NEW FACES

NO BAILAN, PE­RO Sí CAN­TAN. Y ACTÚAN Y ES­CRI­BEN Y POSAN Y DISEÑAN. EL FU­TU­RO ES­TÁ EN SUS MA­NOS. Y EN SUS CA­RAS. NO TE LOS PIERDAS.

Marie Claire España - - SUMARIO - por Charo La­ga­res fo­tos Da­niel Alea rea­li­za­ción Rut Ba­ti­cón

Ca­tor­ce ca­ras frescas a las que se­guir la pis­ta es­te año.

OLI­VIA MONJARDÍN

Mo­de­lo. (Ma­drid, 2002). Cur­sa su úl­ti­mo año de co­le­gio. Ob­je­ti­vo: ser, co­mo Lily-Rose Depp, ban­de­ra de Cha­nel.

Su ca­ra era la de Ní­co­li. So­lo la de Ní­co­li. Cuan­do de ni­ña po­sa­ba con la ro­pa de la fir­ma infantil, la ex­clu­si­vi­dad se im­pu­so co­mo re­qui­si­to. Las ce­jas am­plias de Monjardín so­lo apa­re­cían ba­jo su lo­go. La en­tra­da en una agen­cia se pos­pu­so. Al­go ma­yor, la es­ta­tu­ra se hi­zo im­pe­di­men­to. Ya no. Con su agen­cia ac­tual, cuenta, "pue­de tra­ba­jar mu­chí­si­mo". Y es­tu­diar. Si no so­bre­sa­lie­ra en los exá­me­nes de Ba­chi­lle­ra­to, lo sa­ben bien sus pa­dres, las po­ses de mo­de­lo se ha­brían que­da­do en la in­fan­cia.

CE­CI­LIA GÓ­MEZ

Ac­triz y mo­de­lo. Na­ció en Le­bri­ja, Se­vi­lla (1994). En­tre cam­pa­ñas in­ter­na­cio­na­les, rue­da La Pes­te.

La pri­me­ra vez que Ce­ci­lia Gó­mez llo­ró de fe­li­ci­dad, pa­sea­ba por Man­go de la Gran Vía. Aca­ba­ba de re­ci­bir una lla­ma­da. Que­rían que for­ma­ra parte del elen­co de La Pes­te. En la se­rie de Mo­vis­tar, la se­vi­lla­na in­ter­pre­ta a Eu­ge­nia. Es­tu­vo a pun­to de no ha­cer­lo. Cuan­do, an­tes, la lla­ma­ron pa­ra el cas­ting, sa­lía de ca­sa pa­ra ha­cer la so­li­ci­tud de ad­mi­sión en un cur­so de mo­da. Ella es tí­mi­da. Su es­pa­cio es­tá en la so­le­dad. De­sin­hi­bir­se fren­te a la cá­ma­ra so­lo es tra­ba­jo. An­tes, cuan­do Tuen­ti era Ins­ta­gram, veía una y sa­lía pi­tan­do.

ALE­JAN­DRA PA­RE­JO Y LU­CÍA BASKARAN

Es­cri­to­ras. Ale­jan­dra Pa­re­jo (1990) na­ció en Ma­llor­ca y ha de­bu­ta­do con Una fa­mi­lia nor­malnor­mal.al. La se­se­gun­dae­gun­da no­ve­la de Lu­cía Baskaran (Za­rauz, (Za arauz, 11988) se lla­ma Cuer­pos mal­di­tos.

Ale­jan­dra no ga­nó nin­gún n con­cur­so de literatura en el co­le­gio. Cuan­do ella es­cri­bía, lo o ha­cía pa­ra ha­blar. En pa­pel les es da­ba pa­la­bras a los en­fa­dos que e no des­ha­cía en voz al­ta. Des­de e que sa­lió de la fa­cul­tad, las as pa­la­bras son tra­ba­jo. Y de­be­res. s. Ha­ce tres años que es­tu­dia en la a ma­dri­le­ña Es­cue­la de Es­cri­to­res. s. Del cru­ce con el tiem­po li­bre e na­ció su pri­me­ra no­ve­la. En Una a fa­mi­lia nor­mal, la so­le­dad den­tro o de la fa­mi­lia, en­car­na­da en Oli­via, una pu­bli­cis­ta con suer­te, ac­ti­va su ca­rre­ra. La de Lu­cía Baskaran ya es­ta­ba en la pis­ta. Cuer­pos mal­di­tos es su se­gun­da no­ve­la. Mien­tras tra­du­ce una aje­na, la ter­ce­ra em­pie­za a ca­len­tar. En las su­yas, las ideas po­lí­ti­cas se tra­vis­ten de fic­ción, "un ar­ma po­ten­tí­si­ma". Ella dis­pa­ra a "las vio­len­cias que re­ci­bi­mos las mu­je­res que no son las fí­si­cas, las más so­te­rra­das".

JO­SÉ IG­NA­CIO CAR­NE­RO

Es­cri­tor y abo­ga­do. Na­ció en 1986 en Por­tu­ga­le­te, Viz­ca­ya.

Ama es su pri­me­ra no­ve­la.

