Enig­mas ar­queo­ló­gi­cos de la Bi­blia

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bautista

en no po­cas oca­sio­nes los re­la­tos con­te­ni­dos en la BI­BLIA han si­do te­ni­dos por fan­ta­sías y me­tá­fo­ras, no se plan­tea­ba na­da más allá de ese va­lor sim­bó­li­co. Fue la ar­queo­lo­gía la que se alió con la His­to­ria sa­gra­da pa­ra tra­tar de de­ter­mi­nar si par­te del con­te­ni­do de es­tos textos po­drían lle­var­nos a ubi­ca­cio­nes reales don­de en­con­trar

los lu­ga­res en los que se en­mar­ca los HE­CHOS.

La Fun­da­ción Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca de Bél­gi­ca, a tra­vés de Di­mi­tri La­boury, co­mu­ni­có la ubi­ca­ción de un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co que coin­ci­di­ría con un pa­sa­je bí­bli­co y de­mos­tra­ría su ve­ra­ci­dad… Se tra­ta­ba del pa­sa­je que po­de­mos en­con­trar en el Li­bro de Jo­sué, ca­pí­tu­lo 11, ver­sícu­los 10 y 11, en el que se na­rra la des­truc­ción, por par­te de las tro­pas is­rae­lías, de la ciu­dad de Ja­sor. Los is­rae­líes es­ta­ban li­de­ra­dos por Jo­sué y es­te he­cho en­ca­ja per­fec­ta­men­te con el pa­sa­je de la con­quis­ta de Ca­naán. Ade­más de es­ta coin­ci­den­cia tam­bién se tie­ne una es­ta­tua des­trui­da ha­ce tres mi­le­nios, 3.300 años, que se­ría el mo­men­to de la His­to­ria en el que ocu­rrió es­te su­ce­so.

Di­mi­tri La­boury in­di­có a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: “Las grie­tas in­di­can que la na­riz se ha­bía ro­to y que la ca­be­za se se­pa­ró del res­to de la es­cul­tu­ra an­tes de ser des­tro­za­da. Cu­rio­sa­men­te, nin­gu­na otra par­te de la es­ta­tua ori­gi­nal fue re­cu­pe­ra­da en el si­tio”, habiéndose des­cu­bier­to la ca­be­za de una es­ta­tua de un fa­raón que aún es­tá por iden­ti­fi­car se­gún in­di­ca “Li­ve Scien­ce“.

No es el úni­co ha­llaz­go de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que guar­da una re­la­ción di­rec­ta con la Bi­blia, pues en una ex­ca­va­ción en la Ciu­dad de Da­vid, se des­cu­brió la reali­dad de la na­rra­ción bí­bli­ca en la que se cap­tu­ra, que­ma y con­quis­ta la ciu­dad de Je­ru­sa­lén por del rey de Ba­bi­lo­nia.

Lo que por mu­cho tiem­po se ha te­ni­do por his­to­rias mi­to­ló­gi­cas con un fin “edu­ca­ti­vo” den­tro de la Bi­blia pa­re­ce que, po­co a po­co, se des­cu­bre su reali­dad, qui­zás sea el mo­men­to de res­cri­bir la His­to­ria.

La mis­te­rio­sa ciu­dad de La­quis

La­quis es una ciu­dad le­gen­da­ria nom­bra­da en la Bi­blia, ubi­ca­da en Ju­dá, al 24 ki­ló­me­tros al oes­te de He­brón, en Israel. Te­nía una po­si­ción des­ta­ca­da a ni­vel es­tra­té­gi­co, pues es­ta­ba jus­to en la ru­ta de ca­mino en­tre Je­ru­sa­lén y Egip­to.

De La­quis se cuen­ta que fue go­ber­na­da por el rey Eze­quías, en­tre el 745 y el 717 a.C. tras mo­rir Acaz, su pa­dre. Eze­quías fue un rey cre­yen­te de Yah­vé y qui­so que to­dos pro­fe­sa­ran es­ta fe. Ade­más se in­tere­só por los Pro­ver­bios de Sa­lo­món y por ser el au­tor del can­to de ac­ción de gra­cias, que se pue­de en­con­trar en Isaías 38, 10-20.

Aho­ra son los ar­queó­lo­gos is­rae­líes los que sa­can a la luz, en el ya­ci­mien­to de

la ciu­dad de Tel La­chish, un vie­jo san­tu­ra­rio y una puer­ta de la ciu­dad da­ta­da en 2.900 años de an­ti­güe­dad que son la ga­ran­tía que el re­la­to bí­bli­co del rey Eze­quías es ve­raz, es cier­to, su­ce­dió en la His­to­ria. Así lo apun­tan des­de la Au­to­ri­dad de An­ti­güe­da­des de Israel.

El di­rec­tor de la ex­ca­va­ción, Sa’ar Ga­nor, de­cía: “El ta­ma­ño de la puer­ta coin­ci­de con los co­no­ci­mien­tos his­tó­ri­cos y ar­queo­ló­gi­cos que te­ne­mos”. Y es que la puer­ta es­ta­ría ubi­ca­da cer­ca de la zo­na don­de es­ta­ba des­cri­ta la puer­ta de La­quis.

El mi­nis­tro de Asun­tos de Je­ru­sa­lén, Ze’ev El­kin, ase­ve­ra­ba: “Có­mo los re­la­tos bí­bli­cos que co­no­ce­mos se con­vier­ten en he­chos his­tó­ri­cos y ar­queo­ló­gi­cos”.

La ciu­dad del gi­gan­te bí­bli­co Go­liat

Los ar­queó­lo­gos de la Universidad Bar-llan, en el trans­cur­so de sus ex­ca­va­cio­nes, des­cu­brie­ron la puer­ta de en­tra­da a la mí­ti­ca ciu­dad de Gat, la ciu­dad fi­lis­tea que re­la­ta la Bi­blia co­mo ho­gar del gi­gan­te Go­liat.

Di­cho nom­bre es re­fe­ri­do en las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, de ella se de­cía que era –en su tiem­po– la ciu­dad más grande del mun­do –co­no­ci­do– en el si­glo dé­ci­mo­nono an­tes de nues­tra Era, an­tes de Cris­to.

