BA­JA LOS HUMOS

SUS EFEC­TOS SO­BRE LA SA­LUD SON UN HE­CHO, Y HAY QUIEN AFIR­MA QUE ES LA SE­GUN­DA CAU­SA DE EN­VE­JE­CI­MIEN­TO CUTÁNEO (TRAS EL SOL). PE­RO, ¿REAL­MEN­TE ES PRE­CI­SO PRO­TE­GER NUES­TRA PIEL DE LA PO­LU­CIÓN?

Marie Claire España - - SUMARIO - por Mar­ta Mon­león

Cos­mé­ti­ca an­ti­po­lu­ción pa­ra pie­les ur­ba­ni­tas.

Hoy, 25 de oc­tu­bre, fe­cha en que se es­cri­be es­te tex­to, las me­di­cio­nes de po­lu­ción en Ma­drid cen­tro a las 9 de la ma­ña­na son de 63 pm2.5 (par­tí­cu­las de ma­te­ria en su voz in­gle­sa). Un ni­vel mo­de­ra­do, se­gún el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción de la At­mós­fe­ra (aqicn.org), que re­co­ge los da­tos. A pe­sar de que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ta­ble­ce co­mo va­lor se­gu­ro en la ex­po­si­ción a es­tas mi­cro­par­tí­cu­las (cau­san­tes de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, res­pi­ra­to­rias y cán­cer) 25 pm2.5 de me­dia dia­ria. No obs­tan­te, el úl­ti­mo es­tu­dio rea­li­za­do por la OMS en re­la­ción a la con­ta­mi­na­ción y la sa­lud ase­gu­ra­ba que 9 de ca­da 10 de no­so­tros ha­bi­ta en lu­ga­res don­de no se res­pe­tan sus di­rec­tri­ces so­bre la ca­li­dad del ai­re, y que la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca se es­ti­ma que pro­vo­ca 4,2 mi­llo­nes de muer­tes pre­ma­tu­ras.

Pe­ro mien­tras se nos edu­ca en las con­se­cuen­cias de los efec­tos de la po­lu­ción en nues­tro co­ra­zón y pul­mo­nes, ha sur­gi­do una nue­va con­ver­sa­ción: la vul­ne­ra­bi­li­dad de nues­tra piel a la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. ¿No es la piel nues­tra ba­rre­ra ex­te­rior? De­be­ría ser en­ton­ces el primer ob­je­ti­vo de los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción…

PE­LI­GRO IN­VI­SI­BLE

¿Có­mo se su­po­ne que per­ju­di­ca la po­lu­ción a nues­tra piel? Se la con­si­de­ra un enemi­go si­len­cio­so por­que no so­lo se ad­hie­re a su su­per­fi­cie en­su­cián­do­la, sino que pue­de pe­ne­trar pro­fun­da­men­te a tra­vés de los po­ros y ace­le­rar el de­te­rio­ro de las cé­lu­las. Pa­ra po­ner­nos en si­tua­ción: el gas de dió­xi­do de ni­tró­geno que emi­ten los tu­bos de es­ca­pe de los au­to­mó­vi­les y las mo­lé­cu­las oleo­sas tó­xi­cas, mi­de 2,5 mi­cró­me­tros, una 400ª parte de un mi­lí­me­tro: eso es 20 ve­ces más pe­que­ño que el diá­me­tro de un po­ro de la piel. "Una vez den­tro, no so­lo cau­san des­hi­dra­ta­ción e in­fla­ma­ción cró­ni­ca, tam­bién reac­cio­nes a ni­vel ce­lu­lar que de­ri­van en la pér­di­da de elas­ti­ci­dad y fir­me­za", afir­ma el Dr. Tom Mam­mo­ne, vi­ce­pre­si­den­te de fi­sio­lo­gía de la piel y far­ma­co­lo­gía, de Cli­ni­que. Así lo ra­ti­fi­ca el es­tu­dio pu­bli­ca­do en Jour­nal of In­ves­ti­ga­ti­ve Der­ma­to­logy, en ma­yo de 2016, acer­ca de los efec­tos de la po­lu­ción en la piel. Es­tas reac­cio­nes quí­mi­cas, co­mo de­cía­mos, cau­san ra­di­ca­les li­bres, mo­lé­cu­las ines­ta­bles con elec­tro­nes des­pa­re­ja­dos, que actúan co­mo pe­lo­tas de ping-pong, y re­bo­tan da­ñan­do las cé­lu­las sa­nas. "Son los cau­san­tes del au­men­to de la pro­duc­ción de me­la­ni­na, de la ac­ti­va­ción de las en­zi­mas que de­gra­dan el co­lá­geno y de la dis­mi­nu­ción de an­ti­oxi­dan­tes. Lo que de­ri­va en fla­ci­dez, arru­gas, man­chas y em­peo­ra­mien­to de las pie­les sen­si­bles y reac­ti­vas", se­ña­la Le­ti­cia Ca­rre­ra, di­rec­to­ra téc­ni­ca en los cen­tros Fe­li­ci­dad Ca­rre­ra (fe­li­ci­dad­ca­rre­ra.com).

