PÁ­GI­NA EN BLAN­CO

DE LA SEN­CI­LLEZ EMA­NA LA ELE­GAN­CIA. DE LA PAZ EMA­NA LA SA­BI­DU­RÍA. BLAN­CA SUÁ­REZ AVAN­ZA, SIN ARTIFICIOS, ACALLANDO MUR­MU­LLOS. E IMANTANDO LUZ.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Sop­hie Fer­nán­dez fo­tos Ser­gi Pons rea­li­za­cion Rut Ba­ti­cón

La ac­triz Blan­ca Suá­rez bri­lla en es­te nú­me­ro con sus po­sa­dos y sus pa­la­bras.

Blan­ca. Blan­ca es la si­lue­ta que des­di­bu­ja. Cual bai­la­ri­na, en­ca­de­na mo­mo­vi­mien­tos len­tos y na­tu­ra­les, fun­dien­do­dien­do con su pre pre­sen­cia el flash de la cá­ma­ra, se­dien­to­to de ta­len­to. Blan­cB­lan­ca Suá­rez (Madrid, 1988) aca­pa­ra la luz del es­tu­dio en ele que po­sa pa­ra pre­sen­tar un icono a su ima­gen, Femm Femme, de Ángel Schles­ser, un ju­go de­li­ca­do que so­pla sus 20 ve­las y si­gue en­can­di­lan­do por su aro­ma a man­da­ri­na, ber­ga­mo­ta y ne­ro­li: “Su es­lo­gan, ‘lo ele­gan­te es ele­gir lo sen­ci­llo’, la ma­yo­ría de las ve­ces va con­mi­go. Soy cons­cien­te de que en de­ter­mi­na­das apa­ri­cio­nes pú­bli­cas pue­de pa­re­cer to­do lo con­tra­rio, creo que es un acier­to se­gu­ro, la sen­ci­llez, la cal­ma… si me apu­ras, lo mi­ni­mal. Ángel Schles­ser ha que­ri­do dar una vuel­ta de tuer­ca en es­te 20 aniver­sa­rio.” Una apues­ta por lo clá­si­co, que tam­bién se sien­te en la elec­ción de pa­pe­les fie­les a su per­so­na­li­dad: ex­plo­rar, sin per­der de vis­ta su esen­cia. En El ve­rano que vi­vi­mos, su úl­ti­mo tra­ba­jo, di­ri­gi­do por Car­los Se­des, Blan­ca en­car­na a un per­so­na­je anacró­ni­co: “Mi per­so­na­je es Lu­cía, he­re­de­ra de unas bo­de­gas de Je­rez de la Fron­te­ra. La his­to­ria es­tá con­ta­da en dos tiem­pos, en el 58 y el 95.” Pe­ro no cuel­ga el te­lé­fono de Las Chi­cas del ca­ble. Se ave­ci­nan quin­ta y sex­ta tem­po­ra­da, tras el éxi­to apa­bu­llan­te de la pri­me­ra hor­na­da: “Es­ta­mos muy fe­li­ces con la se­rie, de mo­men­to em­pe­zar la sex­ta es un lo­gro ab­so­lu­to.” Tras más de diez años cap­tu­ran­do el ob­je­ti­vo ba­jo las di­rec­tri­ces de Pe­dro Al­mo­dó­var y Álex de la Igle­sia en­tre otros, na­da pa­re­ce po­der en­tor­pe­cer el ca­mino de la ac­triz… ¿qué nos que­da por des­cu­brir de Blan­ca Suá­rez? “Es co­mo pre­gun­tar ¿qué co­sas en tu vi­da te que­dan por ha­cer? To­do. Lo que uno ha he­cho has­ta aho­ra es a lo que ha po­di­do te­ner ac­ce­so o lo que unos ter­ce­ros han pen­sa­do que po­dría es­tar bien en­car­nan­do. Pe­ro no soy una per­so­na que sue­ñe con un per­so­na­je en con­cre­to. Soy cons­cien­te de que en es­ta pro­fe­sión pue­des ha­cer de to­do me­nos pla­near. Pue­de ocu­rrir ma­ña­na co­mo no ocu­rrir nun­ca." ¿El tea­tro? Un pro­yec­to que si­gue ca­mi­nan­do por su men­te: "Es una asig­na­tu­ra pen­dien­te, siem­pre he pen­sa­do que el día que me suba al es­ce­na­rio se­rá con tiem­po y una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta­men­te res­pe­tuo­sas, y por suer­te, du­ran­te años he ido en­ca­de­nan­do co­sas, no he te­ni­do el es­pa­cio, el tiem­po, ni la ener­gía pa­ra de­di­cár­se­lo”. ¿Po­dría­mos ha­blar de más

