El milagro de la re­su­rrec­ción

VER­DA­DES Y MEN­TI­RAS

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Mon­tse­rrat rico góngora, escritora

El con­ci­lio de Ni­cea del año 325 fue el res­pon­sa­ble de au­to­ri­zar los cua­tro eva­ge­lios ca­nó­ni­cos que glo­san la vi­da de Je­sús. Sin gran­des di­fe­ren­cias, tres de ellos: los si­nóp­ti­cos, coin­ci­den en la muer­te y as­cen­sión del se­ñor, pe­ro, el evangelio de San Juan mues­tra una su­til di­fe­ren­cia que po­dría ser to­ma­da co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra cues­tio­nar la re­su­rrec­ción.

Lo pri­me­ro que nos ll ama l a aten­ción cuan­do lee­mos los Evan­ge­lios es l o tar­dío que fue­ron sus tex tos, por­que se re­dac­ta­ron en­tre el úl­ti­mo cuar to del si­glo I y el pri­mer cuar to del si­glo II, es de­cir, cuan­do ha­cía mu­cho años que Je­su­cris­to ha­bía si­do cru­ci­fi­ca­do. No se ex­pli - ca con­vin­cen­te­men­te es­ta de­mo­ra y por qué, quie­nes mu­cho te­nían que de­cir, guar­da­ron un cau­te­lo­so si­len­cio, de no ser que en el si­glo I es­tu­vie­ra muy des­pres­ti­gia­da la la­bor del cronista o que, la creen­cia en el f in del mun­do, per­sua­die­ra a los au­to­res de es­cri­bir li­bros que na­die iba a leer. De he­cho, Pa­pías, obis­po de Hie­rá­po­lis, pre­fe­ría la tradición oral a la es­cri­ta, aun­que fue sen­si­ble a dos tex tos que ha­bla­ban de la vi­da de Je­sús: un es­cri­to de Mar­cos – en arameo –, que re­co­gía las no­ti­cias y los re­cuer­dos del após­tol Pe­dro; y otro de Mateo, de dis­cur­sos más lar­gos, más exac­to que el pri­me­ro, cua­ja­do de anéc­do­tas y es­cri­to en he­breo. Lo que ca­rac­te­ri­za­ba a es­tos dos Evan­ge­lios era el ha­ber be­bi­do am­plia­men­te de la tradición oral aún vi­va a su al­re­de­dor.

El ter­cer Evangelio, el de Lu­cas, se po­día re­su­mir co­mo una ver­sión par ti­cu­lar de los dos pri­me­ros. No es­ta fir­ma­do, pe­ro los exé­ge­tas coin­ci­den al ad­mi­tir que es del mis­mo au­tor que los He­chos de los Após­to­les.

El cuar to Evangelio, el de San Juan, fue el de re­dac­ción más tar­día, y el que plan­teó más con­tro­ver­sias al asig­nar­le au­to­ría. Pa­pías, sim­ple­men­te lo ig­no­ró y Jus­tino, se in­cli­nó,

por pri­me­ra vez, a pen­sar, que no era del mis­mo au­tor que aquel otro Juan el Após­tol – hi­jo de Ze­be­deo–, que ha­bía re­dac­ta­do las ho­jas in­quie­tan­tes del Apo­ca­lip­sis, creen­cia que aún sus­ten­ta­ría ha­cia el año 180 Teóf ilo de An­tio­quía. Es­te Evangelio fue es­cri­to en el con­tex to his­tó­ri­co de un Asia Me­nor que se ha­bía con­ver ti­do en es­ce­na­rio de un mo­vi­mien­to fi­lo­sóf ico sin­cré­ti­co, y en el que, le­jos de alen­tar la uni­dad del cris­tia­nis­mo, la ato - mi­za­ba. A f inales del si­glo II, Cel­so de­cía que: “A con­se­cuen­cia de ha­ber lle­ga­do a ser mul­ti­tud (los cris­tia­nos) se dis­tan­cia­ban los unos de los otros, y se con­de­na­ban mu­tua­men­te, has­ta el pun­to de que ve­mos que no ten­gan más cosas en co­mún que el nom­bre”.

