El ero­tis­mo de Escorpio

Mas alla Horoscopo - - Escorpio -

Ta­di­cio­nal­men­te se le con­si­de­ra co­mo el más ar­dien­te y pa­sio­nal de los sig­nos, aun­que ex­te­rior­men­te no lo apa­ren­ta en ab­so­lu­to. En reali­dad, no es ex­tra­ño, pues­to que ri­ge los ór­ga­nos ge­ni­ta­les. So­lo se mues­tra tal y co­mo es cuan­do se en­tre­ga se­xual­men­te a su pa­re­ja, por­que lo cier­to es que el eros cons­ti­tu­ye la ver­da­de­ra co­lum­na ver­te­bral de su vi­da y a tra­vés del mis­mo bus­ca la ple­na fu­sión de al­ma y cuer­po, des­cen­dien­do al in­fierno de los ins­tin­tos más pri­mi­ti­vos y vol­cá­ni­cos. Pe­ro el se­xo de Escorpio tie­ne un pun­to agre­si­vo o in­clu­so vio­len­to, le produce un in­men­so mor­bo do­mi­nar y po­seer ab­so­lu­ta­men­te a su pa­re­ja. Co­nec­ta con el la­do más ani­mal de su ser e ig­no­ra las re­glas o los ta­búes. Cree fir­me­men­te que en la vi­da se­xual va­le todo, in­clu­yen­do las pa­ra­fi­lias y todo aque­llo que le lle­ve a los pla­ce­res más in­ten­sos y re­fi­na­dos. Su enor­me ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad al­can­za el clí­max en es­tos asun­tos. La ri­que­za de su se­xua­li­dad no so­lo re­si­de en su enor­me vi­gor, ar­dor y re­sis­ten­cia, sino tam­bién en los ricos y múl­ti­ples ma­ti­ces que tan so­lo él es ca­paz de ob­te­ner. Le en­can­ta ex­ci­tar y ser ex­ci­ta­do, amor y se­xo es­tán pro­fun­da­men­te fu­sio­na­dos en es­te signo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.