WIKIMODA

P PRO­PIA DE PAS­TO­RES ES­CO­CE­SES AL PRIN­CI­PIO, SE C CON­VIR­TIÓ EN SíM­BO­LO DE ELE­GAN­CIA GRA­CIAS AL DU­QUE DUQ DE WIND­SOR. TAN­TO, QUE DIOR VIS­TIÓ CON ES­TA CO COM­BI­NA­CIÓN SU PRI­ME­RA FRA­GAN­CIA.

Marie Claire España - - SUMARIO - por V. Val­dés

El icó­ni­co es­tam­pa­do de pa­ta de ga­llo.

DE FOR­MA TRA­DI­CIO­NAL, SE UTI­LI­Zó CO­MO UN TE­JI­DO

NEU­TRAL, QUE NO SE ASOCIABA A NIN­GúN CLAN EN ES­CO­CIA

Adi­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Es­pa­ña, la pa­ta de ga­llo ofre­ce una bue­na pis­ta so­bre su ori­gen en los paí­ses de ha­bla an­glo­sa­jo­na. Allí, su nom­bre le de­di­ca una des­crip des­crip­ción in­clu­so peor que la es­pa­ño­la – hounds­tooth h (dien­te de sa­bue­so)– pe­ro tam tam­bién es de­no­mi­na­da shep­herd's check (c (cua­dro de pas­tor), pues mu­chos se­ña­la se­ña­lan su pro­ce­den­cia en­tre re­ba­ños de ov ove­jas de las frías Low­lands es­co­ce­sa ce­sas du­ran­te el si­glo XIX. No obs­tan­te tan­te, se tra­ta de su in­ter­pre­ta­ción mod mo­der­na, pues­to que en 1920 se des­cu­brió des­cu en Sue­cia ' la ca­pa de Ge­rum', Ge­rum una pren­da de pa­ta de ga­llo da­ta­da en­tre los años 360 y 100 a. C., que per­ma­ne­cía pe ocul­ta en el in­te­rior de una tur­be­ra. Pe­ro le­jos de ser un he­cho ais ais­la­do, tam­bién fue en­con­tra­da una sar sar­ga de la­na con es­te mo­ti­vo en Don­baek Don­ba ( Di­na­mar­ca), pro­ce­den­te del si­glo sigl III.

MAS­CU­LI­NA MASCU Y PA­CI­FIS­TA

En cua cual­quier ca­so, en Es­co­cia es­tu­vo re­ser­va­da re­ser­va a los hom­bres (1) du­ran­te su épo­ca de d ma­yor apo­geo; has­ta prin­ci­pios del de si­glo XX no se ex­ten­dió al ar­ma­rio fe­me­nino. f ¿Y có­mo lo­gro man­te­ner­se tan­tos años en bo­ga la pa­ta de ga­llo sin ayu­da fe­me­ni­na? Pro­ba­ble­men­te, men de­bi­do a que nun­ca lle­gó a ser adop­ta­do a por un clan con­cre­to. Dos Do si­glos atrás, si al­guien osa­ba a lu­cir luc el tar­tán de un clan ajeno, exis­tía ex el ries­go de que su­frie­ra un buen bu es­car­mien­to, de ahí que la pa­ta de ga­llo cons­ti­tu­ye­ra la op­ción pre­fe­ri­da de quie­nes no qui­sie­ron o no pu­die­ron pro­bar su per­te­nen­cia a un clan es­pe­cí­fi­co. De es­te mo­do, se con­vir­tió en un te­ji­do es­tra­té­gi­co pa­ra evi­tar con­flic­tos: era in­ter­pre­ta­do co­mo un men­sa­je po­lí­ti­co.

ÉXI­TO 'MA­DE IN AME­RI­CA'

Sin em­bar­go, el cua­dro pas­to­ril no al­can­zó el es­ta­tus de ten­den­cia has­ta 1933, cuan­do Al­fred de Pin­na lo in­tro­du­jo en su le­gen­da­rio ta­ller de cos­tu­ra neo­yor­quino ( fun­da­do en 1885). Lo apli­có a tra­jes mas­cu­li­nos don­de apa­re­cían com­bi­na­dos con cua­dros gun club y otros te­ji­dos de ori­gen escocés, unos di­se­ños que se ga­na­ron el fa­vor de la aris­to­cra­cia in­gle­sa y has­ta go­za­ron de la in­fluen­cia del Du­que de Wind­sor (2) a es­te la­do del char­co.