De­tec­ta­do el pro­ble­ma, hay que bus­car­le so­lu­ción, y la in­dus­tria cos­mé­ti­ca pa­re­ce no ha­ber per­di­do el tiem­po en en­con­trar aquí un nue­vo ni­cho de mer­ca­do. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Mar­ket Re­search Re­port, con fe­cha de ju­lio de 2019, y pu­bli­ca­do en Grand View Re­search ( grand­view­re­search. com), el mer­ca­do de pro­duc­tos de cui­da­do de be­lle­za an­ti­po­lu­ción ori­gi­nó 9.000 mi­llo­nes de eu­ros en to­do el mun­do, y se es­ti­ma que crez­ca un 4,2% más has­ta 2025. La cos­mé­ti­ca asiá­ti­ca fue la pri­me­ra en ex­plo­rar el te­rreno. No en vano es un mer­ca­do in­no­va­dor, siem­pre a la van­guar­dia de las nue­vas ten­den­cias, pe­ro tam­bién el que más su­fre de al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción. En Nue­va Del­hi, por ejem­plo, se han lle­ga­do a re­gis­trar pi­cos de 703 pm2.5, más del do­ble del ni­vel ya con­si­de­ra­do pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud, que es 300.

Aho­ra que se ha es­ta­ble­ci­do que, efec­ti­va­men­te, la po­lu­ción aca­rrea efec­tos so­bre nues­tra piel, ¿pue­de la cos­mé­ti­ca an­ti­po­lu­ción ayu­dar­nos a com­ba­tir­los, o no es más que una es­tra­te­gia de mar­ke­ting? ¿Ha ve­ni­do el ni­cho de la be­lle­za an­ti­po­lu­ción a 'sus­ti­tuir'

9 DE CA­DA 10 VI­VI­MOS EN UNA ZO­NA CON MA­LA CA­LI­DAD DEL AI­RE

a la be­lle­za an­ti­rra­dia­cio­nes so­la­res, cuan­do por fin la so­cie­dad pa­re­ce ha­ber­se con­cien­cia­do de lo se­gun­do? (La con­ta­mi­na­ción se po­si­cio­na en se­gun­da po­si­ción, tras el sol, en cuan­to a su im­pac­to en el en­ve­je­ci­mien­to). Pa­re­ce que un po­co de am­bos.

¿ES­CU­DO PRO­TEC­TOR?

A di­fe­ren­cia de los FPS (Fac­to­res de Pro­tec­ción So­lar), ac­tual­men­te no exis­te un fac­tor de pro­tec­ción con­tra la con­ta­mi­na­ción com­pa­ra­ble, aun­que el po­der de los an­ti­oxi­dan­tes co­mo la vi­ta­mi­na C pa­ra pro­te­ger­se de los ra­di­ca­les li­bres es­tá res­pal­da­do por la cien­cia. A fin de cuen­tas, la cos­mé­ti­ca an­ti­oxi­dan­te ya exis­tía. ¿No son esos pro­duc­tos ya ca­pa­ces de pro­te­ger­nos en­ton­ces de la po­lu­ción? "La cos­mé­ti­ca an­ti­con­ta­mi­na­ción in­clu­ye, ade­más de an­ti­oxi­dan­tes, nue­vos ac­ti­vos que han si­do desa­rro­lla­dos de for­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra lu­char con­tra los ra­di­ca­les li­bres que pro­vo­can los prin­ci­pa­les con­ta­mi­nan­tes", ex­pli­ca la far­ma­céu­ti­ca Ro­cío Es­ca­lan­te, ti­tu­lar de Ar­bo­sa­na Far­ma­cia y co­fun­da­do­ra de Lag­hum Cosmetics. "Es­tos cos­mé­ti­cos actúan en di­fe­ren­tes vías. Por una parte tie­nen un efec­to ba­rre­ra pa­ra ais­lar la piel de la con­ta­mi­na­ción y, por otra parte, neu­tra­li­zan los ra­di­ca­les li­bres que ge­ne­ra de for­ma es­pe­cí­fi­ca la con­ta­mi­na­ción", aña­de. "De mo­do que sí con­si­de­ro que exis­te una cos­mé­ti­ca que ha si­do desa­rro­lla­da de for­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra com­ba­tir los efec­tos que la con­ta­mi­na­ción pro­vo­ca en la piel, y que es más com­ple­ta que so­lo un an­ti­oxi­dan­te", con­clu­ye.

