2018. Un año en el ojo del hu­ra­cán.

Mas alla Horoscopo - - Sumario -

Apar­tir de aho­ra en­tra­re­mos en un pe­rio­do que po­dría­mos de­no­mi­nar­lo co­mo “de tran­si­ción”, un tiem­po de una teó­ri­ca y re­la­ti­va cal­ma so­bre nues­tros cie­los en­tre el tur­bu­len­to pe­rio­do com­pren­di­do en­tre los años 2010-2017, mar­ca­do por el ex­plo­si­vo con­flic­to en­tre Urano y Plutón, y el pe­rio­do ve­ni­de­ro que iría de 2020 a 2022, en el que pre­vi­si­ble­men­te es­ta­lla­rá de nue­vo la tor­men­ta de­bi­do a las con­jun­cio­nes de Jú­pi­ter y Sa­turno con Plutón, y tam­bién en­tre sí. Po­dría­mos com­pa­rar­lo al ojo de un hu­ra­cán, en el que se sen­ti­ría una fal­sa cal­ma has­ta que al fin lle­ga la otra par­te del mis­mo y de nue­vo vuel­ve el caos.

Aho­ra bien, es­to no sig­ni­fi­ca que 2018 va­ya a ser un año bueno y tran­qui­lo, en reali­dad so­lo ten­drá de po­si­ti­vo que ape­nas ha­brá as­pec­tos pla­ne­ta­rios di­so­nan­tes, y sí por el con­tra­rio dos con­tac­tos ar­mó­ni­cos bas­tan­te po­si­ti­vos que el be­né­fi­co Jú­pi­ter for­ma­rá con Nep­tuno (un trí­gono) y Plutón (un sex­til). Sin em­bar­go ese mis­mo trí­gono que Jú­pi­ter va a for­mar con Nep­tuno ya nos avi­sa, o por lo me­nos nos lle­va a sos­pe­char, que tal vez po­dría tra­tar­se de una cal­ma o de un bie­nes­tar al­go más ilu­so­rio que en reali­dad só­li­do y au­tén­ti­co. En los pró­xi­mos me­ses es bas­tan­te pro­ba­ble que Nep­tuno nos trai­ga sue­ños ma­ra­vi­llo­sos de con­cor­dia, paz o una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de cri­sis y con­flic­tos, aun­que en reali­dad tras ese po­si­ble ali­vio ven­dría lue­go un do­lo­ro­so des­per­tar. Ya ve­re­mos.

Sa­turno Capricornio pa­sa a

Pro­ba­ble­men­te es­te po­dría ser el trán­si­to pla­ne­ta­rio más im­por­tan­te de es­te pró­xi­mo año 2018. Coin­ci­dien­do ca­si con el fi­nal de 2017, Sa­turno sal­drá por fin de Sagitario pa­ra en­trar en el que es­tá con­si­de­ra­do co­mo su pro­pio signo, don­de tran­si­ta­rá al­re­de­dor de dos años y me­dio, es de­cir, has­ta el fi­nal de la dé­ca­da e ini­cio de la si­guien­te. Se tra- ta de un trán­si­to im­por­tan­tí­si­mo ya que en es­te signo se va a en­con­trar con Plutón y más tar­de for­ma­rá con­jun­ción con Jú­pi­ter, ya en el in­vierno de 2020-21. Y a pe­sar de las re­la­ti­vas es­pe­ran­zas que nos ins­pi­ra el gran trí­gono en­tre Jú­pi­ter y Nep­tuno, es pre­ci­so se­ña­lar que la ex­pe­rien­cia y la his­to­ria nos de­mues­tran que el trán­si­to de Sa­turno por Capricornio no sue­le ser na­da tran­qui­li­za­dor.

