TA­BA­QUIS­MO

LA LU­CHA CON­TRA EL TA­BA­CO TIE­NE NUE­VO ALIA­DO: UN ME­DI­CA­MEN­TO QUE PRO­ME­TE VEN­CER LA ADIC­CIÓN.

Marie Claire España - - SALUD - Por Javier Ruiz-Ta­gle

Cuán­tos años nue­vos co­mien­zan con la eter­na pro­me­sa de de­jar de fu­mar. La fuer­za de vo­lun­tad ne­ce­sa­ria pa­ra aban­do­nar el ta­ba­co va des­apa­re­cien­do con el pa­so de los me­ses y la au­sen­cia de re­sul­ta­dos. Aho­ra, una nue­va he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca apor­ta el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra no re­caer. El sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co ha in­clui­do un nue­vo me­di­ca­men­to que per­mi­te de­jar de fu­mar, dis­po­ni­ble pa­ra aque­llos que lo so­li­ci­ten en su cen­tro de sa­lud ha­bi­tual. El tra­ta­mien­to se com­ple­ta con un ca­len­da­rio de se­gui­mien­to de do­ce se­ma­nas que el pa­cien­te de­be cum­plir pa­ra con­quis­tar esa me­ta que lle­va tan­tos años en el ho­ri­zon­te.

Aho­ra bien, ¿có­mo ac­túa? El me­di­ca­men­to tie­ne va­rias in­ter­ac­cio­nes a ni­vel fí­si­co, pe­ro ac­túa, so­bre to­do, en el ce­re­bro. Sus efec­tos: una re­duc­ción de la an­sie­dad que pro­vo­ca no po­der se­guir fu­man­do, así co­mo del sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo "mono". Ade­más, blo­quea cier­tos re­cep­to­res del ce­re­bro con lo que lo­gra al­go inau­di­to: re­du­cir el pla­cer que to­do ex­fu­ma­dor en pro­ce­so ex­pe­ri­men­ta cuan­do in­ha­la el hu­mo del ta­ba­co ajeno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.