El cuar­to evangelio

A prin­ci­pios del si­glo III, el obis­po Hi­pó­li­to de Ro­ma, ci­ta­ba trein­ta y dos sec tas cris­tia­nas en­fren­ta­das en­tre sí. Si se lee de­te­ni­da­men­te el Evangelio de Juan, ob­ser va­mos que su au­tor ha­bla siem­pre co­mo tes­ti­go ocu­lar, y que es­cri­be en be­ne­fi­cio de la repu­tación de cier to Juan, mi­me­ti­zán­do­se con él, lo que ha lle­va­do a la con­fu­sión.

El Evangelio de San Juan es el en­car­ga­do de ex­pli­car­nos que es­tan­do Je­su­cris­to sus­pen­di­do en la cruz lle­ga­ron unos sol­da­dos y que­bra­ron las pier­nas de los cru­ci­fi­ca­dos que es­ta­ban jun­to a él, pe­ro, que al lle­gar a Je­sús, co­mo lo vie­ron ya muer to, no le que­bra­ron las pier­nas, sino que uno de los sol­da­dos le atra­ve­só el cos­ta­do con una lan­za y, al ins­tan­te, sa­lió san­gre y agua.

Y es­to ocu­rrió pa­ra que se cum­plie­ra la Es­cri­tu­ra: “No le que­bra­rán hue­so al­guno. (...) Mi­ra­rán al que tras­pa­sa­ron”.

L a cru­xi­fic­ción

Aun­que los Evan­ge­lios no se po­nen de acuer­do al pre­ci­sar las ho­ras que es­tu­vo Cris­to en la cruz po­de­mos con­je­tu­rar que fue­ron en­tre tres y seis ho­ras. La sor­pre­sa mos­tra­da por los sol­da­dos cuan­do lo des­cu­brie­ron ya muer to, nos ha­ce pen­sar que era mu­cho

Si JE­SÚS EL NA­ZA­RENO fue lle­va­do vi­vo al se­pul­cro, en la fal­sa creen­cia de que es­ta­ba muer­to, ha­bría ne­ce­si­ta­do cui­da­dos ur­gen­tes. Las he­ri­das de su cuer­po co­rrían el ries­go de in­fec­tar­se y de pro­vo­car­le

una sep­ti­ce­mia in­fec­cio­sa que, es­ta vez sí, aca­ba­ría con su vi­da.

ma­yor el tiem­po de su­per vi­ven­cia en la cruz.

Por otra par te, si Je­sús ya es­ta­ba muer to, co­mo cer ti­fi­ca­ron, pa­re­ce ex tra­ño que sa­lie­ra de su cos­ta­do san­gre y agua, si ya no de­bía exis­tir cir­cu­la­ción san­guí­nea – los muer tos no san­gran–. El par te de le­sio­nes de un lan­za­zo po­dría re­su­mir­se de es­ta ma­ne­ra: de ha­ber­se pro­du­ci­do en el la­do iz­quier­do, le ha­bría atra­ve­sa­do el co­ra­zón pro­vo­cán­do­le la muer­te de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Si so­lo hu­bie­ra atra­ve­sa­do el pul­món i zquier­do ha­bría po­di­do, en efec­to, pro­vo­car la emi­sión de san­gre y de agua pro­ce­den­te de un de­rra­me pleu­ral – que ha­bría pro­pi­cia­do los azo­tes pre­vios a la cru - cif ixión –. El Evangelio de Juan así lo di­ce ex­pre­sa­men­te, aun­que hu­bie­ra si­do di­fí­cil que los tes­ti­gos dis­tin­guie­ran una emi­sión por se­pa­ra­do de los dos flui­dos, y más pro­ba­ble pa­re­ce que am­bos se mez­cla­ran re­ba­jan­do la in­ten­si­dad ro­ji­za de la san­gre.

Un lan­za­zo en el la­do de­re­cho, se­gún la tra­yec­to­ria, tam­bién hu­bie­ra cau­sa­do l esio­nes en el pul­món y la pleu­ra – es­pe­cie de fun­da que l o re­cu­bre –, pe­ro ha­bría si­do fac ti­ble la su­per vi­ven­cia del cru­ci­fi­ca­do al no ha­ber atra­ve­sa­do la lan­za un ór­gano vi­tal co­mo el co­ra­zón. Si con­ce­de­mos al­gu­na au­ten­ti­ci­dad a la Sá­ba­na San­ta de Tu­rín – -su­pues­to su­da­rio de Cris­to – la lan­za atra­ve­só el quin­to es­pa­cio in­ter­cos­tal de­re­cho.

