2020: CUAN­DO EL FU­TU­RO YA ES­TÁ AQUÍ

¿SOÑARÁN LOS ANDROIDES CON OVE­JAS ELÉC­TRI­CAS? ¿COMERÁN LOS RO­BOTS TORTILLA DE PATATA? LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DEL AÑO QUE ARRAN­CA SU­PE­RAN CON CRE­CES LOS VATICINIOS DE NOSTRADAMU­S.

Marie Claire España - - MAGAZINE ANÁLISIS - por Ma­rio Gar­cés

In­tu­yo que es­te año, una vez más, se aca­ba­rá el mun­do, por­que, a pe­sar de cier­tas per­cep­cio­nes, el pla­ne­ta ha de­bi­do ser de­vas­ta­do va­rias ve­ces a lo lar­go de los úl­ti­mos si­glos sin que ha­ya­mos to­ma­do con­cien­cia de nues­tro trán­si­to por es­ta vi­da. Y ha de­bi­do ser así si aten­de­mos a las prediccion­es de Nostradamu­s, cu­yo le­ga­do cla­ri­vi­den­te ha si­do su­pe­ra­do am­plia­men­te por Gre­ta Thun­berg, la re­en­car­na­ción en car­ne y hue­so de Pip­pi Langs­trump. Bas­ta­ría con que, ade­más de cer­ti­fi­car una vez más la im­plo­sión pla­ne­ta­ria, al­guien pu­die­ra au­gu­rar la es­ta­bi­li­dad de un Go­bierno fia­ble en Es­pa­ña. Mien­tras tan­to, y a la es­pe­ra nue­va­men­te de que el fin del mun­do nos pi­lle de­bi­da­men­te pre­pa­ra­dos y per­ti­nen­te­men­te acom­pa­ña­dos, de­be­ría pres­tar­se aten­ción a aque­lla chan­za, in­tu­yo que no ve­ri­fi­ca­da, que tu­vo lu­gar ha­ce una dé­ca­da y que si­tua­ba a Ibi­za co­mo el úl­ti­mo re­fu­gio de la hu­ma­ni­dad tras el Jui­cio Fi­nal. Des­de The Guar­dian en 2003, has­ta una guía tu­rís­ti­ca edi­ta­da por unas lí­neas aé­reas aus­tria­cas, pa­san­do por la re­vis­ta del Co­le­gio de No­ta­rios de Es­pa­ña o el pro­pio Ayun­ta­mien­to de Sant Joan, die­ron cre­di­bi­li­dad a es­ta su­pues­ta pre­dic­ción del as­tró­lo­go fran­cés que po­dría con­su­mar­se en un año tan pa­to­so co­mo el año 2020. Y pa­to­so en el sen­ti­do más nu­me­ro­ló­gi­co del tér­mino, pues es com­bi­na­ción exac­ta de 2 y 0.

SU­MA Y SI­GUE

Pa­ra los aman­tes del sig­ni­fi­ca­do ocul­to de los dí­gi­tos, ima­gino que es­ta se­cuen­cia de­be en­ce­rrar al­gu­na ecua­ción so­bre el de­ve­nir de los tiem­pos, aun­que pa­ra coin

ci­den­cias nu­mé­ri­cas bas­ta re­cor­dar las que se die­ron en el aten­ta­do del 11 de sep­tiem­bre de 2011 en Nue­va York. 11. Las dos to­rres con­for­ma­ban icó­ni­ca­men­te un 11, Nue­va York es el un­dé­ci­mo Estado en el país, el primer avión que se es­tre­lló con­tra las To­rres per­te­ne­cía a la lí­nea aé­rea nú­me­ro 11, en la que via­ja­ban ade­más 92 pa­sa­je­ros (9+2=11), pe­ro es que el vue­lo 77 que se es­tre­lló pos­te­rior­men­te lle­va­ba con­si­go 65 pa­sa­je­ros (6+5=11). El nú­me­ro de víc­ti­mas de to­dos los avio­nes si­nies­tra­dos fue de 254, cu­ya su­ma tam­bién da 11, aquel fa­tí­di­co día en el que cam­bió el mun­do que coin­ci­de con el día 254 del ca­len­da­rio anual y cu­ya su­ma in­ter­na, co­mo se pue­de in­fe­rir, tam­bién es 11. Por otro la­do, pa­ra los vi­den­tes an­glo­sa­jo­nes, tan­to New York City co­mo Afg­ha­nis­tan son ciu­da­des con 11 le­tras, las mis­mas que el nom­bre del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. Huel­ga de­cir, cam­bian­do el fac­tor de las com­bi­na­cio­nes y de los in­gre­dien­tes, los re­sul­ta­dos se­rían ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes, por lo que la ca­pa­ci­dad pre­dic­ti­va de los nú­me­ros, al me­nos en es­te ca­so, no de­ja de ser un su­ma ocu­rren­te de con­ju­ga­cio­nes con nú­me­ros, pri­mos y no pri­mos.

