LO­COS DE ATAR

LA IMA­GEN SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS FUE UN AC­CI­DEN­TE, NO ES­TA­BA PLA­NEA­DA; UN DE­TA­LLE QUE REAVI­VA UNO DE LOS DE­BA­TES MÁS SO­NA­DOS DEL AÑO: ¿PA­DE­CE LA MO­DA UN PRO­BLE­MA DE SA­LUD MEN­TAL?

Marie Claire España - - SUMARIO -

La in­dus­tria de la mo­da, el nue­vo re­to de la sa­lud men­tal.

En el des­fi­le de Guc­ci que ce­rró la úl­ti­ma se­ma­na de la mo­da de Mi­lán, una luz ro­ja ba­ña un es­pa­cio di­vi­di­do por cua­tro pa­sa­re­las eléc­tri­cas, co­mo las de los ae­ro­puer­tos. Aquel am­bien­te –in­ter­pre­ta­do por al­gu­nos co­mo un horno y co­mo un bur­del por otros– da pa­so a una luz ce­ga­do­ra ( de hos­pi­tal... psi­quiá­tri­co). Vein­te mo­de­los cir­cu­lan so­bre las cin­tas con la mi­ra­da per­di­da y vis­ten al es­ti­lo de los en­fer­mos men­ta­les: de blan­co y lu­cien­do múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes de la ca­mi­sa de fuer­za –mo­nos, anoraks, ba­tas–, ade­re­za­das con he­bi­llas, cin­tas y nu­dos. En­tre ellos (co­mo mues­tra la ima­gen so­bre es­tas lí­neas), la mo­de­lo de gé­ne­ro no bi­na­rio Ayes­ha Tan Jo­nes, que mues­tra al pú­bli­co un men­sa­je es­cri­to so­bre la pal­ma de sus ma­nos: "La sa­lud men­tal no es mo­da". A con­ti­nua­ción, otro fun­di­do a ne­gro –de ver­dad, pa­re­ce una pe­lí­cu­la–, y vuel­ve a ha­cer­se la luz. Fi­nal­men­te, co­mien­za el es­pec­tácu­lo de "fan­ta­sía, nos­tal­gia y post­mo­der­nis­mo" del des­fi­le de Guc­ci, co­mo lo ca­li­fi­có Sho­wS­tu­dio. Se­gún ha ex­pli­ca­do Ales­san­dro Mi­che­le en una en­tre­vis­ta, ex­hi­bien­do a esos 'lo

cos' pre­ten­día re­pre­sen­tar una es­pe­cie de bo­rrón y cuen­ta nue­va, de li­be­ra­ción, pa­ra lue­go mos­trar una co­lec­ción don­de com­ba­te por pri­me­ra vez esa idea de "lo sexy" con la que él cre­ció en los no­ven­ta. Ade­más, en la no­ta de bien­ve­ni­da que en­vió por e-mail a los asis­ten­tes, el di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci ci­ta­ba a Mi­chel Fou­cault y su teo­ría de la bio­fí­si­ca, así co­mo el

mo­do en que el gru­po so­cial do­mi­nan­te "im­po­ne con­duc­tas y ca­mi­nos, en que pres­cri­be los lí­mi­tes de la mo­ra­li­dad". Mi­che­le bus­ca rom­per las re­glas, pe­ro in­ten­ta com­pren­der­las.

