Ov­nis y extraterrestres en la Bi­blia

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Iván Mou­rin

Una de las pri­me­ras men­cio­nes so­bre la po­si­ble apa­ri­ción de ob­je­tos vo­la­do­res de di­fí­cil de­fi­ni­ción es en el Éxodo, 13: 21-22, don­de una co­lum­na de nu­be (o hu­mo) se con­vier­te en fue­go pa­ra con­du­cir al pue­blo de Moi­sés: “El Se­ñor iba de­lan­te de ellos, de día en una co­lum­na de nu­be pa­ra guiar­los por el ca­mino, y de no­che en una co­lum­na de fue­go pa­ra alum­brar­los, a fin de que an­du­vie­ran de día y de no­che. No qui­tó de de­lan­te del pue­blo la co­lum­na de nu­be du­ran­te el día, ni la co­lum­na de fue­go du­ran­te la no­che”. Es­ta mis­ma co­lum­na se in­ter­po­ne en­tre los egip­cios y los is­rae­líes pa­ra pro­te­ger a los se­gun­dos: “Y el án­gel de Dios que ha­bía ido de­lan­te del cam­pa­men­to de Israel, se apar tó, e iba tras ellos; y la co­lum­na de nu­be que ha­bía ido de­lan­te de ellos, se apar tó, y se les pu­so de­trás. Y vino a co­lo­car­se en­tre el cam­pa­men­to de Egip­to y el cam­pa­men­to de Israel; y es­ta­ba la nu­be jun­to con las ti­nie­blas; sin em­bar­go, de no­che alum­bra­ba a Israel, y en to­da la no­che no se acer­ca­ron los unos a los otros”. (Éxodo, 14:19 -20).

Pa­sa­da la ame­na­za del fa­raón, la ex tra­ña nu­be si­gue pre­sen­te, y es aquí don­de, tras ac­ce­der Moi­sés a es­ta, to­do lle­va a pen­sar que se tra­te más de una na­ve que to­ma ese ca­mu­fla­je: “En­ton­ces subió Moi­sés al mon­te, y la nu­be cu­brió el mon­te. Y la glo­ria del Se­ñor re­po­só so­bre el mon­te Si­naí, y la nu­be lo cu-

brió por seis días; y al sép­ti­mo día, Dios lla­mó a Moi­sés de en me­dio de la nu­be. A los ojos de los hi­jos de Israel la apa­rien­cia de la glo­ria del Se­ñor era co­mo un fue­go con­su­mi­dor so­bre la cum­bre del mon­te. Y en­tró Moi­sés en me­dio de l a nu­be, y subió al mon­te; y es­tu­vo Moi­sés en el mon­te cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches” (Éxodo, 24:15 -18).

Tam­bién se ha otor­ga­do a es­ta na­ve que lle­va­ría a Dios cua­li­da­des des­truc ti­vas, co­mo el ar­ma en­car­ga­da de pul­ve­ri­zar las ciu­da­des de So­do­ma y Go­mo­rra por sus pe­ca­dos, re­du­ci­das a hu­mo, se­gún Abraham: “En­ton­ces el Se­ñor hi­zo llo­ver so­bre So­do­ma y Go­mo­rra azu­fre y fue­go, de par­te del Se­ñor des­de los cie­los; y des­tru­yó aque­llas ciu­da­des y to­do el va­lle y to­dos los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des y to­do lo que cre­cía en la tie­rra. Pe­ro la mu­jer de Lot , que iba tras él, mi­ró ha­cia atrás y se con­vir tió en una co­lum­na de sal. Y Abraham se le­van­tó muy de ma­ña­na, y fue al si­tio don­de ha­bía es­ta­do de­lan­te del Se­ñor; y di­ri­gió la vis­ta ha­cia So­do­ma y Go­mo­rra y ha­cia to­da la tie­rra del va­lle y mi­ró; y he aquí, el hu­mo as­cen­día de la tie­rra co­mo el hu­mo de un horno” (Gé­ne­sis, 19:24 -28).