Las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas fue­ron lle­va­das a ca­bo por el equi­po de Aren Maeir, en el Par­que Na­cio­nal de Tel-Za­fit, a mi­tad de ca­mino en­tre Ash­ke­lon y Je­ru­sa­lén, en el cen­tro del país. Los res­tos ha­lla­dos se co­rres­pon­dían a una puer­ta de la ciu­dad, es una de las más gran­des que se han en­con­tra­do en el país y pa­re­ce re­ci­bir la in­fluen­cia de Gat en ese pe­río­do.

Jun­to a la im­pre­sio­nan­te puer­ta se des­cu­brió tam­bién los res­tos de su mo­nu­men­tal mu­ra­lla y di­ver­sos edi­fi­cios ta­les co­mo un tem­plo y una fun­ción de hie­rro.

La ciu­dad de Gat fue des­trui­da por el rey de Si­ria, Ha­zael, tras si­tiar­la lo­gró en­trar en ella y re­du­cir­la a es­com­bros, era el año 830 a.C. La puer­ta de la ciu­dad de Gat es men­cio­na­da en la Bi­blia cuan­do la hui­da de Da­vid del rey Saúl. En es­ta ciu­dad se en­con­tra­ría el ho­gar del gi­gan­te Go­liat.

Y la Bi­blia te­nía ra­zón...

La Bi­blia, el li­bro más sa­gra­do pa­ra los ca­tó­li­cos, es­tá pla­ga­do de re­fe­ren­cias a em­pla­za­mien­tos y ciu­da­des que hoy no exis­ten. En mu­chos ca­sos se du­da de su exis­ten­cia en el pa­sa­do y se con­tem­pla co­mo un re­cur­so me­ta­fó­ri­co de sus au­to­res pa­ra sem­brar una idea o un con­cep­to. Sin em­bar­go, son mu­chos los his­to­ria­do­res y ar­queó­lo­gos que opi­nan que tras to­dos esos re­la­tos hay una par­te de ver­dad y que, tras si­glos y mi­le­nios, mu­chas que­da­ron se­pul­ta­das ba­jo el pa­so del tiem­po y de la propia tie­rra.

La ar­queo­lo­gía bí­bli­ca tra­ta de des­cu­brir to­dos es­tos em­pla­za­mien­tos que en el An­ti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to se re­la­tan. Tie­nen una zo­na de­li­mi­ta­da, pues ca­si es­tá reservada a Israel y el en­torno de in­fluen­cia de Orien­te Me­dio, to­do ello den­tro de un mar­co don­de eñ cien­tí­fi­co tra­ta con la ma­yor asep­sia las evo­lu­cio­nes y avan­ces en tal ma­te­ria. Co­mo Tro­ya, hay mu­chos lu­ga­res que se creen le­yen­da, mi­tos, has­ta que son des­cu­bier­tos y la Bi­blia da pis­tas so­bre al­gu­nos de ellos.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes y ca­tas ar­queo­ló­gi­cas es­ta­rían cen­tra­das en Tie­rra San­ta, en te­rre­nos de Israel, Pa­les- ti­na, Jor­da­nia o Si­ria ex­ten­dién­do­se a Egip­to o zo­na de Me­so­po­ta­mia com­pren­dien­do des­cu­bri­mien­tos que se pue­den fe­char en­tre el no­veno mi­le­nio an­tes de Cris­to has­ta los pri­me­ros si­glos de nues­tra Era.

En­tre los éxi­tos de la ar­queo­lo­gía bí­bli­ca se en­cuen­tra el ha­ber ha­lla­do el lla­ma­do Tú­nel de Si­loé que atra­vie­sa la ciu­dad vie­ja de Je­ru­sa­lén y que fi­gu­ra en la Bi­blia y en la Ta­naj o el Nue­vo Tes­ta­men­to. Tam­bién en­con­tra­mos el Santo Se­pul­cro, lu­gar don­de ha­bría es­ta­do el cuer­po de Je­sús de Na­za­ret en la tum­ba de Jo­sé de Ari­ma­tea, jun­to a ella otras tum­bas del mis­mo pe­río­do.

Uno de los ha­llaz­gos más con­tro­ver­ti­dos es la lla­ma­da “bar­ca de Pe­dro“, en­te­rra­da en el fan­go del Lago de

Ga­li­lea y da­ta­da en el si­glo I, úni­co mo­ti­vo por el que se ha lla­ma­do así y por las ana­lo­gías que ten­dría con la em­bar­ca­ción del após­tol.

Ki­rit Qum­rán son las rui­nas del lu­gar que ha­bi­ta­ban la sec­ta de los ese­nios a mo­do de mo­nas­te­rio. En su in­te­rior se en­con­tra­ron, en las cue­vas, los fa­mo­sos ma­nus­cri­tos y có­di­ce de Li­bros del Ta­naj, ade­más un ce­men­te­rio y un po­lé­mi­co frag­men­to del 7Q5 que se cree el frag­men­to de un texto neo­tes­ta­men­ta­rio.

Otros des­cu­bri­mien­tos des­ta­ca­dos son las Mu­ra­llas de Je­ri­có, ciu­dad ase­dia­da y des­trui­da ha­cia el 1550 a.C. y cu­yos es­tu­dios se ba­san en có­mo fue de­rri­ba­da y si tie­ne al­gún vi­so de reali­dad el re­la­to bí­bli­co y sus fa­mo­sas trom­pe­tas.

El Tú­nel de Eze­quías, de más de 500 m de lon­gi­tud y con una fun­ción de abas­te­ci­mien­to de agua sub­te­rrá­nea. Tam­bién des­ta­ca­ble la Ram­pa del si­tio de La­kis que cap­tu­ró el reu Se­ne­que­rib en el año 701 a.C. con la in­va­sión asi­ria.

La pis­ci­na de Si­loé es otro de esos ha­llaz­gos im­por­tan­tes al su­r­es­te de la ciu­dad y que re­ci­bía el agua del tú­nel de Eze­quias.