fren­tes abier­tos a ni­vel pro­fe­sio­nal? “Uno siem­pre tie­ne la cu­rio­si­dad: ‘si no me hu­bie­ra de­di­ca­do a es­to… ¿qué que­rría ha­cer?’ Pla­nes B, aho­ra mis­mo no ten­go. Creo que es bueno no te­ner un plan B, sino un es­ca­pe y al­go don­de ca­na­li­zar y re­di­ri­gir par­te de tu ener­gía, oxi­ge­nar tu pro­fe­sión prin­ci­pal”. Pla­nes B, de­fi­ni­ti­va­men­te, y pe­se al éxi­to. Ase­gu­rar­se, pen­sar, pe­ro tam­bién de­jar­se lle­var por la corriente. Y aun­que con­si­de­re que par­te de su éxi­to se de­be no al azar, sino más bien al des­tino, la ac­triz ma­dri­le­ña aprue­ba la má­xi­ma de De­nis Waitley “Los re­sul­ta­dos que con­si­gues es­ta­rán en pro­por­ción di­rec­ta al es­fuer­zo que apli­cas”.

Por­que soy mu­jer

El cine abra­za con fuer­za el po­der fe­me­nino, brin­dan­do más pa­pe­les y de ma­yor ca­la­do a mu­je­res. la­men­ta­ble­men­te, sin con­se­guir igual­dad has­ta la fe­cha. ¿Qué he­rra­mien­tas reales te­ne­mos? “Se­ría co­ger una lis­ta y enu­me­rar co­sas, no creo que sea una bue­na for­ma de lle­gar a las per­so­nas que real­men­te ma­ne­jan es­to. Por mi par­te, pue­do ha­cer dos co­sas: se­guir tra­ba­jan­do sin pa­rar y es­for­zar­me al má­xi­mo po­si­ble e in­ten­tar vi­si­bi­li­zar que es­ta­mos aquí, igual que nues­tros com­pa­ñe­ros, y ha­cer re­cor­da­to­rios de la ma­ne­ra más in­te­li­gen­te po­si­ble, de lo que si­gue ocu­rrien­do en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes.” Tam­bién se en­cuen­tra in­mer­sa en es­ta cuar­ta ola de fe­mi­nis­mo, aun­que su de­no­mi­na­ción no sea de su agra­do: “Es que no creo que sea una nue­va ola, la ver­dad. De he­cho me pa­re­ce muy feo que se vea co­mo al­go nue­vo por­que mi ma­dre lu­chó mu­cho por es­to, y otras ma­dres tam­bién. Yo es­toy ha­cien­do una se­rie que em­pe­zó en los años vein­te, pe­ro ya es­ta­mos en los trein­ta, y ya ha­bía gen­te que lu­cha­ba y se arries­ga­ba mu­cho por es­to tam­bién. Creo que es­ta­mos asis­tien­do a una olea­da de re­cor­da­to­rio muy im­por­tan­te. Pe­ro es­to, por suer­te, lle­va en mar­cha mu­cho tiem­po”.