LA BO­LA DE CRIS­TAL

Nostradamu­s, con to­da se­gu­ri­dad, se ha que­da­do cor­to y eso que pre­de­cía a lar­go pla­zo. De se­guir su siem­pre re­fu­ta­ble doc­tri­na, 2020 será año bi­sies­to en el que se de­cla­ra­rá un con­flic­to de gran en­ver­ga­du­ra en Orien­te Me­dio, en el que ha­brá fi­nal­men­te un cam­bio en el trono de In­glat erra o en el que se pro­du­ci­rá la reuni­fi­ca­ción de las dos Co­reas. Ade­más, el fí­si­co fran­cés an­ti­ci­pó tam­bién la crisis económica y sugirió que se re­cru­de­ce­ría en 2020, ahon­dan­do las di­fe­ren­cias en­tre los más ri­cos y los más po­bres del pla­ne­ta. Y, a cien­cia cier­ta y a pre­dic­ción he­cha, pa­re­ce que no le va a fal­tar ra­zón por lo que se re­fie­re a es­ta crisis cons­tan­te que pa­de­ce­mos. Pre­di­jo tam­bién im­por­tan­tes cam­bios tec­no­ló­gi­cos, pe­ro he­te aquí que el pro­fe­ta se ha que­da­do des­fa­sa­do por­que la reali­dad le ha su­pe­ra­do am­plia­men­te.

La in­men­sa reali­dad de 'lo vir­tual' ha en­te­rra­do a la vas­tí­si­ma irrea­li­dad de 'lo na­tu­ral'. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­brá ven­ci­do a la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, que men­gua­ba de e un tiem­po a es­ta parte. E In­te­rer­net nos ha­brá de­vo­ra­do de­fi­ni­ti­vai­ti­va- men­te, sin que po­da­mos com­pren­der­lo ni pre­ten­da­mos acep­tar­lo. Con ba­ta de ni­gro­man­te ibé­ri­co y za­pa­ti­llas de fel­pa de bra­se­ro en me­sa ca­mi­lla, pro­pon­go que 2020 sea el año en el que los dro­nes re­par­tan piz­zas y otras man­du­cas, po­nien­do fin a la bi­ci­cle­ta de es­tra­per­lo del chi­co del de­li­very. Y tam­bién va­ti­cino que, en el año in­ter­na­cio­nal de los en­fer­me­ros y de los cui­da­do­res, un por­cen­ta­je muy ele­va­do de an­cia­nos de al­gún país orien­tal co­men­za­rá a ser aten­di­do por ro­bots, pe­ro no so­la­men­te pa­ra brin­dar­le apo­yo téc­ni­co, sino pa­rar pro­por­cio­nar­le afec­to in­ten­si­vo. Yo, ro­bot, aun­que en es­ta ver­ná­cu­la Es­pa­ña de jamón y tortilla de patata, fal­ta­rán años pa­ra que se im­pon­ga el abra­zo del ro­bot que es frío co­mo es­te in­vierno he­la­dor.

