2019. La in­fluen­cia de las es­tre­llas fi­jas

La in­fluen­cia de las es­tre­llas fi­jas

Mas alla Horoscopo - - Editorial -

En los úl­ti­mos si­glos y la épo­ca mo­der­na la as­tro­lo­gía ha desecha­do o ha ol­vi­da­do la in­fluen­cia de las es­tre­llas pa­ra cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te en los pla­ne­tas y sus as­pec­tos. En reali­dad, se tra­ta de un gra­ve error, ya que des­de los si­glos más an­ti­guos se sa­be que es­tas pue­den te­ner una in­fluen­cia de­ci­si­va y pro­por­cio­nar da­tos esen­cia­les so­bre el des­tino y la per­so­na­li­dad de ca­da na­ti­vo. No en vano, es­ta­ría­mos an­te un ele­men­to real­men­te esen­cial de la as­tro­lo­gía que ha si­do re­le­ga­do in­de­bi­da­men­te y, sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción, del mis­mo mo­do que en las mo­der­nas ba­ra­jas de nai­pes han des­apa­re­ci­do los 22 ar­ca­nos ma­yo­res del pri­mi­ti­vo Ta­rot.

EL CIE­LO DE LA AN­TI­GÜE­DAD

En efec­to, los pri­mi­ti­vos as­tró­lo­gos de Cal­dea, Egip­to y Chi­na in­ves­ti­ga­ron las es­tre­llas y el zo­dia­co es­te­lar. Más tar­de, ya en la épo­ca de los ro­ma­nos, Clau­dio Pto­lomeo las es­tu­dió y cla­si­fi­có, y ade­más es­pe­ci­fi­có de for­ma de­ta­lla­da su in­fluen­cia. Lue­go en la Edad Me­dia los sa­bios ca­ba­lis­tas pre­di­je­ron el des­tino de las ciu­da­des y na­cio­nes ob­ser­van­do y es­tu­dian­do las es­tre­llas fi­jas que es­ta­ban en su ce­nit. Tam­bién in­clu­so hi­cie­ron ta­lis­ma­nes ba­sa­dos en su in­flu­jo, o en el in­flu­jo de las cons­te­la­cio­nes don­de se en­con­tra­ban.

Pe­ro es pre­ci­so ha­cer no­tar que ca­da es­tre­lla es otro Sol y, en mu­chos ca­sos, enor­me­men­te más gran­de que el nues­tro, y, por lo tan­to, ya sea pa­ra bien o pa­ra mal, su in­fluen­cia no so­lo exis­te y es real, sino que, ade­más, es mu­cho más po­ten­te y con­tun­den­te que la de los pla­ne­tas. Vi­vian E. Rob­son, en su obra “Las es­tre­llas fi­jas y las cons­te­la­cio­nes”, que es todo un clá­si­co so­bre es­ta ma­te­ria, di­ce que “la in­fluen­cia de las es­tre­llas fi­jas difiere de la de los pla­ne­tas en que es mu­cho más dra­má­ti­ca, re­pen­ti­na y vio­len­ta”, e igual­men­te que “las es­tre­llas fi­jas pue­den ele­var de la po­bre­za a la cum­bre de la for­tu­na o vi­ce­ver­sa”. So­lo el es­tu­dio de es­tas pue­de ex­pli­car có­mo per­so­nas que as­tro­ló­gi­ca­men­te se pue­den ca­li­fi­car de nor­ma­les tu­vie­ron un des­tino ex­cep­cio­nal, co­mo Na­po­león, Hitler o Le­nin, so­lo por po­ner al­gu­nos ejem­plos.

Se con­si­de­ra que las es­tre­llas de ma­yor po­der son las de pri­me­ra mag­ni­tud, es de­cir, las más bri­llan­tes y vi­si­bles, y ese po­der se­rá aún ma­yor si se en­cuen­tran den­tro o cer­ca de la eclíp­ti­ca, que es el sen­de­ro por don­de tran­si­tan el Sol y los pla­ne­tas. Sin em­bar­go, en las in­ves­ti­ga­cio­nes se ha com­pro­ba­do que pue­den te­ner una po­ten­te in­fluen­cia des­de cual­quier po­si­ción ce­les­te, co­mo su­ce­de en el ca­so de Si­rio que se ha­lla muy le­jos de la eclíp­ti­ca y, sin em­bar­go, es una de las es­tre­llas a las que atri­bu­ye una in­fluen­cia ma­yor y des­de tiem­pos más an­ti­guos.