Efec­ti­va­men­te, a lo lar­go del si­glo XX Sa­turno pa­só por Capricornio al me­nos en tres oca­sio­nes. En­tre 1929 y 1931 es­ta­ba en es­te signo cuan­do se des­en­ca­de­nó el fa­mo­so crac bur­sá­til que lle­va­ría a la peor cri­sis eco­nó­mi­ca que se ha co­no­ci­do en ese si­glo. Du­ran­te esos mis­mos años en Es­pa­ña, caía la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra y po­co des­pués la mo­nar­quía, ini­cián­do­se la Se­gun­da Re­pú­bli­ca.

Vol­vió a pa­sar de nue­vo en­tre 1959 y 61, otra vez fue un tiem­po de cri­sis aun­que no tan gra­ve co­mo el an­te­rior: En Fran­cia subía al po­der el ge­ne­ral De Gau­lle y se ini­cia­ba la V Re­pú­bli­ca. Tam­bién en Cu­ba al­can­za­ba el po­der Fidel Cas­tro tras el triun­fo de la re­vo­lu­ción. En Es­ta­dos Uni­dos era ele­gi­do pre­si­den­te John F. Ken­nedy que trae­ría gran­des cam­bios. Y fi­nal­men­te en el Va­ti­cano subía al po­der Juan XXIII y con­vo­ca­ba el Con­ci­lio Va­ti­cano II. Co­mo ve­mos, se ter­mi­na­ba un or­den pa­ra dar co­mien­zo a otro.

De nue­vo en­tre 1988-91 Sa­turno pre­si­dió des­de Capricornio gran­des cri­sis y de­ci­si­vos acon­te­ci­mien­tos, co­mo la caí­da del mu­ro de Ber­lín y pos­te­rior­men­te de la Unión So­vié­ti­ca. Se vi­nie­ron aba­jo los fun­da­men­tos del or­den es­ta­ble­ci­do tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Caía el co­mu­nis­mo por to­dos los paí­ses de la Eu­ro­pa del es­te. Apa­re­cie­ron na­cio­na­lis­mos ra­di­ca­les que al fi­nal lle­va­rían a una gue­rra en Bos­nia. Tam­bién Irak tra­tó de con­quis­tar Ku­wait y dio ori­gen a la gue­rra del Gol­fo.

Co­mo pue­de ver­se, el pa­so de Sa­turno por Capricornio no sue­le ser na­da abu­rri­do. Aquí el pla­ne­ta de los ani­llos se

en­cuen­tra en su pro­pio do­mi­ci­lio, es de­cir, in­flu­ye con su má­xi­ma po­ten­cia, tan­to en su as­pec­to po­si­ti­vo co­mo so­bre to­do en el ne­ga­ti­vo, no hay que ol­vi­dar que des­de siem­pre es­te pla­ne­ta ha si­do con­si­de­ra­do el más “ma­lé­fi­co”, el que nos trae las ex­pe­rien­cias más do­lo­ro­sas. Por eso no es na­da ex­tra­ño que el pa­so de Sa­turno por es­te signo trai­ga mu­chos su­ce­sos o vi­ven­cias do­lo­ro­sas, ya sea a ni­vel mun­dial o en nues­tras pro­pias vi­das par­ti­cu­la­res.

En es­ta po­si­ción Sa­turno po­ten­cia­rá to­do lo re­la­cio­na­do con lo te­rre­nal y ma­te­rial. Eloy R. Du­món en su “Ma­nual de as- tro­lo­gía mo­der­na” nos di­ce res­pec­to a es­ta po­si­ción de Sa­turno que “exis­te una se­ria ac­ti­tud de lo­gro ma­te­rial y una fuer­te ne­ce­si­dad de or­ga­ni­za­ción y es­truc­tu­ra”, tam­bién en otro pá­rra­fo nos di­ce que “Sa­turno en Capricornio pue­de lle­gar muy al­to en sus rea­li­za­cio­nes, así tam­bién pue­de hun­dir­se en las pro­fun­di­da­des de la de­rro­ta”, y es que no de­be­mos ol­vi­dar que es­ta­mos an­te la in­fluen­cia más se­ve­ra. En cual­quier ca­so, es­ta po­si­ción po­ten­cia­rá el rea­lis­mo, la sen­sa­tez, el sen­ti­do prác­ti­co y una con­cien­cia ma­yor de las li­mi­ta­cio­nes. Tam­bién po­ten­cia el es­pí­ri­tu de sa­cri­fi­cio y las ac­ti- tu­des es­par­ta­nas, el sen­ti­do del de­ber y so­bre to­do la res­pon­sa­bi­li­dad.

