Moi­sés y el éxodo he­breo

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto moi­sés ga­rri­do Váz­quez

Una de las ma­yo­res epo­pe­yas bí­bli­cas apa­re­ce re­fle­ja­da en el Éxodo del An­ti­guo test Amen­to. El “pue­blo ele­gi­do”, los is­rae­li­tas, tras li­be­rar­se de la es­cla­vi­tud hu­yen de Egip­to y, guia­dos por Ya­vé, se di­ri­gen ha­cia la Tie­rra Pro­me­ti­da. Los en­cuen­tros con lo so­bren Atur Al, las even­tua­li­da­des de to­do ti­po y las lu­chas con otros pue­blos pa­ra sal­va­guar­dar su pu­re­za ét­ni­ca ha­cen de la his­to­ria de mois És y su gen­te un re­la­to fas­ci­nan­te. Pe­ro ¿ocu­rrió to­do ello tal y co­mo lo cuen­ta la Bi­blia? ¿Qué in­ter­pre­ta­cio­nes ofre­cen los especialistas?

¿Aca­so son mi­tos ar­cai­cos o hay al­gún tras­fon­do his­tó­ri­co?

“Na­da se­ría más erró - neo que l a su­po­si­ción de que la his­to­ria bí­bli­ca es un re­gis­tro de he­chos reales; los cuen­tos de la Bi­blia pue­den con­te­ner un nú­cleo his­tó­ri­co, pe­ro es­te nú­cleo es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil de de­ter­mi­nar”, se­ña­la­ba Karl Kautsky en El cris­tia - nis­mo. Sus orí­ge­nes y fun­da­men­tos (1908). Cier ta­men­te, no po­de­mos sos­te­ner que l o na­rra­do en el se­gun­do li­bro del Pen­ta­teu­co (pa­ra l os he­breos, l a To­rá), el Éxodo, ha­ya ocu­rri­do real­men­te, aun­que po­sea un mí­ni­mo sus­tra­to his­tó­ri­co. Las pá­gi­nas que des­cri­ben la li­be­ra­ción de los ju­díos de la es­cla­vi­tud de Egip­to – en­ca­be­za­dos por Moi­sés, el cau­di­llo que re­ci­bió del mis­mí­si­mo Ya­vé las Ta­blas de la Ley en el mon­te Si­naí–, con­tie- nen mu­chos ele­men­tos mi­to­ló­gi­cos to­ma­dos de vie­jas tra­di­cio­nes pa­ga­nas. Y es que, cuan­do exa­mi­na­mos la odi­sea que co­men­zó a vi­vir un pue­blo de pas­to­res de Orien­te Me­dio que, al pa­re­cer, man­tu­vo hi­lo di­rec to con Ya­vé, nos sor­pren­de­mos an­te la can­ti­dad de he­chos in­ve­ro­sí­mi­les que, in­clu­so, con­tra­di­cen la his­to­ria de la crea­ción des­cri­ta en el Gé­ne­sis. “Nin­gu­na jus­ta di­vi­ni­dad uni­ver­sal ha­bría que­ri­do ni po­di­do com­por­tar­se de ma­ne­ra in­jus­ta­men­te par­cial con re­la­ción a un so­lo pue­blo; so­bre to­do, ba­sán­do­se en el úni­co ar­gu­men­to de ha­ber­lo ele­gi­do por­que lo ‘ama’, y no por­que sea jus­to y rec­to, ya que, por el con­tra­rio, es un pue­blo ‘muy ter­co’”, sos­tie­ne Pier­gior­gio Odi­fred­di, ma­te­má­ti­co y profesor de Ló­gi­ca.

