PER­SIA­NAS ABIER­TAS

SE LI­CEN­CIÓ, VIA­JÓ, TRIUN­FÓ. UN DÍA RE­COR­DÓ QUE, DE NI­ÑA, SU PA­DRE HA­BÍA ABU­SA­DO DE ELLA. EN 'ELLA SOY YO', MAR­TA SU­RIA EN­CUEN­TRA LA LUZ.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Cha­ro La­ga­res

Con 35 años, Mar­ta Su­ria re­cor­dó que su pa­dre abu­só de ella de ni­ña. Lo cuen­ta en Ella soy yo.

Aquí lo im­por­tan­te no lo pa­re­ce. Pe­ro es lo que apa­re­ce. Se cue­la en­tre las lí­neas, go­tea, aho­ra en en­tre­vis­tas, en­tre ti­tu­la­res y en­tra­di­llas. Mar­ta Su­ria di­ce que tu­vo suer­te. Cuan­do con­tó que, de gol­pe, re­cor­da­ba que su pa­dre ha­bía abu­sa­do de ella a lo lar­go de su in­fan­cia, ni su fa­mi­lia más pró­xi­ma ni sus ami­gos más cer­ca­nos al­te­ra­ron la for­ma en la que la tra­ta­ban. Y tu­vo suer­te con quie­nes la acom­pa­ña­ron du­ran­te el pro­ce­so ju­di­cial, có­mo es­ta­rá la vi­da pa­ra que ella di­ga eso. Pe­ro "hu­bo ra­yos de luz, co­mo en la vi­da mis­ma". Fue cons­cien­te cuan­do es­cri­bía. El li­bro co­men­zó co­mo una ca­de­na de emails a su te­ra­peu­ta. Fren­te a la pan­ta­lla las co­sas se ha­cían "más tan­gi­bles y me­nos tre­men­das. Per­dían po­der". Las pá­gi­nas ga­na­ban ur­gen­cia. Du­ran­te su te­ra­pia te­clea­da, el MeToo y La ma­na­da abrían te­le­dia­rios. Ella tam­bién te­nía al­go que de­cir. Por fin, sen­tía, po­día ha­blar sin ser juz­ga­da. De­bía, ade­más, cam­biar la brú­ju­la de la no­ti­cia. Un he­cho me­dio des­nu­do en el en­tre­co­mi­lla­do del ti­tu­lar no va­lía. Eso es­tig­ma­ti­za. ¿Qué le pa­sa a quien su­fre abu­sos cuan­do ya lo ha con­ta­do, cuan­do lo ha de­nun­cia­do? Eso li­be­ra.

TO­DAS LAS FOR­MAS DE MI­RAR

Es­ta es so­lo su his­to­ria. No ha­bla en nom­bre de otras. Aun­que Mar­ta Su­ria no es el su­yo. Es un pseu­dó­ni­mo. Dis­fra­za su iden­ti­dad por exi­gen­cias le­ga­les. De pro­te­ger­la an­tes se en­car­ga­ba su ce­re­bro. Ha­bía ar­chi­va­do re­cuer­dos en el úl­ti­mo tras­te­ro de la me­mo­ria. En la trein­te­na, re­bo­sa­ron. Un bro­te psi­có­ti­co los des­cla­si­fi­có. Co­men­zó a re­cor­dar. Fa­mi­lia y ami­gos co­no­cie­ron "a bro­cha gor­da". Les res­trin­gió los de­ta­lles. En la co­mi­sa­ría, fren­te a los psi­có­lo­gos fo­ren­ses y los jue­ces ya ha­bía te­ni­do que des­me­nu­zar­los. Re­fres­có por­me­no­res fren­te a unos y otros. Eran ne­ce­sa­rios, di­ce el pro­ce­so ju­di­cial, pa­ra que el tes­ti­mo­nio se sos­tu­vie­ra. Lo eran si ella te­nía 35 años y lo ha­brían si­do si hu­bie­ra de­nun­cia­do con seis. "La pre­sun­ción de inocen­cia im­pli­ca que quien de­nun­cia es­tá min­tien­do. Hay que com­pa­ti­bi­li­zar­la con un tra­to jus­to y res­pe­tuo­so. Es­cu­char, creer, in­ten­tar com­pren­der a la víc­ti­ma". Quie­nes tra­ba­jen los ca­sos de­be­rán es­tar for­ma­dos de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca. De lo con­tra­rio, pue­den so­lo aña­dir do­lor a la víc­ti­ma. La re­vic­ti­mi­zan. Lo ha­ce el sis­te­ma ju­di­cial y lo ha­ce­mos no­so­tros. La for­ma en la que nos mi­ra­mos, di­ce Su­ria, pue­de su­mar ver­güen­za y cul­pa. En­tre ellas, de­fien­de, exis­ten di­fe­ren­cias. "La ver­güen­za no sa­le de lo que ha­ces, sino de lo que eres. 'Víc­ti­ma de'. Y par­te de eso es por­que nos cons­trui­mos con los otros. Co­mo tú me mi­ras yo me sien­to. Cuan­do em­pie­zas a ven­cer­la, en­tien­des que tú no eres lo que otra per­so­na te hi­zo. Y te sa­nas".

Su­ria, re­pi­te, no pue­de ha­blar en plu­ral. Es­ta es so­lo ella. Pe­ro qui­zá sí. "To­dos nos men­ti­mos pa­ra se­guir ade­lan­te. Al­gu­nos vi­ven con eso to­da su vi­da. En mi ca­so, mi ca­be­za y mi cuer­po ex­plo­ta­ron y me obli­ga­ron a mi­rar al es­pe­jo". Ella, no obs­tan­te, pre­fie­re "el su­fri­mien­to a la anes­te­sia. Vi­vi­mos en una so­cie­dad di­so­cia­da de lo que la ro­dea. Pre­fe­ri­mos ex­cu­sas pa­ra pen­sar que no tie­ne na­da que ver con no­so­tros. Cuan­do te anes­te­sias, no so­lo es pa­ra no sen­tir do­lor: tam­bién im­pi­de sen­tir amor, agra­de­ci­mien­to. Pre­fie­ro li­diar con esa reali­dad. Me ha­ce a la vez dis­fru­tar de mis amis­ta­des, de mi pa­re­ja, reír. Si al­go reivin­di­co es que tú de­ci­des có­mo te cuen­tas tu his­to­ria, tu res­pon­sa­bi­li­dad y tu es­tar aquí".

«TO­DOS NOS MEN­TI­MOS PA­RA SE­GUIR ADE­LAN­TE. PRE­FIE­RO LI­DIAR CON LA REALI­DAD. PER­MI­TE DIS­FRU­TAR»

MAR­TA SU­RIA

Mar­ta Su­ria es es­pe­cia­lis­ta en coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro Mar­ta Su­ria no exis­te. Es un pseu­dó­ni­mo. De­be pro­te­ger su iden­ti­dad por exi­gen­cias le­ga­les. En Ella soy yo (Ed. Círcu­lo de Ti­za), su his­to­ria se con­vier­te en re­be­lión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.