Im­por­tan­te es el des­cu­bri­mien­to del Se­gun­do Tem­plo de He­ro­des elG­ran­de o el tem­plo de Si­quem que se ci­ta en Jue­ce 9, así co­mo nu­me­ro­sos res­tos de pa­pi­ros y do­cu­men­tos de la épo­ca.

Más sen­ci­llo fue ubi­car la for­ta­le­za de Mas­sa­dá con su in­creí­ble his­to­ria de re­sis­ten­cia al Im­pe­rio Ro­mano o el He­ro­dión, el pa­la­cio de He­ro­des, o las ciu­da­des que su­frie­ron el cas­ti­go di­vino co­mo So­do­ma y Go­mo­rra.

To­dos for­man una ar­queo­lo­gía bí­bli­ca, so­lo una par­te a mo­do de ejem­plo, que tra­ta­ría de de­mos­trar que no to­dos esos em­pla­za­mien­tos bí­bli­cos son par­te de una le­yen­da, sino que tras ellos hay mu­cha reali­dad, so­lo es cues­tión de bus­car­los y re­es­cri­bir la His­to­ria.

Ba­bel, una to­rre pa­ra lle­gar al cie­lo

“To­da la Tie­rra te­nía una mis­ma len­gua y usa­ba las mis­mas pa­la­bras. Los hom­bres en su emi­gra­ción ha­cia Orien­te ha­lla­ron una lla­nu­ra en la re­gión de Se­naar y se es­ta­ble­cie­ron allí. Y se di­je­ron unos a otros: ‘Ha­ga­mos la­dri­llos y co­zá­mos­los al fue­go’. Se sir­vie­ron de los la­dri­llos en lu­gar de pie­dras y de be­tún en lu­gar de ar­ga­ma­sa. Lue­go di­je­ron: ‘Edi­fi­que­mos una ciu­dad y una to­rre cu­ya cús­pi­de lle­gue has­ta el cie­lo. Ha­gá­mos­nos así fa­mo­sos y no es­te­mos más dis­per­sos so­bre la faz de la Tie­rra’”.

Y pro­si­gue: “Mas Ya­vé des­cen­dió pa­ra ver la ciu­dad y la to­rre que los hom­bres es­ta­ban le­van­tan­do y di­jo: ‘He aquí que to­dos for­man un so­lo pue­blo y to­dos ha­blan una mis­ma len­gua, sien­do es­te el prin­ci­pio de sus em­pre­sas. Na­da les im­pe­di­rá que lle­ven a ca­bo to­do lo que se pro­pon­gan. Pues bien, des­cen­da­mos y allí mis­mo con­fun­da­mos su len­gua­je de mo­do que no se en­tien­dan los unos con los otros’. Así, Yah­veh los dis­per­só de allí so­bre to­da la faz de la Tie­rra y ce­sa­ron en la cons­truc­ción de la ciu­dad. Por ello, se la lla­mó Ba­bel, por­que allí con­fun­dió Ya­vé la len­gua de to­dos los ha­bi­tan­tes de la Tie­rra y los dis­per­só por to­da la su­per­fi­cie”. Es­te es el re­la­to bí­bli­co que nos ha­bla de la mis­te­rio­sa To­rre de Ba­bel que pre­ten­día lle­gar al cie­lo y de la con­fu­sión de len­guas que Ya­vé lan­zó so­bre cons­truc­to­res y tra­ba­ja­do­res.

Su ubi­ca­ción he­mos de fi­jar­la ha­ce más de 4.000 años en la zo­na de Irak, don­de –por ubi­ca­ción– va­mos a en­con­trar­nos con to­dos los lu­ga­res con los que nos ha­bla la Bi­blia o bien en sus cer­ca­nías. Es cier­to que du­ran­te si­glos se ha te­ni­do por un he­cho, o acon­te­ci­mien­to, le­gen­da­rio pe­ro… ¿y si fue­ra reali­dad?

La To­rre de Ba­bel era un im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio que se es­ta­ba cons­tru­yen­do en al­gún lu­gar en torno a Baal Bek, se pier­de en los textos sa­gra­dos las des­crip­cio­nes de es­te co­lo­sal edi­fi­cio has­ta que He­ró­do­to nos na­rra en sus cró­ni­cas his­tó­ri­cas co­mo el rey per­sa Jer­jes lo des­tru­ye –sus ves­ti­gios– en el año 479 a.C.

Tam­bién nos cuen­ta del tem­plo que: “es cua­dra­do y ca­da uno de sus la­dos tie­ne dos es­ta­dios. En me­dio de él se ve fa­bri­ca­da una to­rre ma­ci­za que tie­ne un es­ta­dio de al­tu­ra y uno de es­pe­sor. So­bre es­ta se le­van­ta­ba

otra se­gun­da to­rre, des­pués una ter­ce­ra y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar a ocho to­rres”. Al fi­nal lle­ga­ría ca­si a me­dir 100 m de al­tu­ra. Ini­cial­men­te es­ta­ba de­di­ca­do al dios Mar­duk, se le lla­ma­ba “la Ete­me­nan­qui”, y era “la ca­sa don­de se unen el cie­lo y la tie­rra”.

La To­rre de Ba­bel se tra­ta­rá de un zi­gu­rat, una cons­truc­ción muy ca­rac­te­rís­ti­cas que los an­ti­guos per­sas era ex­per­tos en su cons­truc­ción. Los zi­gu­rats se­rían el equi­va­len­te a las pi­rá­mi­des de Egip­to, pe­ro tam­bién te­nían una im­por­tan­te fun­ción ri­tual: cen­tro de po­der y ener­gía má­gi­ca.

