La subera de Escorpio. En­tre lo es­pi­ri­tual y lo má­gi­co.

En­tre lo es­pi­ri­tual y lo má­gi­co

Mas alla Horoscopo - - Sumario -

Con es­te es­tu­dio del pe­rio­do his­tó­ri­co más po­de­ro­sa­men­te mar­ca­do por Escorpio ter­mi­na­mos es­te re­co­rri­do por las eras astrológicas que ini­cia­mos en 2007 con la subera de Sagitario, y así de es­te mo­do, com­ple­ta­ría­mos los doce sig­nos. Aun­que la épo­ca que va­mos a es­tu­diar es­ta­ría in­ser­ta den­tro de la Era de Piscis, sin em­bar­go, ca­da una de es­tas gran­des eras se di­vi­de a su vez en doce sube­ras de 175 años ca­da una, y en con­cre­to, el pe­rio­do Escorpio abar­ca­ría los años de 1225 a 1400, coin­ci­dien­do con la gran cri­sis que ter­mi­na­ría con la Edad Me­dia y pon­dría las ba­ses de esa fu­tu­ra gran ex­plo­sión de vi­da que fue el Re­na­ci­mien­to.

La Igle­sia al­can­za su apo­geo en el si­glo XIII

Escorpio es un signo per­te­ne­cien­te al ele­men­to agua y por tan­to exal­ta sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, im­pul­sos y pa­sio­nes. Pe­ro en es­te ca­so, a lo lar­go del pe­rio­do ci­ta­do, de 1225 a 1400, la prin­ci­pal vía de ca­na­li­za­ción fue el ám­bi­to de lo es­pi­ri­tual y re­li­gio­so, que tu­vo una ver­da­de­ra exal­ta­ción en los si­glos XIII y XIV. Hay una pro­fun­di­za­ción re­li­gio­sa y mo­ral ca­da vez ma­yor. Las cru­za­das de la era an­te­rior son po­co a po­co sus­ti­tui­das por una mul­ti­tud de pre­di­ca­do­res y mi­sio­ne­ros. Rei­na una gran re­li­gio­si­dad que abar­ca­ría des­de las ac­ti­tu­des más or­to­do­xas has­ta el mun­do de lo má­gi­co, lo eso­té­ri­co y lo de­mo­nia­co.

El si­glo XIII es el mo­men­to cul­mi­nan­te de la Igle­sia, que al­can­za­rá su má­xi­mo po­der. Es­ta ar­bi­tra y di­ri­me cues­tio­nes tan­to espirituales co­mo ma­te­ria­les, in­clu­yen­do las de ti­po po­lí­ti­co y de de­re­cho. Es­tá in­clu­so por en­ci­ma de los reyes o el Em­pe­ra­dor, a los que pue­de de­po­ner si es ne­ce­sa­rio. A lo lar­go del si­glo XIII los papas po­ten­cia­rán ca­da vez más es­ta con­cep­ción teo­crá­ti­ca. Así Ino­cen­cio IV (12431254) de­cía que el pa­pa tie­ne po­der pa­ra dar ór­de­nes en to­das las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas, en to­das las co­sas y gen­tes, es­tá por en­ci­ma de reyes y rei­nos. Bo­ni­fa­cio VIII (1294-1304) di­ce que no exis­ten dos po­de­res sino so­la­men­te uno, el del pa­pa.

En 1229 se creó la in­qui­si­ción y los po­de­res pú­bli­cos han de co­la­bo­rar con la igle­sia co­mo su bra­zo se­cu­lar, y se­rían esen­cia­les pa­ra su fun­cio­na­mien­to. En 1252 se ins­tau­ra­rá la tor­tu­ra y la in­qui­si­ción co­mien­za a im­po­ner el te­rror, las pri­sio­nes se lle­nan y co­mien­zan a ar­der las ho­gue­ras. Aquí po­de­mos ver el la­do más si­nies­tro de Escorpio. Los an­ti­guos he­re­jes al­bi­gen­ses fue­ron por fin vio­len­ta­men­te re­pri­mi­dos me­dian­te la fuer­za y cau­san­do un ba­ño de san­gre. To­do se ins­pi­ra aho­ra en lo re­li­gio­so. La teo­lo­gía se­ría la cien­cia do­mi­nan­te so­bre las de­más. Se crean las ór­de­nes men­di­can­tes: do­mi­ni­cos y fran­cis­ca­nos prin­ci­pal­men­te, que se po­nen al ser­vi­cio in­te­lec­tual de la igle­sia y se me­ten en las mis­mas uni­ver­si­da­des. Los do­mi­ni­cos con­tro­la­rán el tri­bu­nal de la in­qui­si­ción mien­tras que los fran­cis­ca­nos per­si­guen el re­torno a la pri­mi­ti­va pu­re­za evangélica. Pe­ro tam­bién