No obs­tan­te, las es­tre­llas nun­ca ac­túan en so­li­ta­rio, sino a tra­vés de los pla­ne­tas. Son muy po­de­ro­sas cuan­do es­tán en con­jun­ción con el Sol o la Lu­na, o al­guno de los pla­ne­tas, es­pe­cial­men­te si se tra­ta­se del pla­ne­ta re­gen­te de la car­ta astral. Pe­ro tam­bién las es­tre­llas pue­den ju­gar un pa­pel de la má­xi­ma im­por­tan­cia si se ha­llan en al­guno de los án­gu­los de la car­ta astral, y, so­bre todo, si se tra­ta del as­cen­den­te o el ce­nit de la mis­ma. En ese ca­so, su efec­to po­drá ser aún más po­de­ro­so y ele­va­rá al na­ti­vo o le da­rá ho­no­res y fa­ma. Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de las es­tre­llas de in­fluen­cia “ma­lé­fi­ca” tras esa ele­va­ción po­dría so­bre­ve­nir una caí­da o rui­na pos­te­rior.

EL PO­DER DE LAS ES­TRE­LLAS

Aun­que se las conoce co­mo es­tre­llas fi­jas, en reali­dad, sí se mue­ven, al igual que las ga­la­xias y cuer­pos ce­les­tes de todo ti­po, aun­que de un mo­do ex­tre­ma­da­men­te len­to, de for­ma que ha­ce fal­ta has­ta se­ten­ta años pa­ra que avan­cen un so­lo gra­do.

Se­gún las ob­ser­va­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes as­tro­ló­gi­cas a lo lar­go de los si­glos, se ha po­di­do ver que las es­tre­llas blan­cas o blan­co-azu­la­das son de ca­rác­ter be­né­fi­co, apor­tan ta­len­to y gran­des cua­li­da­des de todo ti­po, las más no­ta­bles son Si­rio, Es­pi­ga, Ré­gu­lo, Ve­ga, Ri­gel, Cas­tor, Al­taír y Fo­mal­haut.

Las es­tre­llas ama­ri­llen­tas tam­bién son be­né­fi­cas so­lo que en es­te ca­so tien­den a fa­vo­re­cer el éxi­to ma­te­rial, la­bo­ral y so­cial. Las más im­por­tan­tes o co­no­ci­das son Al­de­ba­rán, Ar­tu­ro, Ca­pe­lla, Proc­yon y Po­llux.

Fi­nal­men­te, las es­tre­llas ro­ji­zas, que se­rían en reali­dad gi­gan­tes ro­jas, tam­bién ele­van y fa­vo­re­cen el éxi­to, pe­ro su in­fluen­cia es mu­cho más pe­li­gro­sa, si­mi­lar a la de Mar­te y, por tan­to, vio­len­ta. Por ello, tras la ele­va­ción y triun­fo, lue­go pue­de so­bre­ve­nir una caí­da. Las principales se­rían Be­tel­geu­se y An­ta­res.

Es­tu­dia­re­mos aho­ra a las es­tre­llas principales y ve­re­mos al­gu­nos fa­mo­sos na­ci­dos ba­jo su in­fluen­cia:

Alp­he­ratz: Se en­cuen­tra a 14 gra­dos de Aries y afec­ta a los na­ci­dos en­tre el 2 y el 5 de abril. Es una es­tre­lla blan­ca, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de An­dró­me­da y es con­si­de­ra­da co­mo muy be­né­fi­ca. Se le atri­bu­yen ho­no­res, ri­que­za, éxi­to, in­te­li­gen­cia e in­de­pen­den­cia. Ba­jo su in­flu­jo na­cie­ron: Mar­lon Bran­do, Mi­guel Bo­sé, Alec Bal­win y Hel­mut Kohl.

