Fan­tas­mas y otros en­tes en la Bi­blia

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto iván mou­rin

El con­cep­to de fantasma no es­tá con­tem­pla­do co­mo tal den­tro de la Bi­blia, al no creer que los es­pí­ri­tus de los di­fun­tos pue­dan es­tar pre­sen­tes en la tie­rra, ya que su des­tino, tras fa­lle­cer es el cie­lo, el in­fierno o el lim­bo. a es­te ti­po de apa­ri­cio­nes se les da dos po­si­bles cau­sas: que en reali­dad se tra­te de es­pí­ri­tus de­mo­nía­cos que to­men for­ma del di­fun­to pa­ra cau­sar te­mor y des­orien­ta­ción,

o bien son ma­ni­fes­ta­cio­nes per­te­ne­cien­tes a prác­ti­cas pa­ga­nas y, por lo tan­to, prohi­bi­das y pe­na­das, co­mo bien se

na­rra en Deu­te­ro­no­mio, 18:9-13.

“Cuan­do en­tres en la tie­rra que el Se­ñor tu Dios te da, no apren­de­rás a ha­cer las cosas abo­mi­na­bles de esas na­cio­nes. No sea ha­lla­do en ti na­die que ha­ga pa­sar a su hi­jo o a su hi­ja por el fue­go, ni quien prac­ti­que adi­vi­na­ción, ni he­chi­ce­ría, o sea ago­re­ro, o he­chi­ce­ro, o en­can­ta­dor, o mé­dium, o es­pi­ri­tis­ta, ni quien con­sul­te a los muer­tos. Por­que cual­quie­ra que ha­ce es­tas cosas es abo­mi­na­ble al Se­ñor; y por cau­sa de es­tas abo­mi­na­cio­nes el Se­ñor tu Dios ex­pul­sa­rá a esas na­cio­nes de de­lan­te de ti. Se­rás in­ta­cha­ble de­lan­te del Se­ñor tu Dios” (Deu­te­ro­no­mia, 18:9-13).

Eso no quie­re de­cir que en los textos sa­gra­dos no exis­tan apa­ri­cio­nes que es­pí­ri­tus erran­tes, co­mo ocu­rre en Job, 4:14-16, aun­que bien po­dría for­mar par­te de uno de los ele­men­tos fre­cuen­tes den­tro de los lla­ma­dos te­rro­res noc­tur­nos, acae­ci­dos en la vi­gi­lia del sue­ño: “Me so­bre­vino un es­pan­to, un tem­blor que hi­zo es­tre­me­cer to­dos mis hue­sos. En­ton­ces un es­pí­ri­tu pa­só cer­ca de mi ros­tro, y el pe­lo de mi piel se eri­zó. Al­go se de­tu­vo, pe­ro no pu­de re­co­no­cer su as­pec­to; una fi­gu­ra es­ta­ba de­lan­te de mis ojos”.

Es más, se afir­ma la exis­ten­cia de en­ti­da­des es­pi­ri­tua­les, po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas, pe­ro no que un vi­vo pue­da en­con­trar­se con el al­ma de un hom­bre muer­to: “Ama­dos, no creáis a to­do es­pí­ri­tu, sino pro­bad los es- pí­ri­tus si son de Dios; por­que mu­chos falsos pro­fe­tas han sa­li­do por el mun­do” (1 Juan, 4:1).

