEN DU­DAS SO­BRE EL FU­TU­RO DE LA MAR­CA, PE­RO AÚN MÁS, DE BA­LEN­CIA­GA, DON­DE EL GEOR­GIANO SE QUE­DA.

Marie Claire España - - 101 IDEAS HE AQUÍ LA CUESTIÓN - VIO­LE­TA VAL­DÉS EDI­TO­RA DE MO­DA Y BE­LLE­ZA Aho­ra no sa­be si lle­ga­rá a es­tre­nar sus cal­ce­ti­nes de Ve­te­ments.

Sien­to que he cum­pli­do mi mi­sión de con­cep­tua­lis­ta e in­no­va­dor de di­se­ño en es­ta mar­ca ex­cep­cio­nal", ha ex­pli­ca­do Dem­na Gva­sa­lia (Geor­gia, 1981). "Ve­te­ments ha ma­du­ra­do has­ta con­ver­tir­se en una em­pre­sa que pue­de desa­rro­llar su he­ren­cia crea­ti­va en un nue­vo ca­pí­tu­lo por sí mis­ma". Su her­mano, Gu­ram, se­cun­dó sus pa­la­bras: "Asis­ti­mos a una nue­va era pa­ra Ve­te­ments, un ci­clo de cre­ci­mien­to y gran ex­pan­sión". "Se re­ve­la­rán nue­vos pro­yec­tos y co­la­bo­ra­cio­nes sor­pre­sa en un fu­tu­ro muy cer­cano". ¿Nos se­gui­rán in­tere­san­do?, nos pre­gun­ta­mos.

CRÓNICA DE UN DESENGAÑO

"Dos años des­pués de rom­per In­ter­net, pa­re­ce que ya na­die com­pra Ve­te­ments", afir­ma­ba un ti­tu­lar de Highs­no­biety en 2018. Gu­ram lo ta­chó de "fa­ke news", pe­ro lo cier­to es que Ga­le­ries La­fa­yet­te y The Bro­ken Arm (dos de sus prin­ci­pa­les pun­tos de ven­ta en Pa­rís), de­ja­ron de co­mer­cia­li­zar­la. Se em­pe­zó a cri­ti­car que a pe­sar de com­par­tir una es­té­ti­ca si­mi­lar, a me­nu­do Ve­te­ments era in­clu­so más ca­ro que Ba­len­cia­ga, y que el pú­bli­co pre­fe­ría in­ver­tir en una fir­ma con so­le­ra. Que tras al­can­zar co­tas de po­pu­la­ri­dad ras­ca­cie­lís­ti­cas, Ve­te­ments ha­bía muer­to de éxi­to.

Nos co­ló las Crocs de pla­ta­for­ma, ca­mi­se­tas de DHL, aquel bol­so ins­pi­ra­do en la bol­sa azul de Ikea, una ca­mi­sa co­si­da a una ca­mi­se­ta, y has­ta za­pa­ti­llas con for­ma de osi­to; to­do es­to, con pre­cios que os­ci­lan en­tre 700 y 1.700 eu­ros. El pro­pio Dem­na Gva­sa­lia re­co­no­ció que ja­más pa­ga­ría tan­to di­ne­ro por sus di­se­ños. Que pre­fe­ría gas­tár­se­lo en ir­se de va­ca­cio­nes. "Ve­te­ments era una mar­ca de mo­da de lu­jo, pe­ro tam­bién un es­pe­jo de­for­man­te:

no so­lo re­fle­ja­ba la in­dus­tria, sino que lo ha­cía de for­ma que de­ja­ba al des­cu­bier­to su es­tu­pi­dez", re­za­ba la crónica de Da­zed so­bre la sa­li­da de Dem­na. "Su mar­ca fue un cis­ne ne­gro, pe­ro si no da­ba tan­tos ré­di­tos co­mo es­pe­ra­ba, qui­zá fue­ra pre­fe­ri­ble sen­tar­se úni­ca­men­te en el trono de Ba­len­cia­ga". Fí­ja­te, la pren­sa es­pe­cia­li­za­da ya ha­bla en pa­sa­do de la fir­ma.

