STOP MI­GRA­ÑAS. LOS NUE­VOS FÁR­MA­COS LE PLANTAN CA­RA

LA MI­GRA­ÑA ES UNA EN­FER­ME­DAD CON AL­TA PRE­VA­LEN­CIA EN ES­PA­ÑA, AFEC­TAN­DO EN MA­YOR ME­DI­DA A LAS MU­JE­RES. UNA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN DE FÁR­MA­COS PRO­ME­TE AYU­DAR A SU PRE­VEN­CIÓN.

Marie Claire España - - SALUD - por Nie­ves Se­bas­tián

En Es­pa­ña la mi­gra­ña afec­ta a un 12 por cien­to de la po­bla­ción; por se­xo, un 18 por cien­to de las mu­je­res (fren­te a un 7 por cien­to de hom­bres) ha re­por­ta­do pa­de­cer­la. A pe­sar de es­tas ci­fras, to­da­vía exis­te un gran des­co­no­ci­mien­to so­bre la en­fer­me­dad.

La mi­gra­ña es mu­cho más que un sim­ple do­lor de ca­be­za: es una en­fer­me­dad al­ta­men­te incapacita­nte con un gran im­pac­to en la vi­da de las per­so­nas que la su­fren. En­tre sus sín­to­mas más fre­cuen­tes es­tán, apar­te del do­lor in­ten­so, la di­fi­cul­tad de con­cen­tra­ción o un au­men­to de sen­si­bi­li­dad al rui­do, la luz o los olo­res que pro­vo­ca una sen­sa­ción muy des­agra­da­ble y pue­de in­fluir en la vi­da fa­mi­liar o en la re­duc­ción de ren­di­mien­to en el tra­ba­jo. La si­tua­ción es peor pa­ra aque­llos que con­vi­ven con una mi­gra­ña cró­ni­ca. Pa­ra que se emi­ta es­te diag­nós­ti­co, los pa­cien­tes tie­nen que re­por­tar do­lo­res de ca­be­za al me­nos quin­ce días al mes, de los que ocho han de te­ner sin­to­ma­to­lo­gía de mi­gra­ña.

FáR­MA­COS PRE­VEN­TI­VOS

Has­ta el mo­men­to no exis­te nin­gún tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo pa­ra la mi­gra­ña. Hay fár­ma­cos que ali­vian los sín­to­mas de una ma­ne­ra efec­ti­va, aun­que aque­llos que han de­mos­tra­do una al­ta efi­ca­cia tie­nen aso­cia­dos una se­rie de efec­tos ad­ver­sos que les res­tan be­ne­fi­cio clí­ni­co.

El cam­bio de pa­ra­dig­ma en la far­ma­co­lo­gía de la mi­gra­ña vie­ne de la mano de los an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les. A prin­ci­pios de no­viem­bre, el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud in­cluía den­tro de su fi­nan­cia­ción dos de es­tos fár­ma­cos cu­yo me­ca­nis­mo de ac­ción se ba­sa en pre­ve­nir los epi­so­dios de mi­gra­ña. Pa­ra que los pa­cien­tes sean can­di­da­tos a es­te ti­po de fár­ma­cos, de­ben cum­plir una se­rie de re­qui­si­tos, co­mo su­frir al me­nos ocho epi­so­dios al mes y no ha­ber res­pon­di­do de ma­ne­ra po­si­ti­va a otros tres tra­ta­mien­tos pre­ven­ti­vos en es­ta en­fer­me­dad. Una de las gran­des ven­ta­jas que re­por­tan es­tos fár­ma­cos es que su per­fil de se­gu­ri­dad es muy al­to, ya que ade­más de ser muy efi­ca­ces no se han re­gis­tra­do efec­tos ad­ver­sos de gran im­por­tan­cia, lo que sí ocu­rría con otros des­ti­na­dos a es­ta pa­to­lo­gía; por ejem­plo, aque­llos fár­ma­cos uti­li­za­dos pa­ra tra­tar los do­lo­res de ca­be­za pro­vo­ca­dos por la mi­gra­ña cu­yo me­ca­nis­mo de ac­ción se ba­sa en la va­so­cons­tric­ción, se pres­cri­ben de ma­ne­ra más li­mi­ta­da por las im­pli­ca­cio­nes que po­día te­ner su uso a ni­vel car­dio­vas­cu­lar.

Otro de los as­pec­tos po­si­ti­vos es la fa­ci­li­dad de ad­mi­nis­tra­ción. El fár­ma­co tie­ne que ser pres­cri­to por el neu­ró­lo­go y se pro­por­cio­na a los pa­cien­tes a tra­vés del ser­vi­cio de far­ma­cia hos­pi­ta­la­ria de ca­da cen­tro. Se tra­ta de un me­di­ca­men­to in­yec­ta­ble que el pa­cien­te pue­de apli­car­se a sí mis­mo.

Los es­pe­cia­lis­tas es­pe­ran que, con­for­me se re­co­pi­len da­tos so­bre el uso de es­tos dos fár­ma­cos, se em­pie­ce a usar co­mo pri­me­ra op­ción de tra­ta­mien­to pa­ra que los pa­cien­tes pue­dan be­ne­fi­ciar­se cuan­to an­tes de las ven­ta­jas que es­te ofre­ce.

LA MI­GRA­ÑA AFEC­TA A UN 18% DE LAS ES­PA­ÑO­LAS, Y PUE­DE LLE­GAR A SER UNA EN­FER­ME­DAD INCAPACITA­NTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.