APREN­DIEN­DO A GES­TIO­NAR LOS DESEQUILIB­RIOS NU­TRI­CIO­NA­LES

LAS MU­JE­RES NE­CE­SI­TA­MOS, EN CA­DA ETA­PA, UNA ALI­MEN­TA­CIÓN DISTINTA. APUN­TA.

Marie Claire España - - SALUD - por Car­men M. Ló­pez

Las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de la mu­jer van cam­bian­do a lo lar­go de su vi­da, des­de la in­fan­cia a la me­no­pau­sia, pa­san­do por el ini­cio de la edad re­pro­duc­ti­va, el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. A par­tir de la adolescenc­ia, los cam­bios hor­mo­na­les de la mu­jer son dis­tin­tos de los que pa­de­cen los hom­bres y cau­san di­fe­ren­tes sín­to­mas, ge­ne­ran­do ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les es­pe­cí­fi­cas. Cris­ti­na Cal­de­rón Sán­chez, nu­tri­cio­nis­ta del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Vi­llal­ba, ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar es­tos des­ajus­tes.

Es im­por­tan­te, en es­tas eta­pas, com­bi­nar una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble con ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­la­do, que ayu­da a man­te­ner el or­ga­nis­mo es­ta­ble y re­du­ce los ni­ve­les de an­sie­dad y de ten­sión. Los hi­dra­tos de car­bono, por ejem­plo, cal­man la an­sie­dad y sa­cian, ya que tar­dan en ab­sor­ber­se y sa­tis­fa­cen por tan­to en ma­yor me­di­da la sen­sa­ción de ham­bre.

Por ejem­plo, en la lac­tan­cia es pre­ci­so to­mar cier­tas pre­cau­cio­nes, pres­tan­do es­pe­cial aten­ción a ali­men­tos con ca­feí­na o co­mi­das muy gra­sas. "Así mis­mo, tam­bién es im­por­tan­te man­te­ner una bue­na ali­men­ta­ción des­pués del par­to pa­ra que la le­che ma­ter­na ten­ga la ma­yor va­rie­dad de nu­trien­tes po­si­ti­vos y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del be­bé pue­da for­mar­se de for­ma ade­cua­da", con­clu­ye Cal­de­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.