Ahí co­men­zó la pri­me­ra ola de po­pu­la­ri­dad del mo­ti­vo, que vi­vió su pun­to ál­gi­do en 1934, cuan­do Eduar­do VIII apa­re­ció en una im­por­tan­te pu­bli­ca­ción de mo­da con tra­je de pa­ta de ga­llo. La al­ta so­cie­dad adop­tó in­me­dia­ta­men­te el te­ji­do co­mo sím­bo­lo de es­ta­tus, igual que el cua­dro prín­ci­pe de Ga­les, el Fair Is­le y otros ha­llaz­gos del ma­ri­do de Wa­llis Sim­pson. Lue­go es­ta­lló la II Gue­rra Mun­dial, y su éxi­to ca­yó en pi­ca­do.

CON­QUIS­TA FE­ME­NI­NA

La pa­ta de ga­llo re­gre­só en 1945 con cau­te­la, apli­ca­da a ac­ce­so­rios, has­ta que en 1948 las da­mas de la épo­ca (3)

re­ci­bie­ron un em­pu­jón pa­ra adop­tar­la sin mie­do: la co­lec­ción de PV de al­ta cos­tu­ra de Ch­ris­tian Dior. Sus fa­bu­lo­sos tra­jes de tweed con pa­ta de ga­llo en blan­co y ne­gro lo­gra­ron ser el pri­mer gran éxi­to de la fir­ma.

Dior se enamo­ró de es­te es­tam­pa­do has­ta el pun­to de uti­li­zar­lo pa­ra en­ga­la­nar la bo­te­lla de Miss Dior (4), su pri­me­ra fra­gan­cia. Tam­bién so­li­ci­tó a Ro­ger Vi­vier que ela­bo­ra­ra unos sa­lo­nes pa­ra su fir­ma con una ver­sión pe­que­ña (5) en 1959. Con es­te mo­ti­vo, asociaba su com­pa­ñía a la ele­gan­cia y el lu­jo que se­guía sim­bo­li­zan­do el te­ji­do.

Así, fue adop­ta­do por las prin­ci­pa­les ca­sas de mo­da y se con­vir­tió en un clá­si­co que vis­tió a ár­bi­tros de la ele­gan­cia co­mo Co­co Cha­nel o Au­drey Hep­burn. El mo­ti­vo se agran­dó y re­vo­lo­teó en­tre los ar­ma­rios mas­cu­lino y fe­me­nino (6) du­ran­te los se­sen­ta. Sin em­bar­go, las mu­je­res se apro­pia­ron ab­so­lu­ta­men­te de la pa­ta de ga­llo en los ochen­ta; a fin de cuen­tas, re­sul­ta­ba más fe­me­nino y sim­pá­ti­co que la ra­ya di­plo­má­ti­ca en los tra­jes de eje­cu­ti­va.

El cuerno de la abun­dan­cia, la co­lec­ción de OI 2009 Ale­xan­der McQueen (8), re­su­me es­ta úl­ti­ma par­te de la his­to­ria con ex­tra­va­gan­cia, de­pre­sión y ma­li­cia: mu­je­res de cla­se ele­va­da, con la si­lue­ta re­loj de are­na de los cin­cuen­ta, poderosas en su pa­pel y a la vez atra­pa­das en su es­té­ti­ca. Unas jau­las que na­da tie­nen que ver con la li­ber­tad de los di­se­ños que nos traen las co­lec­cio­nes es­te oto­ño in­vierno.

1. Se­ñor con tra­je de pa­ta de ga­llo, com­bi­na­do con pa­ja­ri­ta y ca­no­tier (1895). 2. El prín­ci­pe de Ga­les –más tar­de, rey Eduar­do VIII del Reino Uni­do y du­que de Wind­sor–, con cha­que­ta de pa­ta de ga­llo y bom­bín (1927). 3. Dos mo­de­los po­san con tra­je y abri­go de pa­ta de ga­llo en ple­na na­tu­ra­le­za (1946). 4. Per­fu­me Miss Dior, con es­tu­che de pa­ta de ga­llo (1950). 5. Za­pa­to di­se­ña­do por Ro­ger Vi­vier pa­ra Dior (1959). 6. Los Ro­lling Sto­nes, con tra­jes de cha­que­ta de pa­ta de ga­llo, bo­ti­nes y ci­ga­rri­llos a jue­go (1967). 7. Dia­na de Ga­les, con cha­que­ta de pa­ta de ga­llo (1987). 8. Ima­gen del des­fi­le de oto­ño-in­vierno 09/10 de Ale­xan­der McQueen, El cuerno de la abun­dan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.