¡Pe­ro es­ta se­gun­da po­si­bi­li­dad plan­tea un di­le­ma teo­ló­gi­co, por­que si Cris­to no re­su­ci­tó se tam­ba­lean los ci­mien­tos en que se sus­ten­ta la Igle­sia ca­tó­li­ca!

Si­guien­do es­te apa­sio­nan­te ca­mino es­pe­cu­la­ti­vo, si Cris­to no mu­rió en la Cruz, sig­ni­fi­ca que que­dó mal­he­ri­do y que fue ba­ja­do de ella in­cons­cien­te. Y lle­ga­dos a es­to pun­to ha­bría que ha­cer una se­gun­da lec­tu­ra a un ges­to que tra­di­cio­nal­men­te se ha con­si­de­ra­do una ve­ja­ción: “Ten­go sed ”. “Ha­bía allí una va­si­ja lle­na de vi­na­gre. Su­je­ta­ron a una ra­ma de hi­so­po una es­pon­ja em­pa­pa­da en vi­na­gre y se la acer­ca­ron a la bo­ca. Cuan­do to­mó Je­sús el vi­na­gre di­jo: ‘ To­do es­tá cum­pli­do’. E in­cli­nan­do la ca­be­za en­tre­gó el es­pí­ri­tu” (Jn 19 29).

Los Evan­ge­lios coin­ci­den al afir­mar que Cris­to mu­rió jus­to des­pués de que le acer­ca­ran un hi­so­po em­pa­pa­do de vi­na­gre, lo que nos i ndi­ca que en ese mo­men­to es­ta­ba en el lí­mi­te de sus fuer­zas, en el um­bral de la muer­te o la in­cons­cien­cia, pe­ro, de ma­ne­ra pa­ra na­da de­li­be­ra­da – o sí–, sus va­po­res po­drían ha­ber evi­ta­do un desen­la­ce dra­má­ti­co. Se tie­ne cons­tan­cia his­tó­ri­ca de que a los for­za­dos a ga­le­ras se les ha­cía res­pi­rar los eflu­vios del vi­na­gre pa­ra vi­go­ri­zar­los y, qui­zá pa­ra fa­vo­re­cer que el oxí­geno les lle­ga­ra al ce­re­bro.

El santo se­pul­cro

Si Je­sús el Na­za­reno fue lle­va­do vi­vo al se­pul­cro, en la fal­sa creen­cia de que es­ta­ba muer­to, ha­bría ne­ce­si­ta­do cui­da­dos ur­gen­tes. Las he­ri­das de su cuer­po co­rrían el ries­go de in­fec tar­se y de pro­vo­car­le una sep­ti­ce­mia in­fec­cio­sa que, es­ta vez sí, aca­ba­ría con su vi­da.

La lec tu­ra de­te­ni­da del Evangelio de Juan nos ha­ce su­po­ner que Jo­sé de Ari­ma­tea y

La MIRRA Y EL ALOE, ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra el ri­tual, po­drían

ha­ber ac­tua­do be­ne­fi­cio­sa­men­te en un cuer­po vi­vo. De to­dos es co­no­ci­do el po­der ci­ca­tri­zan­te del aloe y la mirra, ya que, en­tre mu­chas

de sus pro­pie­da­des, fa­vo­re­cen la de­sin­fec­ción de las he­ri­das.

Ni­co­de­mo no de­tec­ta­ron sig­nos de vi­da cuan­do tras­la­da­ron su cuer­po a un se­pul­cro re­cién ex­ca­va­do en la ro­ca, des­pués de ob­te­ner de Pi­la­tos per­mi­so pa­ra lle­vár­se­lo. Lo que lle­va­ban con­si­go pa­ra la ho­ra dra­má­ti­ca que se ave­ci­na­ba era tan so­lo un su­da­rio y cien li­bras de mirra y áloe pa­ra fa­jar el ca­dá­ver, se­gún la cos­tum­bre ju­día. Ha­bía que apre­su - rar­se pa­ra cum­plir el ri­tual de en­te­rra­mien­to, por­que se acer­ca­ba el día sa­gra­do del Sab­bath.