PA­RA ENCERRARNO­S

Es­te co­mien­zo del show no fue del to­do ca­sual. 2019 ha si­do con to­da pro­ba­bi­li­dad el año en que más se ha cues­tio­na­do la sa­lud men­tal de la mo­da. El ar­tícu­lo que Bu­si­ness of Fas­hion pu­bli­có en 2016 ti­tu­la­do ¿Tie­ne la mo­da un pro­ble­ma men­tal? ha mos­tra­do sus se­cue­las es­te año. En agos­to, el mis­mo me­dio re­co­gió otro tema lla­ma­do So­bre la pro­lon­ga­da epi­de­mia de sa­lud men­tal de la mo­da, don­de abor­da­ba que la cos­tum­bre de am­pliar los con­tra­tos de prác­ti­cas ya fi­na­li­za­das y de pues­tos ju­nior a la que se en­fren­tan los pro­fe­sio­na­les de la mo­da más jó­ve­nes pue­de te­ner efec­tos per­ju­di­cia­les so­bre su sa­lud men­tal. Por la can­ti­dad de sui­ci­dios y tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos que se vi­ven en es­te sec­tor, in­con­ta­bles me­dios tam­bién se aven­tu­ra­ron a abrir el me­lón. Un mun­do ex­tre­ma­da­men­te gla­mu­ro­so don­de di­se­ña­do­res, es­ti­lis­tas, pe­rio­dis­tas y otros pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan con una pre­sión des­co­mu­nal, ago­bia­dos por la com­pe­ten­cia y los pla­zos de en­tre­ga, pre­su­pues­tos mi­núscu­los, al­tí­si­mas ex­pec­ta­ti­vas y suel­dos des­com­pen­sa­dos que ellos equi­li­bran con un amor a la pro­fe­sión des­me­su­ra­do. Un amor ali­men­ta­do, con fre­cuen­cia, por un en­torno des­lum­bra­do por es­te em­pleo que da ac­ce­so a co­sas re­ser­va­das a po­cos mor­ta­les y je­fes que nie­gan au­men­tos sa­la­ria­les por­que "es lo que hay y, si no te gus­ta, otra per­so­na pue­de ocu­par tu si­tio en cin­co mi­nu­tos". Tam­bién es nor­mal tra­ba­jar gra­tis du­ran­te el pri­mer año y, por bas­tan­te po­co, el se­gun­do. En El dia­blo vis­te de Pra­da, la pro­ta­go­nis­ta es­cu­cha has­ta tres ve­ces lo de "un mi­llón de chi­cas ma­ta­rían por tu pues­to". Y lo peor es que eso es ri­gu­ro­sa­men­te cier­to. Mal de mu­chos, con­sue­lo de ton­tos, pe­ro sen­ti­do del hu­mor que no fal­te. Ins­ta­gram se ha con­ver­ti­do en un re­cur­so ma­ra­vi­llo­so don­de fas­hion in­si­ders com­par­ten las pe­nas y ale­grías co­ti­dia­nas, con el apo­yo de miles y miles de se­gui­do­res. (Nues­tras cuen­tas fa­vo­ri­tas, a la iz­quier­da).

¿SE GLAMURIZA LA LO­CU­RA?

¿O aca­so Ales­san­dro Mi­che­le tra­ta­ba de ser sub­ver­si­vo con el nu­me­ri­to de los en­fer­mos men­ta­les ade­re­za­do por la per­for­man­ce de Ayes­ha? Nin­gu­na de las dos co­sas. El di­se­ña­dor pre­ten­día ex­pre­sar el leit­mo­tiv de su des­fi­le (y qui­zá unir­se a la con­ver­sa­ción de los me­dios so­bre las lo­cu­ras de la mo­da).

Lo cier­to es que la ac­ti­vis­ta ac­tuó por su cuen­ta y ries­go, y se­gún ha re­ve­la­do, se ga­ra­ba­teó el men­sa­je en el aseo, mi­nu­tos an­tes de des­fi­lar, sin que na­die co­no­cie­ra sus in­ten­cio­nes. "Co­mo ar­tis­ta y mo­de­lo que ha ex­pe­ri­men­ta­do su pro­pio su­fri­mien­to con la sa­lud men­tal, y con miem­bros de mi fa­mi­lia y se­res que­ri­dos que han su­fri­do de­pre­sión, an­sie­dad, tras­torno bi­po­lar y es­qui­zo­fre­nia, re­sul­ta do­lo­ro­so e in­sen­si­ble que una gran ca­sa de mo­da co­mo Guc­ci use es­te ima­gi­na­rio co­mo con­cep­to pa­ra un mo­men­to fu­gaz en la mo­da", ex­pli­có en Ins­ta­gram jun­to a una fo­to de su pro­tes­ta.

La ac­triz Ha­ri Nef, pre­sen­te en el des­fi­le y ami­ga de la mar­ca, de­cla­ró que se tra­ta­ba "más de un re­cor­da­to­rio pro­vo­ca­ti­vo so­bre la su­mi­sión que de una gla­mu­ri­za­ción de la lo­cu­ra". No obs­tan­te, en sus cua­tro años en Guc­ci, Mi­che­le ya ha si­do acu­sa­do de apro­pia­ción cul­tu­ral y de re­pre­sen­tar el black­fa­ce en sus co­lec­cio­nes, lle­van­do a la mar­ca a es­ta­ble­cer un con­se­jo pa­ra la di­ver­si­dad y la in­clu­sión. ¿Te pa­re­ce una lo­cu­ra? Si pien­sas que ca­da de­ci­sión en es­ta in­dus­tria pue­de re­pre­sen­tar miles de mi­llo­nes de eu­ros, qui­zá em­pie­ces a en­ten­der tan­ta lo­cu­ra.

LOS TRA­BA­JA­DO­RES DE LA MO­DA COMPENSAN LA AL­TA PRE­SIóN Y PRE­CA­RIE­DAD CON SU PA­SIóN POR LA PRO­FE­SIóN, POR LO GE­NE­RAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.