LOS CO­LO­RES DE LAS PA­LA­BRAS Y LOS JU­GUE­TES

"LOS JU­GUE­TES SON ELE­MEN­TOS CON LOS QUE IMA­GI­NAR MUN­DOS PO­SI­BLES Y QUE, POR ESO, HA­CEN FAL­TA MáS HE­ROí­NAS PA­RA ELLAS Y MáS RO­SA PA­RA ELLOS"

Marie Claire España - - PLANETA MUJER - CLA­RA SE­RRA ES­CRI­TO­RA

De­cía Witt­gens­tein que "los lí­mi­tes del len­gua­je son los lí­mi­tes de mi mun­do" y po­dría ser un co­mien­zo pa­ra pre­gun­tar­nos si el len­gua­je li­mi­ta el mun­do. Des­de una mi­ra­da po­lí­ti­ca el len­gua­je no so­lo des­cri­be la reali­dad, sino que la ha­ce apa­re­cer so­cial­men­te, es de­cir, que de al­gún mo­do la crea y, por tan­to, la am­plía o la es­tre­cha. No po­de­mos pen­sar en al­go pa­ra lo que no te­ne­mos pa­la­bras y las fe­mi­nis­tas sa­be­mos mu­cho de es­to. Sa­be­mos que cuan­do de­cía­mos"c rí­me­nes pa­sio­na­les" o "vio­len­cia do­més­ti­ca" no se ha­cía vi­si­ble el pro­ble­ma de de­sigual­dad de gé­ne­ro que sí vi­si­bi­li­za­mos cuan­do de­ci­mos "vio­len­cia ma­chis­ta". Sa­be­mos que cuan­do se po­ne el gri­to en el cie­lo por de­cir "pre­si­den­ta" –por­que se­gún la RAE nos va­le "pre­si­den­te"– mien­tras lle­va­mos si­glos di­cien­do "sir­vien­ta" o "de­pen­dien­ta", ele­gi­mos con­ser­var el mun­do tal y co­mo exis­te. El mun­do cam­bia cuan­do nom­bra­mos a las pre­si­den­tas, a las jue­zas y a las mé­di­cas por­que los ha­blan­tes no nos ima­gi­na­mos a mu­je­res si ha­bla­mos de pre­si­den­tes, mé­di­cos y jue­ces cuan­do esas ac­ti­vi­da­des siem­pre las hi­cie­ron hom­bres. Po­dría­mos pen­sar que la vi­si­bi­li­dad de las mu­je­res que pre­ten­de el len­gua­je in­clu­si­vo es un re­co­no­ci­mien­to a las que hoy han

ro­to los te­chos de cris­tal, y lo es. Pe­ro pa­ra mí es, so­bre to­do, un com­pro­mi­so con las mu­je­res de ma­ña­na. Más con­cre­ta­men­te, es un com­pro­mi­so con las ni­ñas que que­re­mos que pue­dan ima­gi­nar­se sien­do al­cal­de­sas o in­ge­nie­ras cuan­do sean ma­yo­res. De­rri­bar lí­mi­tes de nues­tro len­gua­je su­po­ne de­rri­bar mu­ros pa­ra nues­tra ima­gi­na­ción. Y una de las ta­reas del fe­mi­nis­mo es ha­cer ima­gi­na­ble un mun­do dis­tin­to. En es­te to­da­vía hay que de­rri­bar mu­ros pa­ra que las ni­ñas pue­dan ele­gir lo que quie­ren ser y los ni­ños ne­ce­si­tan –co­mo en su día ne­ce­si­ta­ron los "mo­dis­tos" cuan­do la RAE de­cía que va­lía con "mo­dis­ta"– más he­rra­mien­tas pa­ra vi­si­bi­li­zar mu­chas op­cio­nes que hoy en día aún cues­ta ima­gi­nar. Pien­so en to­do es­to mien­tras, una vez más, lle­ga la Na­vi­dad y los ju­gue­tes. Y me pa­re­ce im­por­tan­te re­pa­rar en que los ju­gue­tes son ele­men­tos con los que ima­gi­nar mun­dos po­si­bles y que, por eso, ha­cen fal­ta más he­roí­nas pa­ra ellas y más ro­sa pa­ra ellos. Los ju­gue­tes pue­den abrir pa­ra las ni­ñas la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar­se sien­do mu­je­res que cons­tru­yen puentes o edi­fi­cios y pue­den abrir pa­ra los ni­ños la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar­se sien­do hom­bres que cui­dan de sus be­bés. Los ju­gue­tes, co­mo las pa­la­bras, am­plían o es­tre­chan el cam­po de lo ima­gi­na­ble. Re­ga­lé­mos­les en Na­vi­dad una ima­gi­na­ción con me­nos lí­mi­tes si que­re­mos que cons­tru­yan ma­ña­na un mun­do con me­nos ba­rre­ras.

Era pro­fe­so­ra de filosofía y ha si­do dipu­tada en Madrid. Aquí y allí su ma­nual siem­pre tie­ne un co­lor: Ul­tra­vio­le­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.