Es­pí­ri­tus ma­lig­nos

Al ha­blar de es­pí­ri­tus me­ro­dea­do­res, los men­cio­na­dos en los textos bí­bli­cos siem­pre tie­nen un ori­gen ma­lé­vo­lo, ca­pa­ces de do­ble­gar la vo­lun­tad hu­ma­na pa­ra ale­jar­lo del ca­mino di­vino. En un frag­men­to de Mar­cos, Je­sús se to­pa con un hom­bre ba­jo el in­flu­jo de la po­se­sión por par­te de va­rios es­pí­ri­tus de­mo­nía­cos. “Y cuan­do Él sa­lió de la bar­ca, en­se­gui­da vino a su en­cuen­tro, de en­tre los se­pul­cros, un hom­bre con un es­pí­ri­tu in­mun­do, que te­nía su mo­ra­da en­tre los se­pul­cros; y na­die po­día ya atar­lo ni aun con ca­de­nas; por­que mu­chas ve­ces ha­bía si­do ata­do con gri­llos y ca­de­nas, pe­ro él ha­bía ro­to las ca­de­nas y des­tro­za­do los gri­llos, y na­die era tan fuer­te co­mo pa­ra do­mi­nar­lo. Y siem­pre, no­che y día, an­da­ba en­tre los se­pul­cros y en los mon­tes dan­do gri­tos e hi­rién­do­se con pie­dras. Cuan­do vio a Je­sús de le­jos, co­rrió y se pos­tró de­lan­te de Él; y gri­tan­do a gran voz, di­jo: ‘¿Qué ten­go yo que ver con­ti­go, Je­sús, Hi­jo del Dios Al­tí­si­mo? Te im­plo­ro por Dios que no me ator­men­tes’. Por­que Je­sús le de­cía: ‘Sal del hom­bre, es­pí­ri­tu in­mun­do’. Y le pre­gun­tó: ‘¿Có­mo te lla­mas?’. Y él le di­jo: ‘Me lla­mo Le­gión, por­que so­mos mu­chos’” (Mar­cos, 5:2-9).

Je­sús per­mi­te, an­te la pe­ti­ción de los de­mo­nios, aban­do­nar el cuer­po pa­ra ocu­par los de una pia­ra de cer­dos. Más en­tes que in­va­den cuer­pos

inocen­tes lle­nan las pá­gi­nas, co­mo los po­se­sos exor­ci­za­dos de Sa­ma­ria, en He­chos, 8:7 (“Por­que de mu­chos que te­nían es­pí­ri­tus in­mun­dos, sa­lían es­tos dan­do gran­des vo­ces”), el exor­cis­mo fa­lli­do lle­va­do a ca­bo por los hi­jos de Es­ce­va en He­chos, 19:14-16: “Ha­bía sie­te hi­jos de un tal Es­ce­va, ju­dío, je­fe de los sa­cer­do­tes, que ha­cían es­to. Pe­ro res­pon­dien­do el es­pí­ri­tu ma­lo, di­jo: A Je­sús co­noz­co, y sé quién es Pa­blo; pe­ro vo­so­tros, ¿quié­nes sois? Y el hom­bre en quien es­ta­ba el es­pí­ri­tu ma­lo, sal­tan­do so­bre ellos y do­mi­nán­do­los, pu­do más que ellos, de tal ma­ne­ra que hu­ye­ron de aque­lla ca­sa des­nu­dos y he­ri­dos”. O el mo­men­to en que Je­sús sa­na a un po­seí­do en Mateo, 12:22: “En­ton­ces fue traí­do a él un en­de­mo­nia­do, cie­go y mu­do; y le sa­nó, de tal ma­ne­ra que el cie­go y mu­do veía y ha­bla­ba”.

Con­tac­tan­do con el Más Allá

Con­de­na­do el uso de la bru­je­ría, es cu­rio­so ver có­mo uno de los que se en­car­ga­ron de la ex­pul­sión de to­dos aque­llos que prac­ti­ca­ran ni­gro­man­cia y ocul­tis­mo re­cu­rrió a una bru­ja pa­ra que mos­tra­ra su de­ve­nir a tra­vés de una adi­vi­na al no ob­te­ner res­pues­ta de dios. El rey Saúl, ate­mo­ri­za­do an­te la ba­ta­lla con­tra los fi­lis­teos, se dis­fra­za pa­ra que la bru­ja de En­dor le dé res­pues­tas, con­tac­tan­do con el es­pí­ri­tu de un muer­to, el del di­fun­to pro­fe­ta Saúl: “¿Qué ves? Y la mu­jer res­pon­dió a Saúl: ‘Veo a un ser di­vino su­bien­do de la tie­rra’. Y él le di­jo: ‘¿Qué for­ma tie­ne?’. Y ella di­jo: ‘Un an­ciano sube, y es­tá en­vuel­to en un man­to’. Y Saúl co­no­ció que era Sa­muel, e in­cli­nan­do su ros­tro a tie­rra, se pos­tró an­te él. En­ton­ces Sa­muel di­jo a Saúl: ‘¿Por qué me has per­tur­ba­do ha­cién­do­me su­bir?’”. (1 Sa­muel, 28:13-15).