Al­gol: Se en­cuen­tra a 25 gra­dos de Tauro y afec­ta a na­ci­dos en­tre el 15 y el 18 de ma­yo. Tam­bién co­no­ci­da co­mo la ca­be­za de Me­du­sa, en la cons­te­la­ción de Per­seo. Tie­ne fa­ma de ser ma­lé­fi­ca, aun­que la ex­pe­rien­cia in­di­ca que han na­ci­do ba­jo ella gran­des triun­fa­do­res: Juan Pablo II (su­frió te­rri­bles en­fer­me­da­des y un aten­ta­do), Jo­mei­ni, Eva Pe­rón (muer­ta de un cán­cer a los 33 años) o Henry Fon­da.

Las Plé­ya­des: Es un cú­mu­lo es­te­lar si­tua­do a 28 gra­dos de Tauro, que afec­ta a na­ci­dos en­tre el 18 y el 21 de ma­yo. Tie­ne tam­bién muy ma­la fa­ma, co­mo la an­te­rior, aun­que igual­men­te ele­va y atrae el éxi­to. Vea­mos al­gu­nos ca­sos: Al­fon­so XIII de España (fue des­tro­na­do), Ni­co­lás II de Ru­sia (tam­bién fue des­tro­na­do), Mal­colm X (ase­si­na­do), Ja­mes Ste­wart o la can­tan­te Cher.

Al­de­ba­rán: Si­tua­da a 8 gra­dos de Géminis, afec­ta­ría a los na­ci­dos en­tre el 28 y el 31 de ma­yo. La es­tre­lla más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Tauro, ama­ri­llo-anaran­ja­da, tie­ne una in­fluen­cia mar­cial. Otor­ga ho­no­res, ele­va­ción, pro­tec­ción y triun­fo, aun­que con pos­te­rior ries­go de una vio­len­ta caí­da. Es­ta­ba en la bo­ta­du­ra del Ti­ta­nic, tam­bién en la na­ti­vi­dad de John F. Ken­nedy (ase­si­na­do), Clint East­wood, Rai­nie­ro de Mó­na­co, Al­fon­so Gue­rra y Car­los Sol­cha­ga (am­bos ter­mi­na­ron ca­yen­do).

Ri­gel: Si­tua­da a 15 gra­dos de Géminis, afec­ta a los na­ci­dos del 5 al 8 de ju­nio. De la cons­te­la­ción de Orión es blan­co-azu­la­da, muy be­né­fi­ca. Su in­fluen­cia da pro­mo­ción, ho­no­res, gran­des ri­que­zas, triun­fos gran­des y du­ra­de­ros, ele­va­ción in­te­lec­tual, glo­ria, fe­li­ci­dad y be­ne­vo­len­cia. Na­cie­ron con ella Prince, Tom Jo­nes, David Bisbal, Mi­guel Rios,

Er­nes­to “Che” Gue­va­ra, Eddy Merckx y Pau Ga­sol. Ca­pe­lla: Es­ta si­tua­da a 20 gra­dos de Géminis y afec­ta a los na­ci­dos del 10 al 14 de ju­nio. Ama­ri­lla, es la es­tre­lla más bri­llan­te de la cons­te­la­ción del Au­ri­ga. Be­né­fi­ca, otor­ga ho­no­res, ri­que­za, triun­fos mi­li­ta­res, ami­gos po­de­ro­sos, una gran as­tu­cia. Na­cie­ron con ella Geor­ge Bush pa­dre y Do­nald Trump.

Be­tel­geu­se: Es­tá si­tua­da a 27 gra­dos de Géminis e in­flu­ye so­bre los na­ci­dos en­tre el 17 y 20 de ju­nio. Es una gi­gan­te ro­ja, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Orión. De una in­fluen­cia mar­cial, da ho­no­res, pro­mo­ción y ri­que­za, aun­que con ries­go de ac­ci­den­tes o atra--

LAS ES­TRE­LLAS RI­GEN NUES­TRA EXIS­TEN­CIA. DE­PEN­DIEN­DO DE SU PO­SI­CIÓN EN EL MO­MEN­TO DE NUES­TRO NA­CI­MIEN­TO NUES­TRO DES­TINO SE­RÁ UNO U OTRO. DES­CU­BRE CUÁL ES TU ES­TRE­LLA.

ve­san­do gran­des pe­li­gros. En ella na­cie­ron don Juan de Bor­bón, Jean Paul Sar­tre, Sal­man Rush­die (con­de­na­do a muer­te y per­se­gui­do),