Escorpio ri­ge, sin du­da, la muer­te y al­gu­nas de las ma­yo­res cri­sis que ha vi­vi­do la hu­ma­ni­dad. No en vano, el si­glo XIV es­tá con­si­de­ra­do co­mo el más ca­tas­tró­fi­co de la his­to­ria de Eu­ro­pa, ya que pes­tes, gue­rras y ham­bru­nas azo­ta­ron a sus tie­rras a sus gen­tes sin pie­dad. En esos años, una gran re­li­gio­si­dad lo abar­ca­ría to­do y mar­ca­ría tre­men­da­men­te as­pec­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos cla­ves de la so­cie­dad.

sur­gie­ron otras ór­de­nes co­mo los Er­mi­ta­ños de San Agus­tín o los Car­me­li­tas. To­dos vi­vían de la men­di­ci­dad y exal­ta­ban el ideal de po­bre­za.

Pa­ra­le­la­men­te sur­gie­ron nue­vos ri­tos que apor­ta­ban ma­yor re­co­gi­mien­to y ter­nu­ra, un ma­yor de­seo de apro­xi­mar­se a los fie­les. Se uni­ver­sa­li­zan nue­vos cul­tos co­mo el Ave Ma­ría, el Rosario o la fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti. To­do es­to crea una re­li­gio­si­dad más ín­ti­ma y pro­fun­da. Gran des­plie­gue de ce­re­mo­nias e imá­ge­nes jun­to a una gran flo­ra­ción de san­tos que nos acom­pa­ñan en to­dos los mo­men­tos de la vi­da.

La teo­lo­gía co­no­ció un inusi­ta­do flo­re­ci­mien­to y sus más im­por­tan­tes fi­gu­ras se­rían do­mi­ni­cos, des­ta­cán­do­se con luz pro­pia San­to To­más de Aquino, que lo­gra­rá ar­mo­ni­zar la fe con la ra­zón. To­dos ellos es­cri­ben gran­des su­mas teo­ló­gi­cas y la teo­lo­gía pre­si­di­ría so­bre to­das las de­más cien­cias.

La igle­sia XIV gran cri­sis de La del si­glo

Escorpio ri­ge la muer­te y las ma­yo­res cri­sis, y en es­te si­glo XIV la Igle­sia en­tró en una de las más gra­ves de su his­to­ria tras ha­ber al­can­za­do su má­xi­mo po­der. En reali­dad so­lo fue una cri­sis más den­tro de uno de los peo­res si­glos de la his­to­ria, pro­ta­go­ni­za­do por la pes­te ne­gra, ham­bru­nas y san­grien­tas gue­rras por to­da Eu­ro­pa y el res­to del mun­do.

Cri­sis y de­ca­den­cia del po­der y la au­to­ri­dad del pa­pa en un am­bien­te de gran agi­ta­ción. A co­mien­zos de si­glo los tem­pla­rios fue­ron apre­sa­dos, pro­ce­sa­dos y tor­tu­ra­dos por el rey de Fran­cia. Fi­nal­men­te el pa­pa di­sol­vió la or­den. To­da Eu­ro­pa su­fría una gran agi­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial, mu­chos se re­be­lan con­tra la Igle­sia y el po­der del pa­pa, que de­cae con gran fuer­za. En es­ta épo­ca to­da la cris­tian­dad pa­re­ce de­sin­te­grar­se.