Aquí hay dos ver­sio­nes con las que se tra­ta de jus­ti­fi­car la apa­ri­ción: que el es­pí­ri­tu de Sa­muel se tra­ta­ra en reali­dad de una en­ti­dad de­mo­nía­ca su­plan­tan­do al pro­fe­ta, o bien que fue­ra una ex­cep­ción por par­te de dios, que uti­li­za­ría al di­fun­to Sa­muel pa­ra no­ti­fi­car a Saúl que ya no dis­po­nía de su be­ne­plá­ci­to. Ya en Lu­cas, 16:27-31 se de­ja cla­ro que no se per­mi­te que el al­ma hu­ma­na de los di­fun­tos re­gre­se pa­ra visitar a los vi­vos: “En­ton­ces él di­jo: ‘Te rue­go, pues, pa­dre, que lo en­víes a la ca­sa de mi pa­dre, pues ten­go cin­co her­ma­nos, de mo­do que él los pre­ven­ga, pa­ra que ellos no ven­gan tam- bién a es­te lu­gar de tor­men­to’. Pe­ro Abraham di­jo: ‘Ellos tie­nen a Moi­sés y a los pro­fe­tas; que los oi­gan’. Y él di­jo: ‘No, pa­dre Abraham, sino que si al­guno va a ellos de en­tre los muer­tos, se arre­pen­ti­rán’. Mas Abraham le con­tes­tó: S’i no es­cu­chan a Moi­sés y a los pro­fe­tas, tam­po­co se per­sua­di­rán si al­guno se le­van­ta de en­tre los muer­tos’”. (Lu­cas, 16:27-31).

Sue­ños re­ve­la­do­res

“Y de pron­to, del Ni­lo subie­ron sie­te va­cas de her­mo­so as­pec­to y gor­das, y pa­cían en el ca­rri­zal. Pe­ro he aquí, otras sie­te va­cas de mal as­pec­to y fla­cas subie­ron del Ni­lo de­trás de ellas, y se pa­ra­ron jun­to a las otras va­cas a la ori­lla del Ni­lo; y las va­cas de mal as­pec­to y fla­cas de­vo­ra­ron las sie­te va­cas de her­mo­so as­pec­to y gor­das. En­ton­ces Fa­raón des­per­tó” (Gé­ne­sis, 41:2-4).

En es­te ca­pí­tu­lo, Fa­raón pi­de a Jo­sé que in­ter­pre­te el sue­ño que lo abor­dó por la no­che, tras pro­nos­ti­car el fi­nal, tam­bién a tra­vés de sue­ños, de dos de los em­plea­dos del soberano, el co­pe­ro y el pa­na­de­ro, que es­ta­ban apre­sa­dos y que aca­bó el pri­me­ro re­cu­pe­ran­do su pues­to, y sien­do eje­cu­ta­do el se­gun­do. La pre­sen­cia de las va­cas gor­das era un in­di­cio de sie­te años de pros­pe­ri­dad y ri­que­za, mien­tras las va­cas fla­cas anun­cia­ban sie­te años de po­bre­za. Así

que Jo­sé dio la so­lu­ción, que lo hi­zo ser apre­cia­do: abas­te­cer­se lo su­fi­cien­te pa­ra su­pe­rar esa eta­pa, el día en que lle­ga­ra. Pe­ro Jo­sé ya ha­bía te­ni­do re­la­ción con los sue­ños pre­mo­ni­to­rios con an­te­rio­ri­dad, co­mo el que in­di­ca­ría su fu­tu­ra pros­pe­ri­dad, y que hi­zo que sus on­ce her­ma­nos lo ven­die­ran co­mo es­cla­vo: “Y sus her­ma­nos le di­je­ron: ¿Aca­so rei­na­rás so­bre no­so­tros? ¿O aca­so te en­so­ñea­rás so­bre no­so­tros? Y lo odia­ron aún más por cau­sa de sus sue­ños y de sus pa­la­bras. Tu­vo aún otro sue­ño, y lo con­tó a sus her­ma­nos, di­cien­do: ‘He aquí, he te­ni­do aún otro sue­ño; y he aquí, el sol, la lu­na y on­ce es­tre­llas se in­cli­na­ban an­te mí’” (Gé­ne­sis, 37:8-9).