Quien creen que soy

Los 23.000.000 de re­sul­ta­dos que da Goo­gle al te­clear su nom­bre no le asus­tan, ni tam­po­co el po­der de las re­des so­cia­les, con Ins­ta­gram co­mo jo­ya de la co­ro­na: “Sí in­ten­to que la in­for­ma­ción que es­té de puer­tas de mi ca­sa pa­ra fue­ra sea no la jus­ta, sino lo que creo que a la gen­te le pue­de in­tere­sar. Real­men­te des­de que ten­go re­des so­cia­les no las vi­vo co­mo una obli­ga­ción ni co­mo al­go esen­cial ni com­ple­men­ta­rio a mi tra­ba­jo, de he­cho si se con­vier­te al­gu­na vez en eso, ten­dré que plan­tear­me se­ria­men­te qué ha­cer con ellas. Es un una ven­ta­na que tú creas pa­ra co­mu­ni­car­te. Y tam­bién una se­lec­ción de la in­for­ma­ción que lan­zas al ex­te­rior, lo que quie­res que se se­pa y has­ta dón­de quie­res que se se­pa." La dis­cre­ción es una vez más la cla­ve. Y qui­zá su se­cre­to: “Soy bas­tan­te me­nos in­tere­san­te de lo que se pue­de ima­gi­nar… Va­lo­ro te­ner mo­men­tos tran­qui­los. Que por suer­te vi­vo po­cos, por­que vi­vo otras co­sas su­per­in­creí­bles, pe­ro por eso mi vi­da en ca­sa, des­pués de ca­sa, in­ten­to que lo sea”. Dis­cre­ción tam­bién en cuan­to a su vi­da ín­ti­ma, que desata con­ti­nua­men­te la pa­sión. Muy a su pe­sar. “En­tien­do el in­te­rés que pue­de sus­ci­tar lo que tú ha­gas en tu ca­sa y con quién lo ha­gas. Pe­ro cuan­do no participas de ello, es com­pli­ca­do ha­cér­se­lo en­ten­der a los de­más. ¿En ba­se a qué juz­gas las co­sas? Te­ne­mos la ne­ce­si­dad de juz­gar­lo to­do, y me in­clu­yo, es­toy en es­ta rue­da”.

Tal y co­mo soy

¿Si­gue sien­do la mis­ma per­so­na que nos co­men­tó ‘no soy una chi­ca re­bel­de, más bien di­ría cua­dri­cu­la­da, que no va a lo lo­co y ha­ce las co­sas sin pen­sar’ en una en­tre­vis­ta an­te­rior? “Sí, yo creo que des­de que na­cí has­ta que me mue­ra se­gui­ré sien­do la mis­ma. De­pen­de tam­bién del mo­men­to en el que es­tés, y de lo que te to­que vi­vir en ese mis­mo mo­men­to. Me gus­ta te­ner in­for­ma­ción de las co­sas. Pe­ro tam­bién in­ten­to con­tra­rres­tar es­to y me di­go a mí mis­ma: si no lo tie­nes to­do con­tro­la­do, a lo me­jor te di­vier­tes, ¿no?”· A sus 32 años fe­liz­men­te cum­pli­dos, vis­lum­bra un fu­tu­ro po­si­ti­vo, don­de que­pan sus inquietude­s y las ga­nas de se­guir ex­plo­ran­do. El pa­so del tiem­po de­ja más es­pa­cio, po­ne a prue­ba la re­fle­xión, y con­si­gue es­te tan pre­cia­do asen­ta­mien­to: “Sí que vas no­tan­do que tu ca­be­za va cam­bian­do y que ves a la gen­te más jo­ven que tú de otra ma­ne­ra.” Aun­que el éxi­to le ha­ya te­ni­do que alejar de al­gu­nas ex­pe­rien­cias “ti­ro pa­ra de­lan­te y sé que hay si­tua­cio­nes en las que la­men­ta­ble­men­te me ten­go que alejar”, Blan­ca ex­pri­me su día a día. Con tem­plan­za y con­cien­cia. Y sen­ci­llez, aña­di­ría­mos. En­ten­dien­do el se­cre­to de la lon­ge­vi­dad.

« EN­TIEN­DO EL IN­TE­RÉS DE LO QUE HA­GAS Y CON QUIÉN,

PE­RO CUAN­DO NO PARTICIPAS...»

Bla­zer blan­ca, de Er­manno Scer­vino; pen­dien­tes de oro blan­co y dia­man­tes, de Mes­si­ka. En la otra pá­gi­na, abri­go de zo­rro ár­ti­co, vi­són y co­ne­jo de Ra­mi­ro Guar­dio­la; san­da­lias, mo­de­lo Mi­mi, de Jimmy Choo, body de ly­cra, de Fen­di.

Ves­ti­do de man­gas acam­pa­na­das, de Va­len­tino; co­llar, de Ós­car de la Ren­ta.

Abri­go de cue­llo chi­me­nea, de Ángel Schles­ser; pen­dien­tes de oro blan­co y dia­man­tes, de Car­tier.

Ves­ti­do de sa­tén, de Boss; san­da­lias abo­ti­na­das mo­de­lo Vio­let, de Jimmy Choo.

Abri­go bro­ca­do ti­po ba­tín, de Dol­ce & Gab­ba­na; san­da­lias, mo­de­lo Mi­mi, de Jimmy Choo; ani­llo, de Gold & Roses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.