Tam­bién el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to de al­gún país hi­per­de­sa­rro­lla­do ha­brá aca­ba­do con las huel­gas de ta­xis, pues los vehícu­los en al­qui­ler con con­duc­tor vo­la­rán a 300 ki­ló­me­tros por ho­ra a una al­tu­ra de más de 600 me­tros. Pe­ro que se­pan que la­men­ta­ble­men­te pa­ra el gre­mio de los Uber vo­la­do­res, tam­bién los con­duc­to­res hu­ma­nos tie­nen las ho­ras con­ta­das. La tec­no­lo­gía 4G será una an­ti­gua­lla si se la com­pa­ra con la tec­no­lo­gía 5G que será 250 ve­ces más rá­pi­da, y que fa­ci­li­ta­rá que la in­ter­ac­ción con ro­bots, dro­nes o au­to­mó­vi­les a dis­tan­cia sea po­si­ble. Por su­pues­to, se ex­ten­de­rá el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, aho­ra que ya no nos re­co­no­ce­mos a no­so­tros mis­mos cuan­do nos mi­ra­mos al es­pe­jo por las ma­ña­nas, y, que, por el con­tra­rio, per­mi­ti­rá re­du­cir ex­po­nen­cial­men­te el nú­me­ro de per­so­nas des­apa­re­ci­das en paí­ses desa­rro­lla­dos. Y has­ta es po­si­ble que las vi­si­tas a emer­gen­cias se re­duz­can en mu­chos paí­ses, sal­vo en Es­pa­ña, que nos pi­rra, aun­que no ten­ga­mos ne­ce­si­dad, pues ha­brá pla­ta­for­mas de te­le­me­di­ci­na pa­ra la aten­ción de pa­cien­tes con en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

MA­ÑA­NA ES HOY

Pe­ro mu­cho más que ya es­tá aquí, por­que en Ara­bia Sau­dí se inau­gu­ra­rá la to­rre Jed­dah, el edi­fi­cio más al­to del mun­do con un ki­ló­me­tro de lon­gi­tud; en Du­bai se abri­rá el par­que de atrac­cio­nes más gran­de del mun­do, con más de 280 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos; un tren su­per­só­ni­co uni­rá Bue­nos Ai­res con Cór­do­ba en me­nos de 45 mi­nu­tos; o en los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, ro­bots hu­ma­noi­des au­xi­lia­rán a de­por­tis­tas y a tu­ris­tas en la Vi­lla Olím­pi­ca, mien­tras las prue­bas de gim­na­sia ar­tís­ti­ca se­rán ana­li­za­das y va­lo­ra­das con sen­so­res in­te­li­gen­tes a tra­vés de lá­ser y otras tec­no­lo­gías avan­za­das. La­men­ta­ble­men­te, no será el año en el que se des­cu­bra el se­cre­to de la vi­da eter­na aun­que, con las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas in­ci­pien­tes, la vi­da se pue­de ha­cer eter­na en mu­chas oca­sio­nes. Pe­ro 2020 será el año en el que ha­brá ya más per­so­nas en el mun­do con dis­po­si­ti­vos mó­vi­les que con ac­ce­so a agua po­ta­ble o a ener­gía eléc­tri­ca. Los chips ya avan­zan irre­mi­si­ble­men­te ha­cia nues­tro ce­re­bro y los ta­tua­jes ya no se­rán le­yen­das en bra­zos de ju­ga­do­res de fút­bol, sino sur­cos cu­tá­neos de con­trol tec­no­ló­gi­co. Y, bien, asu­mo que to­do es­to pue­da ser así y que va­ya a ser así. Pe­ro so­lo pi­do que no nos su­pere has­ta el pun­to de que no lo con­tro­le­mos y pa­se­mos a ser con­tro­la­dos. Que si­ga­mos sien­do li­bres e igua­les. Que si­ga­mos le­yen­do es­tos ar­tícu­los y que Nostradamu­s, por fin, duer­ma el sueño de los pro­fe­tas que no acer­ta­ron.

"PRO­PON­GO QUE 2020 SEA EL AÑO EN QUE LOS DRO­NES RE­PAR­TAN PIZ­ZA"

Bla­de Run­ner (1982) ima­gi­na­ba un fu­tu­ro de vehícu­los vo­la­do­res, edi­fi­cios ki­lo­mé­tri­cos y mafias de androides. La reali­dad aún no ha al­can­za­do a la fic­ción, pe­ro es­tá en ca­mino.

MA­RIO M GAR­CÉS ES­CRI­TOR Con la vis­ta pues­ta en lo que el 2020 nos traerá y sin áni­mo de d des­ban­car a Nostradamu­s, sa­ca br bri­llo a su pro­pia bo­la de cris­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.