Errol Flynn y Pau­li­na Ru­bio. Si­rio: Si­tua­da a 13 gra­dos de Cán­cer, afec­ta a los na­ci­dos en­tre los días 4 y 8 de ju­lio y es la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Ca­nis Ma­yo­ris, y tam­bién la más bri­llan­te del fir­ma­men­to. Blan­ca, es una de las es­tre­llas más fa­mo­sas y afortunada, da ele­va­ción y gran­des dig­ni­da­des, ho­no­res y fa­ma, al­tos car­gos. Ba­jo ella na­cie­ron los Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la. Tam­bién el gran pin­tor Pe­dro Pablo Ru­bens, Geor­ge Bush hi­jo, Geor­ges Pom­pi­dou, Al­ca­lá Za­mo­ra, el ac­tual Da­lai La­ma, Al­fre­do Di Sté­fano, Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Vit­to­rio de Si­ca y Gi­na Lo­llo­bri­gi­da.

Po­llux: Si­tua­da a 22 gra­dos de Cán­cer, afec­ta a los na­ci­dos del 13 al 16 de ju­lio. Ama­ri­lloa­na­ran­ja­da, es la se­gun­da más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Géminis. Su in­fluen­cia es más ma­lé­fi­ca, aun­que tam­bién ele­va y atrae el éxi­to. Da for­ta­le­za, au­da­cia y as­tu­cia, pe­ro tam­bién po­si­bles le­sio­nes o he­ri­das. Na­cie­ron ba­jo es­ta el ge­nial pin­tor Rem­brandt, Ha­rri­son Ford, Mi­guel In­du­rain, Leo­pol­do Gal­tie­ri, Ge­rald

Ford y Aní­bal Ca­va­co Sil­va. Proc­yon: Si­tua­da a 24 gra­dos de Cán­cer y afec­ta­rá a na­ci­dos en­tre el 15 y 18 de ju­lio. Ama­ri­lla, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Ca­nis Mi­no­ris. Tie­ne fa­ma de ma­lé­fi­ca o de na­tu­ra­le­za vio­len­ta. Da as­cen­so y triun­fo con lu- cha y con pe­li­gros. En­tre los na­ci­dos ba­jo su in­flu­jo Nelson Man­de­la se­ría un mag­ní­fi­co ejem­plo de ello. Tam­bién Án­ge­la Merkel, Do­nald Sut­her­land y Juan An­to­nio Sa­ma­rach.

Re­gu­lo: Si­tua­da a 29 gra­dos de Leo, afec­ta­ría a los na­ci­dos del 20 al 23 de agos­to. Blan­ca o blan­co-azu­la­da, tam­bién se la conoce co­mo el “co­ra­zón de león”, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Leo. Es una de las más afor­tu­na­das, pe­ro con ries­go de una po­si­ble caí­da fi­nal. Pro­mue­ve éxi­to, ri­que­za y ho­no­res mi­li­ta­res. Tam­bién ge­ne­ro­si­dad, mag­na­ni­mi­dad y un ele­va­do es­pí­ri­tu. Ba­jo es­ta es­tre­lla na­ció Na­po­león ele­va­do has­ta lo más al­to, pe­ro ca­yen­do des­pués, tam­bién Mus­so­li­ni, con si­mi­lar des­tino, Deng Xiao­ping, Mi­chel Ro­card, Lau­rent Fa­bius y el rey Moha­med VI.

Es­pi­ga: Si­tua­da a 23 gra­dos de Libra, afec­ta a los na­ci­dos del 15 al 18 de oc­tu­bre. Blan­caa­zu­la­da, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Virgo. Es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las más afor­tu­na­das o be­né­fi­cas. Otor­ga ele­va­ción, ri­que­za, fa­ma, es­pi­ri­tua­li­dad y amor a las cien­cias y las ar­tes. No so­lo es una de las me­jo­res, sino que los éxi­tos tien­den a con­ser­var­se y per­du­rar, aun­que tam­bién exis­te el ries­go de te­ner una sa­lud de­li­ca­da. Ba­jo ella na­cie­ron el ge­ne­ral y lue­go pre­si­den­te Ei­sen­ho­wer, David ben Gu­rion, Mar­ga­ret

That­cher, Lu­ciano Pa­va­rot­ti y el pa­pa Juan Pablo II subió al trono ba­jo el in­flu­jo de es­ta es­tre­lla.