Aun así, pa­ra el ju­daís­mo, la his­to­ria del éxodo de Egip­to es de im­por tan­cia ca­pi­tal y ocu­pa un lu­gar cen­tral en sus fir­mes creen - cias. Por lo pron­to, he­mos de pre­gun­tar­nos: ¿Es po­si­ble que el Crea­dor del Uni­ver­so y de la Tie­rra op­ta­ra por ele­gir y de­fen­der a un so­lo pue­blo, ex­clu­yen­do al res­to? ¿Por qué esa pre­di­lec­ción? ¿Qué te­nía de es­pe­cial el pue­blo he­breo? Qui­zás, una res­pues­ta con­vin­cen­te sea la que nos ofre­ce el escritor Fer­nan­do de Or­ba­ne­ja en su li­bro Lo que ocul­ta la Igle­sia (20 02): “El pue­blo de Israel, pe­que­ño, dé­bil, dis­par y ro­dea­do de enemi­gos, ne­ce­si­ta­ba de un ins­tru­men­to que le per­mi­tie­ra man­te­ner­se uni­do y so­bre­vi­vir co­mo pue­blo. Asi­mis­mo, ne­ce­si­ta­ba fi­jar unas nor­mas que ri­gie­ran su so­cie­dad. La Bi­blia, re­co­gien­do por es­cri­to las tra­di­cio­nes ora­les, vie­ne a cu­brir to­das es­tas ne­ce­si­da­des. Pa­re­ce ló­gi­co que en ella apa­rez­ca el pue­blo de Israel co­mo el ele­gi­do por Dios, y que el De­cá­lo­go, que re­su­mía su con­duc­ta, hu­bie­ra si­do es­cri­to por el mis­mo Dios”. Qué du­da ca­be que esas tra­di­cio­nes mí­ti­cas, trans­mi­ti­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, im­pri­mió al pue­blo de Israel fuer­za y se­gu­ri­dad fren­te a las ad­ver­si­da­des. Esa au­to­es­ti­ma sus­ten­ta­da en la fe re­li­gio­sa, les ha he­cho su­po­ner que son su­pe­rio­res al res­to de pue­blos. No en vano, creen ser el “pue­blo ele­gi­do” por Dios.

Alian­za sa­gra­da

To­do co­mien­za en el Gé­ne­sis (cap. 12, vers. 1-3), cuan­do en el si­glo X X a.C. Ya­vé or­de­na a Abraham: “Ve­te de tu tie­rra, de en­tre tus pa­rien­tes y de la ca­sa de tu pa­dre, a la tie­rra que te mos­tra­ré. Ha­ré de ti una na­ción grande, te ben­de­ci­ré, en­gran­de­ce­ré tu nom­bre y se­rás ben­de­ci­do. Ben­de­ci­ré a los que te ben­di­gan, y a los que te mal­di­gan mal­de­ci­ré; y se­rán ben­di­tas en ti to­das las familias de la tie­rra ”.

Tras aban­do­nar Ha­rán ( en Ur, Me­so­po­ta­mia), el fer­vo­ro­so Abraham y su fa­mi­lia, en­tre ellos su so­brino Lot, atra­ve­sa­ron l as tie­rras de Ca­naán (ac tual Pa­les­ti­na), Si­quem y Ne­guev pa­ra di­ri­gir­se a Egip­to. No va­mos a con­tar las vi­ci­si­tu­des, los líos con­yu­ga­les y los por ten­tos mi­la­gro­sos pro­ta­go­ni­za­dos por Abraham y sus des­cen­dien­tes du­ran­te to­do ese pe­ri­plo nó­ma­da a tra­vés de cier tas ru­tas co­mer­cia­les que con­du­cían a las fér­ti­les tie - rras del Ni­lo. Ni tam­po­co nos pa­ra­re­mos en de­ta­llar los víncu­los tan di­rec tos que man­tu­vie­ron con los faraones (cu­yos nom­bres no se ci­tan en la Bi­blia), co­mo fue el ca­so de Jo­sé, hi­jo de Ja­cob, que pa­só de ser un es­cla­vo a

lo­grar un des­ta­ca­do pues­to en la cor te del fa­raón gra­cias a su sa­bi­du­ría y a sus do­tes co­mo in­tér­pre­te de sue­ños.

Lo cier to es que esa alian­za tan se­lec­ti­va que es­ta­ble­ce Ya­vé con Abraham, cuan­do di­cho pa­triar­ca con­ta­ba con no­ven­ta y nue­ve años, apa­re­ce re­fle­ja­da al prin­ci­pio del cap. 17 del Gé­ne­sis: “Yo soy El-Sad­dai (Dios Om­ni­po­ten­te), an­da en mi pre­sen­cia y sé per­fec­to. Yo es­ta­ble­ce­ré mi Alian­za con­ti­go y te mul­ti­pli­ca­ré en mo­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te grande. He aquí mi Alian­za con­ti­go: Tú lle­ga­rás a ser pa­dre de una mu­che­dum­bre de pue­blos”. Ya­vé ga­ran­ti­za que esa Alian­za con Abraham se­rá per­pe­tua, a tra­vés de to­da su des­cen­den­cia, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Úni­ca­men­te pi­de co­mo signo del pac­to que “to­do va­rón en­tre vo­so­tros se­rá cir­cun­ci­da­do. Vo­so­tros cir­cun­ci­da­réis la car­ne de vues­tro pre­pu­cio y és­ta se­rá la se­ñal de la Alian­za en­tre mí y vo­so­tros”.