En­cuen­tros

En el Gé­ne­sis, se men­cio­na que las re­la - cio­nes que tu­vie­ron mu­je­res, hi­jas de los hom­bres, con los “hi­jos de Dios”, y que de ahí sur­gie­ron des­cen­den­cia. Es­ta his­to­ria ha ge­ne­ra­do mu­chas teo­rías so­bre el ori­gen de ta­les se­res, sien­do lo más comentado su ori­gen ex tra­te­rres­tre, en es­pe­cial al men­cio­nar que su pro­le se con­ver ti­ría en los fu­tu­ros hé­roes, se­res con cua­li­da­des es­pe­cia­les, los nep­hi­lim, la ra­za de gi­gan­tes men­cio­na­da en va­rias oca­sio­nes en la Bi­blia: “Y acon­te­ció que cuan­do l os hom­bres co­men­za­ron a mul­ti­pli­car­se so­bre la faz de la tie­rra, y les na­cie­ron hi­jas, los hi­jos de Dios vie­ron que las hi­jas de los hom­bres eran her­mo­sas, y to­ma­ron pa­ra sí mu­je­res de en­tre to­das las que les gus­ta­ban. En­ton­ces el Se­ñor di­jo: ‘No con­ten­de­rá mi Es­pí­ri­tu pa­ra siem­pre con el hom­bre, por­que cier ta­men­te él es car­ne. Se­rán, pues, sus días cien­to vein­te años’. Y ha­bía gi­gan­tes en la tie­rra en aque­llos días, y tam­bién des­pués, cuan­do los hi­jos de Dios se unie­ron a l as hi­jas de los hom­bres y ellas l es die­ron a luz hi­jos. Es­tos son los hé­roes de la An­ti­güe­dad, hom­bres de re­nom­bre” (Gé­ne­sis, 6:1- 4).

Pe­ro no se da mu­cha más des­crip­ción a es­tos se­res fan­tás­ti­cos. Sin em­bar­go, exis­ten otros en­cuen­tros con criaturas de as­pec­to hu­mano, pe­ro con ras­gos que los

ale­jan de la con­di­ción te­rres­tre, muy pa­re­ci­dos a los que al­gu­nos men­cio­nan ha­ber su­fri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, con ves­ti­men­tas me­tá­li­cas y vis­to­sas, y fac­cio­nes alar­ga­das, in­clu­so des­pro­por­cio­na­das. El pro­fe­ta Daniel se to­pa­ría con uno: “Y el día vein­ti­cua­tro del pri­mer mes, es­tan­do yo jun­to a la ori­lla del gran río, es de­cir, el Ti­gris, al­cé los ojos y mi­ré, y he aquí, ha­bía un hom­bre ves­ti­do de lino, cu­ya cin­tu­ra es­ta­ba ce­ñi­da con un cin­tu­rón de oro pu­ro de Ufaz. Su cuer­po era co­mo de be­ri­lo, su ros­tro te­nía la apa­rien­cia de un re­lám­pa­go, sus ojos eran co­mo an­tor­chas de fue­go, sus bra­zos y pies co­mo el bri­llo del bron­ce bru­ñi­do, y el so­ni­do de sus pa­la­bras co­mo el es­truen­do de una mul­ti­tud” (Daniel, 10:4 - 6).

El pro­pio Je­sús, en Mateo 17:1-2, su­fre una trans­for­ma­ción que le con­fie­re un as­pec to si­mi­lar al de es­tos apa­re­ci­dos in­ter­ga­lác­ti­cos: “Seis días des­pués, Je­sús to­mó con­si­go a Pe­dro, a Ja­co­bo ya Juan, su her­mano, y los lle­vó apar te a un mon­te al­to; y se trans­fi­gu­ró de­lan­te de ellos; y su ros­tro res­plan­de­ció co­mo el sol, y sus ves­ti­du­ras se vol­vie­ron blan­cas co­mo la luz”.

Mien­tras es­to ocu­rre, sur­gen dos fi­gu­ras que son iden­ti­fi­ca­das co­mo Elías (quien fue ab­du­ci­do pa­ra no vol­ver a ser vis­to) y Moi­sés (una nu­be se si­tuó so­bre su ca­dá­ver y des­apa­re­ció del va­lle don­de fue en­te­rra­do), has­ta que se apa­re­ce una gran nu­be des­de don­de les ha­blan: “Mien­tras es­ta­ba aún ha­blan­do, he aquí, una nu­be lu­mi­no­sa los cu­brió; y una voz sa­lió de la nu­be, di­cien­do: ‘Es­te es mi Hi­jo ama­do en quien me he com­pla­ci­do; a Él oíd’. Cuan­do los dis­cí­pu­los oye­ron es­to, ca­ye­ron so­bre sus ros­tros y tu­vie­ron gran te­mor” (Mateo, 17: 5-6).

