El otro mal real: la con­san­gui­ni­dad

Mas Alla Monografico - - Pandemias -

Fran­cis­co Ce­ba­llos y Gonzalo Ál­va­rez, dos ge­ne­tis­tas de la Fa­cul­tad de Bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, pu­bli­ca­ron en 2009 un es­tu­dio pa­ra de­mos­trar que la ra­ma de los Habs­bur­go, que go­ber­nó en Es­pa­ña en­tre 1516 y 1700, de­sa­pa­re­ció de­bi­do a la en­do­ga­mia pro­vo­ca­da por el se­xo en­tre pri­mos. Se tra­ta­ba de un in­ten­to de apro­xi­mar­se a las di­nas­tías rea­les pa­ra en­ten­der me­jor los efec­tos de la con­san­gui­ni­dad en las po­bla­cio­nes hu­ma­nas. Por ejem­plo, el úl­ti­mo rey de los Aus­tria, Car­los II, co­no­ci­do tam­bién co­mo te­nía un coe­fi­cien­te de con­san­gui­ni­dad de 0.25, es de­cir que el 25 por cien­to de sus ge­nes es­ta­ban re­pe­ti­dos, así que era pro­pen­so pa­ra to­do ti­po de en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas re­ce­si­vas ta­les co­mo la aci­do­sis tu­bu­lar re­nal y la de­fi­cien­cia múl­ti­ple de hor­mo­nas pi­tui­ta­rias. Mu­rió a los 39 años sin de­jar des­cen­den­cia. El coe­fi­cien­te de con­san­gui­ni­dad de Car­los III fue mu­cho me­nor, de 0.0391, si­mi­lar a la de un hi­jo de un des­cen­dien­te de dos pri­mos her­ma­nos (0.0625) y otro de pri­mos se­gun­dos (0.0125).

De los re­sul­ta­dos que con­si­guie­ron se ex­traen, ade­más, otros da­tos sor­pren­den­tes. Al pa­re­cer el 10,4% de la po­bla­ción mun­dial es con­san­guí­nea en la ac­tua­li­dad, fru­to de re­la­cio­nes se­xua­les en­tre fa­mi­lia­res. Y es­ta con­san­gui­ni­dad tie­ne una in­ci­den­cia di­rec­ta en la sa­lud de la po­bla­ción.

Car­los II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.