Es­te su­pues­to “plan di­vino” es­ta­ble­ci­do en­tre Ya­vé y los is­rae­li­tas tie­ne su cul­mi­na- ción con la fi­gu­ra de Moi­sés, que se en­car­gó de lle­var al “pue­blo ele­gi­do” has­ta la Tie­rra Pro­me­ti­da. Cu­rio­sa­men­te, el ce­lo de Ya­vé es no­to­rio con­tra otros dio­ses (lo que sig­ni­fi­ca - ría que Ya­vé no es el úni­co dios, lo cual de­ja en en­tre­di­cho el rí­gi­do mo­no­teís­mo he­breo), con­di­cio­nan­do a los is­rae­li­tas a man­te­ner una au­to­se­gre­ga­ción ét­ni­ca, co­mo se apre­cia en Éxodo 23, 31-32: “Yo ex­ten­de­ré tus con­fi­nes des­de el mar Ro­jo has­ta el mar de l os Fi­lis­teos, des­de el Desier to has­ta el Río; por­que yo pon­dré en vues­tras ma­nos a los ha­bi­tan­tes del país y tú los arro­ja­rás de tu pre­sen­cia. No ha­rás alian­za con ellos ni con sus dio­ses. No los de­ja­rás ha­bi­tar en tu tie­rra pa­ra que no te in­ci­ten a pe­car con­tra mí, sir vien­do a sus dio­ses, lo cual se­ría pa­ra ti oca­sión de rui­na”.

Moi­sés, el li­ber­ta­dor

Las pro­me­sas de Ya­vé ex­pre­sa­das en el Gé­ne­sis las ve­mos, pues, cum­pli­das en el li­bro del Éxodo. Re­su­mien­do la his­to­ria de Moi­sés (del egip­cio mo, agua, yus­hé, sal­va­do), he­mos de re­sal­tar que fue res­ca­ta­do por una de las hi­jas del fa­raón egip­cio, tras ser ha­lla­do sien­do un be­bé en una ces­ta de pa­pi­ro escondida en­tre las ca­ñas del Ni­lo, ya que su fa­mi­lia evi­tó así que fue­ra víc­ti­ma de la ma­tan­za de to­dos los ni­ños ju­díos va­ro­nes.

Sien­do ma­yor, y mien­tras apa­cen­ta­ba el ga­na­do de su sue­gro en el mon­te Ho­reb, se le apa­re­ció Ya­vé en lla­ma de fue­go, en me­dio de una zarza. Cuan­do se apro­xi­mó, es­cu­chó un voz que le di­jo: “No te acer­ques. Qui­ta el cal­za­do de tus pies, por­que el lu­gar en que tú es­tás es tie­rra san­ta. Yo soy el Dios de tu pa­dre; el Dios de Abraham; el Dios de Isaac y el Dios de Ja­cob” (Éx.3, 5 - 6). A con­ti­nua­ción, Ya­vé le or­de­na: “He vis­to la aflic­ción de mi pue­blo en Egip­to, he oí­do el cla­mor que le arran­ca su opre­sión y co­noz­co sus an­gus­tias. He des­cen­di­do pa­ra li­brar­lo de la mano de los egip­cios, sa­car­lo de aque­lla tie­rra y lle­var­lo a una tie­rra bue­na y es­pa­cio­sa (...) Ve, pues, yo te en---

vío al Fa­raón pa­ra que sa­ques a mi pue­blo, los hi­jos de Israel, de Egip­to”. En­ton­ces, Ya­vé dio po­tes­tad a Moi­sés pa­ra rea­li­zar mi­la­gros an­te los egip­cios. Moi­sés se con­vir tió así en pro­fe­ta de Dios. Sin em­bar­go, re­sul­tó in­fruc­tuo­so su in­ten­to de con­ven­cer al fa­raón pa­ra que de­ja­ra li­bre a los hi­jos de Israel. Ya­vé de­ci­de ac tuar di­rec ta­men­te lan­zan­do diez pla­gas con­tra el pue­blo egip­cio, sien­do la úl­ti­ma la más te­rri­ble de to­das: “Acon­te­ció, pues, que a eso de la me­dia­no­che ma­tó Ya­vé a to­dos los pri­mo­gé­ni­tos de la tie­rra de Egip­to, des­de el pri­mo­gé­ni­to del Fa­raón, su su­ce­sor en el trono, has­ta el pri­mo­gé­ni­to del es­cla­vo, re­clui­do en la cár­cel, y a to­dos los pri­mo­gé­ni­tos de los ani­ma­les” (É x. 12,29).