Acrux: Si­tua­da a 10 gra­dos de Escorpio, afec­ta a na­ci­dos del 1 al 4 de no­viem­bre. Blan­ca-azu­la­da, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de la Cruz del Sur. Es muy be­né­fi­ca y pro­mue­ve la be­ne­vo­len­cia y el misticismo. Con­si­de­ra­da una es­tre­lla que es­ti­mu­la el ocul­tis­mo y eso­te­ris­mo. Na­cie­ron con ella la rei­na So­fía, Burt Lan­cas­ter y Charles Bron­son.

An­ta­res: Si­tua­da a 8 gra­dos de Sagitario, afec­ta a na­ci­dos del 1 al 4 de di­ciem­bre. Ro­ji­za, es una sú­per gi­gan­te ro­ja, una de las más gran­des de las co­no­ci­das, ca­si 1.000 ve­ces más gran­de que el Sol, la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Escorpio. Su in­fluen­cia es si­mi­lar a la de Mar­te, ele­va en lo mi­li­tar, pe­ro es vio­len­ta y des­truc­ti­va. Da ho­no­res y as­cen­sos, pe­ro gran­des pe­li­gros y ma­los pre­sa­gios. Ba­jo ella na­ció el ge­ne­ral y dic­ta­dor Francisco Fran­co, el ge­ne­ral Ale­xan­der Haig, Wins­ton Chur­chill y Jac­ques Chi­rac. Ve­ga: Si­tua­da a 14 gra­dos de Capricornio, afec­ta a na­ci­dos del 4 al 7 de enero. Blan­ca, la es­tre­lla más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Ly­ra. De na­tu­ra­le­za be­né­fi­ca, ele­va en lo ma­te­rial, pe­ro tam­bién da idea­lis­mo, sa­bi­du­ría, se­rie­dad y re­fi­na­mien­to. Ba­jo ella na­ció el rey Juan Car­los I, el gran cien­tí­fi­co Step­hen Haw­king o el can­tan­te El­vis Pres­ley.

Al­tair: Si­tua­da a 0 gra­dos de Acuario, afec­ta a los na­ci­dos del 18 al 23 de enero. Blan­ca, la es­tre­lla más bri­llan­te de la cons­te­la­ción del Águi­la. Be­né­fi­ca, da ele­va­ción y man­do, ri­que­za. Tam­bién au­da­cia. Cul­mi­na en la na­ti­vi­dad de los re­yes Juan Car­los I y Fe­li­pe VI, as­cien­de en el horóscopo de España (ver­sión 1975). Na­cie­ron con ella Ke­vin Cost­ner, Plá­ci­do Do­min­go, Mar­ce­lino Ca­ma­cho, Isa­bel Allen­de, Pep Guar­dio­la, Ca­ro­li­na de Mó­na­co y Lo­la Flores.

Fo­mal­haut: Si­tua­da a 2 gra­dos de Piscis, afec­ta a na­ci­dos en­tre el 21 y 25 de fe­bre­ro. Blan­ca, es la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción del Pez Aus­tral. Muy po­de­ro­sa y afortunada, tam­bién con­si­de­ra­da muy im­por­tan­te pa­ra la es­pi­ri­tua­li­dad y el ocul­tis­mo. Los sa­bios de la An­ti­güe­dad se in­tere­sa­ron mu­cho por ella. Ba­jo ella na­cie­ron Fe­de­ri­co Cho­pin, Luis Bu­ñuel, Ar­tu­ro Fer­nán­dez, Jo­sé Ma­ría Az­nar, Bet­tino Cra­xi o Ariel Sha­ron. Ache­nar: Si­tua­da a 14 gra­dos de Piscis, afec­ta a na­ci­dos de 2 a 6 de mar­zo. Es la más bri­llan­te de la cons­te­la­ción de Eri­dano. Blan­caa­zu­la­da. Se la con­si­de­ra una de las más afor­tu­na­das. Otor­ga el éxi­to y la fa­ma, ho­no­res reales y tam­bién fa­vo­re­ce la es­pi­ri­tua­li­dad. Na­cie­ron ba­jo ella el em­pe­ra­dor Car­los V, el pa­pa Pio XII, Ca­rre­ro Blan­co, Fe­li­pe Gon­zá­lez, Mi­jail Gor­va­chov y el ac­tor Francisco Ra­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.