Una pa­la­bra que lle­va a la con­fu­sión

Cuan­do se com­pa­ran l as di­ver­sas ver­sio­nes exis­ten­tes de la Bi­blia, es nor­mal en­con­trar acep­cio­nes que va­rían den­tro del tex to. Por ello, aun­que es po­si­ble que se quie­ra de­cir com­ple­ta­men­te lo mis­mo, si no se co­no­ce el sig­ni­fi­ca­do, pue­de lle­var a la ma­la in­ter­pre­ta­ción del tex to. Es­to ocu­rre con la lla­ma­da Bi­blia Ná­car- Co­lun­ga, ver­sión ca­tó­li­ca, edi­ta­da por pri­me­ra vez en 194 4 por los sa­cer­do­tes Eloíno Ná­car Fús­ter y Alberto Co­lun­ga Cue­to. Si se ac­ce­de a Sal­mos, 14 4:7, po­de­mos leer lo si­guien­te: “Tien­de tus ma­nos des­de lo al­to y lí­bra­me de la mu­che­dum­bre de las aguas, de mano de los alie­ní­ge­nas”.

Es­ta pa­la­bra se ha i nter­pre­ta­do di­rec ta­men­te, en mu­chos ca­sos, con l a re­fe­ren­cia a extraterrestres, cuan­do, co­mo se pue­de com­pro­bar en otras ver­sio­nes del tex to que se re­fie­re a ex tran­je­ros, fo­rá­neos: “Ex tien­de tu mano des­de lo al­to; res­cá­ta­me y lí­bra­me de las mu­chas aguas, de la mano de ex­tran­je­ros”.

Aun­que el uso de la pa­la­bra alie­ní­ge­na pue - de de­ber­se a la tra­duc­ción li­te­ral de es­ta, sa­ca­da de la Vul­ga­ta, de Je­ró­ni­mo de Es­tri­dón, tra­duc­ción la­ti­na del año 382 de la Bi­blia he­brea y grie­ga, que así apa­re­ce: “Emi­te ma­num tuam de al­to; eri­pe me et li­be­ra me de aquis mul­tis, de ma­nu fi­lio­rum alie­ni­ge­na­rum”.

Ab­du­ci­dos

Son va­rios los per­so­na­jes que, bien so­lo por un breve es­pa­cio de tiem­po, bien de­fi­ni­ti-

va­men­te y co­mo re­com­pen­sa con la que es­tar jun­to a Dios, des­apa­re­cen, en es­pe­cial los pro­fe­tas. Es­tas des­apa­ri­cio­nes sue­len es­tar acom­pa­ña­das por ob­je­tos vo­lan­tes y fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos (prin­ci­pal­men­te, gran­des nu­bes).

Uno de es­tos ab­du­ci­dos es el de Elías que, tal co­mo se re­la­ta en 2 Re­yes, 2:11-12, as­cien­de al cie­lo tras apa­re­cer un ca­rro de fue­go y no se le vuel­ve a ver ja­más: “Y acon­te­ció que mien­tras ellos iban an­dan­do y ha­blan­do, he aquí, apa­re­ció un ca­rro de fue­go y ca­ba­llos de fue­go que se­pa­ró a los dos. Y Elías subió al cie­lo en un tor­be­llino. Lo vio Eli­seo y cla­mó: ‘Pa­dre mío, pa­dre mío’. Los ca­rros de Israel y su gen­te de a ca­ba­llo. Y no lo vio más”.

Enoc, hi­jo de Adán, pa­dre de Ma­tu­sa­lén, y bi­sa­bue­lo de Noé, se es­fu­mó pa­ra siem­pre, co­mo ci­ta Gé­ne­sis, 5:24: “Y Enoc an­du­vo con Dios, y des­apa­re­ció por­que Dios se lo lle­vó”.