Es­ta po­si­ción da­rá un ma­yor én­fa­sis a los acon­te­ci­mien­tos ma­te­ria­les, po­lí­ti­cos, fi­nan­cie­ros, to­do lo que con­cier­ne al po­der y las am­bi­cio­nes. Los no­bles idea­les que­da­rán en se­gun­do plano o po­drían uti­li­zar­se pa­ra lo­grar otros fi­nes de ca­rác­ter ma­te­rial o al­can­zar tam­bién un ma­yor po­der.

Urano tauro en­tra en

A par­tir de es­te pró­xi­mo 2018 Urano co­men­za­rá a tran­si­tar por Tauro, otro signo de Tie­rra al igual que Capricornio, y es que se da la coin­ci­den­cia de que en es­te pró­xi­mo año se van a jun­tar has­ta tres pla­ne­tas de la má­xi­ma in­fluen­cia en es­te ele­men­to (Sa­turno, Urano y Plutón). Es­to nos di­ce que se ini­cia una épo­ca que es­ta­rá mu­cho más pro­ta­go­ni­za­da por los acon­te­ci­mien­tos ma­te­ria­les, fi­nan­cie­ros, po­lí­ti­cos, las lu­chas por el po­der y la ri­que­za.

Urano es­ta­rá en Tauro en­tre 2018 y 2026. Es una po­si­ción muy adversa ya que exis­te una to­tal fal­ta de sin­to­nía en­tre el pla­ne­ta y el signo, son dos fuer­zas opues­tas obli­ga­das a ac­tuar con­jun­ta­men­te. Re­pre­sen­ta un vio­len­to cho­que en­tre ten­den­cias con­ser­va­do­ras y re­vo­lu­cio­na­rias. Eloy R. Du­món, en la obra an­te­rior­men­te ci­ta­da nos di­ce res­pec­to a Urano en Tauro que “la ten­den­cia ha­cia la li­ber­tad se ha­lla muy dis­mi­nui­da o li­mi­ta­da por una fi­ja­ción so­bre las co­sas ma­te­ria­les o por di­fi­cul­ta­des en que­rer cam­biar las con­di­cio­nes ma­te­ria­les de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te”, tam­bién nos di­ce que “in­di­ca una ge­ne­ra­ción con ideas re­for­mis­tas en la eco­no­mía y en las fi­nan­zas”.

El an­te­rior pa­so de Urano por Tauro se pro­du­jo en­tre 1935 y 1942, coin­ci­dien­do con la te­rri­ble Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la y el co­mien­zo de aún más te­rri­ble Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Sin em­bar­go, la ge­ne­ra­ción que na­ció a lo lar­go de los años en que Urano tran­si­tó por Tauro fue la que lle­vó a ca­bo los gran­des avan­ces y re­vo­lu­cio­nes en la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía y el ám­bi­to se­xual de los años 60 y 70.

Urano en Tauro trae­rá gran­des avan­ces, re­for­mas y has­ta in­clu­so re­vo­lu­cio­nes en los asun­tos más mun­da­nos y de ti­po ma­te­rial, tam­bién en el ar­te, las re­la­cio­nes amo­ro­sas y el ero­tis­mo. En lí­neas ge­ne­ra­les, con Urano en es­te signo se van a tam­ba­lear to­dos los ci­mien­tos ma­te­ria­les so­bre los que se asien­ta la so­cie­dad que co­no­ce­mos ac­tual­men­te. Se tra­ta de un pro­ce­so que co­men­za­rá, po­co a po­co, a par­tir de 2018, pe­ro que, sin du­da, se va a ir ha­cien­do más cla­ro y pro­fun­do du­ran­te los años si­guien­tes. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.