En el si­glo XIX una exp­di­ción fran­ce­sa tra­tó de lo­ca­li­zar las rui­nas de Ba­bel y cre­ye­ron lo­ca­li­zar­la en el zi­gu­rat de Bor­sip­pa. En tiem­pos de Na­bo­po­la­sar, si­glo VII a.C. (625-605 a. C.), se di­ce en una ta­bli­lla cal­dea: “Mar­duk, el gran dios de Ba­bi­lo­nia, me ha or­de­na­do co­lo­car só­li­da­men­te las ba­ses de la Ete­me­nan­qui has­ta al­can­zar el mun­do sub­te­rrá­neo y ha­cer de es­te mo­do que su cús­pi­de lle­gue has­ta el cie­lo”. En tiem­pos de Na­bu­co­do­no­sor: “La­dri­llos de es­mal­te azul bri­llan­te, es de­cir, es­ta­ba ador­na­da del co­lor del cie­lo pa­ra dar la im­pre­sión de que el edi­fi­cio se per­día en el azul in­fi­ni­to”.

An­te la pre­po­ten­cia del ser hu­mano que tra­ta­ba de equi­pa­rar y lle­gar al Cie­lo, Ya­vé or­de­nó la con­fu­sión de len­guas… (Gé­ne­sis, ca­pí­tu­lo 11). Fue en el año 1913 cuan­do Ro­bert Kol­de­wey, a la sa­zón arqueólogo, ha­lló una ciu­dad que cre­yó que po­dría tra­tar­se de los res­tos de la to­rre de Ba­bel… Se­gún los es­tu­dios rea­li­za­dos, pu­do ha­ber si­do des­trui­da y su­ce­si­va­men­te re­cons­trui­da, por asi­rios, ara­meos y cal­deos.

He­ró­do­to con­ti­núa des­cri­bien­do el im­por­tan­te zi­gu­rat de es­ta for­ma: “Al­re­de­dor de to­das ellas hay una es­ca­le­ra por la par­te ex­te­rior, y en la mi­tad de las es­ca­le­ras un re­llano con asien­tos, don­de pue­den des­can­sar los que suben. En la úl­ti­ma to­rre se en­cuen­tra una ca­pi­lla, y den­tro de ella una gran ca­ma magníficamente dis­pues­ta, y a su la­do una me­sa de oro. No se ve allí es­ta­tua nin­gu­na, y na­die pue­de que­dar­se de no­che, fue­ra de una so­la mu­jer, hi­ja del país, a quien en­tre to­das es­co­ge Dios, se­gún re­fie­ren los Cal­deos, que son sus sa­cer­do­tes”.

En la ac­tua­li­dad so­lo se con­ser­van par­te de las rui­nas, ci­mien­tos, de la an­ti­gua cons­truc­ción, sus ca­si 85 mi­llo­nes de la­dri­llos no han so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiem­po y de su propia His­to­ria.

¿Qué ocu­rrió en So­do­ma y Go­mo­rra?

¿Quién no ha es­cu­cha­do al­gu­na vez de aquel cas­ti­go di­vino que Dios en­vió so­bre los pue­blos de So­do­ma y Go­mo­rra de­bi­do al vi­cio y la per­ver­sión que en ellas rei­na­ba? Fue es jus­to cas­ti­go a aque­llos que ha­bían per­di­do la fe y de­ja­ban de cum­plir las le­yes de Dios...

Una llu­via de fue­go y azu­fre en­vió Ya­vé so­bre ellas se­gún re­la­ta el Gé­ne­sis e in­clu­so cuan­do en su huí­da la mu­jer del vir­tuo­so Lot mi­ró ha­cia atrás que­dó con­ver­ti­da en una “es­ta­tua de sal”... El pa­sa­je del Gé­ne­sis nos di­ce: “En­ton­ces Ya­vé hi­zo llo­ver so­bre So­do­ma y Go­mo­rra fue­go y azu­fre des­de los cie­los. Y des­tru­yó es­tas ciu­da­des y to­das sus lla­nu­ras, to­dos los ha­bi­tan­tes y la ve­ge­ta­ción del sue­lo”.

Du­ran­te la His­to­ria con­tem­po­rá­nea de nues­tra Hu­ma­ni­dad se ha du­da­do de la exis­ten­cia de am­bas ciu­da­des, con­tem­plan­do el re­la­to co­mo par­te de una “Mi­to­lo­gía” re­li­gio­sa con el po­der de con­vic­ción en los fie­les, co­mo un ejem­plo del po­der de Dios.

Pe­ro la Ar­queo­lo­gía vino a de­cir­nos que tal vez es­ta his­to­ria va­ya más allá de la mi­to­lo­gía pa­ra en­trar, de lleno, en la reali­dad. Los ar­queó­lo­gos is­rae­líes bus­ca- ron en la pe­nín­su­la de Li­san que se in­ter­na en el sur del Mar Muer­to, allí en­con­tra­ron res­tos de un asen­ta­mien­to hu­mano, una ciu­dad, con más de 5.000 años de an­ti­güe­dad... En par­te del te­rri­to­rio moa­bi­ta, des­cen­dien­tes de Lot. Cu­rio­sa­men­te en la zo­na se ha­lla­ron res­tos de lo que pa­re­cían es­fe­ras de cris­tal, e in­clu­so par­te del sue­lo es­ta­ba cris­ta­li­za­do... ¿Un nue­vo mis­te­rio? No, qui­zás el re­la­to del Gé­ne­sis lle­va­ba par­te de ver­dad: cuan­do se pro­du­ce una ex­plo­sión ató­mi­ca, co­mo la de Hi­ros­hi­ma o Na­ga­sa­ki, o las ex­pe­ri­men­ta­les en Ála­mo Gordo (EE.UU.) de­ja tras de si una ola de muer­te y des­truc­ción, una es­fe­ra de fue­go lo arra­sa to­do a al­tas tem­pe­ra­tu­ras y es ca­paz de re­du­cir a ce­ni­zas a una per­so­na en cues­tión de se­gun­dos... Aún se con­ser­va en Hi­ros­hi­ma la es­te­la es­pec­tral de una per­so­na vo­la­ti­li­za­da tras la ex­plo­sión, su som­bra es el mu­do re­cuer­do de una tra­ge­dia en la pa­red...y so­bre el te­rri­to­rio ni­pón. Pues bien, ca­si con 5.000 años de di­fe­ren­cia, pa­re­ce que a ori­llas del Mar Muer­to un ca-

ta­clis­mo ató­mi­co ocu­rrió, jus­ta­men­te so­bre la ubi­ca­ción de So­do­ma y Go­mo­rra... ¿Có­mo es po­si­ble? De mo­men­to es inex­pli­ca­ble, pe­ro la mu­jer de Lot más que con­ver­tir­se en es­ta­tua de sal lo hi­zo en es­ta­tua de ce­ni­zas... co­mo los ha­bi­tan­tes de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki en la Pri­me­ra. Guerra Mun­dial.