La mis­ma suer te co­rrió el após­tol Felipe que, tras bau­ti­zar a un eu­nu­co que se en­con­tró en el ca­mino a Ga­za, aun­que so­lo fue pa­ra tras­la­dar­lo va­rios ki­ló­me­tros pa­ra que si­guie­ra di­fun­dien­do la pa­la­bra di­vi­na: “Al sa­lir ellos del agua, el Es­pí­ri­tu del Se­ñor arre­ba­tó a Felipe; y no lo vio más el eu­nu­co, que con­ti­nuó su ca­mino go­zo­so” (He­chos, 8:39).

L a exis­ten­cia de es­te ti­po de vehícu­los es­pa­cia­les con­ti­núa, an­te la men­ción del “ca­rro lu­mi­no­so” por par te de Je­sús en el ca­pí­tu­lo

X X VIII de la His­to­ria Cop­ta de Jo­sé el Car­pin­te­ro, de los Evan­ge­lios apó­cri­fos: “¿Qué es, pues, lo que me im­pi­de ro­gar a mi buen Pa­dre pa­ra que en­víe un ca­rro lu­mi­no­so, don­de yo pon­dría a mi pa­dre Jo­sé, sin que gus­ta­se la muer te, pa­ra ha­cer­lo con­du­cir, con la car­ne en que fue en­gen­dra­do, ha­cia un lu­gar de re­po­so, con los án­ge­les in­cor­pó­reos? ”.

Jo­nás, en Jo­nás, 1:17, es en­gu­lli­do por un gran pez: “Y el Se­ñor dis­pu­so un gran pez que se tra­ga­ra a Jo­nás, y Jo­nás es­tu­vo en el vien­tre del pez tres días y tres no­ches”. Es­to ha si­do in­ter­pre­ta­do co­mo que el ani­mal, una ba­lle - na por las di­men­sio­nes que de­be­ría de ha­ber te­ni­do, en reali­dad no era tal, sino lo que se co­no­ce co­mo OSNI, un ob­je­to sub­ma­rino que lo ha­bría alo­ja­do.

Un OV­NI guía ha­cia Be­lén

“Des­pués de na­cer Je­sús en Be­lén de Ju­dea, en tiem­pos del rey He­ro­des, he aquí, unos ma­gos del orien­te lle­ga­ron a Je­ru­sa­lén, di­cien­do: ‘¿Dón­de es­tá el Rey de los ju­díos que ha na­ci­do? Por­que vi­mos su es­tre­lla en el Orien­te y he­mos ve­ni­do a ado­rar­le’” (Mateo, 2:1-2).

Es bien co­no­ci­da la his­to­ria de la es­tre­lla que se en­car­ga­ría de mos­trar el lu­gar exac to del na­ci­mien­to del hi­jo de Dios. El he­cho de que un cuer­po ce­les­te ya no so­lo cum­plie­ra su co­me­ti­do, sino que ac­tua­ra co­mo si es­tu­vie­se do­ta­do de vi­da e in­te­li­gen­cia, ha sus­ci­ta­do la teo­ría de que pu­die­ra tra­tar­se en reali­dad de una na­ve de ori­gen ex­tra­te­rres­tre, que vi­nie­ra co­mo apo­yó de es­te be­bé, ges­ta­do sin re­la­cio­nes se­xua­les, des­cen­dien­te un po­der su­pre­mo. En es­pe­cial a par tir del si­guien­te frag­men­to, en don­de la su­pues­ta es­tre­lla ejer­cer de guía pa­ra los tres sa­bios: “Y ha­bien­do oí­do al rey, se fue­ron; y he aquí, la es­tre­lla que ha­bían vis­to en el Orien­te iba de­lan­te de ellos, has­ta que lle­gó y se de­tu­vo so­bre el lu­gar don­de es­ta­ba el Ni­ño. Cuan­do vie­ron la es­tre­lla, se re­go­ci­ja­ron so­bre­ma­ne­ra con gran ale­gría” (Mateo, 2:9 -10).

A pe­sar que el com­por­ta­mien­to de las es­tre­llas pue­de ser im­pre­de­ci­ble, no se pue­de jus­ti­fi­car có­mo pu­do reac­cio­nar la del ver­sícu­lo de es­ta ma­ne­ra tan per­fec­ta y coor­di­na­da.

