MA­NI­CU­RA PER­MA­NEN­TE: UN PE­LI­GRO SE­DUC­TOR

Las uñas in­fi­ni­tas de Ro­sa­lía son la con­sa­gra­ción de un fe­nó­meno: las ma­ni­cu­ras ex­tre­mas y sin­té­ti­cas son ya la nor­ma. Una nue­va cos­tum­bre es­té­ti­ca muy da­ñi­na.

Marie Claire España - - SALUD - por San­dra Pu­li­do

Los der­ma­tó­lo­gos han he­cho sal­tar las alar­mas res­pec­to al au­men­to de der­ma­ti­tis alér­gi­ca de con­tac­to, una reac­ción de nues­tro cuer­po a de­ter­mi­na­das sus­tan­cias pro­vo­ca­da, aho­ra, por los es­mal­tes de las uñas per­ma­nen­tes.

Con la po­pu­la­ri­za­ción de es­tas ma­ni­cu­ras, las ci­fras es­tán al­can­zan­do co­tas alar­man­tes. "Se tra­ta de una reac­ción que se pro­du­ce en la piel a con­se­cuen­cia del con­tac­to con una sus­tan­cia quí­mi­ca –en es­te ca­so, acri­la­tos– a la que el cuer­po pre­via­men­te se ha sen­si­bi­li­za­do", ex­pli­ca Juan Gar­cía Ga­vín, der­ma­tó­lo­go del Gru­po de Der­ma­ti­tis de Con­tac­to y Aler­gia Cu­tá­nea de AEDV.

El cuer­po in­ter­pre­ta es­ta sus­tan­cia co­mo ex­tra­ña y des­en­ca­de­na una reac­ción in­mu­no­ló­gi­ca que pro­vo­ca en­ro­je­ci­mien­to, des­ca­ma­ción, pi­cor y al­te­ra­cio­nes en la uña y sus al­re­de­do­res. "Los pro­fe­sio­na­les son más pro­pen­sos a sen­si­bi­li­zar­se por­que con­tac­tan con la sus­tan­cia en cru­do", aña­de el der­ma­tó­lo­go. Sin em­bar­go, los ca­sos es­tán au­men­tan­do tam­bién en­tre los clien­tes.

"El úni­co tra­ta­mien­to es ale­jar­se de la sus­tan­cia, por­que es una reac­ción alér­gi­ca muy po­ten­te. El 100% de los tra­ba­ja­do­res tie­nen que de­jar es­te em­pleo a lar­go pla­zo", con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.