Por ejem­plo, el aloe ve­ra se ha con­ver­ti­do en uno de los gran­des aliados. "Su al­to con­te­ni­do en an­ti­oxi­dan­tes (vi­ta­mi­nas A –be­ta­ca­ro­te­nos–, C y E, ade­más de vi­ta­mi­na B12, áci­do fó­li­co y colina), lo con­vier­ten en un po­ten­te es­cu­do pro­tec­tor ca­paz de neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres y de­más agen­tes con­ta­mi­nan­tes", ase­gu­ra Pao­la Gu­gliot­ta, fun­da­do­ra de Se­pai y más­ter en dermocosmé­tica.

TO­DOS SU­FREN

En opi­nión de Le­ti­cia Ca­rre­ra, efec­ti­va­men­te los pro­duc­tos an­ti­oxi­dan­tes ya son ca­pa­ces de pro­te­ger­nos de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, "pe­ro su in­cre­men­to pau­la­tino nos ha­ce ob­ser­var ca­da vez más pie­les con un tono ce­trino, des­hi­dra­ta­das, gri­ses o apa­ga­das, in­clu­so des­ca­ma­das y con un ex­ce­so de im­pu­re­zas por la ma­la ca­li­dad del ai­re que res­pi­ra­mos", ex­pli­ca, "lo que nos obli­ga a unos cui­da­dos ex­tra, en­fo­ca­dos bá­si­ca­men­te en la lim­pie­za, la hi­dra­ta­ción, la neu­tra­li­za­ción de los ra­di­ca­les li­bres y el tra­ta­mien­to an­ti­en­ve­je­ci­mien­to". Tam­po­co pa­re­ce es­tar de más uti­li­zar ma­qui­lla­jes que ac­túen co­mo es­cu­do e im­pi­dan la pe­ne­tra­ción de las par­tí­cu­las mi­cros­có­pi­cas, al igual que los fil­tros fí­si­cos con el sol. Las ba­ses o fon­dos de ma­qui­lla­je con 'tex­tu­ra an­ti­ad­he­sión' son ca­pa­ces de re­te­ner las par­tí­cu­las en la su­per­fi­cie, pa­ra lue­go eli­mi­nar­las con un pro­duc­to de lim­pie­za. El pe­lo tam­po­co se libra de su­frir los es­tra­gos de la con­ta­mi­na­ción. "Los tó­xi­cos, re­si­duos y par­tí­cu­las en sus­pen­sión tam­bién se van de­po­si­tan­do en las fi­bras de que­ra­ti­na del ca­be­llo, ori­gi­nan­do po­ros en la com­po­si­ción de su es­truc­tu­ra", ad­vier­te Adol­fo Re­mar­tí­nez, crea­dor de Nug­ge­la & Su­lé, lo que lo tor­na opa­co, des­hi­dra­ta­do y sin vi­da. Pe­ro ade­más, "es­ta ex­po­si­ción cotidiana a la po­lu­ción agre­de tam­bién al cue­ro ca­be­llu­do y ori­gi­na pro­ble­mas de piel sen­si­ble, ató­pi­ca, der­ma­ti­tis e in­clu­so as­fi­xia del fo­lícu­lo pi­lo­so", ex­pli­ca Re­mar­tí­nez, "in­fla­man­do la glán­du­la se­bá­cea e ini­cian­do pro­ble­mas de ca­be­llo gra­so". Te pro­po­ne­mos a con­ti­nua­ción un ar­se­nal de ar­mas pa­ra que pue­das re­du­cir, en la me­di­da de lo po­si­ble, to­dos los efec­tos de es­te enemi­go si­gi­lo­so. Por­que aun­que no lo veas, es­tá ahí.

LOS RE­SI­DUOS TÓ­XI­COS TAM­BIÉN SE DE­PO­SI­TAN EN LAS FI­BRAS DEL CA­BE­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.