Los textos bí­bli­cos es­tán llenos de sue­ños que sir­ven co­mo re­ve­la­ción o pa­ra dar men­sa­jes di­vi­nos. Es el ca­so de Ja­cob, que, a tra­vés de uno de es­tos mo­men­tos oní­ri­cos, vio có­mo una es­ca­le­ra as­cen­día has­ta el cie­lo, dón­de es­ta­ble­ceió a sus des­cen­dien­tes. Pe­ro es­te sue­ño po­dría ha­ber si­do so­lo par­te de una reac­ción del sub­cons­cien­te co­mo con­sue­lo an­te la so­le­dad del des­tie­rro. “Y tu­vo un sue­ño, y he aquí, ha­bía una es­ca­le­ra apo­ya­da en la tie­rra cu­yo ex­tre­mo su­pe­rior al­can­za­ba has­ta el cie­lo; y he aquí, los án­ge­les de Dios subían y ba­ja­ban por ella. Y he aquí, el Se­ñor es­ta­ba so­bre ella, y di­jo: ‘Yo soy el Se­ñor, el Dios de tu pa­dre Abraham y el Dios de Isaac. La tie­rra en la que es­tás acos­ta­do te la da­ré a ti y a tu des­cen­den­cia. Tam­bién tu des­cen­den­cia se­rá co­mo el pol­vo de la tie­rra, y te ex­ten­de­rás ha­cia el Oc­ci­den­te y ha­cia el Orien­te, ha­cia el nor­te y ha­cia el sur; y en ti y en tu si­mien­te se­rán ben­de­ci­das to­das las familias de la tie­rra. He aquí, yo es­toy con­ti­go, y te guar­da­ré por don­de­quie­ra que va­yas y te ha­ré vol­ver a es­ta tie­rra; por­que no te de­ja­ré has­ta que ha­ya he­cho lo que te he pro­me­ti­do’. Des­per­tó Ja­cob de su sue­ño y di­jo: ‘Cier­ta­men­te el Se­ñor es­tá en es­te lu­gar y yo no lo sa­bía’. Y tu­vo mie­do y di­jo: ‘¡Cuán im­po­nen­te es es­te lu­gar! Es­to no es más que la ca­sa de Dios, y es­ta es la puer­ta del cie­lo’. Y se le­van­tó Ja­cob muy de ma­ña­na, y to­mó la pie­dra que ha­bía pues­to de ca­be­ce­ra, la eri­gió por se­ñal y de­rra­mó acei­te por en­ci­ma. Y a aquel lu­gar le pu­so el nom­bre de Be­tel, aun­que an­te­rior­men­te el nom­bre de la ciu­dad ha­bía si­do Luz. En­ton­ces hi­zo Ja­cob un vo­to, di­cien­do: Si Dios es­tá con­mi­go y me guar­da en es­te ca­mino en que voy, y me da ali­men­to pa­ra co­mer y ro­pa pa­ra ves­tir, y vuel­vo sano y sal­vo

a ca­sa de mi pa­dre, en­ton­ces el Se­ñor se­rá mi Dios” (Gé­ne­sis, 28:12-22).

