Vi­da sen­ti­men­tal Men­sa­je es­pi­ri­tual

Mas alla Horoscopo - - Cáncer -

No se­rán tiem­pos de­ma­sia­do bue­nos pa­ra la fe­li­ci­dad o, en su de­fec­to, pa­ra go­zar de abun­dan­tes pla­ce­res, so­bre todo, pa­ra quie­nes ha­yáis na­ci­do en ju­lio. No en vano, Sa­turno y Plu­tón for­ma­rán una opo­si­ción con Cán­cer, lo que pro­pi­cia­rá los de­sen­ga­ños, los des­en­cuen­tros, las cri­sis y las rup­tu­ras en la vi­da sen­ti­men­tal. Aho­ra bien, es­to no sig­ni­fi­ca que di­chas cri­sis se va­yan a dar en to­dos los ca­sos y tam­po­co que no va­yáis a po­der ser fe­li­ces, sim­ple­men­te os cos­ta­rá al­go más de es­fuer­zo o sa­cri­fi­cios con­se­guir­lo. Sin em­bar­go, un trí­gono de Nep­tuno in­di­ca que se­gui­réis con­tan­do con una gran ayu­da es­pi­ri­tual y po­dréis in­tuir el ca­mino que de­béis se­guir y que os lle­va­rá a una vi­da real­men­te me­jor y más fe­liz. Tam­bién Jú­pi­ter, en la Ca­sa VI, po­dría pro­pi­ciar, en al­gu­nos ca­sos, ex­ce­len­tes re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, que se ini­cia­rían en el ám­bi­to del tra­ba­jo, ya de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta. En es­te pró­xi­mo año po­dréis vi­vir ex­ce­len­tes amis­ta­des y ro­man­ces, pe­ro no se­rá un buen mo­men­to pa­ra ca­sar­se o for­mar una pa­re­ja es­ta­ble.

As­cen­den­te Aries:

Pro­ble­mas o ten­sio­nes de ti­po la­bo­ral di­fi­cul­ta­rán u os­cu­re­ce­rán vues­tras po­si­bi­li­da­des de go­zar de mo­men­tos real­men­te fe­li­ces. Un año di­fí­cil en el amor.

As­cen­den­te Tauro:

Im­por­tan­tes ex­pe­rien­cias y rea­li­za­cio­nes de ti­po sen­ti­men­tal. Po­si­bi­li­dad de lo­grar al fin el amor de la per­so­na que siem­pre ha­béis ama­do. Evo­lu­ción fa­vo­ra­ble.

As­cen­den­te Géminis:

Unio­nes sen­ti­men­ta­les pro­me­te­do­ras, pe­ro que po­drían sa­lir mal o, tal vez, no sean tan ma­ra­vi­llo­sas y fe­li­ces co­mo pa­re­cían en un prin­ci­pio. Se­rá un año agri­dul­ce.

As­cen­den­te Cán­cer:

Con­fir­ma­rá y con­so­li­da­rá las ten­den­cias as­tra­les que se es­pe­ran pa­ra es­te 2019. Cri­sis y rup­tu­ras de pa­re­jas, pe­ro, al mis­mo tiem­po, nue­vos ro­man­ces en el tra­ba­jo.

As­cen­den­te Leo:

Vo­so­tros ten­dréis un año al­go me­jor en todo lo que se re­fie­re al amor y los pla­ce­res. Vi­vi­réis ro­man­ces muy ar­dien­tes, pe­ro no se­rá buen mo­men­to pa­ra for­mar pa­re­ja es­ta­ble.

As­cen­den­te Virgo:

Ale­grías y fe­li­ci­dad en el ho­gar y con la fa­mi­lia, en la gran ma­yo­ría de los ca­sos. Con­flic­tos que por fin se so­lu­cio­na­rán o ca­mi­na­rán a su so­lu­ción. Es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal.

As­cen­den­te Libra:

Ten­drá unas ten­den­cias muy pa­re­ci­das a las del pa­sa­do 2018. Pe­li­gro de im­por­tan­tes pro­ble­mas, cri­sis o sa­cri­fi­cios en el ám­bi­to fa­mi­liar y del ho­gar, las cua­les po­drían obs­ta­cu­li­za­rán la fe­li­ci­dad.

As­cen­den­te Escorpio:

Un po­de­ro­so as­pec­to de Urano in­di­ca­rá que se acer­can im­por­tan­tes cam­bios a vues­tra vi­da amo­ro­sa. Rom­pe­réis con un pa­sa­do de su­fri­mien­to pa­ra ir a al­go me­jor.

As­cen­den­te Sagitario:

La po­de­ro­sa in­fluen­cia de Jú­pi­ter os trae­rá suer­te y opor­tu­ni­da­des en el amor. Obs­tácu­los que al fin se di­sol­ve­rán y abri­rán la puer­ta a la rea­li­za­ción de los sue­ños.

As­cen­den­te Capricornio:

Sa­turno se ha­lla­rá do­mi­nan­te y os trae­rá mu­chos pro­ble­mas u obs­tácu­los pa­ra que po­dáis te­ner un año fe­liz. Un nue­vo ro­man­ce pon­drá vues­tra vi­da pa­tas arri­ba.

As­cen­den­te Acuario:

Ex­ce­len­tes amis­ta­des que en­ri­que­ce­rán vues­tra vi­da y, en al­gu­nos ca­sos, po­drían trans­for­mar­se en un gran amor. Acon­te­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos en el ho­gar y la fa­mi­lia.

As­cen­den­te Piscis:

El año po­dría ser al­go más fa­vo­ra­ble pa­ra los asun­tos la­bo­ra­les y mun­da­nos que pa­ra el amor. Ries­go de su­frir de­sen­ga­ños, gran­des ilu­sio­nes que po­drían que­dar en na­da.

Es­te año da­réis ini­cio a ex­ce­len­tes amis­ta­des y ro­man­ces, pe­ro no se­rá un buen mo­men­to pa­ra ca­sar­se o for­mar una pa­re­ja es­ta­ble.

Un ex­ce­len­te trí­gono de Nep­tuno in­di­ca que se­gui­réis te­nien­do una gran ayu­da es­pi­ri­tual que os ha­rá sa­lir, po­co a po­co, de las prue­bas y di­fi­cul­ta­des que os trai­ga el se­ve­ro y te­mi­ble Sa­turno. Asi­mis­mo, Nep­tuno tam­bién os im­pul­sa­rá a apren­der las lec­cio­nes que el des­tino os quie­re en­se­ñar en es­tos mo­men­tos, pa­ra que en mu­chos ca­sos ya no se vuel­van a re­pe­tir en años fu­tu­ros. Cán­cer es un signo de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes, de sue­ños y fan­ta­sías, pe­ro aho­ra Sa­turno ven­drá a obli­ga­ros a ma­du­rar o que to­méis con­cien­cia de vues­tros lí­mi­tes. En reali­dad, no se tra­ta de un enemi­go, sino que in­clu­so po­dría ser un va­lio­so alia­do que os ayu­da­rá a que to­dos esos sue­ños y cas­ti­llos en el ai­re se pue­dan ma­te­ria­li­zar al­gún día gra­cias a vues­tro es­fuer­zo y pa­cien­cia. Sa­turno so­lo es ese pa­dre se­ve­ro que os fus­ti­ga pa­ra que al­gún día po­dáis al­can­zar todo lo que deseáis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.