Vi­da sen­ti­men­tal

Mas alla Horoscopo - - Acuario -

El trán­si­to de Jú­pi­ter por la Ca­sa XI po­dría ser la in­fluen­cia astral más de­ter­mi­nan­te y tam­bién más po­si­ti­va, ya que fa­vo­re­ce­rá, so­bre todo, las re­la­cio­nes de amis­tad y os trae­rá suer­te, opor­tu­ni­da­des y fe­li­ci­dad por me­dio de es­tas, ya sea de una for­ma u otra. En mu­chos ca­sos, vues­tros ami­gos os trae­rán a la per­so­na con la que se­réis di­cho­sos, o in­clu­so una re­la­ción ini­cial­men­te de amis­tad po­dría ex­pe­ri­men­tar una evo­lu­ción y trans­for­mar­se en un ro­man­ce de gran fe­li­ci­dad y fe­cun­di­dad.

De to­dos mo­dos, en es­te ám­bi­to, al igual que en mu­chos otros, el año ten­drá una ten­den­cia un po­co “agri­dul­ce”, ya que exis­ti­rá la po­si­bi­li­dad de que ex­pe­ri­men­téis gran­des sa­cri­fi­cios, ja­rros de agua fría o de­sen­ga­ños gra­cias a lo cual bri­lla­rán con luz pro­pia las per­so­nas que de ver­dad os quie­ren. Los me­ses de enero, abril, ju­lio y oc­tu­bre po­drían ser los más du­ros o di­fí­ci­les, no so­lo pa­ra los te­mas del co­ra­zón, sino en ge­ne­ral.

As­cen­den­te Aries:

Abun­dan­tes pro­ble­mas y ten­sio­nes de ti­po la­bo­ral, fi­nan­cie­ro y so­cial os di­fi­cul­ta­rán la po­si­bi­li­dad de ser fe­li­ces. Ro­man­ce apa­sio­na­do a lo lar­go de un via­je.

As­cen­den­te Tauro:

Es­te año ten­dréis una gran opor­tu­ni­dad de rea­li­za­ros mu­cho más en el te­rreno sen­ti­men­tal. Al­gún im­por­tan­te an­he­lo aho­ra po­dría ha­cer­se reali­dad.

As­cen­den­te Géminis:

Ex­ce­len­te mo­men­to pa­ra for­mar una unión es­ta­ble o in­clu­so pa­ra ca­sar­se. Pe­ro tam­bién aho­ra po­dríais en­con­trar a la per­so­na con la que más ade­lan­te os es­ta­bi­li­za­réis.

As­cen­den­te Cán­cer:

Gra­ves cri­sis, de­sen­ga­ños o rup­tu­ras con vues­tra pa­re­ja o la per­so­na que ama­bais. Pe­ro, asi­mis­mo, ini­cia­réis un nue­vo ro­man­ce pro­me­te­dor en vues­tro en­torno la­bo­ral.

As­cen­den­te Leo:

Un mag­ní­fi­co as­pec­to de Jú­pi­ter os trae­rá gran­des po­si­bi­li­da­des en el ám­bi­to del amor y los pla­ce­res, lo que os com­pen­sa­rá de un año di­fí­cil en el te­rreno la­bo­ral.

As­cen­den­te Virgo:

Ale­gría y fe­li­ci­dad en el ám­bi­to fa­mi­liar y en el en­torno del ho­gar. Al mis­mo tiem­po, tam­bién se­rá un mo­men­to muy fa­vo­ra­ble pa­ra for­mar un nue­vo ho­gar con vues­tra pa­re­ja ha­bi­tual.

As­cen­den­te Libra:

Sa­turno os trae­rá sa­cri­fi­cios y pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la fa­mi­lia y el ho­gar. Se­rá un año di­fí­cil o lleno de sa­cri­fi­cios, en el que ha­brá po­cos mo­men­tos de fe­li­ci­dad.

As­cen­den­te Escorpio:

Un as­pec­to ar­mó­ni­co de Nep­tuno ex­te­rio­ri­za­rá vues­tro la­do más ro­mán­ti­co, idea­lis­ta o in­clu­so es­pi­ri­tual en lo re­fe­ren­te al amor. A ve­ces pro­ta­go­ni­za­réis do­lo­ro­sos cho­ques con la reali­dad.

As­cen­den­te Sagitario:

La in­fluen­cia do­mi­nan­te de Jú­pi­ter os trae­rá un año al­go más afor­tu­na­do y pla­cen­te­ro, con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de rea­li­zar vues­tros sue­ños e ilu­sio­nes más ín­ti­mos.

As­cen­den­te Capricornio:

El in­flu­jo de Sa­turno aquí se­rá más po­de­ro­so y, por ello, el año os trae­rá mu­chos sa­cri­fi­cios y re­nun­cias en el amor. So­lo que­da­rán los que os quie­ren de ver­dad.

As­cen­den­te Acuario:

Se con­fir­ma­rán e in­clu­so po­ten­cia­rán los ras­gos que se es­pe­ran pa­ra es­te nue­vo año. No en vano, se­rá un pe­río­do muy afor­tu­na­do pa­ra las re­la­cio­nes de amis­tad. El amor os lle­ga­rá gra­cias a un ami­go.

As­cen­den­te Piscis:

Ex­pe­ri­men­ta­réis un pe­río­do de gran idea­lis­mo y ro­man­ti­cis­mo en el amor y en las re­la­cio­nes más ín­ti­mas. Se cum­pli­rán vues­tras ilu­sio­nes más ín­ti­mas, que con­ta­rán con pro­me­sa de un fu­tu­ro ma­ra­vi­llo­so. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces cho­ca­rán con la reali­dad.

En mu­chos ca­sos, los ami­gos os trae­rán a esa per­so­na con que aca­ba­réis cons­tru­yen­do un fu­tu­ro muy pro­me­te­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.