So­bre So­do­ma de di­ce: “He aquí que es­ta fue la mal­dad de So­do­ma tu her­ma­na: so­ber­bia, sa­cie­dad de pan, y abun­dan­cia de ocio­si­dad tu­vie­ron ella y sus hi­jas; y no ten­dió la mano al afli­gi­do y al men­di­go. Y se lle­na­ron de so­ber­bia y abo­mi­na­ron de mi Ley” (Eze­quiel 16:49-50).

En Ju­das, ver­sícu­lo 7: “Co­mo So­do­ma y Go­mo­rra y las ciu­da­des ve­ci­nas, las cua­les de la mis­ma ma­ne­ra que aque­llos ha­bien­do for­ni­ca­do e ido en pos de vi­cios en con­tra de la na­tu­ra­le­za, fue­ron pues­tas por ejem­plo, su­frien­do cas­ti­go de fue­go eterno”. La de­pra­va­ción era tal que en cier­ta oca­sión los so­do­mi­tas (gen­ti­li­cio de los que vi­vían en So­do­ma) lle­ga­ron a ca­sa de Lot pa­ra abu­sar de los in­vi­ta­dos, Lot les ofre­ció a sus dos hi­jas vír­ge- nes pe­ro es tos res­pon­die­ron: “Lot sa­lió de la ca­sa y se di­ri­gió ha­cia ellos, ce­rran­do la puer­ta de­trás de sí, y les di­jo: ‘Les rue­go, her­ma­nos míos, que no co­me­tan se­me­jan­te mal­dad. Mi­ren, ten­go dos hi­jas que to­da­vía son vír­ge­nes. Se las voy a traer pa­ra que ustedes ha­gan con ellas lo que quie­ran, pe­ro de­jen tran­qui­los a es­tos hom­bres que han con­fia­do en mí hos­pi­ta­li­dad’. Pe­ro ellos le res­pon­die­ron: ‘¡Quí­ta­te de en me­dio! ¡Eres un fo­ras­te­ro y ya quie­res ac­tuar co­mo juez! Aho­ra te tra­ta­re­mos a ti peor que a ellos’. Lo em­pu­ja­ron vio­len­ta­men­te y se dis­po­nían a rom­per la puer­ta” (Gn 19, 6-9).

Tras leer es­to y co­no­cien­do al Dios (Ya­vé) jus­ti­cie­ro de la épo­ca el cas­ti­go no se ha­ría de ro­gar... Lle­gó pron­to en for­ma de llu­via de fue­go y azu­fre.

Se­gún los ex­per­tos que han vi­si­ta­do el lu­gar las ca­rac­te­rís­ti­cas que pre­sen­ta el te­rreno son las mis­mas que las que pre­sen­tan las are­nas de Whi­te Sands, en Es­ta­dos Uni­dos, tras las prue­bas ató­mi­cas... Y la pre­gun­ta que flo­ta es: ¿Quién ha­ce 5.000 años po­seía el po­der ató­mi­co? La res­pues­ta es na­die. Qui­zás so­lo el po­der de Dios fue ca­paz de ello, o qui­zás un fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co... ca­paz de ge­ne­rar una des­truc­ción lo­cal, pe­ro las cau­sas cier­tas no se co­no­cen, so­lo su al­can­ce.

El doc­tor en Fí­si­ca Mi­chael Agrest lle­gó a la con­clu­sión que so­lo una ex­plo­sión de im­por­tan­tes ca­rac­te­rís­ti­cas po­dría ha­ber cau­sa­do la de­vas­ta­ción que nos mues­tran los se­di­men­tos cris­ta­li­nos, a to­do ello hay que aña­dir­le el in­cre­men­to en la ra­dio­ac­ti­vi­dad na­tu­ral que en­con­tra­mos en la zo­na don­de se ha­lla­ron los res­tos ar­queo­ló­gi­cos y la ener­gía que lo pu­do ha­ber pro­vo­ca­do... Pa­re­ce que el mi­to de­ja de ser mi­to pa­ra co­brar reali­dad...

El mis­te­rio del Ar­ca de Noé

Ha­ce va­rios mi­le­nios, en torno al año 6000 a.C., el cie­lo co­men­zó a tro­nar y lo que en prin­ci­pio era una sua­ve llu­via se tor­nó, en breve en una caí­da to­rren­cial del lí­qui­do ele­men­to. Pa­sa­ban los días y no de­ja­ba de llo­ver, el ni­vel de las aguas subía pe­li­gro­sa­men­te, pron­to, los ha­bi­tan­tes de aque­lla zo­na del mun­do –se cree que en las pro­xi­mi­da­des del Mar Ne­gro– co­rrie­ron ha­cia zo­nas más al­tas, po­co se pu­do ha­cer... Mu­chos pe­re­cie­ron en aque­lla gran tormenta, en aquel gran di­lu­vio que azo­tó a aque­lla zo­na. So­lo se sal­va­ron aque­llos que em­bar­ca­ron en una mis­te­rio­sa na­ve que cons­tru­yó el pa­triar­ca de la fa­mi­lia Noé, pe­ro... ¿exis­tió de ver­dad aquel gran di­lu­vio del que nos ha­bla la Bi­blia?

Por los es­tra­tos geo­ló­gi­cos de la zo­na del Mar Muer­to que se han ido es­tu­dian­do en di­fe­ren­tes prue­bas ar­queo­ló­gi­cas pa­re­ce que po­dría con­te­ner una ver­dad que es la de una im­por­tan­te inun­da­ción lo­cal. Se cree que la me­nos ha­ce 10.000 años allí mis­mo hu­bo una inun­da­ción que arra­só la zo­na y cu­yos ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos es­tán apa­re­cie­ron aho­ra fru­to del tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res.