El trono ce­les­tial

Uno de los tex tos que más con­tro­ver­sia crean, en cuan­to a po­si­bles ex­pe­rien­cias ex- tra­te­rres­tres bí­bli­cas, es de la vi­sión que tie - ne Eze­quiel de Dios en su trono di­vino. Es­to ocu­rre mien­tras per­ma­ne­ce al río Que­bar, con un fe­nó­meno ce­les­te que lo so­bre­co­ge, don­de sur­ge un ob­je­to de gran ta­ma­ño me­tá­li­co: “Mi­ré, y he aquí que un vien­to hu­ra­ca­na­do ve­nía del nor­te, una gran nu­be con fue­go ful­gu­ran­te y un res­plan­dor a su al­re­de­dor, y en su cen­tro, al­go co­mo me­tal re­ful­gen­te en me­dio del fue­go” (Eze­quiel, 1:4).

Es­to re­cuer­da a las des­crip­cio­nes que dan los tes­ti­mo­nios de al­gu­nos en­cuen­tros con ov­nis, que re­la­tan la pre­sen­cia de nu­bes lla­mean­tes o con co­lo­res vi­vos y for­mas ex­tra­ñas. Y el texto con­ti­núa con men­cio­nan­do los se­res que acom­pa­ñan a es­te ob­je­to vo­la­dor: “En su cen­tro ha­bía fi­gu­ras se­me­jan­tes a cua­tro se­res vi­vien­tes. Y es­te era su as­pec­to: te­nían for­ma hu­ma­na. Te­nía ca­da uno cua­tro ca­ras, y cua­tro alas ca­da uno de ellos. Sus pier­nas eran rec­tas, y la plan­ta de sus pies era co­mo la plan­ta de la pe­zu­ña

del ter­ne­ro, y bri­lla­ban co­mo bron­ce bru­ñi­do. Ba­jo sus alas, a sus cua­tro la­dos, te­nían ma­nos hu­ma­nas. En cuan­to a las ca­ras y a las alas de los cua­tro, sus alas se to­ca­ban una a la otra y sus ca­ras no se vol­vían cuan­do an­da­ban; ca­da uno iba de fren­te ha­cia ade­lan­te. Y la for­ma de sus ca­ras era co­mo la ca­ra de un hom­bre; los cua­tro te­nían ca­ra de león a la de­re­cha y ca­ra de to­ro a la iz­quier­da, y los cua­tro te­nían ca­ra de águi­la; así eran sus ca­ras. Sus alas se ex­ten­dían por en­ci­ma; con dos se to­ca­ban uno a otro y con dos cu­brían su cuer­po” (Eze­quiel, 1:5-11).

Quie­nes han es­tu­dia­do es­tos frag­men­tos con la in­ten­ción de acla­rar los he­chos usan­do co­mo ba­se teo­rías extraterrestres, concretan que es­tas criaturas, que en l a Bi­blia se­rían que­ru­bi­nes, án­ge­les de Dios, en reali­dad son se­res de otro pla­ne­ta, y que tan­to l as alas co­mo las ca­ras de ani­mal no se­rían más que par te de su uni­for­me es­pa­cial: “En me­dio de los se­res vi­vien­tes ha­bía al­go que pa­re­cía car­bo­nes en­cen­di­dos en lla­mas, co­mo an­tor­chas que se lan­za­ban de un la­do a otro en­tre los se­res vi­vien­tes. El fue­go res­plan­de­cía, y del fue­go sa­lían ra­yos. Y los se­res vi­vien­tes co­rrían de un la­do a otro co­mo el ful­gor del re­lám­pa­go” (Eze­quiel, 1:13-14).

Los pro­pul­so­res de la na­ve es­ta­rían des­cri­tos en los ver­sícu­los an­te­rio­res, así co­mo los ro­to­res en los si­guien­tes, con­tro­la­dos en to­do mo­men­to por las criaturas: “Mi­ré a los se­res vi­vien­tes, y he aquí, ha­bía una rue­da en la tie­rra jun­to a ca­da uno

de los se­res vi­vien­tes de cua­tro ca­ras. El as­pec­to de las rue­das y su he­chu­ra era co­mo el bri­llo del cri­só­li­to, y las cua­tro te­nían la mis­ma for­ma; su as­pec­to y su he­chu­ra eran co­mo si una rue­da es­tu­vie­ra den­tro de la otra rue­da. Cuan­do an­da­ban, se mo­vían en las cua­tro di­rec­cio­nes, sin vol­ver­se cuan­do an­da­ban. Sus aros eran al­tos e im­po­nen­tes, y los aros de las cua­tro es­ta­ban llenos de ojos al­re­de­dor. Y cuan­do los se­res vi­vien­tes an­da­ban, las rue­das se mo­vían con ellos. Y cuan­do los se­res vi­vien­tes se le­van­ta­ban de la tie­rra, las rue­das tam­bién se le­van­ta­ban” (Eze­quiel, 1:15-19).