Es­tos es­pí­ri­tus o fuer­zas re­ve­la­do­res apa­re­cen tan­to en ca­pí­tu­los del Nue­vo co­mo del Vie­jo Tes­ta­men­to, aun­que en es­tos úl­ti­mos son de ma­yor im­pac­to. Un ejem­plo, el de Je­sús que, tam­bién a tra­vés de una de es­tas vi­sio­nes, ofre­ce una vi­sión del futuro reino de dios en la tie­rra a Pe­dro, San­tia­go y Juan (Mateo, 17:19). O co­mo el que tu­vo Jo­sé pa­ra que se es­con­die­ra en Egip­to con Ma­ría y Je­sús, y así evi­tar que es­te úl­ti­mo no fue­ra ase­si­na­do por el rey He­ro­des (Mateo, 2:1315). Aun­que no to­dos es­tos men­sa­jes es­tán com­pues­tos por la pa­la­bra de dios, co­mo bien in­di­can en 1 Juan, 4:1-3: “Ama­dos, no creáis a to­do es­pí­ri­tu, sino pro­bad los es­pí­ri­tus pa­ra ver si son de Dios, por­que mu­chos falsos pro­fe­tas han sa­li­do al mun­do. En es­to co­no­céis el Es­pí­ri­tu de Dios: to­do es­pí­ri­tu que con­fie­sa que Je­su­cris­to ha ve­ni­do en car­ne, es de Dios; y to­do es­pí­ri­tu que no con­fie­sa a Je­sús, no es de Dios; y es­te es el es­pí­ri­tu del an­ti­cris­to, del cual ha­béis oí­do que vie­ne, y que aho­ra ya es­tá en el mun­do”.

Fue­gos pa­ra­nor­ma­les

El ele­men­to del fue­go tie­ne una fuer­te sim­bo­lo­gía, que aquí to­ma for­ma de la mano di­vi­na, co­mo una es­pe­cie de es­pí­ri­tu o for­ma fí­si­ca de es­ta, en oca­sio­nes be­né­vo­la, en otras des­truc­ti­va. Más pro­pio de la com­bus­tión es­pon­tá­nea, o de un in­cen­dio ac­ci­den­tal, es lo que les ocu­rre a Na­dab y Abiú, hi­jos de Aa­rón, her­mano de Moi­sés, que ar­den tras una ofren­da erró­nea a Dios: “Pe­ro Na­dab y Abiú mu­rie­ron de­lan­te del Se­ñor cuan­do ofre­cie­ron fue­go ex­tra­ño an­te el Se­ñor en el de­sier­to de Si­naí”. (Nú­me­ros, 3:4).

Una de las apa­ri­cio­nes de Dios más co­no­ci­das de la Bi­blia es la que se apa­re­ce an­te Moi­sés co­mo una zarza ar­dien­te pa­ra re­ve­lar­le cuál es su pa­pel an­te su pue­blo: “Y se le apa­re­ció el án­gel del Se­ñor en una lla­ma de fue­go, en me­dio de una zarza; y Moi­sés mi­ró, y he aquí, la zarza ar­día en fue­go, y la zarza no se con­su­mía”. (Éxodo, 3:2).

Su pre­sen­cia co­mo un po­de­ro­so fue­go si­gue pre­sen­te en es­ta par­te del An­ti­guo Tes­ta­men­to, al ejer­cer co­mo guía por el de­sier­to de los is­rae­li­tas: “El Se­ñor iba de­lan­te de ellos, de día en una co­lum­na de nu­be pa­ra guiar­los por el ca­mino, y de no­che en una co­lum­na de fue­go pa­ra alum­brar­los, a fin de que an­du­vie­ran de día y de no­che” (Éxodo, 13:21-22).

Tam­bién, es­te fue­go ha­ce pre­sen­cia en las fes­ti­vi­da­des y sa­cri­fi­cios he­chos en su ho­nor y que son bien re­ci­bi­dos: “Y cuan­do Sa­lo­món ter­mi­nó de orar, des­cen­dió fue­go des­de el cie­lo y con­su­mió el ho­lo­caus­to y los sa­cri­fi­cios, y la glo­ria del Se­ñor lle­nó la ca­sa” (2 Cró­ni­cas, 7:1).

Y, en otras oca­sio­nes, se pre­sen­ta co­mo un ar­ma de­vas­ta­do­ra: “En­ton­ces el rey en­vió a él un ca­pi­tán de cin­cuen­ta con sus cin­cuen­ta hom­bres. Y es­te subió a él, y he aquí, Elías es­ta­ba sen­ta­do en la cum­bre del mon­te, y le di­jo: ‘Hom­bre de Dios, el rey di­ce: Des­cien­de’. Res­pon­dió Elías y di­jo al ca­pi­tán de cin­cuen­ta: ‘Si yo soy hom­bre de Dios, que des­cien­da fue­go del cie­lo y te con­su­ma a ti y a tus cin­cuen­ta’. En­ton­ces des­cen­dió fue­go del cie­lo, y