Lla­ma la aten­ción, ade­más de la cruel­dad de Ya­vé, la fal­ta de precisión res­pec to a la ex ten­sión geo­grá­fi­ca de la Tie­rra Pro­me­ti­da, pues si lee­mos Deu­te­ro­no­mio 1,7, Ya­vé se re­fie­re a “la mon­ta­ña de los amo­rreos y to­dos sus ve­ci­nos, en el Ara­bá, en la mon­ta­ña, en la Se­fe­lá, en el Ne­gueb, en el li­to­ral, en la tie­rra de los Ca­na­neos, en el Lí­bano, has­ta el río grande, el Éu­fra­tes. He aquí los do­mi­nios que yo pon­go en vues­tras ma­nos”. Mien­tras que si con­sul­ta­mos pa­sa­jes pos­te­rio­res, lee - re­mos: “Ya­vé arro­ja­rá le­jos de vo­so­tros es­tas na­cio­nes y las con­quis­ta­réis a pe­sar de ser más po­ten­tes y nu­me­ro­sas que vo­so­tros. Cuan­to pi­se la plan­ta de vues­tros pies se­rá vues­tro, y vues­tras fron­te­ras se ex­ten­de­rán des­de el desier to al Lí­bano, des­de el río, el Éu­fra­tes, al mar oc­ci­den­tal (el Me­di­te­rrá­neo)” (D t.11, 23-24). Y si nos di­ri­gi­mos al ini­cio del li­bro de Jo­sué, ve­re­mos que esas tie­rras se ex tien­den aún más le­jos. No es de ex tra­ñar que, hoy día, al­gu­nos ju­díos fun­da - men­ta­lis­tas re­cla­men tie­rras que van más allá de Orien­te Me­dio, has­ta Asia Me­nor, en con­cre­to los te­rri­to­rios que fue­ron do­mi­na­dos en su día por el im­pe­rio de los hi­ti­tas (ac­tua­les Si­ria y Turquía).

Por su­pues­to, tam­po­co de­ja de sor­pren­der­nos la gran si­mi­li­tud que tie­ne el epi­so - dio que re­la­ta la sal­va­ción de Moi­sés de las aguas del Ni­lo con una his­to­ria le­gen­da­ria re­fe­ri­da al fundador del im­pe­rio aca­dio, Sar­gón el Grande, que vi­vió en­tre los años 2334 a.C. y 2193 a.C. apro­xi­ma­da­men­te: “Mi ciu­dad es Azu­pi­ra­nu, so­bre los ban­cos de are­na del Éu­fra­tes. Mi ma­dre me con­ci­bió en se­cre­to. Me pu­so en un ces­to de jun­cos, y se­lló el fon­do con be­tún. Me de­po­si­tó en el río, que me aco­gió y lle­vó don­de Ak­ki, ex trac­tor del agua. Ak­ki, ex­trac­tor del agua, me adop­tó co­mo hi­jo y me crió. Ak­ki, ex­trac­tor del agua, me con­vir tió en su jar­di­ne­ro. Y mien­tras era jar­di­ne­ro, l a dio­sa Ist­har me con­ce­dió su

amor, y yo reiné du­ran­te años”. Se tra­ta, a to - das lu­ces, de un re­la­to muy ar­que­tí­pi­co que se re­pi­te en dis­tin­tos con­tex tos re­li­gio­sos, pues tam­bién Krish­na fue aban­do­na­do por su ma­dre en una ces­ta de ca­ñas que fue de­po­si­ta­da en un río, sien­do sal­va­do por otra mu­jer.