Pa­re­ce que el di­lu­vio tu­vo que ver más con un pro­ble­ma de ca­len­ta­mien­to glo­bal y del des­hie­lo de los po­los que in­cre­men­tó el agua, lo que hi­zo que el Me­di­te­rrá­neo se des­bor­da­ra, las aguas del Egeo se des­bor­da­ran y se abrie­ra el ca­nal del Bós­fo­ro que co­men­zó a lle­nar de agua una hen­di­du­ra am­plía en el te­rreno que hoy se la co­no­ce co­mo el Mar Ne­gro. To­dos los pue­blos que se asen­ta­ban den­tro de ella se vie­ron abo­ca­dos a la sú­bi­ta tra­ge­dia al co­men­zar a caer to­ne­la­das de agua fru­to de la cre­ci­da. Co­mo con­se­cuen­cia de ello hoy se han en­con­tra­do res­tos y ves­ti­gios a 165 m de pro­fun­di­dad y lo que pu­die­ran ser asen­ta­mien­tos hu­ma­nos ha­cía la fe­cha, to­do ello gra­cias al tra­ba­jo del Dr. Ba­llard que ava­la­ría es­ta teo­ría del des­bor­da­mien­to. Con

ello los doc­to­res Ryan y Pit­man, de la Universidad de Co­lum­bia, ha­bla­rían en si­mi­la­res tér­mi­nos afir­man­do que los su­per­vi­vien­tes se dis­per­sa­rían en­tre Eu­ro­pa, Per­sia y Egip­to.

En la tra­ge­dia del Di­lu­vio tam­bién se en­cuen­tran ana­lo­gías con el poe­ma de Gil­ga­mesh com­pa­ran­do los pa­sa­jes del mi­to de Uta-na-pis­tim con los del di­lu­vio ju­deo­cris­tiano.

Tam­bién se ve un di­lu­vio lo­ca­li­za­do en la cre­ci­da del río Ti­gris o Eú­fra­tes aso­cián­do­los con el di­lu­vio del Gé­ne­sis bí­bli­co-me­so­po­tá­mi­co. Pu­do ha­ber­se tam­bién tra­ta­do de un tsu­na­mi pro­vo­ca­do por el volcán Et­na al en­trar en erup­ción. Una in­ves­ti­ga­ción de 2006 in­di­ca que ha­bría ocu­rri­do ha­cía el 6000 a.C., y crean­do un tsu­na­mi que aso­ló el Me­di­te­rrá­neo, por ejem­plo en el asen­ta­mien­to de Atlit Yam (Israel), hoy se en­cuen­tra ba­jo el ni­vel del mar y sus es­tra­tos nos di­cen que fue aban­do­na­do rá­pi­da­men­te ha­cía esa fe­cha apro­xi­ma­da.

Ade­más es cu­rio­so es­tu­diar có­mo en di­fe­ren­tes cul­tu­ras se da igual­men­te la tra­ge­dia del Di­lu­vio Uni­ver­sal. Los hin­dúes a tra­vés de las Es­cri­tu­ras Vé­di­cas nos ha­blan del rey Sva­yamb­hu­va Ma­nu, es­te fue avi­sa­do del di­lu­vio por una en­car­na­ción de Vis­nú una en­car­na­ción de uno de sus dio­ses en for­ma de un pez. Es­te pez arras­tra­ría el bar­co de Ma­nu sal­ván­do­lo de la des­truc­ción.

En Gre­cia se ha­bla de la ira de Po­sei­dón ori­gi­nan­do ese Di­lu­vio pa­ra aca­bar con la exis­ten­cia del hom­bre... Pro­me­teo le di­jo a su hi­jo que cons­tru­ye­ra un ar­ca pa­ra sal­var­se y Deu­ca­lión así lo hi­zo jun­to a Pi­rra (su es­po­sa) y su fa­mi­lia. To­dos ellos jun­to a sus ani­ma­les so­bre­vi­vie­ron. Los Ma­pu­ches tie­ne su propia tradición que nos ha­bla en si­mi­la­res tér­mi­nos y la lu­cha en­tre las dos ser­pien­tes Treng treng vi­lu y Cai­cai Vi­lu. Así ellos tam­bién ha­blan en sus textos sa­gra­dos de un di­lu­vio y un cas­ti­go di­vino.

Los ha­bi­tan­tes de la mí­ti­ca, y mis­te­rio­sa, Is­la de Pas­cua nos ha­blan de có­mo sus an­te­pa­sa­dos lle­ga­ron a la is­la es­ca­pan­do de la inun­da­ción de un mí­ti­co con­ti­nen­te o is­la lla­ma­da Hi­va. En la mi­to­lo­gía Ma­ya se ha­bla tam­bién de un di­lu­vio ori­gi­na­do por el dios Hu­ra­cán. Los az­te­cas en el “Có­di­ce Bor­gia” ha­blan del mun­do di­vi­di­do en eda­des, la úl­ti­ma de ellas ter­mi­nó con un gran di­lu­vio a ma­nos de la dio­sa Chal­chitli­cue.

El pue­blo In­ca nos di­ce có­mo Vi­ra­co­cha des­tru­yó los gi­gan­tes con una gran inun­da­ción –¿aque­llos Elohim que se mez­cla­ron con las hu­ma­nas y tu­vie­ron des­cen­den­cia?–, sien­do dos per­so­nas re­po­bla­ron la Tie­rra: Man­co Cá­pac y Ma­ma Ocllo - ¿Adán y Eva?–.

Los Uros del Lago Ti­tica­ca di­cen que tras el Di­lu­vio Uni­ver­sal allí fue don­de pri­me­ro lle­ga­ron los ra­yos del Sol. Evi­den­te­men­te, las le­yen­das y tra­di­cio­nes en torno al Di­lu­vio se­gui­rían por to­das las cul­tu­ras. Y hoy, a la luz de to­dos los da­tos, ¿quién du­da de su exis­ten­cia?

