EL KRU­GER

Marie Claire España - - LIFESTYLE HOTELES -

Es uno de los ma­yo­res par­ques na­cio­na­les del

mun­do, con dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de na­tu­ra­le­za sal­va­je (tie­ne el ta­ma­ño de Bél­gi­ca). El par­que se lo­ca­li­za al no­res­te de Su­dá­fri­ca, en una ex­ten­sión de te­rreno de unos 400 ki­ló­me­tros de lar­go por 60 de an­cho, en la fran­ja que li­mi­ta con Mo­zam­bi­que, y se ex­tien­de de nor­te a sur des­de la fron­te­ra con Zim­ba­bue. Es un re­fu­gio de vi­da que al­ber­ga una enor­me di­ver­si­dad de ani­ma­les, en­tre ellos, los big fi­ve: el ele­fan­te afri­cano, el león, el leo­par­do –el más es­qui­vo y di­fí­cil de ver–, el ri­no­ce­ron­te y el bú­fa­lo. Fue­ron de­no­mi­na­dos así por los ca­za­do­res de an­ta­ño por tra­tar­se de los cin­co ani­ma­les más di­fí­ci­les de aba­tir. Es­te par­que cuen­ta con una de las po­bla­cio­nes más im­por­tan­tes de ri­no­ce­ron­tes

y con mi­les de ejem­pla­res de ku­dus (el an­tí­lo­pe de cuer­nos re­tor­ci­dos sím­bo­lo del par­que), leo­nes, ji­ra­fas, hi­po­pó­ta­mos, leo­par­dos, ele­fan­tes, ñus, bú­fa­los, ja­ba­líes afri­ca­nos, hie­nas e im­pa­las. En sus tie­rras tam­bién po­drás con­tem­plar tres­cien­tas es­pe­cies de ár­bo­les, más de un cen­te­nar de rep­ti­les, – en­tre ellos, la mam­ba ne­gra, una de las dos ser­pien­tes más pe­li­gro­sas y ve­ne­no­sas del pla­ne­ta– y qui­nien­tos ti­pos de aves. ¿Cuán­to tiem­po hay que per­noc­tar en el Kru­ger?

Dos no­ches, co­mo mí­ni­mo. Se rea­li­zan va­rios sa­fa­ris al día (de unas tres ho­ras), nor­mal­men­te al ama­ne­cer y al atar­de­cer por­que es cuan­do los ani­ma­les es­tán más ac­ti­vos. Lo ideal es com­bi­nar al me­nos dos sec­to­res del par­que. Una bue­na op­ción es pa­sar dos no­ches en la zo­na cen­tral y lue­go co­no­cer la par­te sur. Es­to au­men­ta la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var vi­da sal­va­je: aun­que los ani­ma­les mi­gran den­tro del par­que a su li­bre al­be­drío y es im­pre­de­ci­ble co­no­cer dón­de es­ta­rán, hay po­bla­cio­nes re­si­den­tes en de­ter­mi­na­das áreas.

¿Alo­jar­se den­tro o fue­ra del Kru­ger? Exis­ten op­cio­nes pa­ra to­dos los bol­si­llos, pe­ro si te lo pue­des per­mi­tir de­bes alo­jar­te en una re­ser­va pri­va­da. ¿Sus ven­ta­jas? Ofre­cen el mis­mo pai­sa­je y la mis­ma fau­na ( pues­to que los ani­ma­les deam­bu­lan li­bre­men­te), pe­ro la cir­cu­la­ción úni­ca­men­te es­tá au­to­ri­za­da pa­ra sus vehícu­los, que pue­den sa­lir­se de los ca­mi­nos mar­ca­dos. Es­tá prohi­bi­do que se jun­ten tres Jeeps al­re­de­dor de los avis­ta­mien­tos, mien­tras que en las vías de las zo­nas pú­bli­cas se pro­du­cen pe­que­ños atas­cos cuan­do

apa­re­ce un ani­mal. La re­ser­va pri­va­da más pres­ti­gio­sa es Sa­bi Sands. Si quie­res dar­te un ca­pri­cho, aló­ja­te en dos de los lod­ges más ex­clu­si­vos: el Lon­do­lo­zi ( lon­do­lo­zi.com) y el Kirk­mans Kamp Sin­gi­ta ( sin­gi­ta.com). Hay cam­pa­men­tos den­tro del par­que a un pre­cio más ase­qui­ble, así co­mo ho­te­les y alo­ja­mien­tos pre­cio­sos que se en­cuen­tran en los al­re­de­do­res, es­pe­cial­men­te en la zo­na de Whi­te Ri­ver y Nels­pruit, co­mo el Bel­gra­ce Bou­ti­que ( bel­gra­ce. co.za). El in­con­ve­nien­te es que se en­cuen­tran a más de cin­cuen­ta mi­nu­tos de las puer­tas de ac­ce­so (Paul Kru­ger Ga­te y Ma­le­la­ne Ga­te).

¿A tu ai­re o con guía? No lo du­des: con­tra­ta a un pro­fe­sio­nal. To­dos los vehícu­los es­tán in­ter­co­nec­ta­dos vía ra­dio, in­ter­net y te­lé­fono, de ma­ne­ra que cuan­do al­guno avis­ta un ani­mal lo po­ne en co­no­ci­mien­to de los de­más. La es­pe­sa ve­ge­ta­ción im­pi­de dis­tin­guir con cla­ri­dad a mu­chos ma­mí­fe­ros que es­tán ahí, a es­ca­sos me­tros de nues­tros ojos, mien­tras que los guías tie­nen la vis­ta en­tre­na­da; son co­no­ce­do­res cer­ti­fi­ca­dos del com­por­ta­mien­to ani­mal, sa­ben ob­ser­var las hue­llas, do­mi­nan el te­rreno y co­no­cen los lu­ga­res pre­fe­ri­dos de al­gu­nas es­pe­cies.

ALTERNATIV­AS A LOS SA­FA­RIS TRA­DI­CIO­NA­LES

Las de­no­mi­na­das bush walks ( ca­mi­na­tas guia­das) ofre­cen una pers­pec­ti­va dis­tin­ta de la vi­da na­tu­ral. Son con­du­ci­das por guías acre­di­ta­dos y ofre­cen la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var dis­tin­tas es­pe­cies ani­ma­les a pie, a dis­tan­cias pru­den­cia­les.

Los pa­seos en glo­bo tam­bién son ap­tos pa­ra los más va­lien­tes. Es­ta ac­ti­vi­dad se rea­li­za ca­si al ama­ne­cer, cuan­do el ai­re fres­co per­mi­te que los gran­des glo­bos ae­ros­tá­ti­cos se ele­ven con fa­ci­li­dad. Sue­len in­cluir desa­yuno con cham­pán.

Si con los ani­ma­les de tie­rra no has te­ni­do su­fi­cien­te, cuan­do fi­na­li­ce tu aven­tu­ra por el Kru­ger pue­des di­ri­gir­te ha­cia Gans­baai pa­ra bu­cear en­tre ti­bu­ro­nes blan­cos y rea­li­zar in­mer­sio­nes en jau­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.