El pa­sa­do ve­rano Jo­sé Ig­na­cio se fue al in­vierno. Du­ran­te al­go más de un mes, en Bue­nos Ai­res es­qui­vó ber­mu­das y san­da­lias. Y lla­ma­das y al pa­na­de­ro. La dis­tan­cia fí­si­ca, ex­pli­ca, es tam­bién psi­co­ló­gi­ca. Ayu­da a ser "otra per­so­na". Un es­cri­tor. En Bar­ce­lo­na es abo­ga­do. Con el Atlán­ti­co en me­dio, quie­bra dis­trac­cio­nes. Cuan­do es­cri­bió su pri­me­ra no­ve­la, no rom­pió el rit­mo. Te­cleó de un ti­rón. No qui­so re­leer. En Ama, el vas­co re­cuer­da y celebra a su ma­dre. Al es­cri­bir to­ma "con­cien­cia de lo que pien­so, de lo que sé, de lo que apren­do" y se to­pa con una ave­ri­gua­ción: el su­fri­mien­to no per­fec­cio­na.

MA­RÍA SIMÚN

Di­se­ña­do­ra de mo­da. Na­ció en ene Ma­drid en 1994. Sus chán­da­les pi­san la al­fom­bra ro­ja y lle­van, lle­va n, a me­nu­do, me­nu udo, un mi­cró­fono por de­lan­te.

Si ella os­ten­ta­ra el po­der der eje­cu­ti­vo y (o) re­pre­sen­ta­ti­vo vo de un país, el primer asun­to nto que tra­ta­ría se­ría el dee la ves­ti­men­ta. La su­ya. Mira a Kim Jong-un. Él no le gus­ta, pe­roo la ro­pa que lle­va es otro asun­to. to. Hoy no hay na­die me­jor ejor ves­ti­do en el mun­do. Noo lo pue­de evi­tar. "Es", ríe, "co­mo mo Crue­lla de Vil, que era la ele­gan­te de la pe­lí­cu­la". Ella dis­tin­gue. Una co­sa ess la per­so­na, acla­ra, y otra, su tra­ba­jo, sus ideas. Las su­yas no per­si­guen el trap. Sus di­se­ños, de chán­da­les y lo­gos, caen en la es­té­ti­ca ur­ba­na con na­tu­ra­li­dad. Su gus­to mu­si­cal se ha uni­do a su gus­to por la mo­da. Ai­ta­na o Ro­sa­lía han lle­va­do su fir­ma so­bre la al­fom­bra ro­ja. Su ape­lli­do es­tá ocul­to, pe­ro no es­con­di­do. Es Ur­qui­jo. Co­mo el del fa­lle­ci­do En­ri­que. Aquí, apun­to, no hay "chi­cha" que ras­car. Ser hi­ja de su pa­dre so­lo es un or­gu­llo.

Oli­via lle­va ca­mi­se­ta ne­gra, de Ame­ri­can Vin­ta­ge; y ca­za­do­ra va­que­ra y shorts de cue­ro con cin­tu­rón, to­do de The Koo­ples. La más­ca­ra de hi­dro­gel Ad­van­ced Gé­ni­fi­que Mask pro­por­cio­nó en un ins­tan­te lu­mi­no­si­dad y ju­go­si­dad a la piel. El to­que de co­lor lo pu­so L'Ab­so­lu Rou­ge Ruby. Am­bos, de Lan­cô­me.

Ce­ci­lia Gó­mez, con ca­mi­se­ta blan­ca, de Za­ra; pan­ta­lón y ca­za­do­ra va­que­ra, de Bersk­ha, y gar­gan­ti­lla de es­la­bo­nes, de Aris­to­cracy. ¿Unas pes­ta­ñas con vo­lu­men? In­dis­pen­sa­bles. ¿La he­rra­mien­ta pa­ra con­se­guir­lo? La icó­ni­ca más­ca­ra Hy­pnô­se. Y pa­ra ter­mi­nar de enamo­rar: unas go­tas del nue­vo eau de par­fum Idô­le. To­do, de Lan­cô­me.

A la iz­da., Ale­jan­dra Pa­re­jo, con ca­za­do­ra va­que­ra, de Liu Jo, pan­ta­lón de cue­ro eco­ló­gi­co, de Man­go y ca­mi­se­ta, de Ame­ri­can Vin­ta­ge. Lu­cía Baskaran lle­va pan­ta­lón va­que­ro, de Stra­di­va­rius, ca­mi­se­ta, de Ame­ri­can Vin­ta­ge, y ca­za­do­ra de cue­ro, de Guess. La mi­ra­da lo es to­do. Por eso se in­ten­si­fi­ca con el de­fi­ni­dor de ce­jas Brow De­fi­ne Pen­cil y el de­li­nea­dor de ojos Le Cra­yon Khôl, 01 Noir, am­bos de Lan­cô­me.

Unas go­tas de los sé­rums Ad­van­ced Gé­ni­fi­que y Ad­van­ced Gé­ni­fi­que Yeux pre­pa­ra­ron la piel del ros­tro y del con­torno de ojos. De Lan­cô­me. Cha­que­ta y ca­mi­sa, del es­cri­tor.

Si com­bi­nas un den­si­fi­ca­dor y re­lle­na­dor de ce­jas co­mo Brow Den­sify Pow­der To Cream, con la más­ca­ra de pes­ta­ñas Mon­sieur Big Vo­lu­me, no ha­brá quien se te re­sis­ta. Am­bos, de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.