“Anu­ma Elish” o de có­mo la Bi­blia co­pió a otras re­li­gio­nes

Uno de los textos más sa­gra­dos y más leídos del mun­do es, sin du­das, la Bi­blia. La pa­la­bra de Dios, sus re­ve­la­cio­nes, los pro­fe­tas, el Ini­cio de los Tiem­pos… El li­bro es en sí una mag­ní­fi­ca obra de en­se­ñan­zas, me­tá­fo­ras, pa­ra­do­jas y de­be ser en­ten­di­do co­mo una ver­dad in­du­da­ble y ori­gi­nal.

Sin em­bar­go, en torno a la Bi­blia se aso­man nu­bes de du­das, du­das en cuan­to a su ori­gen pues no son po­cos los ex­per­tos y es­tu­dio­sos de la mis­ma que afir­man que po­dría ha­ber be­bi­do de fuen­te de otras re­li­gio­nes y cul­tu­ras, es de­cir, mu­chos de los pa­sa­jes que en ella se re­co­gen po­drían no ser ori­gi­na­les y si ha­ber si­do asi­mi­la­do de otros textos sa­gra­dos de otras re­li­gio­nes.

Así la Bi­blia se­ría una suer­te de puzz­le con mu­chas pie­zas to­ma­das de otras re­li­gio­nes, de mi­tos an­ti­guos, de pen­sa­mien­to de vie­jos sa­bios, que con el pa­so del tiem­po ha ido a in­te­grar­se co­mo una ver­dad del li­bro ob­vian­do los orí­ge­nes ini­cia­les de mu­chas de las en­se­ñan­zas que en su in­te­rior se cuen­tan. Pa­ra unos se tra­ta de una co­pia des­ca­ra­da de otros textos, pa­ra otros una “obra ins­pi­ra­da”…

En­ten­dién­do­la co­mo me­jor en­ten­da­mos, si es cier­to que hay mi­tos bí­bli­cos que son ca­si exac­tos a los mi­tos de otras re­li­gio­nes y que, evi­den­te­men­te, han de­bi­do ser co­pia­dos, asi­mi­la­dos o trans­for­ma­dos y adap­ta­dos…

Vea­mos uno de esos li­bros de los que la Bi­blia pue­de ha­ber be­bi­do… Se lla­ma “Enu­ma Elish” y es un mi­to ba­bi­ló­ni­co, un mi­to cos­mo­gó­ni­co, que re­la­ta en ese poe­ma épi­co –el más an­ti­guo co­no­ci­do por nues­tra Hu­ma­ni­dad– la his­to­ria de un hé­roe lla­ma­do Gil­ga­mesh quien se en­cuen­tra con su an­te­pa­sa­do Ut­na­pish­ti­men, el cual le na­rra có­mo pri­me­ro los dio­ses re­ce­lan­do de los se­res hu­ma­nos lo quie­ren ma­tar y pa­ra ello lo cas­ti­gan con un tre­men­do Di­lu­vio, no obs­tan­te el dios Ea re­ve­la a Ut­na­pish­ti­men que pue­de cons­truir un ar­ca y em­bar­car en su in­te­rior a su fa­mi­lia y a pa­re­jas de ani- ma­les pa­ra cuan­do de­je de llo­ver po­der ini­ciar una nue­va vi­da… La si­mi­li­tud con el Di­lu­vio Uni­ver­sal y el mi­to de Noé y el Ar­ca son más que evi­den­tes.

De la re­li­gión Maz­deís­ta, de ori­gen per­sa, más an­ti­gua que el pro­pio ju­daís­mo, is­la­mis­mo y cris­tia­nis­mo, to­ma tam­bién otras en­se­ñan­zas. Es­ta re­li­gión te­nía al gran pro­fe­ta lla­ma­do Za­rat­hus­tra, y es él el que pre­di­ce la se­gun­da ve­ni­da de un me­sías, el cual se­rá el sal­va­dor cu­yo ad­ve­ni­mien­to anun­cia la pro­xi­mi­dad del jui­cio fi­nal. Pe­ro ade­más do­ta al me­sías de unas cua­li­da­des que les so­na­rá: re­su­ci­ta­rá a los muer­tos, se­pa­ra­rá a los bue­nos de los ma­los y los juz­ga­rá… Las ana­lo­gías con el Jui­cio Fi­nal y Cris­to son más que evi­den­tes.

Si­guien­do con es­ta mis­ma re­li­gión, la Maz­deís­ta, des­ta­ca la sin­gu­la­ri­dad del ser hu­ma­na a la pre­des­ti­na­ción, el hom­bre ten­dría li­bre al­be­drío, era li­bre de pe­car o no, y en ba­se a ello ser re­com­pen­sa­do o cas­ti­ga­do en la vi­da ul­te­rior cuan­do se le juz­gue en la otra vi­da… ¿Les re­sul­ta fa­mi­liar?

El dios Ahu­ra Maz­da, del Maz­deís­mo, y sien­do una di­vi­ni­dad bon­da­do­sa y crea­do­ra, tie­ne otra cu­rio­sa ana­lo­gía: él creó el mun­do y a los pri­me­ros se­res hu­ma­nos. Sin em­bar­go, con el bien tam­bién na­ce el mal y su di­vi­ni­dad an­ta­go­nis­ta –re­cor­da­mos que den­tro de la re­li­gión Maz­deís­ta– y mal­va­da lla­ma­da An­gra Main­yu. Es­ta dei­dad en­ga­ñó a los hom­bres di­cién­do­les que él era el ver­da­de­ro crea­dor del mun­do y aque­llos pri­me­ros se­res hu­ma­nos lo cre­ye­ron. La ma­lé­vo­la dei­dad ma­ta al pa­dre de es­tos hom­bres sin que es­tos lo de­fen­die­ran. La dei­dad ori­gi­nal, la del Bien, Ahu­ra Maz­da mon­ta en có­le­ra y cas­ti­ga al ser hu­mano a ser eter­na­men­te mor­ta­les… La ana­lo­gía, pues, con el mi­to de Adán y Eva, es evi­den­te, así co­mo el pe­ca­do ori­gi­nal.