En bus­ca de la tie­rra pri­me­ti­da

El fa­raón, hu­mi­lla­do an­te la au­to­ri­dad de Ya­vé, de­ci­de por fin que los is­rae­li­tas pue­dan mar­char­se de Egip­to (even­to que se si­túa en torno al 1300 a.C.), sin em­bar­go no tar­dó mu­cho en arre­pen­tir­se, for­man­do i nme­dia­ta­men­te un ejér­ci­to pa­ra per­se­guir a Moi­sés y a su gen­te. Y fue ahí cuan­do acon­te­ce un fan­tás­ti­co su­ce - so que he­mos vis­to en to­do su es­plen­dor en el f ilm Los Diez Man­da­mien­tos, pro­ta­go­ni­za­do por Charl­ton Hes­ton en 1956: Moi­sés, en vir tud del po­der que l e otor­ga Dios, separa mi­la­gro­sa­men­te las aguas del Mar Ro­jo, atra- ve­sán­do­lo con l os su­yos. Cuan­do el ejér­ci­to del fa­raón ha­ce lo mis­mo, las aguas se cie­rran aho­gan­do a to­dos ellos. Na­da ni na­die pue­de in­ter­po­ner­se ya al “pue­blo ele­gi­do”.

En su pe­re­gri­nar por el desier to, Ya­vé pre - ce­de a los hi­jos de Israel en for­ma de “co­lum­na de nu­be” du­ran­te el día y de “co­lum­na de fue­go” du­ran­te la no­che. Allí re­ci­bi­ría Moi­sés las Ta­blas de la Ley con sus diez man­da­mien­tos. Pe­ro la co­sa no re­sul­ta tan fá­cil co­mo es­pe­ra­ban... A ve­ces, la de­ses­pe­ra­ción les ha­cía des­obe­de­cer a Ya­vé, o in­clu­so in­cre­par­le, lo que le pro­vo­ca­ba en­fa­dos mo­nu­men­ta­les, has­ta el pun­to de de­ci­dir en una oca­sión des­truir a to­do su pue­blo. Por suer te, Moi­sés le con­ven­ce de que no lo ha­ga (sin em­bar­go, en otro mo­men­to Ya­vé ani­qui­ló a 14.70 0 is­rae­li­tas que se amo­ti­na­ron con­tra Moi­sés y Aa­rón; y tam­bién a 24.000 hom­bres que “se co­rrom­pie­ron” con las mu­je­res moa­bi­tas y rin­die­ron culto a Baal). Por si el cas­ti­go no fue suf icien­te, Ya­vé hi­zo que su “pue­blo ele­gi­do” deam­bu­la­ra du­ran­te cua­ren­ta años por el desier to, cuan­do en lí­nea rec­ta po­drían ha­ber lle­ga­do a su des­tino en cues­tión de me­ses. De­bi­do a es­ta con­de­na, mu­chos de aque­llos is­rae­li­tas no pu­die­ron te­ner la for tu­na de pi­sar la an­sia­da Tie­rra Pro­me­ti­da, ni si­quie­ra Moi­sés: “Mas ¡por mi vi­da y por mi glo­ria que lle­na to­da la tie­rra! que to­dos cuan­tos han vis­to mi glo­ria y los prodigios que yo he obra­do en Egip­to y en el de­sier­to, cuan­tos me han so­me­ti­do ya a prue­ba por diez ve­ces sin es­cu­char mi voz, no ve­rán la tie­rra que yo pro­me­tí co­mo ju­ra­men­to a sus pa­dres. Nin­guno de los que me des­pre­cian la ve­rá” (Núm. 14, 20 -23). Los que pu­die­ron lle­gar a la Tie­rra Pro­me­ti­da tu­vie - ron an­tes que lu­char con los ejér­ci­tos de va­rios pue­blos que qui­sie­ron im­pe­dir la to­ma de sus tie­rras. Hu­bo mu­cho de­rra­ma­mien­to de

san­gre, al­go que pa­re­cía sa­tis­fa­cer bas­tan­te al ven­ga­ti­vo Ya­vé. Por ejem­plo, cuan­do los is­rae­li­tas ma­ta­ron a to­dos los va­ro­nes ma­dia­ni­tas, Ya­vé, no con­for­me, dio la si­guien­te or­den: “Ma­tad, pues, a to­dos los ni­ños va­ro­nes y a to­das las mu­je­res que han co­no­ci­do le­cho de hom­bre. Re­ser­vaos las jó­ve­nes que no han co­no­ci­do le­cho de va­rón” (Núm. 31, 17-18).