Una vez pre­sen­cia­da la na­ve, se pre­sen­ta el im­po­nen­te trono que ocu­pa­ría Dios, con as­pec­to hu­mano, y el res­to de la na­ve, co­mo na­rra Eze­quiel, 1:26-27: “Y so­bre el fir­ma­men­to que es­ta­ba por en­ci­ma de sus ca­be­zas ha­bía al­go se­me­jan­te a un trono, de as­pec­to co­mo de pie­dra de za­fi­ro; y en lo que se ase­me­ja­ba a un trono, so­bre él, en lo más al­to, ha­bía una fi­gu­ra con apa­rien­cia de hom­bre. En­ton­ces vi en lo que pa­re­cían sus lo­mos y ha­cia arri­ba, al­go co­mo me­tal re­ful­gen­te que lucía co­mo fue­go den­tro de ella en de­rre­dor, y en lo que pa­re­cían sus lo­mos y ha­cia aba­jo vi al­go co­mo fue­go, y ha­bía un res­plan­dor a su al­re­de­dor”.

Lo cier­to es que es­tos re­la­tos nos tras­la­dan a aque­llos pro­ta­go­ni­za­dos por los tes­ti­gos de su­pues­tos epi­so­dios OV­NI. ¿Qué ha­brá de cier­to en es­tas ex­pe­rien­cias? ¿Real­men­te eran ex­tra­te­rres­tes o tan so­lo eran fo­rá­neos vis­tos des­de la mi­ra­da de la An­ti­güe­dad? Es di­fí­cil que la His­to­ria lle­gue nun­ca a sa­ber la ver­da­de­ra res­pues­ta.

¿Po­dían ser los que­ru­bi­nes se­res de otros mun­dos? Aba­jo, el pro­fe­ta Eze­quiel.

Es­tre­lla de Be­lén.

el he­cho de que un cuer­po ce­les­te ya no so­lo cum­plie­ra su co­me­ti­do, sino que ac­tua­ra con in­te­li­gen­cia propia, ha sus­ci­ta­do la teo­ría de que pu­die­ra tra­tar­se, en reali­dad, de una na­ve de ori­gen ex­tra­te­rres­tre.

Enoc ¿pu­do ha­ber si­do ab­du­ci­do?

Após­tol Felipe.

Re­pre­sen­ta­ción an­ti­gua de los nep­hi­lim, la ra­za de gi­gan­tes men­cio­na­da en la Bi­blia.

LA PA­LA­BRA ALIE­NÍ­GE­NA apa­re­ce en la Bi­blia. Pe­ro cuan­do se com­pa­ran las di­ver­sas ver­sio­nes exis­ten­tes de las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras es nor­mal en­con­trar acep­cio­nes que va­rían den­tro del texto. Por ello, es po­si­ble que se quie­ra de­cir lo mis­mo, pe­ro si no...

Su­pues­ta fi­gu­ra de la mu­jer de Lot, con­ver­ti­da en sal.

Allá por el si­glo IV a.C., el fi­ló­so­fo grie­go Me­tro­do­ro de Quíos plan­teó que “con­si­de­rar que la tie­rra es el úni­co mun­do po­bla­do en la in­fi­ni­dad del es­pa­cio es tan ab­sur­do co­mo ase­gu­rar que en un cam­po sem­bra­do de mi­jo so­lo ger­mi­na­rá una se­mi­lla”. Pe­ro...

Re­pre­sen­ta­ción de la vi­sión de Eze­quiel.

quie­nes han es­tu­dia­do la bi­blia concretan que al­gu­nas de las criaturas que apa­re­cen en ellas, co­mo los que­ru­bi­nes, en reali­dad no son án­ge­les de Dios sino se­res de otro pla­ne­ta.

Re­pre­sen­ta­ción del pro­fe­ta Jo­nás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.