Un úl­ti­ma ana­lo­gía: el mal en el Maz­deís­mo es­tá en­car­na­do por la fi­gu­ra de la ser­pien­te co­mo el enemi­go de Dios. Pe­ro hay más fuen­tes de las cua­les be­be la Bi­blia… El Mi­traís­mo es un culto ce­le­bra­do en el hin­duís­mo vé­di­co y que pa­sa al mun­do per­sa cu­ya di­vi­ni­dad es el dios vi­vien­te Mi­tra. Mi­tra mue­re cru­ci­fi­ca­do y vuel­ve a la vi­da… Su na­ci­mien­to es el 25 de di­ciem­bre y na­ció en­tre pas­to­res…

Den­tro del Mi­traís­mo te­ne­mos más ana­lo­gías con Cris­to. Mi­tra se en­fren­ta al to­ro sa­gra­do y lo car­ga, co­mo los pe­ca­dos, so­bre sus hom­bros… Es lo que se de­no­mi­na el trán­si­to o Pa­sión de Mi­tra. Cu­rio­sa­men­te sa­cri­fi­ca al to­ro y su san­gre se con­vier­te en vino que se to­ma­ra en ce­le­bra­ción de los mi­trai­cums. Mi­tra ce­na con sus com­pa­ñe­ros, tal co­mo lo ha­ce Je­sús con sus do­ce após­to­los pa­ra pos­te­rior­men­te su­bir al cie­lo…

La Bi­blia tie­ne, por tan­to, fuen­tes de las que ha nu­tri­do sus pá­gi­nas, adap­tan­do textos, epo­pe­yas y mi­tos y dán­do­le la for­ma cris­tia­na que­dan­do en­mar­ca­da den­tro de la mis­ma y cu­yo des­co­no­ci­mien­to por par­te del res­to de los pro­fa­nos en es­ta ma­te­ria ha he­cho dar­le la ve­ra­ci­dad al texto des­de­ña­do, por des­co­no­ci­mien­to, a es­tos otros más an­ti­guos y ori­gi­na­les.

De­ter­mi­na­dos textos bí­bli­cos han si­do co­pia­dos y adap­ta­dos de las an­ti­guas re­li­gio­nes y hoy, a la luz de la in­for­ma­ción y ac­ce­si­bi­li­dad pue­den ser com­pa­ra­dos y des­cu­brir co­mo real­men­te han si­do to­ma­dos de otras fuen­tes.

Es­tos son so­lo al­gu­nos de los mis­te­rios que con­tie­ne el li­bro más leí­do y más sa­gra­do del mun­do don­de, en­tre sus pá­gi­nas, sin du­da, se es­con­den otros enig­mas que no he­mos sa­bi­do aún des­cu­brir.

En el ya­ci­mien­to de Tel Zal­fit, en Israel fue des­cu­bier­ta la puer­ta de en­tra­da a la le­gen­da­ria ciu­dad de Gat, cu­na del bí­bli­co Go­liat. Ade­más de la puer­ta fue­ron ha­lla­dos res­tos de una mu­ra­lla, un tem­plo y una he­rre­ría

LOS AR­QUEÓ­LO­GOS DE LA UNIVERSIDAD BAR-LLAN, en el trans­cur­so de sus ex­ca­va­cio­nes, des­cu­brie­ron la puer­ta de en­tra­da a la mí­ti­ca ciu­dad de Gat, la ciu­dad fi­lis­tea que re­la­ta la Bi­blia co­mo ho­gardel gi­gan­te Go­liat.

UNO DE LOS HA­LLAZ­GOS MÁS CON­TRO­VER­TI­DOS es la lla­ma­da “bar­ca de Pe­dro”, en­te­rra­da en el fan­go del Lago de Ga­li­lea y da­ta­da en el si­glo I, úni­co mo­ti­vo por el que se ha lla­ma­do así y por lasana­lo­gías que ten­dría con la em­bar­ca­ción del após­tol.

Res­tos de los pue­blos de So­do­ma y Go­mo­rra.

LA TO­RRE DE BA­BEL era un zi­gu­rat, una cons­truc­ción muy ca­rac­te­rís­ti­ca de los an­ti­guos per­sas. Los zi­gu­rats se­rían el equi­va­len­te a las pi­rá­mi­des de Egip­to, y des­ta­ca­ban por su im­por­tan­te fun­ción ri­tual: eran un cen­tro depo­der y de ener­gía má­gi­ca.

PA­RE­CE QUE A ORI­LLAS DEL MAR MUER­TO un ca­ta­clis­mo ató­mi­co ocu­rrió, jus­ta­men­te so­bre la ubi­ca­ción de So­do­ma y Go­mo­rra... ¿Có­mo es po­si­ble? De mo­men­to es inex­pli­ca­ble pe­ro la mu­jer de Lot más quecon­ver­tir­se en es­ta­tua de sal lo hi­zo en es­ta­tua de ce­ni­zas...

la bi­blia es uno de los textos más sa­gra­dos y leídos del mun­do. la pa­la­bra de Dios, sus re­ve­la­cio­nes, los pro­fe­tas, el ini­cio de los Tiem­pos... El li­bro es en sí una mag­ní­fi­ca obra de en­se­ñan­zas, me­tá­fo­ras, pa­ra­do­jas yde­be ser en­ten­di­do co­mo una ver­dad in­du­da­ble y ori­gi­nal.

Es­cul­tu­ra del Ar­ca de Noé, si­tua­da en uno de los ca­na­les de Ve­ne­cia, Ita­lia.

el mi­traís­mo es un culto ce­le­bra­do en el hin­duís­mo vé­di­co, que pa­sa al mun­do per­sa, cu­ya di­vi­ni­dad es el dios vi­vien­te mi­tra. mi­tra mue­re cru­ci­fi­ca­do y vuel­ve a la vi­da... su na­ci­mien­to es el 25 de di­ciem­bre yna­ció en­tre pas­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.