lo con­su­mió a él y a sus cin­cuen­ta. De nue­vo en­vió a él otro ca­pi­tán de cin­cuen­ta con sus cin­cuen­ta que le ha­bló y le di­jo: ‘Hom­bre de Dios, así di­ce el rey: Des­cien­de in­me­dia­ta­men­te’. Y res­pon­dió Elías y les di­jo: Si yo soy hom­bre de Dios, que des­cien­da fue­go del cie­lo y te con­su­ma a ti y a tus cin­cuen­ta. En­ton­ces el fue­go de Dios des­cen­dió del cie­lo y lo con­su­mió a él y a sus cin­cuen­ta” (2 Re­yes, 1:9-12).

Se­res ce­les­tes

Mien­tras que los fan­tas­mas son cues­tio­na­dos, lo que no se po­ne en du­da en la Bi­blia es la fi­gu­ra de los án­ge­les, re­pre­sen­tan­tes de Dios, con la ca­pa­ci­dad de in­ter­ce­der pa­ra dar y cum­plir la pa­la­bra de es­te, co­mo se men­cio­na en He­breos, 1:14: “¿No son to­dos los án­ge­les es­pí­ri­tus de­di­ca­dos al ser­vi­cio di­vino, en­via­dos pa­ra ayu­dar a los que han de he­re­dar la sal­va­ción”. Uno de és­tos lu­cha con­tra Ja­cob en Gé­ne­sis, 32: 24-31: “Ja­cob se que­dó so­lo, y un hom­bre lu­chó con él has­ta ra­yar el al­ba. Cuan­do vio que no ha­bía pre­va­le­ci­do con­tra Ja­cob, lo Un án­gel pro­te­ge a Daniel de los leo­nes.

to­có en la co­yun­tu­ra del mus­lo, y se dis­lo­có la co­yun­tu­ra del mus­lo de Ja­cob mien­tras lu­cha­ba con él. En­ton­ces el hom­bre di­jo: ‘Suél­ta­me por­que ra­ya el al­ba’. Pe­ro Ja­cob res­pon­dió: ‘No te sol­ta­ré si no me ben­di­ces’. Y él le di­jo: ‘¿Có­mo te lla­mas?’. Y él res­pon­dió: ‘Ja­cob’. Y el hom­bre di­jo: ‘Ya no se­rá tu nom­bre Ja­cob, sino Israel, por­que has lu­cha­do con Dios y con los hom­bres, y has pre­va­le­ci­do’. En­ton­ces Ja­cob le pre­gun­tó, y di­jo: ‘Da­me a co­no­cer aho­ra tu nom­bre’. Pe­ro él res­pon­dió: ‘¿Pa­ra qué pre­gun­tas por mi nom­bre?’. Y lo ben­di­jo allí. Y Ja­cob le pu­so a aquel lu­gar el nom­bre de Pe­niel, por­que di­jo: ‘He vis­to a Dios ca­ra a ca­ra, y ha si­do pre­ser­va­da mi vi­da’. Y le sa­lió el sol al cru­zar Pe­niel, y co­jea­ba de su mus­lo”.

En 1 Re­yes, 19:5-7, el án­gel acu­de pa­ra pro­veer a Elías en su ca­mino ha­cia el en­cuen­tro de Dios: “Y acos­tán­do­se ba­jo el enebro, se dur­mió; y he aquí, un án­gel lo to­có y le di­jo: ‘Le­ván­ta­te, co­me’. En­ton­ces mi­ró, y he aquí que a su ca­be­ce­ra ha­bía una tor­ta co­ci­da so­bre pie­dras ca­lien­tes y una va­si­ja de agua. Co­mió y be­bió, y vol­vió a acos­tar­se. Y el án­gel del Se­ñor vol­vió por se­gun­da vez, lo to­có y le di­jo: ‘Le­ván­ta­te, co­me, por­que es muy lar­go el ca­mino pa­ra ti’”.