Los papas se vuel­ven ca­da vez más po­lí­ti­cos y más ávi­dos de ri­que­zas, y se ale­jan de su mi­sión es­pi­ri­tual. Bus­can el po­der y di­ne­ro y to­dos claman ca­da vez más por una re­for­ma. A co­mien­zos del si­glo XIV en Ro­ma rei­na­ba la anar­quía y el pa­pa Cle­men­te V de­ci­de tras­la­dar­se a Avi­ñón en 1309, ba­jo la pro­tec­ción del rey de Fran­cia. Tras es­to el pres­ti­gio y la in­de­pen­den­cia del pa­pa ca­ye­ron de­fi­ni­ti­va­men­te.

Los papas per­ma­ne­ce­rían en Avi­ñón a lo lar­go de ca­si 70 años has­ta que por fin Gre­go­rio XI re­gre­só a Ro­ma en 1377. Pe­ro es­to so­lo em­peo­ró la si­tua­ción. Es­ta­lló un gran cis­ma y se fue eli­gien­do un pa­pa en Ro­ma y otro en Avi­ñón a lo lar­go de al­re­de­dor de 30 años. En al­gu­nos mo­men­tos lle­gó a ha­ber has­ta tres papas. Fi­nal­men­te to­do es­to se so­lu­cio­nó a co­mien­zos del si­glo XV, en el con­ci­lio de Cons­tan­za.

En me­dio de es­te cli­ma de de­ca­den­cia de la au­to­ri­dad del pa­pa sur­gie­ron nue­vas co­rrien­tes de re­be­lión es­pi­ri­tual, y teó­lo­gos co­mo Ro­ger Ba­con, Duns Es­co­to y Guillermo de Oc­kam que pro­pug­nan la se­pa­ra­ción en­tre la fe y la ra­zón, y po­nen las ba­ses de lo que lue­go se­ría el pro­tes­tan­tis­mo. Apa­re­cen nue­vas he­re­jías, al­gu­nas muy pe­li­gro­sas, y se re­cha­za­rá la tu­te­la de la Igle­sia y los sa­cra­men­tos.

Pe­ro tam­bién en es­ta épo­ca de cri­sis, en la que la muer­te es­tá más pre­sen­te que nun­ca, se desa­rro­lla un in­te­rés fue­ra de lo co­mún por lo macabro, el ocul­tis­mo, ma­gia, bru­je­ría y to­do ti­po de per­so­na­jes si­nies­tros. Di­ce Joan Ma­ri­món, en su “His­to­ria del ar­te a tra­vés de la astrología” que “el in­te­rés na­tu­ral de Escorpio por lo

ocul­to, se­cre­to, mis­te­rio­so, pro­fun­do y so­bre­na­tu­ral ge­ne­ra to­do ti­po de he­re­jías”, tam­bién ha­bla de la gran pro­fu­sión de “brujos, mi­la­gre­ros, tau­ma­tur­gos y to­do ti­po de prac­ti­can­tes que sue­len mo­ver­se al mar­gen de la ley” du­ran­te es­te pe­rio­do.

la pes­te ne­gra y la cri­sis eco­nó­mi­ca

A lo lar­go de es­te te­rri­ble y es­cor­pio­niano si­glo XIV se pro­du­cen una se­rie de pan­de­mias que aso­lan te­rri­ble­men­te a to­da

la po­bla­ción mun­dial. Una gran pes­te bu­bó­ni­ca, lla­ma­da po­pu­lar­men­te “pes­te ne­gra” es­ta­lla a par­tir de 1346 ma­tan­do a ca­si la mi­tad de la po­bla­ción. En con­cre­to, se es­ti­ma que mu­rie­ron en aquel te­rri­ble mo­men­to en­tre 25 y 50 mi­llo­nes de eu­ro­peos. To­do ello aca­ba­ría ca­si de un plu­ma­zo con el au­ge eco­nó­mi­co y ur­bano que se ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en años an­te­rio­res. Nue­vas epi­de­mias de pes­te pos­te­rio­res y gue­rras im­pi­die­ron por mu­cho tiem­po la re­cu­pe­ra­ción de la po­bla­ción y la eco­no­mía.