UNA RE­VUEL­TA PAR­TI­CU­LAR

Se su­po­nía que los re­vo­lu­cio­na­rios de la mo­da mer­ca­dea­ban con vin­ta­ge, in­ves­ti­ga­ban so­bre te­ji­dos sos­te­ni­bles y nos ins­ta­ban a de­jar de com­prar. Sin em­bar­go, tam­bién co­ro­na­mos al geor­giano co­mo dis­rup­tor, y eso que Ve­te­ments em­pe­zó ven­dien­do ta­zas a cien eu­ros y ter­mi­nó pi­dien­do mil por el par de va­que­ros. Se­gu­ra­men­te, lo iden­ti­fi­cá­ba­mos más con el El ban­que­ro anar­quis­ta, de Fer­nan­do Pes­soa, cu­yo pro­ta­go­nis­ta de­fen­día que la me­jor for­ma de es­ca­par del in­flu­jo del di­ne­ro era ser ri­co. La úl­ti­ma co­lec­ción de Ve­te­ments, por ejem­plo, re­co­gía una crí­ti­ca al ca­pi­ta­lis­mo, sien­do una mar­ca de lu­jo y con esos pre­cios. ¿Es­tá per­dien­do la gra­cia tan­ta iro­nía?

En cuan­to a Ba­len­cia­ga, "am­bas mar­cas tie­nen un pun­to de vis­ta si­mi­lar; qui­zá Ba­len­cia­ga con un len­gua­je un po­co más ob­vio o le­gi­ble pa­ra el gran pú­bli­co", nos con­tes­ta Mi­guel Be­cer, el di­se­ña­dor de Ma­néMa­né. "Si a eso le su­ma­mos que se si­túa ba­jo el am­pa­ro de un gru­po in­ver­sor gi­gan­te, creo que dis­fru­ta­rá de mu­chos años de éxi­to", aña­de. Ade­más, "su en­tra­da en Ba­len­cia­ga [en 2015] ya su­pu­so un cam­bio po­si­ti­vo pa­ra la fir­ma. Aho­ra que po­drá de­di­car­le más tiem­po, se­rá muy be­ne­fi­cio­so", aña­de la es­ti­lis­ta Vic­to­ria No­ga­les. "En­ca­be­zar va­rias mar­cas co­mo di­rec­tor crea­ti­vo su­po­ne mu­cho es­fuer­zo y es­trés", apun­ta Be­cer.

REAC­CIóN, AC­CIóN, REAC­CIóN

Di­cen los Gva­sa­lia que nos aden­tra­mos en un nue­vo ci­clo de la mo­da, lo cual con­fir­man las pa­sa­re­las. Se im­po­ne un es­ti­lo ab­so­lu­ta­men­te clá­si­co, for­mal, so­brio y ra­cio­nal, al que de­no­mi­na­mos 'bur­gués', y que ca­rac­te­ri­za tan­to es­ta tem­po­ra­da co­mo las si­guien­tes. De he­cho, las úl­ti­mas se­ma­nas de la mo­da, que ex­hi­bían P/V20, han traí­do con­sen­so so­bre es­te asun­to: la mo­da se de­ja de ex­cen­tri­ci­da­des pa­ra re­to­mar el lu­jo tra­di­cio­nal. En con­cre­to, el des­fi­le de Ba­len­cia­ga se

ubi­có en un fal­so "par­la­men­to o asam­blea" de la fir­ma, con­vo­ca­do pa­ra in­ves­ti­gar so­bre "la ves­ti­men­ta de po­der y los uni­for­mes de mo­da". Hu­bo tra­jes con cri­no­li­nas, ins­pi­ra­dos en los ves­ti­dos de sa­lón de don Cris­tó­bal; pe­ro so­bre to­do, abu­rri­dos tra­jes de cha­que­ta y pan­ta­lón (don­de los lo­gos de Ba­len­cia­ga y Mas­ter­card se fu­sio­na­ban) y ves­ti­dos de cor­te co­coon. "No creo que exis­ta na­da más real que es­to", co­men­tó Dem­na Gva­sa­lia al res­pec­to. Al fi­nal, la re­vo­lu­ción era es­to.

DEM­NA GVA­SA­LIA ES TAN RE­VO­LU­CIO­NA­RIO CO­MO EL BAN­QUE­RO ANAR­QUIS­TA

Dem­na Gva­sa­lia, co­ro­na­do por una go­rra de Ve­te­ments de 290 eu­ros de la que na­cen al­gu­nos looks de la co­lec­ción de O/I 19-20 de la fir­ma, que se­gui­rá fun­cio­nan­do de for­ma co­lec­ti­va y ba­jo la di­rec­ción crea­ti­va de Gu­ram Gva­sa­lia.

El le­ga­do de Dem­na na Gva­sa­lia en tres pie­zas: su­da­de­ras s iró­ni­cas (Ve­te­ments), ts), feís­mo (Off-Whi­te, la fir­ma de su ad­mi­ra­dor Vir­gil Abloh) y lo­go­ma­nía ía (Ba­len­cia­ga).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.