En oca­sio­nes, la fun­ción de es­tos es la de men­sa­je­ros pro­fé­ti­cos. Es el ca­so del án­gel que se pre­sen­ta an­te Ma­noa y su mu­jer es­té­ril pa­ra anun­ciar­les el futuro na­ci­mien­to de su hi­jo San­són: “En­ton­ces el án­gel del Se­ñor se le apa­re­ció a la mu­jer, y le di­jo: ‘He aquí, tú eres es­té­ril y no has te­ni­do hi­jos, pe­ro con­ce­bi­rás y da­rás a luz un hi­jo. Aho­ra pues, cuí­da­te de no be­ber vino ni li­cor, y de no co­mer nin­gu­na co­sa in­mun­da. Pues he aquí, con­ce­bi­rás y da­rás a luz un hi­jo; no pa­sa­rá na­va­ja so­bre su ca­be­za, por­que el ni­ño se­rá na­za­reo pa­ra Dios des­de el seno ma­terno; y él co­men­za­rá a sal­var a Israel de ma­nos de los fi­lis­teos’”. (Jue­ces, 13:3-5).

En otras, el án­gel es ver­du­go, co­mo el que im­par­te cas­ti­go, en He­chos, 12:23, al rey He­ro­des por creer­se un dios: “Al ins­tan­te un án­gel del Se­ñor lo hi­rió, por no ha­ber da­do la glo­ria a Dios; y mu­rió co­mi­do de gu­sa­nos”. O el que aca­ba con las tro­pas del rey asi­rio Se­na­que­rib: “Y acon­te­ció que aque­lla mis­ma no­che sa­lió el án­gel del Se­ñor e hi­rió a cien­to ochen­ta y cin­co mil en el cam­pa­men­to de los asi­rios; cuan­do los de­más se le­van­ta­ron por la ma­ña­na, he aquí, to­dos eran ca­dá­ve­res” (2 Re­yes, 19:35).

Sea co­mo fue­re es in­ne­ga­ble la in­fluen­cia que han te­ni­do la pre­sen­cia de su­pues­tos fan­tas­mas en las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras. Aho­ra so­lo que­da que el lec tor se­pa di­fe­ren­ciar si real­men­te exis­tie­ron o fue­ron un me­ro adorno bí­bli­co.

mien­tras que los fan­tas­mas son cues­tio­na­dos, lo que no se po­ne en du­da en la Bi­blia es la fi­gu­ra de los án­ge­les, re­pre­sen­tan­tes de Dios, con la ca­pa­ci­dad de in­ter­ce­der pa­ra dar y cum­plir la pa­la­bra de es­te, co­mo men­cio­na en He­bre­ros, 1:14.

Sie­te ar­cán­ge­les.

es­tos es­pí­ri­tus o fuer­zas re­ve­la­do­ras apa­re­cen tan­to en ca­pí­tu­los del Nue­vo co­mo del Vie­jo Tes­ta­men­to, aun­que en es­tos úl­ti­mos son de ma­yor im­pac­to. Un ejem­plo, el de Je­sús que, tam­bién a tra­vés de una de es­tas vi­sio­nes, ofre­ce una vi­sión del futuro...

los textos bí­bli­cos es­tán llenos de sue­ños que sir­ven co­mo re­ve­la­ción o pa­ra dar men­sa­jes di­vi­nos. Es el ca­so de Ja­cob. A tra­vés de uno de es­tos mo­men­tos oní­ri­cos vio una es­ca­le­ra que as­cen­día has­ta el cie­lo, don­de es­ta­ble­cía a sus des­cen­dien­tes.

LA PRE­SEN­CIA DE SIE­TE VA­CAS GOR­DAS EN LOS SUE­ÑOS DEL FA­RAÓN era un in­di­cio de sie­te años de pros­pe­ri­dad y ri­que­za, mien­tras que las va­cas fla­cas anun­cia­ban sie­te años de po­bre­za.

EN OCA­SIO­NES, la fun­ción de los án­ge­les es la de traer men­sa­jes pro­fé­ti­cos. Es el ca­so del án­gel que se pre­sen­ta an­te Ma­noa y su pri­me­ra mu­jer es­té­ril pa­ra anun­ciar­les el futuro na­ci­mien­to de su hi­jo San­són.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.