Cuan­do por fin lle­ga­ron a su des­tino, Moi - sés subió al mon­te Ne­bo, en­fren­te de Je­ri­có. Y des­de allí, Yah­vé l e mos­tró to­da l a tie­rra: des­de Ga­lad has­ta Dan, to­do Nef ta­lí, la tie­rra de Efraím y Ma­na­sés, to­da la tie­rra de Ju­dá has­ta el mar Oc­ci­den­tal, el Ne­gueb, el dis­tri­to del va­lle de Je­ri­có, la ciu­dad de las pal­mas, has­ta Se­gor. “Y le di­jo Yah­vé: ‘És­ta es la tie­rra que yo ju­ré a Abraham, Isaac y Ja­cob en es­tos tér­mi­nos: Se l a da­ré a tu des­cen­den­cia. Te l a ha­go ver con tus ojos, pe­ro no en­tra­rás en ella’. Moi­sés, sier vo de Dios, mu­rió allí, en la tie­rra de Moab, se­gún ha­bía or­de­na­do Ya­vé” (D t.34, 4 -5). Los ju­díos lo­gra­ron es­ta­ble­cer su propia pa­tria en torno a 120 0 a.C.

¿Su­ce­dió el Éxodo?

Bien, he­mos efec­tua­do un re­su­men muy su­cin­to de unos pre­sun­tos he­chos que abar­can bue­na par te del An­ti­guo Tes­ta­men­to y que sir ven de fun­da­men­to a la re­li­gión de Israel. Por su­pues­to, he­chos le­gen­da­rios sin ba­se his­tó­ri­ca al­gu­na, pe­ro con mu­cha car­ga sim­bó­li­ca.

Re­la­tos co­mu­nes que se re­pi­ten con otros per­so­na­jes mí­ti­cos. “La le­yen­da de Moi­sés, más que ser la de un le­gis­la­dor he­breo his­tó­ri­co, se en­cuen­tra des­de el Me­di­te­rrá­neo a la In­dia, te­nien­do el per­so­na­je di­fe­ren­tes nom­bres y ra­zas, de­pen­dien­do de la lo­ca­li­dad: ‘Ma­nou’ es el le­gis­la­dor in­dio. ‘Ne­mo el le­gis­la­dor ’, que ba­jó las ta­blas de la Mon­ta­ña de Dios, pro­ce­de de Ba­bi­lo­nia. ‘Mi­ses’ se en­cuen­tra en Si­ria, don­de fue res­ca­ta­do de una ces­ta que flo­ta­ba en un río. Mi­ses tam­bién te­nía ta­blas de pie­dra so­bre las que se es­cri­bie­ron las le­yes, y una va­ra con la que ha­cía mi­la­gros, in­clu­yen­do la se­pa­ra­ción de las aguas y el lle­var a su ejér­ci­to a tra­vés del mar”, acla­ra la ar­queó­lo­ga ame­ri­ca­na Do­rothy Mur­dock.

En­ton­ces, ¿po­de­mos ne­gar to­tal­men­te que cier tos epi­so­dios re­co­gi­dos en ta­les tex tos pu­die­ron ocu­rrir? Es ob­vio que to­do no po­de­mos ne­gar­lo ca­te­gó­ri­ca­men­te, pe­ro he­mos de ad­mi­tir que re­sul­ta ca­si im­po­si­ble dis­tin­guir lo mi­to­ló­gi­co de lo his­tó­ri­co, ya que si ocu­rrie­ron cier tos even­tos que ahí se des­cri­ben, es­tán los tex tos tan ma­qui­lla­dos, adul­te­ra­dos y con tan­tos erro­res de­bi­do a las dis­tin­tas co­pias y tra­duc­cio­nes, que es una qui­mé­ri­ca ta­rea ha­llar al­go real, má­xi­me cuan­do no con­ta­mos con nin­gu­na prue­ba ar­queo­ló­gi­ca que cer­ti­fi­que

que el Éxodo tu­vo lu­gar tal y co­mo es na­rra­do en la Bi­blia. El re­la­to en su con­jun­to, así co­mo los pro­ta­go­nis­tas más re­le­van­tes (la f igu­ra de Moi­sés es equi­va­len­te a la de otros hé­roes mi­to­ló­gi­cos), apun­tan inequí­vo­ca­men­te a que es­ta­mos an­te una his­to­ria mí­ti­ca, si­mi­lar a otras tra­di­cio­nes an­ti­guas que se pier­den en la no­che de los tiem­pos.

