INS­TA­GRAM FA­CE

AMPARADAS POR LA ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA, LAS RE­DES SO­CIA­LES (Y SUS FIL­TROS) HAN DA­DO LU­GAR EN­TRE LAS MÁS JÓ­VE­NES A UN IDEAL DE ROS­TRO ÚNI­CO: LA­BIOS PRO­MI­NEN­TES, PÓMULOS AL­TOS Y NA­RIZ AFINADA. UNA TEN­DEN­CIA NI SA­NA, NI SE­GU­RA.

Marie Claire España - - BELLEZA A JUICIO - por Mar­ta Mon­león

Con 153 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y un im­pe­rio em­pre­sa­rial de más de 900 mi­llo­nes de dó­la­res cons­trui­do an­tes de los 21 años, a Ky­lie Jenner, la me­nor del clan de las Kar­das­hian, se le pue­de atri­buir otro 'mé­ri­to'. Y es el de ser­vir co­mo mo­de­lo pa­ra mi­les de mu­je­res por de­ba­jo de los 35 años, que as­pi­ran a te­ner un ros­tro co­mo el su­yo. Una in­fluen­cer en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Es tal el fe­nó­meno que, al me­nos en In­gla­te­rra y los Es­ta­dos Uni­dos, exis­ten los de­no­mi­na­dos co­mo 'pa­que­tes Ky­lie Jenner', con los que cier­tos pro­fe­sio­na­les del sec­tor de la es­té­ti­ca ven­den una in­ter­ven­ción a ba­se de re­lle­nos: un pro­duc­to no in­va­si­vo, rá­pi­do, ac­ce­si­ble y tem­po­ral. No hay más que bus­car el hash­tag #ky­lie­jen­ner­pac­ka­ge en Ins­ta­gram, pa­ra en­con­trar mi­les de anun­cios de clí­ni­cas que ofer­tan packs pa­ra ha­cer re­sal­tar los pómulos, acen­tuar la lí­nea de la bar­bi­lla y la man­dí­bu­la y en­gro­sar los la­bios. Una ca­ra es­cul­pi­da que re­pre­sen­ta el ideal de be­lle­za pa­ra las mu­je­res más jó­ve­nes.

Mien­tras que la ge­ne­ra­ción de más de 45 años tra­ta de co­rre­gir los sig­nos de la edad y la de 30 in­ten­ta pre­ve­nir­los, las mi­llen­nials bus­can re­mo­de­lar(se). Lo co­rro­bo­ra la Ame­ri­can So­ciety for Aest­he­tic Plastic Sur­gery, al afir­mar que el 20% de los pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos y es­té­ti­cos se rea­li­zan ya en­tre los 18 y los 24 años. Da­to que, des­afor­tu­na­da­men­te, va en au­men­to. La ten­den­cia de que las re­des so­cia­les in­flu­yen ca­da vez más en la vi­sión que los jó­ve­nes tie­nen de la es­té­ti­ca, tam­bién es re­co­gi­da por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Re­pa­ra­do­ra y Es­té­ti­ca (SECPRE): una de ca­da diez per­so­nas que se so­me­te a al­gu­na in­ter­ven­ción de ci­ru­gía es­té­ti­ca lo ha­ce in­flui­da por los selfies y los fil­tros de las re­des so­cia­les. Más con­cre­ta­men­te, el 10,5% de los pa­cien­tes acu­de a un ci­ru­jano in­flui­do por es­tas, mien­tras que un 4,99% lo ha­ce por el de­seo de pa­re­cer­se a una ce­le­bri­dad.

FIL­TROS EN EL ROS­TRO

"Quie­ro ser co­mo mi fo­to, pe­ro 'tu­nea­da'". Es­ta pe­ti­ción la ha es­cu­cha­do el doc­tor Leo Ce­rrud (doc­tor­leo­ce­rrud.com), es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca."Efec­ti­va­men­te, es­te es el mo­men­to de la his­to­ria en que el ser hu­mano to­ma más imá­ge­nes de sí mis­mo y se preo­cu­pa más por su as­pec­to. Las re­des son ar­te y par­te de la ac­ti­tud que es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne an­te los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos, don­de pri­ma la in­me­dia­tez y la ac­ce­si­bi­li­dad”, reac­cio­na. Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio de la pla­ta­for­ma de ten­den­cias YouGov pu­bli­ca­ba que el 20% de los mi­llen­nials ase­gu­ra­ba no te­ner ami­gos ni re­la­cio­nar­se más allá de las re­des so­cia­les. Es­to ex­pli­ca, en par­te, el de­seo (a ve­ces ob­se­sión) de ver­se bien en los selfies y có­mo es­tos dis­pa­ran la de­man­da de re­to­ques en­tre los na­ci­dos en es­tas dé­ca­das.

BAN­DE­RAS ROJAS

Los mé­di­cos ad­vier­ten de los lí­mi­tes an­te es­ta nue­va era de la Ins­ta­gram fa­ce. "Mo­di­fi­car las es­truc­tu­ras óseas y mus­cu­la­res de un pa­cien­te so­lo es po­si­ble con pro­ce­di­mien­tos ex­tre­ma­da­men­te pe­sa­dos y di­fí­ci­les, lo que da lu­gar a cam­bios de­ma­sia­do ex­tre­mos y ca­ras de­for­ma­das," afir­ma ro­tun­do el doc­tor Pie­rre Ni­co­lau, ci­ru­jano plás­ti­co y es­té­ti­co ex­per­to en téc­ni­cas de in­yec­ta­bles. "De­be­mos res­pe­tar las pro­por­cio­nes del cuer­po hu­mano y las po­si­bi­li­da­des de ca­da pa­cien­te, por eso es de vi­tal im­por­tan­cia re­ci­bir el ase­so­ra­mien­to ade­cua­do por par­te de ci­ru­ja­nos ex­per­tos y ti­tu­la­dos", con­clu­ye. De la mis­ma opi­nión es el doc­tor Ce­rrud, que su­gie­re que "hay que te­ner cui­da­do pa­ra no pi­sar lo que llamamos red flags, ad­ver­ten­cias de que el pa­cien­te tie­ne ne­ce­si­da­des que no va re­sol­ver con un pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co". Ins­ta­gram, que ya es­tu­dia eli­mi­nar to­dos aque­llos fil­tros de su pla­ta­for­ma que ofre­cen un efec­to de 'ci­ru­gía', pa­re­ce dis­pues­to a po­ner su grano de are­na.

EL 31% DE LOS USUA­RIOS DE ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA TIE­NE EN­TRE 25 Y 38 ANOS (SO­CIE­DAD ES­PA­ÑO­LA DE ME­DI­CI­NA ES­TÉ­TI­CA)

Con los fil­tros in­ten­ta­mos imi­tar a nues­tros ído­los, agran­dan­do los ojos, re­du­cien­do el ta­ma­ño de la na­riz e ilu­mi­nan­do la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.