Se con­si­de­ra que es­ta ha si­do la pan­de­mia más de­vas­ta­do­ra de to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Al­can­zó su pun­to más al­to en­tre 1346 y 1361 de­vas­tan­do a Eu­ro­pa, Chi­na, In­dia, Orien­te Me­dio y el nor­te de Áfri­ca. Co­men­zó en Chi­na ha­cia 1330 y fue avan­zan­do ha­cia oc­ci­den­te, lle­gan­do a Eu­ro­pa en 1346 por las ru­tas co­mer­cia­les y ma­rí­ti­mas. Lue­go la pes­te se vol­vió a re­pe­tir en su­ce­si­vas olea­das has­ta 1490. Co­mo con­se­cuen­cia de ello los cam­pos se des­po­bla­ron y se pro­du­jo una es­ca­sez de ali­men­tos muy gra­ve.

El si­glo XIV es­tá con­si­de­ra­do co­mo el más ca­tas­tró­fi­co de la his­to­ria de Eu­ro­pa. De­bi­do en par­te a to­do lo an­te­rior, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se con­trae gra­ve­men­te y se pro­du­ce un des­em­pleo cró­ni­co. Re­gre­sión ge­ne­ra­li­za­da y con ella la fal­ta de cré­di­to y el en­deu­da­mien­to. Mu­chos cam­pos de­ja­rán de cul­ti­var­se. Se com­bi­nan la gue­rra, la pes­te y el ham­bre en un coc­tel mor­tí­fe­ro. Re­tro­ce­de la es­pe­ran­za de vi­da y se pro­du­ce un es­tan­ca­mien­to ge­ne­ral en to­dos los ám­bi­tos de la exis­ten­cia. Y fi­nal­men­te, tam­bién se pro­du­je­ron te­rri­bles ham­bru­nas en las dé­ca­das de 1310 y 1320. Los cam­pe­si­nos se su­ble­va­ban y rei­na­ba el ban­di­da­je.

Gran cri­sis po­lí­ti­ca eu­ro­pea

El pa­pa­do y el im­pe­rio se des­mo­ro­nan tras su gran au­ge del si­glo an­te­rior. Pe­ro tam­bién se de­rrum­ban otros im­pe­rios de al­re­de­dor co­mo el ára­be aba­si­da, con la caí­da de Bag­dad, en 1258, o el im­pe­rio bizantino que que­da­rá re­du­ci­do so­lo a la ciu­dad de Cons­tan­ti­no­pla y sus ale­da­ños. Los sis­te­mas so­cia­les tam­bién se des­plo­man y la no­ble­za ya no pro­te­ge a los cam­pe­si­nos sino que los ata­ca.

En es­te pe­rio­do de Escorpio rei­na­rá un te­rror uni­ver­sal que se apli­ca­rá tam­bién co­mo tác­ti­ca de gue­rra: ma­tan­zas e in­cen­dios arra­san com­ple­ta­men­te al enemi­go. Has­ta in­clu­so nos en­con­tra­mos con al­gu­nos per­so­na­jes “muy Escorpio” co­mo el “Prín­ci­pe Ne­gro”, “Pe­dro el Cruel” o la fa­mo­sa “sec­ta de los ase­si­nos”.

En lo po­lí­ti­co es­ta­lla­rá la Gue­rra de los Cien años en­tre In­gla­te­rra y Fran­cia. El rey in­glés Eduar­do III re­cla­ma la co­ro­na francesa en 1337, al prin­ci­pio lo­gró gran­des éxi­tos y nu­me­ro­sas con­quis­tas, pe­ro más tar­de Car­los V de Fran­cia re­cha­za­ría a los in­gle­ses en los años 70. Ade­más, los dos paí­ses vi­vie­ron en­ton­ces eta­pas de gue­rra ci­vil y tur­bu­len­cias in­ter­nas.

Tam­bién en Cas­ti­lla es­ta­lla­ría la gue­rra ci­vil en­tre el rey Pe­dro el Cruel y su her­ma­nas­tro En­ri­que de Tras­ta­ma­ra, en los años 60, ter­mi­nan­do con En­ri­que co­mo nue­vo rey en 1369. Con es­to se pon­dría fin, tem­po­ral­men­te, a la re­con­quis­ta y al flo­re­cien­te pe­rio­do del si­glo an­te­rior. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.