El Evangelio de Mar­cos ex­pli­ca la im­pro­ba­ble ver­sión de que l os un­güen­tos i ban a ser apli­ca­dos el do­min­go muy tem­prano por Ma­ría Mag­da­le­na, Ma­ría –ma­dre de San­tia­go– y Sa­lo­mé, jus­to cuan­do des­cu­brie­ron que el cuer­po de Je­sús ha­bía des­apa­re­ci­do del se­pul­cro.

La mirra y el aloe, ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra el ri­tual, po­drían ha­ber ac­tua­do be­ne­fi­cio­sa­men­te en un cuer­po vi­vo. De to­dos es co­no­ci­do el po­der ci­ca­tri­zan­te del aloe y la mirra, ya que, en­tre mu­chas de sus pro­pie­da­des, fa­vo­re­cen la de­sin­fec­ción de las he­ri­das.

Por su­pues­to, que to­do es­to son me­ras elu­cu­bra­cio­nes y que se ne­ce­si­ta­ría un ar­gu­men­to de más pe­so pa­ra sus­ten­tar que Cris­to no mu­rió en la cruz, que no se ele­vó a los cie­los.

En el ca­pí­tu­lo de la As­cen­sión, Mar­cos di­ce que Je­sús fue le­van­ta­do a los cie­los des­de un cuar­to de Ga­li­lea; Lu­cas que fue ele­va­do en cam­po abier­to, es­tan­do cer­ca de Be­ta­nia; y los He­chos de los Após­to­les que fue arre­ba­ta­do al cie­lo y des­apa­re­ció tras una nu­be. Mateo ca­lla, y, Juan, que es quien aho­ra nos in­tere­sa, omi­te cual­quier in­ter­pre­ta­ción pos­te­rior.

De lo que no hay du­da, es de que el Je­sús que vie­ron Ma­ría Mag­da­le­na y sus dis­cí­pu­los era de car­ne post­mor­tal. Te­nía cuer­po, ha­bla­ba, pe­ro al­go su­til de­bió con­fun­dir a Ma­ría Mag­da­le­na el do­min­go cuan­do, pre­sen­tán­do­se so­la en el se­pul­cro (JN 19 ) no lo re­co­no­ció y pen­só que se tra­ta­ba del jar­di­ne­ro de un huer­to pró­xi­mo.

Qui­zás la pe­num­bra del lu­gar le im­pi­dió ver con cla­ri­dad si ve­nía ce­ga­da por la luz ex­te­rior, pe­ro a los dos án­ge­les ves­ti­dos de blan­co, sen­ta­dos don­de an­tes ha­bía es­ta­do su cuer­po, sí que los vio. Y es en la es­ce­na si­guien­te cuan­do se pro­du­ce el desen­la­ce que res­pon­de a las du­das que he­mos plan­tea­do y que nie­ga la Re­su­rrec­ción.

Al pre­gun­tar­le Je­sús por qué llo­ra y a quién bus­ca, Ma­ría Mag­da­le­na des­cu­bre que es­tá an­te el Maes­tro y em­pie­za a to­car­lo con in­cre­du­li­dad. En­ton­ces Je­sús le res­pon­de: “De­ja de to­car­me, que aún no he subido al Pa­dre. Pe­ro ve­te a mis her­ma­nos y di­les: ‘Subo a mi Pa­dre y a vues­tro Pa­dre, a mi Dios y vues­tro Dios’” (JN 20 17).

Es evi­den­te, por sus pa­la­bras, que Je­sús no ha­bía muer to, por­que to­da­vía no ha­bía subido al Pa­dre, aun­que pa­re­cía pru­den­te ha­cer creer a sus dis­cí­pu­los que lo ha­bía he­cho, y tam­bién a quie­nes lo ha­bían con­de­na­do tan pron­to se co­rrie­ra el ru­mor. So­lo a Ma­ría Mag­da­le­na con­fío la ver­dad, su se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.