Se­ría muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que si hu­bie­se ocu­rri­do un even­to tan ex­tra­or­di­na­rio, no ha­ya que­da­do el me­nor ves­ti­gio ar­queo­ló­gi­co ni se men­cio­ne en nin­gu­na fuen­te es­cri­ta egip­cia. “Fue­ra de la Bi­blia no exis­te evi­den­cia his­tó­ri­ca o ar­queo­ló­gi­ca de la exis­ten­cia de los pa­triar­cas: Abraham, Isaac, Ja­cob, Jo­sé, Moi­sés y Jo­sué. De ha­ber existido hu- bie­ran per­te­ne­ci­do a la Edad del Bron­ce y tu­vie­ron que ado­rar, en­tre otros dio­ses, al dios se­mi­te Él y unas pie­dras sa­gra­das. To­do pa­re­ce in­di­car que son se­res mi­to­ló­gi­cos”, es­pe­ci­fi­ca Fer­nan­do de Or­ba­ne­ja.

En es­te sen­ti­do, re­sul­ta muy in­tere­san­te la lec tu­ra sim­bó­li­ca o eso­té­ri­ca que el escritor e i nves­ti­ga­dor del ocul­tis­mo Ja­mes Church­ward ofre­ció so­bre l a odi­sea del pue­blo he­breo re­co­gi­da en el Éxodo: “Si desea­mos mos­trar que la ver­sión ju­día era una fá­bu­la, po­de­mos ob­te­ner las prue­bas en Egip­to, y en nin­gún otro lu­gar. Los su­fri­mien­tos del pue­blo ele­gi­do en Egip­to, y su mi­la­gro­so Éxodo fue­ra de él, per te­ne­cen a la ale­go­ría ce­les­tial... La ale­go­ría del dra­ma so­lar se rea­li­za­ba en los mis­te­rios del in­fra­mun­do di­vino, y ha­bían si­do rea­li­za­dos me­dian­te re­pre­sen­ta­cio­nes sim­bó­li­cas an­tes de que los con­vir tie­ran en una his­to­ria de los ju­díos los in­di­vi­duos que con­vir tie­ron en li­te­ral el an­ti­guo sim­bo­lis­mo. La his­to­ria de las diez pla­gas de Egip­to con­tie­ne una ver­sión eso­té­ri­ca de las tor tu­ras in­fli­gi­das a los cul­pa­bles en los diez in­fier­nos del sub - mun­do”. Es más, es­te au­tor su­gie­re que la Ley de Moi­sés se ba­sa en an­ti­guas le­yes egip­cias, co­mo de­mues­tra el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi. No ol­vi­de­mos tam­po­co que Zo­roas­tro, tras as­cen­der a una mon­ta­ña, re­ci­bió las ta­blas de la ley de Ahu­ra Maz­da.

el escritor ja­mes church­ward sos­tie­ne que la Ley de Moi­sés se ba­sa en an­ti­guas le­yes egip­cias, co­mo de­mues­tra el Có­di­go de

Ham­mu­ra­bi.

el su­pues­to “plan di­vino” es­ta­ble­ci­do en­tre Ya­vé y los is­rae­li­tas tie­ne su cul­mi­na­ción con la fi­gu­ra de Moi­sés, que se en­car­gó delle­var al “pue­blo ele­gi­do” has­ta la Tie­rra Pro­me­ti­da.

las pro­me­sas de ya­vé ex­pre­sa­das en el Gé­ne­sis las ve­mos, pues, cum­pli­das en el li­bro del Éxodo. Re­su­mien­do la his­to­ria de Moi­sés he­mos dere­sal­tar que fue res­ca­ta­do por una de las hi­jas del fa­raón egip­cio.

Charl­ton Hes­ton en­car­nan­do a Moi­sés en el film “Los diez man­da­mien­tos”.

El Éxodo de los is­rae­li­tas (obra de Da­vid Ro­berts).

tam­po­co de­ja de sor­pren­der­nos la gran si­mi­li­tud quetie­ne el epi­so­dio que re­la­ta la sal­va­ción de Moi­sés de las aguas del Ni­lo con la his­to­ria le­gen­da­ria re­fe­ri­da al fundador del im­pe­rio aca­dio,Sar­gón el Grande.

Fa­raón Ake­na­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.